La mujer que se indignó y ha conseguido que los libros de texto sean gratis en Madrid

Elena Alfaro se expresa con entusiasmo y gesticula al ritmo de las emociones. Su postura deja adivinar a una persona de convicciones claras, que hace cuatro años se propuso acabar con el gasto de los libros de texto y la discriminación que generaba en las familias.

Sin tener nada que ver con la educación –es arquitecta- y llevada por la indignación, una noche de agosto inició desde su cocina una recogida de firmas que llegó hasta el Congreso y se coló en la Ley de Educación. Después de conseguir el apoyo de 300.00 personas se ha materializado esta semana con la aprobación por unanimidad de una medida legislativa que implantará los bancos de libros en los colegios e institutos de en la Comunidad de Madrid a partir del curso 2018/19.

Aun así, huye de triunfalismos personales y del foco mediático, como cuenta apurando una taza de café desde esa misma cocina donde empezó todo. Su historia es la de una ciudadana de a pie que con un poco de cabezonería consiguió un hito de gigantes.

Pregunta: Para empezar, ¿cómo se mete una arquitecta a batallar porque los libros de texto sean gratis?

Respuesta: Me metí por mi madre. Trabajaba en Cáritas y los libros de texto eran un problema para muchas familias todo los veranos. En 2012, que es cuando hice la petición, llevábamos desde 2008 con la crisis, y el ahorro y las ayudas se acababan, pero el número de gente que acudía a Cáritas era mucho mayor.

Tengo dos niñas, esta medida no me va a afectar porque van a una cooperativa, pero sé lo que es. Coincidió además con el caso de un conocido que tiene tres niños. Había dejado en la librería los libros encargados de los pequeños, pero para el de la ESO sólo les llegaba para un libro. O sea que hasta finales de septiembre no los iba a tener. Tenían que gastar 205 euros por hijo en un colegio público, en una zona de Madrid con una renta media muy inferior al resto de la comunidad. Ahí pensé: ¿Estamos tontos? ¿hemos perdido el norte? Me llevaron los demonios. Y luego es que entraba en los centros comerciales y leía “financiamos sus libros de texto”, ¿pero nadie alucina con ese cartel? ¡Cómo vas a financiar los libros de texto de un niño de primaria!

Esa noche, me enfadé mucho, me senté a las tres de la mañana en el tendedero de la cocina y me metí en Change.org, que llevaban muy poco. Soy una persona muy tranquilita, no me meto en esos líos, pero quizá por ser esas horas, que la razón no rige tanto, me puse y lo hice.

Entraba en los centros comerciales y leía “financiamos sus libros de texto”, ¿pero es que nadie alucina con ese cartel?

P.: Y eso fue sólo en inicio…

R.: A raíz de ahí me puse a investigar, fui mirando legislación, de todo. La gente empezó a firmar, primero echando mano de la familia. El primer fin de semana hubo 100 firmas, que eso ahora no es nada pero en 2012… El caso es que salió bien. A la semana me llamaron los de Change para ir a la radio y a partir de entonces fue una locura, en verano llegamos a las 94.000 y me dijeron si quería presentarlas en el Ministerio. Fue muy chulo, los funcionarios me aplaudieron porque no estaban acostumbrados a que la gente fuera a presentar algo así. Además estaban tramitando la LOMCE y el ambiente era complicado, era un tema polémico y a lo mejor en eso tuve suerte.

El caso es que tenía muy claro lo que quería: un cambio legislativo, no que la gente contase sus miserias ni dar pena, me han pedido contar casos de personas que me escribían, pero yo no quiero eso. Para mí el caso de los libros de texto es capitalismo de amiguetes, es un funcionamiento que no es bueno en economía; ¿pueden esos niños negarse a comprar esos libros? No. ¿Pueden dejar de estar escolarizados? No. ¿Pueden elegir el libro que compran? No. ¿Entonces qué pasa con el que no puede comprarlos?

P.: Que están en desigualdad con el resto.

R.: Exacto. Si no los compras estás en desventaja, y eso es un problema en el colegio. Es una situación kafkiana sobre todo porque no pasa en muchos más países. ¿A ver, cómo lo hace Navarra, País Vasco o Andalucía donde ya está este sistema? ¿Entonces por qué el resto no? Esto no lo he inventado yo. En una biblioteca no compramos los libros todos los años, es una cosa muy elemental, no es nada nuevo. Los libros de texto no son imprescindibles, pero si les obligan a comprarlo al menos debe ser de una manera razonable.

Libros de texto de varias editoriales, entre ellas, Santillana. (EFE)
Libros de texto de varias editoriales, entre ellas, Santillana. (EFE)

P.: ¿Qué pasó cuando presentaste las firmas?

R.: El caso es que presenté las firmas y pensé que ya estaba, que eran 100.000 firmas y me iban a contestar en un momento. Es que me parecían muchísimas, ¡y en ese momento lo eran! Había escrito a todo el que pensaba que le podía interesar: todas las AMPA que aparecen en Google, asociaciones con interés ecológico por el tema del papel -que en el caso de los libros de texto se puede reciclar muy poco-, del punto de vista económico también… A los seis días escribí a la Defensora del Pueblo porque no me contestaban, ni un email, pero al parecer tenían tres meses. ¡Y yo les escribí a los seis días!

Al tiempo me contestó Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD. Le había escrito para que firmase la petición, pero bueno es que escribí hasta a Angela Merkel, lo intenté todo. El caso es que él me hizo caso. Yo estaba intentando que me recibiesen de la Comisión de Educación porque estaban los Presupuestos Generales debatiéndose y estaban tramitando la LOMCE. Iba persiguiendo también al PP que tenía mayoría porque necesitaba su abstención, si no era imposible, en caso de que llegase a algún lado. Gorriarán me dijo que estaban muy a favor y que habían intentando hacerlo antes pero que no había salido adelante y que quizá ahora era el momento. Me dijo que hiciera una enmienda a los Presupuestos y pensé que me estaba vacilando, dije “¡Pero es que soy arquitecto! No sé, no sé…” .

Me puse a llorar en medio de la Castellana, para mí era muy emocionante porque tenía mucho respeto al Congreso

Al final una funcionaria de educación me ayudó. Yo ya tenía legislación preparada así que lo hicimos y la mandamos a todos los miembros del Congreso de la Comisión de Educación con email público. Les escribimos que hicieran lo que quisieran con ella mientras no lo desvirtuasen.

Pasaban los meses y no ocurría nada. UPyD eran un grupo muy pequeño y no tenían capacidad para llevar los temas al Congreso, pero ocurrió que me entrevistó Ana Pastor y al tiempo llevé la segunda ronda de firmas, cuando llevaba más de un año. 270.000 en total. Fui a entregarlas y había mucha mucha gente, me emocioné, estaba como alucinada por toda la prensa que había… Y a partir de ahí fue una locura.

Me acuerdo que tenía una Blackberry y no paraba de sonar, no podía ni coger el Metro, Una de las llamadas que cogí antes de que el móvil muriese fue de UPyD. Me dijeron que al mes tenían una oportunidad en el Pleno y la iban a presentar y estaba invitada a ir. Me puse a llorar en medio de la Castellana, para mí era muy emocionante porque tenía mucho respeto al Congreso, a la soberanía popular, ¡es donde se hacen las leyes! Me parecía increíble que se fuera debatir.

P.: Sin embargo, según cuentas en tu blog te decepcionó mucho ir al Congreso…

R.: Fue una gran decepción, entré establishment y salí anarquista [ríe]. Era la única a la que le interesaba lo que ahí se estaba contando, y encima no oía nada. No había casi nadie, y las explicaciones que estaban dando… Se supone que cada uno explicaba su postura y yo no sabía de qué partido era cada uno, no te quedaba claro si iban a votar a favor o en contra o abstenerse. ¡No decían nada! No tenían decidido lo que iban a votar en un rato.

Y todo era por otras cuestiones políticas, porque aunque estuvieran a favor querían haber metido unos cambios que no habían podido ser y lo rechazaban, y yo decía: ¿Qué culpa tengo yo? Por ejemplo, salió la del PNV diciendo que la medida le parecía estupenda pero que como era una medida de centralismo, pues que no.

No entendía nada. Primaba lo político, y lo político no tenía nada que ver con una cuestión que necesitaba consenso y que todo el mundo cuando le preguntabas estaba a favor. Y todo el trabajo duro lo habían hecho una serie de personas que nada tenían que ver, que se han dejado su tiempo, su esfuerzo, que llevan meses haciendo cosas… Y cuando consiguen que llegue a debatirse, ¡la respuesta es esa! Pensar que la única oportunidad que teníamos de conseguir algo, se iba a desvanecer… Era todo un teatro y no dependía de lo bien hecha que estuviera la propuesta, sino de otras cuestiones que no podías controlar y no tenían nada que ver.

Era todo un teatro y no dependía de lo bien hecha que estuviera la propuesta, sino de otras cuestiones que no tenían nada que ver

P.: Sin embargo salió que sí…

R.: A la hora de votar se llenó aquello y el PP votó que sí. No me lo podía creer, no reaccionaba. No sabía quién había votado qué porque con las explicaciones no nos habíamos hecho a la idea. Fue una pasada. Luego me enteré que un Proyecto No de Ley de por sí no servía para nada, era un brindis a sol, pero Gorriarán incluyó una frase que decía que había que introducirla en la Ley de Educación, y entre las disposiciones generales estaba la mía, un parrafito de nada.

Todo el mundo me felicitaba pero yo no entendía nada, no sabía si iba a servir, no sabía nada porque no veía traducción en ninguna parte. Empecé a verle el lado positivo cuando muchas asociaciones de padres que querían hacer los bancos de libros no podían, les demandaban, y eso les disuadía mucho de hacerlo, pero el hecho de que la ley recogiera precisamente ese tema era un paraguas para que lo hicieran.

P.: Y amparados por esa ley, la Comunidad de Madrid ha aprobado la suya propia esta semana por unanimidad.

R.: Sí, presentado por Maite de la Iglesia de Ciudadanos, que ha hecho un gran trabajo. Es muy importante que todos hayan votado que sí porque para algo así hace falta que todos estén de acuerdo. Para mí era importante porque vivo aquí, y porque afecta a muchísimas personas, aunque es importante en todas partes.

En Cataluña no salió adelante; Junts Pel Sí la machacó y la exposición que hicieron fue de caerse la cara de vergüenza, reconocieron implícitamente que si hacían ese tipo de medidas la industria del libro catalán se venía abajo. O sea, ¡deduces que los padres de familia tienen que financiar la industria el libro! Costéalo tú con fondos públicos pero no lo cargues sobre los hombros de las familias con hijos.

P.: Las familias madrileñas se vayan a ahorrar entre 250 y 300 euros al año a partir del curso 2018/19. Supongo que heroína ya te habrán llamado.

R.: Mucha gente me ha felicitado desde que salió la noticia. Y sí, me han puesto de heroína, cosa que me abochorna y me avergüenza, y además me crea muchísima responsabilidad. Me abruma, no es falsa modestia, pero es que me siento mal. Me he pasado un año y medio pensando que voy a decepcionar a todo el mundo, pero no les he prometido nada. Son ellos que se han creado expectativas sobre mí y pensaba que no iba a poder alcanzarlas porque no soy Juana de Arco ni soy la más lista. Y vale, al final lo he conseguido, pero porque mucha gente me ha ayudado, con la redacción de la ley, buscando casos, ¡incluso haciendo un vídeo!

P.: Por lo que cuentas este tema te llevó mucho tiempo de tu vida personal y profesional, ¿cómo te las apañaste?

R.: Bueno me cogí vacaciones al final porque me daba vergüenza, los periodistas venían a la puerta del trabajo, me maquillaba y hacía las entrevistas allí. El tiempo libre ya estaba todo copado por esto, las tardes, las noches, los fines de semana… Mis niñas llegaban del cole y se acostumbraron a entrar en silencio por si estaba hablando con la radio.

P.: ¿Qué te han dicho tus hijas de todo esto?

R.: Mi hija mayor un día me preguntó cómo se hacía una petición. Quería poder llevar pantalones en su colegio, donde el uniforme era sólo de falda. Se animó hasta el punto de pensar que hacer una petición era algo habitual, ¡como estuve tanto tiempo pensó que todo el mundo debía hacer esas cosas!

P.: ¿Y lo consiguió?

R.: Sí, le dije que lo hiciera con respeto y que no se conformara con el silencio, le tenían que contestar. Me hizo mucha ilusión, fueron unos años muy intensos.

Elena durante la entrevista de esta semana (Foto: M.Z.)
Elena durante la entrevista de esta semana (Foto: M.Z.)

P.: En Madrid ya existía el chequelibro, dirigido a rentas bajas, ¿qué te parecía esta medida?

R.: Es como tirar dinero a un pozo. Es como una beca, te daban por ejemplo cien euros para libros de texto, y al año que viene otros cien euros, y así … Piensa ese dinero lo que supone para la Comunidad.

El Ministerio, que solo lleva Ceuta y Melilla y los casos que son de su tutela, gastó 95 millones de euros en ayudas a libros en 2012. Eso solo el Estado, luego las Comunidades su parte. Estas ayudas se han hecho en época de bonanza pero luego llegó la crisis y las ayudas desaparecen, pero el sistema es el mismo y los padres tienen que abonar el 100% de la cantidad. Justo cuando no tienen dinero. Estas medidas son un caramelo, utilizado de manera política. No es un derecho, es un regalo que te pueden quitar.

Y otra cuestión es que cada dos años se hace una modificación que es suficiente para justificar una actualización ajustada a la LOMCE. Pero para este tipo de medidas necesitas un tiempo que te garantice que no se va a cambiar y que los padres estén muy bien informados que no se trabaje en los libros…

P.: ¿Crees que hace falta concienciación para que la gente se apunte a los bancos de libros y que se cuiden?

R.: Sí, y es lo que me gusta de la ley en Madrid. El año que viene van a hacer una campaña de comunicación a todos los centros para que puedan prepararse y para que los padres se apunten. Cuando estas cosas empiezan a rodar funciona muy bien porque toda la gente se apunta, salvo que tú te quieras quedar con un libro porque te interese, sino es por un tema de cuestión emocional no tienen la menor utilidad.

Lo bueno de esta ley es que si un centro no gasta todo lo que se le ha asignado por niño para el banco de libros, si le queda algún remanente, pueden destinarlo a otros elementos curriculares que crean que son más convenientes. Eso incentiva al centro.

P.: La medida en Madrid es voluntaria, ¿no seguirá existiendo discriminación entre los que se apunten al banco y los que quieran seguir comprándolos nuevos?

R.: Cuando existe discriminación es cuando estos sistemas se aplican exclusivamente a los de rentas bajas, que es lo que se estaba haciendo en Madrid. En Madrid tienes derecho a un número de libros en función de tus circunstancias familiares, y son libros que pertenecen al colegio y tienes que devolver y llevan un sello del colegio. Esos libros se reciben siempre tarde. El primer día no los tienen todos y son los únicos distintos. Entonces, como tú tienes determinadas circunstancias, tú llevas esos libros.

Como me contó a mí una niña de Murcia, que le dijo a su madre: “Qué bien mamá, o sea que ya no somos pobres, ahora somos listos y ecológicos”. Lo que es de rico estúpido es creerse mejor por utilizar un sólo libro por niño y curso. No, es de ser tontos, despilfarradores y no ayudar al medio ambiente.

P.: Los grandes perjudicados de esta ley son los grupos editoriales, ¿alguno se ha puesto en contacto contigo o han presionado de alguna manera?

R.: A mí las editoriales siempre me han respetado. Y yo no me meto con ellos, respeto su negocio. Soy partidaria de que uno defienda su industria y su empresa e intente sacarla adelante, pero lo que también tengo claro es que cuando hay un conflicto entre interés particular y general, el mismo derecho que les asiste a ellos a defenderlo asiste a los otros de defender lo suyo. Y este sistema es realmente especial. Si un sector tiene que sobrevivir a base de que los niños compren libros de texto, igual es que ese sector en otras condiciones no sobreviviría. Es lo que en Estados Unidos llaman ‘rentas cautivas’: sabes que los niños van a comprar siempre esos libros porque lo necesitan, e igual no estalla hasta que hay una crisis y alguien no puede pagarlos.

Si un sector tiene que sobrevivir a base de que los niños compren libros de texto, igual es que en otras condiciones no sobreviviría

P.: ¿Por qué crees que en países como Estados Unidos o Europa es tan habitual y en España ha tardado tanto en implantarse?

R.: España tiene un sistema muy particular, hay una parte beneficiada y otra a la que no le molestaba, pero no quiero entrar en eso.

P.: ¿Esperabas que tanta gente fuera a apoyar la propuesta cuando la subiste a Change?

R.: Para nada. Creía que se había roto la web cuando veía cómo crecía. Les llamé y todo porque actualizaba cada tres minutos y hay 10.000 firmas más. Cuando me entrevisto Ana Pastor me encerré en mi cocina y me puse a hacer lentejas, porque me dio un ataque de ansiedad de la cantidad de gente que me empezó a seguir en Twitter, a llamar, a mandar SMS… ¡Por todas partes!

P.: ¿Y nunca pensaste en tirar la toalla?

R.: Nunca, no tuve ni la más mínima intención. He corrido muchos años y conozco perfectamente la sensación de pensar que si lo dejas vas a empezar otra vez en el kilómetro cero, no donde lo has dejado. Y además, me sentía muy responsable de que tanta gente hubiera confiado en mí. No sabes qué agobio. La gente me escribía cosas muy bonitas, y se ofrecía a ayudar,…

P.: No quieres hablar de casos particulares, pero ¿qué te movió a seguir adelante?

R.: Conocía los suficientes casos cuando empecé como para haberlo hecho. No quiero hablar de experiencias particulares porque he pedido un cambio legislativo para que la gente no tenga que contar sus tristezas y sus vergüenzas, ni pedir caridad, sino que haya un cambio legislativo para que las cosas se hagan bien.

Y lo que a mí me movió a seguir fue el silencio administrativo, fue una cuestión de cabezonería. Pago mis impuestos y tenéis que contestarme. Me indigné y lo que no puede ser es que no te respondan y te aguantes, no estaba dispuesta.

Yo era la cabeza visible, pero no habría hecho nada sin mucha gente que estuvo detrás

P.: Mucha gente tiene la impresión de que estas iniciativas a base de firmas no suelen llegar a ningún sitio. Tú caso ha desmentido eso.

R.: Bueno, lo que digo a algunas personas que hacen peticiones y que me piden consejo es que hay que tener una gran responsabilidad. Mucha gente confía en ti y cree que lo que estás haciendo es algo de verdad, que no estás jugando ni haciendo ruido, sino que te lo tomas en serio. Y la confianza te vuelve confiable, si alguien confía en ti, tú te vuelves digna de eso porque te esfuerzas para honrar la confianza que han depositado en ti. Es como un circulo virtuoso y al final es muy bueno porque tienes un apoyo muy grande.

También hay que pensar que hay unos cauces para conseguir lo que te propones, así que tienes que tener muy claro qué quieres conseguir. Yo sabía que quería un cambio legislativo, que durase y que fuera por las buenas, con consenso, no estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para llamar la atención. Por eso también aconsejo que se mantengan neutrales, hacer el esfuerzo de mantenerlo como un tema de sociedad civil, independiente, que no te capture ningún grupo político porque entonces te usarán: tu iniciativa será como una pelota de pimpón.

P.: ¿Qué has aprendido por el camino?

R.: Me ha enseñado a todos los niveles de mi vida, tanto a nivel profesional como personal. Muchas personas que se dedican a la comunicación me han dicho que qué buena estrategia hice, y yo digo: “Ya, ¡si hubiera tenido alguna!” He aprendido que si tienes claro que el fin que persigues es justo y no estás dispuesto a ceder o a que te ninguneen, lo puedes conseguir. Y dejando también que todo el mundo se ponga su medalla, que eso es muy importante: a cada uno lo que es suyo. Yo era la cabeza visible, pero no habría hecho nada sin mucha gente que estuvo detrás.

Y aprendí también el potencial del consenso, lo importante que es para sacarlo adelante en medidas como esta, que no pueden cambiar cuando cambia el gobierno porque sino no tienen sentido. Te llegan mensajes de profesores que te dicen la alegría de saber que el año siguiente no habrá alumnos que pasen por no tener libros, y eso es lo importante. El único mérito que reconozco es que fui perseverante, me empeñé en esto el tiempo suficiente. Pero nada más.

elconfidencial.com

90 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master