Susana Díaz paga menos salario a los enfermeros que emplean más apósitos

Indignación en el sindicato mayoritario de enfermería andaluz ante la política en materia de retribución complementaria, un plus de productividad, impuesto por la Consejería de Salud. Los auxiliares de enfermería que se excedan en el uso de apósitos, vendas, tiritas, esparadrapo, gasas o cualquier otro producto sanitario reciben una penalización en una clasificación a la que están sometidos para cuantificar el importe de su paga de rendimiento.

En el caso de los enfermeros, el ranking lo elaboran los jefes de equipo y de área, que tienen la obligación de primar a aquellos que gastan poco y de penalizar a los que gasten por encima de las estimaciones decididas por cada una de las direcciones hospitalarias.

«No es nuevo y está pactado»

Preguntado por la cuestión, un portavoz de la consejería ha indicado a Crónica Global que el complemento de rendimiento lo perciben «todos los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS), incluidos los liberados sindicales».

Según el funcionario, «la metodología de cálculo de la nota de unidades y profesionales no se ha modificado y sigue lo planteado en el acuerdo de Mesa Sectorial [de Salud]». Dicho procedimiento para puntuar a médicos y enfermeros se basa en «el resultado de su centro y de su unidad, además del personal, de forma que se tiene en cuenta el trabajo del equipo, de la unidad de que forma parte y sus propios logros».

Salud admite que la nota que calcula la retribución final contempla «el uso de los recursos asignados, de todo tipo y para todos los profesionales. No debemos olvidarnos que gestionamos recursos públicos financiados con impuestos».

«Baremos desconocidos»

El sindicato Satse contesta que a día de hoy no se conocen los baremos ni las condiciones de esa ratio en el 60% de la red sanitaria andaluza, por lo que ve «falta de transparencia». «No sabemos cuáles son los requisitos que se han establecido para fijar la cuantía de esa paga», según Reyes Zabala, secretaria en Sevilla de esta organización sindical mayoritaria en España.

“El criterio para utilizar uno, dos o tres apósitos en caso de atención a un determinado paciente es una decisión técnica de cada uno de los profesionales que han de velar por la mejor atención al paciente. Nunca debe de primar el criterio especulativo o pecuniario para establecer cómo se trata a un enfermo”.

Según Zabala «es escandaloso ver cómo los jefes de equipo o los cargos directivos que han de evaluar a los empleados se ponen la nota más alta para cobrar el tope permitido. Son criterios arbitratrios que de nuevo vamos a denunciar ante la consejería«.

El colegio la avala

Planteado el conflicto, el Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM) señala su «satisfacción porque el pasado día 8 de junio, la Junta de Andalucíapresentó el Plan de Renovación de la Atención Primaria en el que se recogen 12 propuestas estratégicas, 20 líneas de intervención y 82 acciones que buscan fortalecer este nivel asistencial».

El organismo profesional subraya que el complemento salarial es «un sistema de incentivación profesional basado en objetivos de resultados de salud y calidad asistencial».

Para el CACM, lo importante es que el Plan de Renovación «se cumpla y no quede en papel».

Médicos y enfermeros

La política de premio o castigo impulsada por el Ejecutivo de Susana Díaz afecta a enfermeros, pero también a médicos. Según el sindicato mayoritario, aquellos que prescriban pocas pruebas o que reciban pocas veces a los pacientes o remitan menos a los especialistas reciben mayor puntuación, es decir, mejor paga.

Por otro lado, aquellos que prescriban una cantidad –no identificada en un 60% de la red pública sanitaria andaluza– de un determinado medicamento por encima de lo que se considera normal serán castigados y cobrarán menos pagas, lamenta la agrupación.

cronicaglobal.com

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *