Los controladores aéreos convocan cuatro días de paros parciales en la primera quincena de junio

Los controladores aéreos han decidido convocar cuatro días de paros parciales en toda la red de aeropuertos españoles durante la primera quince de junio –los días 8, 10, 12 y 14-, en protesta por los expedientes que Enaire -el ente público que controla el sector- tiene todavía abiertos a 61 de ellos en relación al caos aéreo que se vivió en el país en diciembre de 2010 y que terminó con la militarización temporal de su labor hasta que se recuperó la normalidad. De hecho, aún hay dos juzgados en Madrid y Palma de Mallorca que tienen abiertas diligencias penales por aquellos hechos.

Los paros, que serán de dos horas en el turno de mañana y otras tantas en el de tarde, fueron respaldados de forma mayoritaria por los afiliados a la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), que representa al 70% de la profesión, según informaron fuentes sectoriales. Las votaciones se realizaron a lo largo de este martes en todos los centros de trabajo, reunidos en formato de asamblea nacional para acordar una postura común en todo el país.

Aunque el sector llevaba más de cuatro años de calma relativa una vez que un laudo arbitral permitió aprobar un nuevo convenio colectivo las negociaciones para la renovación de este acuerdo –que sería el segundo de su historia- habían resucitado el fantasma de otra huelga ante las diferencias existentes entre las posturas de la empresa (Enaire) y de los trabajadores. Precisamente para apaciguar los ánimos, ambas partes acordaron en diciembre pasado prorrogar hasta 2016 la vigencia del convenio actual, a fin de ganar tiempo con ello ante la falta de avances concretos en la mesa de diálogo.

La chispa que ha hecho estallar la protesta, sin embargo, ha sido los rescoldos que todavía quedan del caos de 2010 y, más en concreto, la decisión reciente de Enaire –la matriz de AENA, el gestor de los aeropuertos- de sancionar a 61 controladores del centro de Barcelona a raíz de los expedientes disciplinarios que les abrió por “abandono del ejercicio de sus funciones” los días 3 y 4 de diciembre de aquel año. USCA rechaza “de plano” esta decisión, que considera “completamente fuera de lugar” y, además, “supone un torpedo en la línea de flotación de las relaciones con el Ministerio de Fomento”.

Rota la «paz social»

“Después de difundir a bombo y platillo (desde Enaire) que la continuación de las negociaciones del convenio colectivo permitía afrontar el esperado crecimiento del turismo en un clima de paz social”, se quejan desde el sindicato, sancionar a los controladores es para ellos “una contradicción absoluta de tales expectativas y devuelve la tensión a la navegación aérea española”. Consideran, además, que la postura de la Administración resulta “especialmente incomprensible” cuando 20 juzgados de distintas provincias españolas han ido archivando las diligencias penales por aquellos hechos –sólo quedan abiertas en Madrid y Palma de Mallorca- “al entender que no hubo desobediencia ni abandono del puesto del trabajo”.

A este respecto, la Audiencia Provincia de Málaga acaba de confirmar el archivo de la causa abierta por un juzgado de esta capital andaluza, al considerar que los controladores sólo se ausentaron “el tiempo preciso para ser asistidos por el médico del aeropuerto” ante la situación de estrés que presuntamente padecían. El instructor del caso entiende que con ello “no se provocó una interrupción en el servicio de control ni una reducción del tráfico aéreo”.

http://www.elcomercio.es/

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *