Los accionistas de Popular perderán toda su inversión

Los actuales accionistas de Popular perderán toda su inversión, en el marco del proceso de resolución activado por Europa ante la inviabilidad del banco. Se ejecuta de este modo el sistema de recapitalización interna (bail in) previsto en la normativa bancaria surgida tras la crisis para evitar costes para el contribuyente. A cierre de marzo, la entidad contaba con 305.152 accionistas.

El dispositivo de resolución contempla la amortización íntegra de la totalidad de las acciones de Popular en circulación a cierre de ayer, así como de los títulos resultantes de la conversión de los bonos convertibles por 1.250 millones de euros que están en poder de inversores institucionales. También se convertirán en acciones de Popular de nueva emisión los títulos subordinados de capital de segunda categoría (tier 2).

“Los titulares de las acciones de Popular, los de instrumentos de capital adicional de nivel 1 y de nivel 2 deberán asumir las pérdidas generadas en la entidad puestas de manifiesto tanto en la valoración económica negativa de la misma como en el precio ofrecido en el marco de la implementación del instrumento de venta de la entidad, mediante un proceso competitivo transparente y no discriminatorio”, indica la Junta de Resolución.

La valoración realizada por expertos independientes en el marco de la resolución ha calculado un valor negativo de 2.000 millones de euros para Popular en el escenario central y de 8.200 millones en el más estresado.

La situación habría sido mucho peor para los bonistas sénior y los depositantes si la Junta Única de Resolución hubiese decidido proceder con la liquidación de la entidad. Pero según indica la autoridad de resolución, eso habría impedido salvaguardar el interés general. Concretamente, que los clientes del banco pudiesen seguir con su operativa habitual desde el primer día y evitar riesgos para la estabilidad financiera.

En ese caso se hubiesen aplicado las reglas de los concursos de acreedores, y las pérdidas y quitas podrían ido más allá de los accionistas y bonistas subordinados. El alcance del daño habría dependido del valor real de los activos de Popular. En el peor de los casos, solo los depositantes con menos de 100.000 euros estarían cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos.

Los accionistas de la entidad ya habían perdido la mayoría de la inversión. Solo en las últimas ocho sesiones los títulos de Popular se habían desplomado un 53% con tres sesiones superando el 17% de caída. En el momento de la suspensión las acciones cotizaban a 0,317 euros, su mínimo histórico, con una capitalización de apenas 1.330 millones de euros.

Las ventas se habían intensificado ya en las últimas jornadas. De las últimas 19 sesiones, los títulos habían cerrado con recortes en 17 de ellas. Ya en 2016 los títulos de la entidad ya se habían depreciado un 66,81%.

expansion.com

51 total views, 2 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master