Los inspectores denuncian la pobre oferta de plazas para luchar contra el fraude

Inspectores de Hacienda del Estado, la organización que representa al 90% de este colectivo de referencia en la lucha contra el fraude, ha reaccionado de forma airada a la Oferta Pública de Empleo aprobada el viernes por el Gobierno, que, entre otras cosas, recogía la mayor oferta de plazas de inspectores de hacienda convocada jamás desde la creación de la Agencia Tributaria en 1991.

Lo que en apariencia y también según el relato del Gobierno era un espaldarazo a la lucha contra el fraude fiscal con 2.150 nuevas plazas para reforzar la dotación de la Agencia Tributaria es, a juicio de Inspectores de Hacienda, una maniobra efectista que esconde numerosas carencias y que encubre también la pérdida de autonomía de la Agencia Tributaria sobre su propia política de Recursos Humanos.

El presidente de Inspectores de Hacienda del Estado, José Luis Groba, ha explicado a lainformacion.com por qué una oferta aparentemente generosa es en realidad insuficiente. “No estamos insatisfechos con las plazas convocadas para inspectores, técnicos de Hacienda y agentes tributarios, pero tampoco compartimos que se venda que habrá 2.150 plazas cuando en los próximos dos años habrá 1.400 jubilaciones. El efecto real para la Agencia es que recuperará en dos años 700 plazas de las más de 3.000 perdidas en los últimos. A este ritmo tardaríamos una década en regresar a la dotación de recursos de 2009, que en nuestra opinión ya era insuficiente”.

Pérdida de autonomía

Con todo el principal elemento de crítica por parte de Inspectores de Hacienda del Estado no es tanto el aspecto cuantitativo de la oferta como el cualitativo. En primer lugar, porque la oferta específica para la Agencia Tributaria ha dejado fuera dos colectivos esenciales para su buen funcionamiento como son los informáticos y el personal administrativo. Y en segundo lugar, porque las 700 vacantes a reponer en esos dos cuerpos serán repartidas entre distintos organismos del Estado por la Secretaría de Estado de Función Pública, cuando la Agencia Tributaria tiene base legal para reponer el 100% de las vacantes generadas.

“En la actualidad, ya hay problemas con el Departamento de Informática porque les llega más carga de trabajo de la que pueden evacuar y eso genera un cuello de botella que hace que algunas actuaciones básicas de Inspección se demoren durante meses”, advierte Groba. “Si la plantilla de este cuerpo sigue reduciéndose, teniendo en cuenta que cada vez llega más información a la Agencia Tributaria y que la explotación del Big Data y el cruce de datos son cada día más importantes en la lucha contra el fraude…esto generará seguro problemas operativos“, concluye.

Groba lamenta también que la Oferta Pública de Empleo haya confirmado “la pérdida de autonomía de la Agencia Tributaria en la gestión y dotación de sus recursos humanos” y culpan de esta situación a la inacción de la Secretaría de Estado de Hacienda. Argumenta que el régimen de Agencia concedido al organismo tributario del Estado se ideó precisamente para darle una autonomía que se ha perdido dejando a la Secretaría de Estado de Función Pública la determinación de las necesidades de recursos de la AEAT en materia de informáticos y personal administrativo.

lainformacion.com

38 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master