El número de sanitarios muertos por coronavirus asciende ya a 76, más del doble de la cifra oficial

El doctor Antonio Gutiérrez trabajó 32 horas seguidas antes de contraer el Covid-19. Murió semanas después, el 2 de abril. El médico no tuvo acceso a equipos de protección, ni siquiera a una mascarilla. Pese a ello, decidió quedarse al mando del centro de salud de Eras de Renueva (León). El coronavirus había atacado a este barrio leonés y no había más médicos. Fue una cuestión de ética profesional. Finalmente, la falta de material de protección le costó la vida. El caso de Antonio no es aislado, es uno de los 76 sanitarios fallecidos por el Sars CoV-2 en España que ha podido contabilizar EL ESPAÑOL —y no los 35 registrados oficialmente—. Los hay con cara, nombre y apellido, y los hay que no ha trascendido su identidad. Pero detrás de cada número hay una víctima —y héroe— que ha caído en la primera línea de fuego en la batalla contra la pandemia por falta de EPIs, de medios y de recursos humanos.

España tiene la desgracia de liderar la clasificación mundial de países con la mayor tasa de sanitarios contagiados por Covid-19. Concretamente, según los últimos datos oficiales, un total de 48.320 sanitarios se han infectado desde el inicio de la crisis. Ahí radica la elevada cifra de facultativos fallecidos: de los más veteranos a los más jóvenes; de pueblos o de ciudades; desde los cargos más altos de los hospitales hasta los que tenían menos rango. Todos perecieron por ayudar a salvar vidas. Si hoy hay casi 150.000 personas en España que ya han superado el virus es por ellos y por los que aún siguen en primera línea. Tras más de dos meses de pandemia, muchos sanitarios se siguen sintiendo inseguros.

“El 49% de los médicos que ha participado en nuestro estudio sigue, a día de hoy, considerando que no está protegido contra el Covid-19”, explica Enrique Alfonso, médico y presidente de la Asociación Médicos Unidos por sus Derechos (MUD), en conversación telefónica con este periódico. Fue esa misma falta de protección lo que le costó la vida a Sara Bravo, médico del centro de salud de Mota del Cuervo, que perdía la vida con tan sólo 28 años de edad. La joven apenas “se estaba abriendo camino”, relataba con gran dolor un familiar de la doctora.55 fotosEsta es la lista de los 76 héroes sanitarios muertos por el virus, de 60 años de media: Antonio, Sara, Emilio, Pilar…E.E.

Sara es, con diferencia, la persona más joven de este fatídico listado. La edad media de los sanitarios fallecidos que ha podido comprobar este periódico es de 60 años. Según los datos oficiales, el virus en España tiene una letalidad del 3% en mujeres y el 6,7% en hombres en esa franja de edad, es decir, relativamente baja. Las posibilidades de morir por coronavirus aumentan claramente a partir de los 70 años y se disparan a partir de los 80 años.Imágenes del día: la hija de Emma García revoluciona las redesAne OlabarrietaLa presentadora de ‘Viva la vida’ ha querido presumir de hija en su última publicación y gran parte de sus seguidores, sorprendidos ante esta inusual fotografía, han comentado lo mismo sobre Uxue.

Baile de cifras

A principios de mayo, el Instituto de Salud Carlos III publicaba la primera cifra oficial de sanitarios fallecidos a causa del coronavirus: 35. Entre ellos, presumiblemente, está la joven Sara o el médico de Atención Primaria José Ramón Izquierdo, por ser de los primeros sanitarios muertos por Covid-19. Los dos fallecieron en marzo. Si la doctora Bravo dejó a su madre sin consuelo, la mujer y los dos hijos del doctor Izquierdo aún lloran la pérdida de este profesional, amante del deporte y de Cuenca, la ciudad que le vio nacer y ejercer su profesión. Hasta su último aliento. Pero los que han caído son más de 35 facultativos.

Este periódico, con la colaboración de la joven Asociación Médicos Unidos por sus Derechos, nacida el 4 de abril a raíz de la crisis sanitaria, ha podido ratificar que los muertos de personal sanitario son más. Muchos más. De momento, se han podido contabilizar hasta 76. ¿Cómo es posible esta enorme diferencia?La doctora Sara Bravo, de 28 años, fallecida por coronavirus.

La doctora Sara Bravo, de 28 años, fallecida por coronavirus. E.E.

“Desconocemos de dónde viene el baile de cifras. Hay un plan de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, que es la que registra los casos. Éstos son los que publica el Instituto de Salud Carlos III. A lo mejor hay un desfase porque las cifras llegan tarde o incompletas, pero vamos a intentar esclarecer cuáles son los criterios”. Esta es la única explicación que tiene el presidente de la MUD. Aun así, este médico reivindica la necesidad de que “los sanitarios no sean cifras. Queremos que se sepa quiénes son por la dignidad de todo el personal sanitario”.

Esta asociación de médicos ha elaborado un informe, que arroja luz sobre cómo ha afectado el coronavirus a los sanitarios. “Un país que no reconoce a sus víctimas es un país sin dignidad. Hemos elaborado este estudio por la dignidad de todo el personal sanitario. Creemos que las muertes deben ser esclarecidas cuanto antes. De hecho, es probable que haya muertos de más no registrados. Queremos dignidad para todos los sanitarios, no sólo para los PCR positivos”, aclara el doctor Alfonso, que revela, junto a su equipo, que uno de cada cinco sanitarios se ha contagiado del Sars CoV-2 en España.

La lucha del doctor Pérez

El coronavirus todavía alberga muchos misterios, como ocurre con cualquier agente patógeno recién descubierto. Pero algo que se sabe desde el inicio de la pandemia es que el tener enfermedades previas convierte al sujeto en población de riesgo. Esto no detuvo al doctor Ricardo Pérez, jefe de Servicio de Digestivo del Hospital de Albacete, cuya lucha “infatigable” ha despertado la admiración de sus compañeros.

Ricardo padecía una enfermedad crónica que no le doblegó. Es más, llegó a pasar consulta con el oxígeno puesto. Finalmente, la noche del 17 de abril, el Covid-19 se llevó a este médico “luchador, brillante y humilde”, como le definían sus compañeros.De arriba a abajo y de izquierda a derecha: los médicos Antonio Guriérrez, Sara Bravo, Ricardo Pérez y José Manuel Iriarte.

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: los médicos Antonio Guriérrez, Sara Bravo, Ricardo Pérez y José Manuel Iriarte. E.E.

Las enfermedades previas no son la mayor amenaza de los médicos. La falta de equipos de protección ha sido el gran talón de Aquiles de los sanitarios que se enfrentan al coronavirus. Sirva como ejemplo que en el Hospital Ernest Lluch de Zaragoza seguían protegiéndose con bolsas de plástico a día de 20 de abril. O, que las mascarillas, pensadas para un sólo uso, se hayan tenido que reutilizar varias veces. De hecho, muchos EPIs han llegado a causar heridas a los facultativos tras jornadas de más de 10 horas sin parar. “Hay muchos residentes que han trabajado 32 horas seguidas sin descanso”, se queja el doctor Alfonso.

Además, 16 de cada 100 médicos han reconocido, según el informe de la MUD, haber trabajado “con síntomas compatibles con la enfermedad a la espera de la realización de un test PCR”. Posiblemente, el médico del 112 de la Base UME de Tomelloso (Ciudad Real), José Manuel Iriarte, llegó a trabajar infectado. De ahí que este doctor guipuzcoano acabara falleciendo el pasado 22 de abril con 63 años.

Ser de los primeros médicos de Emergencias Sanitarias en España, tras 30 años de experiencia a sus espaldas, no fue suficiente para doblegar al virus. El Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real) fue testigo de su fallecimiento, causado por seguir trabajando de manera incansable para salvar otras vidas con pocos medios y muchas ganas.

Madrid y los facultativos fallecidos

Aunque los médicos son el grueso de esta fatídica lista —con 55 muertos—, el virus le ha arrebatado la vida a todos los grupos de trabajadores de los centros sanitarios. Es el caso de Esteban Peñarrubia, un enfermero muy querido en el Hospital Severo Ochoa de Leganés que murió el pasado 13 de abril.

Tras su muerte, sus compañeros se concentraron de manera muy emotiva a las puertas del recinto para dar el último adiós a este enfermero, arropando a su mujer e hijo. Los facultativos, rotos de dolor, olvidaron por un momento la distancia social y abrazaron a esta familia desconsolada. Esteban no sólo ayudó a salvar las vidas puestas en jaque por este dichoso virus, sino que enseñó a otros enfermeros con menos experiencia que él a dar lo mejor de sí mismos en esta lucha.Los sanitarios y compañeros de Esteban Peñarrubia consuelan a su mujer e hijo ante el Hospital Severo Ochoa.

Los sanitarios y compañeros de Esteban Peñarrubia consuelan a su mujer e hijo ante el Hospital Severo Ochoa. EP

Y es que el coronavirus se ha cebado con Madrid. Si en el ámbito nacional uno de cada cinco sanitarios se ha infectado, en el caso de la autonomía de la capital, los datos son demoledores. Por ejemplo, en el Hospital Ramón y Cajaluno de cada cuatro facultativos ha resultado contagiado desde que la pandemia irrumpió en España. También, el Hospital de Alcorcón ha reconocido que casi uno de cada tres trabajadores de su plantilla han sido positivos.

El Covid-19, de este modo, ha devastado a los sanitarios madrileños. No sólo han perecido médicos o enfermeros. También lo han hecho otros profesionales como el conductor de ambulancia Antonio del Villar, que se infectó trasladando a ciudadanos críticos al Hospital Gregorio Marañón. De hecho, según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, a este profesional “le quedaban sólo dos meses para la jubilación”. Sus nietos ya no podrán gozar del nuevo tiempo libre que se avecinaba para la vida de este abuelo.De arriba a abajo y de izquierda a derecha: los sanitarios Neiro Valarino, Antonio del Villar, Esteba Peñarrubia y Marisol Sacristán.

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: los sanitarios Neiro Valarino, Antonio del Villar, Esteba Peñarrubia y Marisol Sacristán. E.E.

Aunque la sanidad pública se ha llevado el mayor azote de esta pandemia, la privada tampoco se ha librado. Nerio Valarino, doctor del Hospital Quirón de Murcia, murió el pasado 3 de abril. Era padre de dos hijos y natural de Venezuela. Tras su muerte, Fulgencio Molina, jefe del Servicio de Urgencias de dicho centro sanitario, le dedicó estas sentidas palabras: “Nerio no ha estado en la retaguardia, sino en el frente, día a día, viendo a sus pacientes en la planta y haciendo guardias en Urgencias. Arrimando el hombro, sustituyendo a los que, como otros anónimos compañeros de la profesión, iban dando positivo a esta sinrazón y tenían que retirarse, como ha ocurrido en nuestro hospital. Nerio era valiente, sereno y siempre tenía una sonrisa”.

No sólo médicos

Un hospital no lo componen sólo médicos y enfermeros. Para hacerlo funcionar hace falta toda una estructura administrativa, personal de mantenimiento, celadores y personal de limpieza. Por desgracia, estos sectores también acumulan caídos por el Covid-19.

El primer trabajador de un hospital que perdió la vida en Segovia no era médico ni enfermero, era una celadora. Se llamaba Marisol Sacristán Martín y tenía 57 años. Al día siguiente de su muerte, sus compañeros guardaron un minuto de silencio a las puertas del Hospital General de Segovia. Entre ellos estaban sus hermanos Elías y Cari, también trabajadores del centro.Los sanitarios del madrileño Hospital La Paz recuerdan a sus compañeros caídos y reivindican su reconocimiento.

Los sanitarios del madrileño Hospital La Paz recuerdan a sus compañeros caídos y reivindican su reconocimiento. E.E.

La misma suerte corrió Eloy Pérez el pasado 28 de abril. El hombre de 61 años era trabajador de limpieza del hospital Miguel Servet de Zaragoza. Murió a causa del coronavirus tras pasar varias semanas ingresado en la UCI. Todos sus compañeros salieron con carteles con crespones negros y guardaron un minuto de silencio.

Son estas 76 historias —y muchas más— las que han llevado al personal del Hospital de La Paz a concentrarse este jueves a las puertas del centro. Para rendir homenaje y para pedir que termine esta sangría de personal sanitario que azota a toda España. “Han fallecido atendiendo a la población con pocos medios”, ha denunciado Ángela Hernández, vicesecretaria general del sindicato médico AMYTS. “Nos gustaría tener una cifra oficial [de sanitarios fallecidos por el Covid-19], tanto por parte de la Comunidad de Madrid como por el Gobierno de España”.

Hasta que las cifras oficiales se correspondan con la realidad —y también a modo de homenaje a quienes han dado su vida—; ésta es la lista de sanitarios que han fallecido en España a causa del coronavirus, con sus nombres, puesto que cada vida es más que un número. Tiene su historia y su familia.

Sanitarios fallecidos por Covid-19

Médicos (55)

1. Albert Coll Nus, 63 años. Lérida. Médico de Familia en Os de Balaguer y Castelló de Farfanya.

2. Alberto Olarte. Madrid. Traumatólogo.

3. Antoni Feixa, 57 años. Barcelona. Otorrinolaringólogo en el Hospital Quirón de Barcelona.

4. Antonio Iniesta. Madrid. Gerente del Servicio de Medicina del Trabajo y Prevención de Riesgos Laborales Garrigues.

5. Antonio Gutiérrez, 67 años. León. Coordinador médico del centro de salud de Eras de Renueva.

6. Aurelio Capilla, 60 años. Madrid. Director médico del Hospital Beata María Ana de Hermanas Hospitalarias de Madrid.

7. Baldomero Quintanilla, 78 años. Barcelona. Urólogo en la Clínica Tekton Barcelona.

8. Carlos de Aragón, 65 años. Toledo. Médico de familia del centro de salud de Yepes.

9. Carlos Torres, 62 años. Toledo. Médico de Familia en un consultorio privado de Toledo.

10. César Augusto Cueva, 68 años. Perú. Médico de Atención Primaria de Los Yébenes (Toledo).

11. Eliécer Martina López, 62 años. Ávila. Médico de Atención Primaria en Ávila.

12. Emilio Úcar, 58 años. Madrid. Director médico del Hospital Santa Cristina de Madrid.

13. Francesc Collado, 63 años. Barcelona. Médico de Familia del Hospital de Barcelona.

14. Francisco Luis García, 61 años. Jaén. Médico de la Residencia Geriátrica Mixta de Linares.

15. Héctor Garrido, 59 años. Colombia. Pediatra del Hospital de Puertollano (Ciudad Real).

16. Inmaculada Hernández, 63 años. Madrid. Médico de Familia del centro de salud de Pavones.

17. Isabel Muñoz, 59 años. Salamanca. Médico rural del centro de salud de La Fuente de San Esteban.

18. Jaime Mata, 72 años. Ciudad Real. Médico jubilado y voluntario del Hospital Príncipe de Asturias (Madrid).

19. Javier Marco, 57 años. Valencia. Médico del Hospital General de Valencia.

20. Jesús Montarroso, 64 años. Ciudad Real. Médico de Familia del centro de salud la Avenida de los Institutos de Alcázar de San Juan.

21. Jesús Vaquero, 70 años. Madrid. Jefe de Neurocirugía del Hospital Puerta de Hierro Majadahonda.

22. Joan Sitjes, 71 años. Barcelona. Pediatra de la Clínica Sant Josep (Manresa).

23. Joaquín Díaz, 64 años. Madrid. Jefe de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital La Paz.

24. Joaquín García, 65 años. Sevilla. Médico de Urgencias y medicina Hiperbárica del Hospital Vithas Nisa.

25. José Espinosa, 55 años. Barcelona. Médico del Grupo de Investigación y Conocimiento en Cuidados Paliativos del Instituto Catalán de Oncología.

26. José Antonio Fernández, 61 años. Madrid. Médico de Atención Primaria del centro de salud de San Agustín de Guadalix.

27. José Luis San Martín, 55 años. Zaragoza. Médico de Atención Primaria del centro de salud San Pablo.

28. José Manuel Fernández, 62 años. Granada. Médico de Urgencias del centro de salud Gran Capitán de Granada.

29. José Manuel Iriarte, 63 años. País Vasco. Médico del 112 de la Base UME de Tomelloso (Ciudad Real).

30. José Manuel Payá, 68 años. Madrid. Ex cirujano del Hospital de Móstoles.

31. José Manuel Sánchez, 80 años. Salamanca. Cirujano del Hospital del Mar de Barcelona.

32. José Ramón Izquierdo, 61 años. Cuenca. Médico de Familia del centro de salud Cuenca I.

33. Juan Rey, 70 años. Madrid. General Médico del Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra.

34. Juan Antonio Mingorance, 72 años. Murcia. Médico de Atención Primaria y militar de carrera.

35. Julián Cabrera, 67 años. Cuenca. Médico del centro de salud El Valle (Jaén).

36. Leopoldo Pérez, 54 años. Madrid. Radiofísico del Hospital de La Princesa.

37. Luis Menéndez-Ondina. Madrid. Jefe de Urología del Hospital Puerta de Hierro Majadahonda.

38. Luis Pérez, 61 años. Madrid. Médico de Emergencia de El Molar y del Hospital HM Vallés (Alcalá de Henares).

39. Luis Fernando Mateos, 64 años. Salamanca. Coordinador del centro de salud de Linares de Riofrío.

40. Manuel Barragán, 63 años. Córdoba. Médico de Atención Primaria y secretario del Sindicato Médico Andaluz en Córdoba.

41. Manuel García. Barcelona. Médico y fundador del Game Centre Mèdic de Sant Boi de Llobregat.

42. Manuel Garrido, 46 años. Madrid. Médico de Atención Primaria del centro de salud Alameda.

43. Manuel Rodríguez, 62 años. Cádiz. Médico de la Casa del Mar de Algeciras y del Hospital Punta Europa.

44. María Isabel Lobo, 67 años. Guipúzcoa. Cirujana Plástica en Sant Cugat de Vallés.

45. Mercedes Moraleda, 64 años. Madrid. Cirujana plástica en Madrid.

46. Nerio Aquiles Valarino, 59 años. Venezuela. Médico Internista del Hospital QuirónSalud de Murcia.

47. Pedro Francisco Marín, 47 años. Venezuela. Médico de Urgencias del Hospital San Juan de la Cruz.

48. Ramón Priu, 71 años. Barcelona. Médico especialista en enfermedades infecciosas.

49. Ricardo Pérez, 63 años. Albacete. Jefe de servicio de Digestivo del Complejo Hospitalario de Albacete.

50. Rocío Campos, 77 años. Madrid. Jefa de sección de Aparato Digestivo en el Hospital Universitario del Sureste .

51. Santiago Piñol. Barcelona. Anestesista del Colegio de Médicos de Barcelona.

52. Santos Julián González, 62 años. Albacete. Médico del centro de salud Zona VIII de Albacete.

53. Sara Bravo López, 28 años. Ciudad Real. Médico del centro de salud de Mota del Cuervo.

54. Sebastián Traba, 65 años. (Cáceres). Médico del centro de salud San Antonio.

55. Vicente Sánchez. Valencia. Médico especialista en Oftalmología del SUMMA de Valencia.

Enfermeros (4)

56. Encarna Vicente, 52 años. Enfermera del Hospital Basurto y Galdakao de Vizcaya.

57. Esteban Peñarrubia, 57 años. Madrid. Enfermero del Hospital Severo Ochoa de Leganés.

58. José Montero, 63 años. Ciudad Real. Enfermero de Atención Primaria del centro de salud Carlos Mestre de Puertollano.

59. Pedro Carrillo, 59 años. Jaén. Enfermero del Complejo Hospitalario de Jaén.

Auxiliares de enfermería (7)

60. Fina Belenguer. Valencia. Auxiliar de enfermería del Hospital Doctor Peset.

61. Isabel A.B. Valencia. Auxiliar de enfermería centro de salud de Faura.

62. Laura. País Vasco. Auxiliar de enfermería en el centro privado del IMQ de Zorrozaurre en Bilbao.

63. Pilar García, 63 años. Ciudad Real. Auxiliar de enfermería del Hospital de Puertollano.

64. Yolanda Hernando, 60 años. Burgos. Auxiliar de enfermería del Hospital Fuente Bermeja.

65. Anónima, 57 años. Auxiliar de enfermería de medicina interna en Tomelloso (Ciudad Real).

66. Anónimo. Auxiliar de enfermería en Alcoy (Alicante).

Personal de ambulancia (2)

67. Antonio del Villar, 65 años. Madrid. Conductor de ambulancia del Hospital Gregorio Marañón.

68. Julio Sierra. Valencia. Técnico de emergencias sanitarias de Hospital de La Ribera, en Alcira.

Celadores (4)

69. Javier Ruiz, 52 años. Madrid. Celador del Hospital Universitario Puerta de Hierro, Majadahonda.

70. José Algaba. Madrid. Celador del Hospital Gregorio Marañón.

71. José Luis Elvira Muñoz, 55 años. Ciudad Real. Celador del Punto de Atención Primaria de Alcázar de San Juan.

72. Marisol Sacristán, 57 años. Segovia. Celadora del Hospital General de Segovia.

Personal de limpieza sanitaria (3)

73. Eloy Pérez, 61 años. Zaragoza. Trabajador de limpieza del Hospital Miguel Servet.

74. Georgina Vasileva, 66 años. Trabajadora de limpieza del Hospital Puerta del Hierro, Majadahonda, Madrid.

75. Margarita. Trabajadora de limpieza del Hospital de Fuenlabrada, Madrid.

Dentistas (1)

76. Judith María Domínguez, 41 años. Madrid. Odontóloga del centro de salud de Castroviejo.

elespanol

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *