Qué produce una vaca atiborrada a dulces? Filetes de 600 euros el kilo

Aunque la deliciosa carne bovina de wagyu -una de las más sabrosas y caras del mundo – tiene su origen en Japón, son varios los países que ya la están produciendo. Sin embargo, son pocos los que utilizan el chocolate, las galletas u otros dulces como alimento para la fase final de engorde del ganado.

Ubicada en la zona Monte Gambier, a mitad camino entre las ciudades de Melbourne y Adelaida, la granja Mayura Station es un pequeño rancho de 3.000 hectáreas en el que trabajan una veintena de personas para producir esta particular versión dulcificada de la carne wagyu.

Hacia el final de su vida cada una de las reses de Mayura se alimenta diariamente de dos kilogramos de chocolate, galletas y otros dulces que se obtienen de excedentes o productos imperfectos de fábricas de dulces locales como la famosa marca Cadbury. El resultado es una carne que dicen más sabrosa y con un toque diferente.

Además de este ingrediente especial, Mayura Station solo cría ejemplares 100% Wagyu que provienen del criador japonés Shogo Takeda, uno de los mejores del país asiático; produce un 70% de su propio pienso -una mezcla de trigo, heno, pasto de centeno, maíz y habas- y el ganado se beneficia de agua purificada gracias a la filtración natural de un acuífero.

El resultado final es un manjar carnívoro que se puede llegar a vender a 600 euros el kilo en sus cortes más extremos, que se reducen a unos 30 kilos de carne por cada animal de 700 kg. Además del exquisito sabor, los expertos explican que se trata de una carne un poco más blanca que la roja, rica en ácidos grasos omega 3, omega 6 e insaturados.

eleconomista.

197 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master