La otra cara de la concentración bancaria: el número de empleados es el más bajo desde que hay registros

de que se inició la crisis hace ya casi diez años, la banca española se ha embarcado en un proceso de concentración que ha llevado a que los cuatro grandes bancos del país controlen un 72% del negocio. Este proceso ha venido aparejado además de un severo ajuste tanto en el número de oficinas como de empleados, que todo parece indicar que continuará en los próximos años según se vayan cerrando más fusiones y las entidades apuesten más por los canales digitales.

De acuerdo con las últimas cifras disponibles del Banco de España, el sector financiero español empleaba al cierre de 2016 a 194.283 personas, la cifra más baja de la serie histórica, que comienza en 1981. La cifra no sólo supone un ajuste de 8.671 trabajadores respecto a 2015, sino que por primera vez en la historia los bancarios empleados en España se sitúan por debajo del umbral de las 200.000 personas.

La crisis financiera fue el gran detonante de este ajuste, con continuas caídas anuales respecto a los 278.301 trabajadores con los que contaba el sector al cierre de 2008 y que supusieron la cifra más alta de la serie histórica. Desde entonces, y sin contabilizar los procesos de ajustes anunciados este año, se han destruido más de 84.000 empleos.

En el caso del número de sucursales, los últimos datos disponibles son más recientes -del primer trimestre de 2017-, y muestran que la cifra no había sido tan baja desde 1982. En concreto, bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) contaban al cierre de marzo con 28.553 oficinas, un recorte de 2.305 o un 7,5% respecto al mismo período del año anterior.

Para encontrar un número de oficinas más bajo al contabilizado al cierre del primer trimestre de esta año hay que remontarse a marzo de 1982, fecha en la que nuestro país contaba con 28.079 sucursales, aunque ese ejercicio lo cerró con 29.840 oficinas. La cifra más alta de la serie histórica se alcanzó en septiembre de 2008, cuando la banca tenía abiertas en España 46.221 sucursales. Desde entonces, el recorte es de casi un 40%.

El proceso, además, no tiene visos de detenerse por el momento. Las últimas operaciones corporativas, como la compra del Popular por el Santander y la absorción de BMN por Bankia, prometen nuevos recortes de empleo, si bien todavía es pronto para saber su alcance. Algunas otras entidades, como Liberbank, ya se encuentran en negociaciones para aplicar nuevos ERE.

Además, el propio Banco de España anima a las entidades a meter la tijera. En un reciente encuentro celebrado en Santander, el subgobernador de la institución, Javier Alonso, aprovechó para insistir en que los bancos españoles “tienen margen” para seguir reduciendo sus redes de sucursales, un movimiento que vinculó al auge de la banca digital.

elboletin.com

75 total views, 0 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master