SeaWorld pone fin a sus espectáculos con orcas

SeaWorld, uno de los parques acuáticos más famosos del mundo, anunció la eliminación gradual de su espectáculo con orcas, foco de críticas por el trato a animales.

La empresa, que tiene sedes en San Diego, Orlando y San Antonio, dijo que remplazará el espectáculo teatral en San Diego con una experiencia “informativa” que tendrá un “mensaje de conservación para inspirar a la gente a actuar”. La última actuación será el 15 de enero.

SeaWorld ha estado bajo la lupa desde 2013, cuando fue estrenado el documental Blackfish, que critica el trato del parque con las orcas, y las visitas han disminuido en respuesta. (La primera semana de este 2017 falleció Tilikum, la orca criada en cautiverio que mató a un entrenador en el parque de Orlando en 2010 y que fue protagonista del documental).

“Tilikum tuvo, y seguirá teniendo, un lugar especial en el corazón de la familia de SeaWorld, así como en los millones de personas de todo el mundo que inspiró”, dijo el presidente de la empresa, Joel Manby, en un comunicado.

La presión para ponerle fin al uso de orcas para espectáculos ha sido particularmente fuerte en California. El diputado Adam Schiff introdujo en noviembre de 2015 una propuesta legislativa en el Congreso estadounidense para prohibir la crianza y la importación o exportación de ballenas, así como la captura de estas en su hábitat natural.

La comisión costera de California prohíbe desde octubre de 2015 la crianza en cautiverio de ballenas asesinas, una decisión que SeaWorld calificó en su momento como una extralimitación de la autoridad de la agencia.

Manby, el director ejecutivo de SeaWorld, dijo que la decisión de ponerle fin a los espectáculos con orcas no se debe a críticas públicas, pues “los activistas no van a estar contentos sin importar qué hagamos”. Pero dijo que los visitantes del parque de San Diego han mostrado tener gustos cambiantes y querían una experiencia más natural que simule cómo las ballenas se comportan en sus hábitats naturales y que no querían actos que parecieran ser trucos.

“No hicimos nada en San Diego a causa de los activistas. Lo hicimos porque escuchamos a nuestros clientes”, dijo.

Jared Goodman, director de legislación animal en PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) dijo que “ponerle fin a los shows estilos circo de mal gusto de SeaWorld es inevitable y necesario”, pero pidió que la compañía construyera santuarios marinos.

“Este cambio es como dejar de azotar a leones en un acto circense, pero dejarlos dentro de sus jaulas por el resto de sus vidas”, dijo.

nytimes.com

106 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master