Planes de Nestlé de bombear más de 4 millones de litros de agua de una reserva natural de manera diaria generan oposición en Florida

Nestlé enfrenta la oposición de organizaciones medioambientales por sus planes de aumentar la extracción de agua en Ginnie Springs, un parque en Florida (EE.UU.) famoso por sus fuentes de agua cristalina y hábitat de numerosas especies de tortugas.

La empresa alimenticia suiza está buscando el permiso de las autoridades locales para bombear más 4,1 millones de litros al día de estas fuentes naturales para venderlos luego como agua embotellada a los consumidores, informa The Guardian.

Un empleado en una planta de reciclaje en la periferia de la ciudad de Toluca, en el Estado de México. 27 de abril de 2016.

CocaCola, PepsiCo y Nestlé: Las principales generadoras de basura plástica en México

Nestlé, propietaria de las marcas Zephyrhills y Pure Life de agua extraída de fuentes similares en Florida, ha gastado millones de dólares este año en comprar y modernizar una planta de embotellado en High Springs, esperando la renovación del permiso expirado para la extracción de agua de la empresa local Seven Springs, a la que planea adquirir agua a un coste no revelado.

Quienes se oponen a dichos planes han abierto un foro digital, una petición en línea y han enviado decenas de cartas a las autoridades ambientales advirtiendo del riesgo, en vista de que la decisión podría tomarse en noviembre próximo.

«El río Santa Fe ya está en descenso y ya no sale suficiente agua del acuífero para abastecer estas hermosas y sorprendentes fuentes que son icónicas, culturalmente valoradas e importantes para los sistemas naturales y hábitats», explica Merrillee Malwitz-Jipson, directora de la organización sin fines de lucro Our Santa Fe River.

Hábitat de tortugas

Además, las fuentes de la zona de Santa Fe son hogar de 11 tribus indígenas y cuatro especies no nativas de tortugas, sensibles a los niveles de agua.

«Pocos lugares en la Tierra cuentan con tantas especies de tortugas y cerca de un cuarto de todas las especies de agua dulce habitan el sistema de este pequeño río. La degradación de su hábitat significa una gran amenaza a esta diversidad», señaló Malwitz-Jipson.

En su afán por aclarar los «malentendidos», Nestlé ha comunicado que acata «todas las normas regulatorias y estatales», y que no extrae agua de fuentes públicas sino la compra «a una empresa privada en posesión de un permiso de uso de agua válido».

«Estrictamente nos atenemos a los límites establecidos en este permiso», reza el comunicado.

actualidad.rt.com

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *