Hard Rock invertirá 2.000 millones y creará 11.500 empleos en Tarragona

Aunque notablemente disminuido con respecto a los planes iniciales de la Generalitat, el grupo estadounidense Hard Rock presentó ayer los detalles para la construcción de un centro de ocio y casino en Tarragona, al lado de Port Aventura, para lo que prevé una inversión inicial de 665 millones de euros (de un total de 2.000) y la creación de unos 11.500 empleos, 2.176 a tiempo completo desde la apertura del casino previsto. De manera simultánea, el gobierno catalán confirmaba que Hard Rock, tras la deserción de varios grupos, es la única empresa que se ha presentado al concurso para construir el complejo, que primero se conoció como BCN World y que se planteó en su momento —septiembre de 2012— como alternativa al fallido Eurovegas. El nuevo complejo se llamará finalmente Hard Rock Entertainment World.

Con establecimientos en 75 países, y propiedad de la tribu de indios americanos semínola, Hard Rock dio a conocer los detalles de un proyecto que contará con uno de los casinos más grandes de Europa —9.785 metros cuadrados para albergar 1.200 máquinas tragaperras y 100 mesas de juego—, así como un hotel icónico de 600 habitaciones que se anuncia que se construirá en forma de guitarra. En colaboración con Port Aventura se abrirá un segundo hotel de 500 habitaciones (64.000 metros de techo construido entre ambos), así como una zona comercial de 15.000 metros para tiendas de lujo -en asociación con Value Retail-, un espacio de restauración de 5.000 metros y un auditorio para conciertos y espectáculos con capacidad para 15.000 espectadores. El potencial máximo del conjunto fijado por la Generalitat alcanza los 745.000 metros cuadrados de techo construido. Fuentes conocedoras precisaron a ABC que resulta improbable que aunque la parte de juego solo alcanza un tercio de su techo máximo autorizado ésta llegue a completarse a medio plazo.

No ha sido fácil llegar hasta aquí. La azarosa tramitación del proyecto, en la que las discrepancias políticas en el seno de la Generalitat iban en paralelo a la entrada y salida de inversores –el promotor inicial, Enrique Bañuelos, a través de Veremonte, acabó descolgándose-, puso en cuestión la viabilidad de una iniciativa que, cinco años después, está finalmente encarrilada. Se estima que las obras podrían comenzar a principio del próximo año, sin fecha aún clara de inauguración. Los 665 millones de inversión inicial se destinarán de manera principal a los costes de construcción y a la adquisición de los terrenos, propiedad de Caixabank. El impacto económico en la zona se estima en unos 1.300 millones de euros.

Polo de ocio

Desde la Generalitat se valoró la oferta presentada por el grupo norteamericano -«solvente, detallada y calendarizada»-, para un complejo que para Hard Rock convertirá el polo de ocio de Tarragona en uno de los «destinos turísticos más grandes de Europa», junto a Port Aventura y el inaugurado esta temporada Ferrari Land. Para Jim Allen, consejero delegado de Hard Rock International, se trata de ofrecer «experiencias de hospitalidad y entretenimiento de primera clase»

«Hoy ya no hablamos de buenas intenciones ni de dibujos de papel, sino de una empresa determinada que tiene la capacidad económica suficiente para poder abordar el proyecto», se apuntó desde la Generalitat, que pudo presumir, después de todo, de capacidad de atracción de inversiones.

abc.es

143 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master