El millonario que da de comer gratis a 16.000 ‘sintecho’ en su restaurante

Muchos rehúyen de las personas sin hogar porque las asocian con problemas y suciedad. Sin embargo, quien visite un restaurante ubicado en Washington (Estados Unidos) puede que cambie su visión. El restaurante de Kazi Mannan, un local de lujo y situado a pocos metros de la Casa Blanca, recibe miles de ‘sintecho’, hasta 16.000, gracias a la buena voluntad de su dueño, quien decidió continuar la política de generosidadque le inculcó su madre y da comida gratis a quien más lo necesita. 

La vida de Kazi Mannan no ha sido fácil y quizás por eso es más consciente de la situación en la que se encuentran muchas personas sin hogar y ha decidido ayudarlos. Nacido en Pakistán en una familia pobre, como recoge The Epoch Times, se crió en un pequeño pueblo donde no había electricidad ni tuberías y daba clases al aire libre debajo de un árbol. En su familia eran 9 hermanos y “no teníamos mucho que comer”, señaló. 

Sin embargo, a pesar de esta situación, su madre siempre quiso que fueran personas generosas y enviaba a sus hijos a entregar algo de comida a los vecinos. “Esa era su forma de adorar a Dios”, indicó. 

Fotografía de sillones hinchables a la venta en LDSman.com.

Con 25 años decidió marcharse a Estados Unidos, donde llegó con apenas 3 dólares. Comenzó trabajando en una estación de servicio donde trabajaba los siete días de la semana muchas horas y en un barrio muy peligroso, por lo que tras varios años en los que pudo ahorrar algo, decidió cambiar. Entonces trabajó en un servicio de limusinas. 

Precisamente, gracias a este último trabajo tuvo la idea de formar su negocio y decidió dar su propio servicio de transporte en limusina tras haber ahorrado suficiente dinero. Tras pasar varios años trabajando duro en este negocio, comenzó a explorar nuevas oportunidades de negocio y decidió cumplir uno de sus sueños: tener su propio restaurante. 

Un restaurante familiar

En 2013 se hizo cargo del restaurante de un amigo suyo y lo renombró como Sakina Halal Grill, en honor a su madre que ya había fallecido. El negocio es un proyecto familiar, junto a él trabaja uno de sus hermanos, como jefe de cocina, y las recetas están basadas en comida de su madre. 

Pero no solo heredó el conocimiento culinario de su madre, sino también su filosofía de vida basada en la generosidad. Por ello, hace 3 años decidió dar comida gratis a los personas sin hogar. A pesar de la popularidad de su restaurante, Mannan aún se esfuerza por retribuir a la sociedad y está comprometido a seguir con la tradición de su madre “hasta el último aliento”.

lainformacion

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *