Objetivo Bankia: los grandes suspiran por el cuarto banco de España

Bankia vuelve a estar en el mercado, aunque no quiera su presidente. Vuelve a ser objeto de deseo por parte de la gran banca y su principal accionista, el Estado a través del FROB, quiere vender y una opa le vendría como anillo al dedo para recuperar el máximo posible del rescate al banco. José Ignacio Goirigolzarri quiere seguir en solitario –con BMN, claro–, pero el banco ha vuelto a la solvencia y, con ella, a la palestra.

Los cuatro grandes bancos españoles están mirando a Bankia, según explicaron fuentes financieras. Su saneamiento en los últimos años lo han transformado de una entidad en peligro y con una exposición al ladrillo y activos tóxicos excesiva a un banco solvente y en crecimiento, que, como cuarto del sector, supondría un salto para cualquiera que lograra una fusión con él. Tras la quiebra del Popular, y su posterior compra por parte del Santander, el mercado se ha quedado sin grandes piezas de caza, por lo que Bankia es objeto de deseo de todos.

Josep Oliu está interesado en Bankia, aunque el Sabadell sería el pequeño en una hipotética fusión

Se da el hecho de que Bankia es mayor que uno de sus pretendientes, el Sabadell, probablemente el más interesado para dar un gran salto aprovechando la salida del FROB, que tiene que ir colocando su 65,9%. También estarían interesados sus accionistas de referencia, entre los que se encuentran ilustres familias catalanas –Lara, Folch, Andic– y los fondos Blackrock y Winthrop, ante la opción de una operación que dé rentabilidad a sus sufridas acciones.

Josep Oliu, presidente del Sabadell, estaría muy interesado en una operación con Bankia, pese a que su banco tendría la menor parte del pastel. El banco catalán vale 9.200 millones en bolsa, 2.000 millones menos que Bankia. Con la salida del FROB, Bankia no tendrá accionistas de referencia, por lo que si Oliu logra que su núcleo duro apoye la operación, puede sacar tajada.

Para el máximo responsable del Sabadell también es una oportunidad de jubilarse a lo grande. Podría quedarse como presidente (o copresidente) de la fusionada hasta su jubilación, para la que no le quedan más de cinco años (tiene 68), e irse dejando una entidad capaz de competir de tú a tú con Caixabank y BBVA por el segundo puesto de la banca en España. Fuentes del Sabadell evitaron hacer comentarios.

Caixabank y BBVA darían un salto con Bankia, aunque tendrían que cerrar muchas oficinas

No solo el Sabadell mira a Bankia. El otro banco catalán, Caixabank, también lo hace. La fusión de ambas entidades es un rumor viejo, que viene de la etapa de Caja Madrid y la crisis financiera, pero ahora, con la nueva Bankia, tendría sentido para volver a superar al Santander en depósitos en España, después de su sorpasso gracias al Popular. El inconveniente sería que tienen muchas duplicidades y Caixabank tendría que cerrar cientos de oficinas en las grandes ciudades.

Con el Santander y BBVA es más complicado. El mayor banco de Europa está en el complejo proceso de absorción del Popular, una tarea para la que le queda trabajo. Justo acaba de pactar el primer ERE, que afecta a la plantilla de los servicios centrales de ambas entidades. La operación de Bankia sería todavía mayor, por lo que quizá es demasiado pronto.

Respecto a BBVA, como con Caixabank, supondría un salto importante en España, aunque a costa de cerrar oficinas y probablemente algún recorte de empleo. Las dificultades ahí serían personales: Goirigolzarri, ex consejero delegado de BBVA, no terminó bien con Francisco González, y no vería con buenos ojos la operación. Eso sí, el banco que preside FG tiene liquidez, tras vender Chile y el ladrillo.

Goirigolzarri niega planes de fusiones de Bankia

Mientras todos suspiran por Bankia, Goirigolzarri no quiere oír nada acerca de fusiones. Hace pocos días, en una conferencia en Madrid, aseguró no tener planes de boda con el Sabadell ni con otro banco. Bankia está trabajando para cerrar la integración de BMN, que prevé culminar en el primer trimestre de 2018, y solo piensa en consolidarse como el cuarto jugador en España, con un “buen tamaño para competir”.

El presidente de Bankia tendrá que esperar a ver los planes del Gobierno. Estos pasaban por una gran desinversión, del 15%, antes de fin de año, pero lo frenó por la crisis catalana, que truncó el buen año del IBEX y más concretamente, de la banca. Luis de Guindos espera un momento mejor para vender, y una posible opa, que suele disparar a la opada en bolsa, puede ser el momento perfecto.

economiadigital.com

48 total views, 0 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master