Llamazares reprocha a Garzón que «pontifique» definiendo el PCE de Carrillo como «izquierda domesticada»

El portavoz de IU en la Junta General del Principado de Asturias y exlíder de la organización, Gaspar Llamazares, ha replicado este lunes al actual coordinador general, Alberto Garzón, avisándole de que «simplificar y pontificar sobre el pasado para justificar las estrategias del presente es equivocarse doblemente» y reprochándole que haya definido al Partido Comunista (PCE) de la Transición, que lideraba Santiago Carrillo, como la «izquierda domesticada».

En la rueda de prensa que ha ofrecido este lunes en la sede de IU, Garzón ha dejado claro que su formación no será una «izquierda domesticada» como a su juicio fue la de Carrillo durante la redacción de la Constitución 1978 y ha avanzado que no colaborará en una reforma parcial de aquella Carta Magna, sino que exigirá un nuevo proceso constituyente completo.

Hablar de la izquierda de la transición como de la izquierda domesticada que quería la oligarquía es volver a tropezar en la misma piedra.

 «Hablar de la izquierda de la transición como de la izquierda domesticada que quería la oligarquía es volver a tropezar en la misma piedra», ha escrito Llamazares en su cuenta de Twitter al hilo de las afirmaciones del también portavoz adjunto de Unidos Podemos en el Congreso.

El coportavoz de Izquierda Abierta –partido integrado en IU– ha añadido después una retahíla de mensajes para recordar a Garzón que «con el aparato franquista incólume y una relación de fuerzas desfavorable» aquellos comunistas «consiguieron pasar de la dictadura a la democracia».

Llamazares admite que «pudo hacerse mejor», pero agrega que también pudo hacerse «peor» e insiste en que lo sucedido fue el «resultado de una relación de fuerzas muy adversa». «Hoy estamos mejor y no deberíamos ser peores», sostiene, antes de recalcar que «de poco vale» anunciar «la ruptura democrática y el proceso constituyente» cuando asistimos a «la contrarrevolución conservadora».

CON UN CONGRESO MÁS FAVORABLE Y NI GARANTIZAMOS EL CAMBIO

“En una democracia degradada y con una relación de fuerzas mucho más favorable, ni siquiera hemos garantizado el cambio político. Hasta hoy”, desliza el exdiputado de IU.

“Ver con rigor, equilibrio y critica la obra de nuestros predecesores es un prerrequisito para acertar y hacer autocrítica cuando erramos. Simplificar y pontificar sobre el pasado para justificar las estrategias del presente es equivocarse doblemente. Perder memoria e identidad”, concluye Llamazares

lavozdeasturias.es

81 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master