El primer ministro belga prohíbe a sus ministros “cualquier contacto” con Puigdemont

oposición política belga ya ha demandado por distintos canales al primer ministro, Charles Michel, una posición clara del Ejecutivo sobre la visita del president de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont. Hoy, las principales cabeceras de la prensa belga abren con la prohibición de Michel a todos sus ministros de mantener ningún contacto con el líder catalán.

“Alta tensión en el Gobierno: Michel prohíbe todo contacto con Puigdemont”, titula el Het Nieuwsblad. “El Premier se atora de español: prohibido hablar con Puidemont”, informa por su parte la Gazet Van Antwerpen. “El primer ministro se pone nervioso y prohíbe a sus ministros todo contacto con Puigdemont”, titula por su parte el Het Laatste Nieuws.

“Ahora que el expresidente del gobierno catalán Carles Puigdemont ha huído en secreto a Bruselas, el primer ministro Charles Michel se encuentra en una situación particularmente difícil”, informa este último medio. Apunta a que Michel no quiere costes políticos diplomáticos por la visita de Puigdemont y “es por eso que ya tiene un requisito claro: sus ministros no deben tener contacto con Puigdemont”. “Ni siquiera por texto”, recoge el diario a través de fuentes del Ejecutivo.

La estancia del exdirigente en Bruselas están tensionando la relación entre el Gobierno de Michel y la oposición, ante la incertidumbre de si pedirá asilo político al país o no: “Es urgente que Charles Michel dé explicaciones”, ha pedido el expresidente belga por el Partido Socialista francófono y actual presidente de la formación PS, Elio di Rupo.

Más allá de cómo elijan enfocar sus portadas, la realidad es que Puigdemont abre la mayoría de ediciones digitales de las principales cabeceras belgas y ocupa un lugar preeminente en el resto de las ocho consultadas. De Standard informaba de que la conferencia de prensa de Puigdemont “no está permitida en el Residence Palace” por orden del Ejecutivo belga.

Esa era la ubicación que, según la prensa, prefería usar el expresident. Ante el rechazo del Ejecutivo a acoger el acto, la comparecencia tendrá lugar en la sede de una asociación de prensa internacional de Bruselas, la Press Club Brussels Europe. “No muy lejos de las instituciones europeas”, señalaba por su parte Le Soir. «El pequeño salón del Press Club en Froissartstraat está repleto de medios de comunicación nacionales y extranjeros», informa De Standard ahora mismo su edición digital, con una imagen de la sala de prensa abarrotada.

Este mismo medio recoge las declaraciones de otro líder político, David Clarinval, dirigente del grupo de centro derecha MR en la cámara belga: “La visita privada de Carles Puigdemont no debe ser comentada por el Gobierno”, expone. “Es escandaloso reducir el debate catalán a pequeños juegos como estos, que no fomentan la acción política. No se ha recibido información sobre las intenciones del señor Puigdemont. E incluso si hubiera solicitud de asilo, ésta sería manejada por un organismo independiente, a saber, la Oficina del Comisionado General para Refugiados y Apátridas”, argumenta Clarinval.

No quiere «esconderse»

La prensa de este país también recoge mayoritariamente las palabras del abogado belga de Puigdemont, Paul Bekaert: “Puigdemont no tiene la intención de esconderse”, titula L’Avenir, a partir de declaraciones del abogado en radio. «Mantenemos abiertas todas las opciones y estudiamos todas las posibilidades. Tenemos tiempo «, manifestó Bekaert, sin dar más detalles sobre si Puigdemont pretende o no solicitar asilo en Bruselas.

elboletin.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *