Playas para perros en España 2017

El símbolo ‘prohibido perros’tiene los días contados en España. Por suerte, ya es posible recorrer el territorio nacional de norte a sur, y disfrutar de lugares ‘pet friendly’ (amigos de las mascotas). Y más en esta época de vacaciones en la que el buen tiempo invita a salir a la calle, viajar y desarrollar actividades al aire libre. La mejor opción no es siempre la de dejar al animal con el vecino ni en alguna residencia canina. Y es que, ¿por qué tienen que ser los animales de compañía un problema cuando llegan las vacaciones?.

El perro se ha convertido para muchos en un miembro más de la familia, según cifras del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el número de canes registrados en España en el año 2015 es de 7.400.000. Y otro dato es que hay una mascota 49,3% de los hogares españoles (un total de 16,1 millones). Así que cada vez son más las demandas de viajeros que desean acudir con sus mascotas a sus destinos vacacionales. Por que hay que recordar que un animal es para toda la vida, no es un juguete, tiene unos cuidados básicos y un gasto extra a final de mes (se calcula un gasto medio anual dedicado a los perros es de entre 700 y 1500 euros). Una responsabilidad que conlleva atenderlo durante todos los años de su vida, también en el tiempo libre de cada uno.

Algunos no son conscientes de esto cuando lo adquieren, en ocasiones por el capricho de los más pequeños de la casa en época de regalos, y al final, el perro o gato termina por estorbar. Es por eso que España lidera un ránking lamentable: Las cifras de abandono de animales de compañía. Cada cinco minutos, una protectora española recoge un can o un felino, según un estudio de Affinity. Abandonarlos es un delito, pero sobre todo es un acto inhumano, insensible e incívico.

Algunos no son conscientes de esto cuando lo adquieren, en ocasiones por el capricho de los más pequeños de la casa en época de regalos, y al final, el perro o gato termina por estorbar. Es por eso que España lidera un ránking lamentable: Las cifras de abandono de animales de compañía. Cada cinco minutos, una protectora española recoge un can o un felino, según un estudio de Affinity. Abandonarlos es un delito, pero sobre todo es un acto inhumano, insensible e incívico.

Se admiten mascotas

Los alojamientos que admiten animales de compañía proliferan tanto en las grandes ciudades, en la costa y en las zonas rurales. Así que ya no hay excusas ni debe ser un quebradero de cabeza para muchos pensar qué hacer con Kiya, Vera, Oto, Kira o Curro durante el tiempo estival.Existen páginas web especializadas en localizar establecimientos donde poder ir con tu mascota y en Sr Perro te facilitan la búsqueda. Se trata de una ‘biblia perruna’ creada por la periodista Micaela Sainz de la Maza en la que se pueden encontrar restaurantes, parques, terrazas, tiendas, playas, veterinarios y otras opciones para llevar a tu amigo peludo.

Actualmente, hay cada vez más playas que aceptan perros, por lo que no es tan complicado organizar las vacaciones de verano con toda la familia, aunque dependiendo del mes y de la zona, la alta ocupación dificulta la tarea. En Homeaway o Redcanina, un sencillo mapa interactivo nos lleva a los litorales donde los canes se podrán dar un baño, además de consejos, recomendaciones y otros datos interesantes. En realidad, la mayoría de las playas admiten perros durante el invierno, pero ponen prohibiciones en el verano coincidiendo con una afluencia mayor de público, principalmente, en los meses de temporada alta como julio y agosto. Si te atreves a ir a una en la que se prohíbe el baño y la presencia de animales, te puede caer una multa. Los amantes de los animales reclaman desde hace años habilitar en las zonas de costa un área especial para perros. Ya ocurre con los surfistas y con las personas que practican deportes acuáticos, las cuales acotan pedazos de playa para sus prácticas. Aplicar la misma norma para los perros sería tan sencillo cómo escribirlo en un papel y autorizarlo. Lo más frecuente es que sean los Ayuntamientos los que permitan o prohíban la entrada de canes, ya que la Ley de Costas no alude directamente a este hecho. En la web de la Fundacion Affinity recogen varios consejos para ir con tu perro a la playa.

Los establecimientos hoteleros que admiten mascotas también han crecido a lo largo de los últimos tiempos, aunque hay que asegurarse antes de la reserva de que éstos sean realmente ‘pet friendly’, porque hay quien dice ser amante de las mascotas, pero solo ama a las que pesan menos de 10 kilos; también algunos pueden pedir un suplemento (en ocasiones excesivo), admitirlos solo en invierno o en las habitaciones más caras, o impedir que el perro se quede solo en la habitación mientras el dueño cena en el restaurante.

La web de @hotelesmascotas o Mascotour tiene una oferta en más de 30.000 hoteles que aceptan perros y gatos en todo el mundo. Lo mismo ocurre con los portales de viajes Trivago y Booking. También se puede recurrir al blog ‘Viajes con mi perro’, en el que la autora detalla sus viajes con Cooper, un golden retriever al que le encanta el agua. En él se pueden encontrar hoteles, camping y apartamentos de distintas zonas de la geografía española en donde no existen impedimentos a la hora de alojar a los canes. Y no solo está lo de buscar alojamientos caninos, sino que también otro tipo de ocio como por ejemplo saber que existen parques de atracciones para ellos como es el caso del  Parque Canino Guau Guau espacio verde dedicado para los perros más grande de Andalucía, o parques acuáticos como el ‘Can Jané’ en Barcelona, único en España. Para los más atrevidos Trips and Dogs, una web que se encarga de la realización de actividades de ocio en la que la mascota es bienvenida. Hay un calendario de escapadas propio con diferentes fechas y destinos, adaptado a todas las necesidades y gustos. Los precios son bastante asequibles: unos 150 euros por adulto y todo el paquete. Entre las plataformas en Internet destacan además ViajarconperrosThe Pet Travel Club o Viajes4patas

Sin coche, gesta complicada moverse

Lo ideal para viajar con ellos es ir en coche. Tanto en ciudad como en carretera, mientras el perro viaje de forma que no pueda interferir con el conductor ni obstruya su campo de visión, se cumple con la ley de TráficoNo hace falta que vaya en un transportín. Aunque no siempre es posible y hay que recurrir al transporte público, lo que supondrá conocer las normas de cada compañía porque no existen reglas generales. En la mayoría de los países europeos las mascotas pueden viajar gratis en el tren, pero en España esto solo es posible en los de cercanías. Para distancias más largas, Renfe y Ave permiten llevar un animal por persona (perros, gatos, hurones y aves que no sean de corral) pesa menos de 10 kilogramos (es decir, que con este peso la gran mayoría de las razas se quedan fuera) y va en un transportín con unas medidas determinadas, pero si no se dispone de clase club o preferente hay que abonar un 25% del precio del billete.

Lo de llevar a las mascotas en el autobús puede ser una gesta algo complicada. Así, mientras que en Londres, Estocolmo o Berlín ya aceptan con agrado a los peludos pasajeros que vayan con correa, en España la situación es diferente. Se obliga a que los animales vayan dentro de una jaula, transportín u otro tipo de elemento cerrado en la bodega, algo bastante estresante para ellos. Avanza no cobra nada, pero en otras compañías, como Alsa, hay que pagar un recargo del 50% del precio del billete. Volar tampoco es sencillo. A las distintas normas de las compañías aéreas hay que añadir las de los países de destino, muchos de ellos con legislación bastante restrictiva en cuanto a animales. Iberia acepta animales pequeños en cabina, siempre y cuando su peso, sumado al del trasportín, no supere los ocho kilos. El precio que hay que pagar va de 25 a 250 euros. Air Europa, Vueling e Iberia son las tres compañías aéreas más permisivas a la hora de volar con mascota, según un estudio de la de viajes online eDreams. Del resto de las compañías analizadas –Ryanair, easyJet, Lufthansa, Air Berlin, Air France, British Airlines y Swiss Airlines– dos de ellas no permiten viajar con mascotas. Es el caso de Ryanair e easyJet, que sólo hacen una excepción si se trata de perros guía o de salvamento que, como en el resto de aerolíneas, pueden viajar gratis en cabina independientemente de su peso.

La documentación que todo perro debe tener si pretende volar es su microchip, la cartilla de vacunación puesta al día y el pasaporte internacional, que lo facilita el veterinario. Las líneas marítimas permiten llevar animales, aunque estos no pueden viajar en la parte del barco en la que van los pasajeros, sino en casetas destinadas a ellos. Trasmediterránea permite visitar a la mascota durante el trayecto y, en algunos casos, hasta pasearla por cubierta. Los precios dependen del trayecto. Así que en cuanto a movilidad si no tienes coche, lo de ir de vacaciones con tu colega de cuatro patas puede resultar francamente complicado

lasprovincias.com

25 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master