El comisario Villarejo: “El director del CNI amenazó de muerte a Corinna y a sus hijos en Londres”

ocos comisarios han tenido tanto protagonismo en los medios de comunicación en los últimos años como José Manuel Villarejo (El Carpio, Córdoba, 1951), uno de los mandos implicados en la llamada ‘guerra policial’ desatada durante la pasada legislatura y agente encubierto en algunas de las operaciones más importantes de los últimos años como la que permitió que se conociera el patrimonio oculto de la familia Pujol. Jubilado desde agosto de 2016, Villarejo sigue siendo noticia. Un juzgado de Madrid lo ha imputado por el presunto apuñalamiento de la dermatóloga Elisa Pinto, agresión que él niega. Ello ha sido el detonante para que haya decidido cambiar de estrategia: rompe su silencio y lanza graves acusaciones contra el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, a quien acusa de perseguirlo de forma “implacable” por haber denunciado irregularidades.

“Creo en la reencarnación, si me reencarno en un policía del futuro me gustará mucho porque ya algo llevo aprendido”, bromea el comisario ya retirado, amante de los libros antiguos y decidido a ejercer su “pasión frustrada” -el periodismo de investigación- ahora que ya cerró su etapa como policía. Orgulloso del servicio prestado al Estado durante 30 años, defiende los negocios privados que compaginó con su labor de comisario y critica la actuación del ex director general de la Policía Ignacio Cosidó.

Pregunta.- ¿Por qué es tan ‘peligroso’ el ex comisario Villarejo para determinados poderes del Estado?

Respuesta.- Será porque, como dicen algunos, soy un tocapelotas. Me he limitado a denunciar todas las irregularidades que me he encontrado a lo largo de mi vida profesional. Entiendo que la función de un policía es ésta, al igual que la del periodista es decir la verdad. Eso es lo que espera el ciudadano de nosotros, no que seamos mansitos.

P.-Usted ha denunciado que el director del CNI, Félix Sanz Roldán, mantiene una “persecución implacable” contra usted. ¿En qué se basa?

R.-Llevo varios años sufriendo todo tipo de situaciones que menoscaban mi persona hasta el extremo de que este señor, el general Sanz Roldán, ha conseguido que Villarejo sea una marca tóxica. A nadie se le insulta con que es bueno o malo sino si es amigo o no de Villarejo. El detonante que me ha obligado a denunciarle [acción inadmitida por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno mediante auto dictado este viernes] ha sido que, en una operación antiterrorista, filtró una foto con el aspecto que yo tenía en ese momento, poniendo en peligro no sólo a los colaboradores sino toda la infraestructura que habíamos montado en Melilla y en Marruecos.

El director del CNI amenazó de muerte a la princesa Corinna y a sus hijos durante una entrevista en Londres”

P.-¿El CNI presionó a la aristócrata Corinna zu Sayn-Wittgenstein para que no revelara detalles de su relación con el hoy Rey emérito?

R.-Yo quisiera diferenciar lo que es el CNI del señor Sanz Roldán, que tiene complejo de Franco. Se cree el ‘Generalísimo’. El CNI es una institución muy seria, muy valiosa, fundamental para España y que ha prestado muy importantes servicios. Otra cosa es que un señor, de pronto, decida establecer como prioridad de las funciones del CNI sus propios intereses. Este señor se cree como Hoover el del FBI, que hasta que no se muera no se va a ir. Tiene atemorizado a todo el mundo. Yo no creo que el CNI, como institución del Estado, haya amenazado. Este señor, interpretando lo que podría pensar el hoy Rey emérito, entendió que la princesa Corinna tendría que recibir de alguna manera una amenaza o un rapapolvo para que o volviera con él o no revelara no sé qué historias. Lo cierto es que la amenazó de muerte, a ella y a sus hijos personalmente en una entrevista en Londres.

El excomisario Villarejo durante la entrevista. G.M. PIANTADOSI

P.-¿En España ha funcionado una ‘policía patriótica’? ¿Se ha utilizado a la Policía para intereses políticos?

R.-Si este país considera ser patriota un insulto nos lo tendríamos que mirar todos. Yo me siento patriota y muy orgulloso de ser español y de haber sido policía. Ambos términos no sé qué función tienen. La labor que yo he realizado ha sido la de perseguir delincuentes que, bajo la excusa de la independencia, se han apropiado del dinero de todos los españoles.

P.-¿Usted ha participado en la llamada Operación Cataluña?

R.-No sé qué es eso de la Operación Cataluña, quizá un eslogan periodístico o político acuñado en determinados sectores de Cataluña. Que haya salido a la luz una serie de entramados societarios corruptos tanto del ex presidente Pujol como de su familia ha sido por una operación policial. La obligación de la Policía es perseguir los delitos.

P.-¿Intervino en la investigación para descubrir el patrimonio oculto del clan Pujol?

R.-Más que el patrimonio oculto de la familia Pujol, lo que investigamos es cómo obtuvo ese patrimonio. A principios de 2012, coincidiendo con la mayoría absoluta que había obtenido el PP, una serie de empresarios decide denunciar que todo el clan Pujol había pasado de pedir el 3 al 8%. Eso lo ponen en nuestro conocimiento y a partir de ese momento se elaboran notas de trabajo internas. Mi labor de Inteligencia, cuando obtenía una información que podía ser de interés policial o judicial, consistía en elaborar una nota interna que se le pasaba tanto al DAO [Director Adjunto Operativo, entonces Eugenio Pino] como al responsable político [Ignacio Cosidó, ex director general de la Policía]. A la vista de que había indicios, durante más de un año se estableció un dispositivo policial en Cataluña para investigar las irregularidades.

El señor Cosidó dio la orden para que yo investigara en Cataluña; ahora parece que no me conoce de nada”

P.-Eugenio Pino afirmó en una entrevista que usted no ha investigado nunca la corrupción en Cataluña…

R.-¿Eso dice el señor Pino? Debe ser que alguien le ha tirado de la oreja… Es una clara contradicción que, por un lado, me digan que yo no he investigado la corrupción en Cataluña y, por otro, se afirme que yo he facilitado que la señorita Victoria Álvarez [ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola] o el señor Javier de la Rosa fueran a sede judicial a denunciar. Una de las dos cosas no encaja.

P.-¿De quién recibió la orden para viajar a Cataluña a investigar?

R.-En la estructura policial hay un director del que emanan las órdenes y por tanto es él el que la da. Bien es cierto que con la boca pequeña, porque dijo que lo hiciera con cuidado porque estas personas eran muy importantes. A la salida de una de esas reuniones, tengo que decir que el señor Pino me dijo a solas que tirara para adelante y que procurara que no me pillaran. Eso es lo que hice.

P.-¿Está diciendo que la orden se la dio Ignacio Cosidó, entonces director general de la Policía?

R.-Sí, claro. Por supuesto. Por lo que he oído últimamente, el señor Cosidó no se enteraba de nada, no me conoce de nada, no habló nunca conmigo… Parece que era un camarero de la Dirección General en vez del director de la Policía. De todas las cosas que se me atribuyen nunca se enteró y, lo que es más sorprendente, no tomó medidas.

P.-Usted ha acusado a Cosidó de despreciar líneas de investigación relevantes para descubrir el patrimonio de los Pujol. ¿A qué lo atribuye?

R.-Yo he acusado al señor Cosidó en sede judicial de una serie de hechos que sorprendentemente no han tenido relevancia. El señor Cosidó, nada más llegar a la Dirección General de la Policía a principios de 2012, me pidió que le entregara todo lo concerniente a la investigación del ático de Ignacio González. Obviamente yo me negué a ello y le dije que un director político de un partido determinado no puede recabar información sobre una investigación policial precisamente de un miembro destacado de su partido. Aun así, fui caritativo y le expliqué lo que tenía que hacer: pedírselo al DAO, como así ocurrió. El DAO me pidió que le informara y lo hice. Después surgieron una serie de problemas como ya se conoce.

Nada más llegar a la Policía, Cosidó me pidió que le entregara la investigación del ático de Ignacio González”

P.-¿Por qué no lo dejaron investigar el ático del ex presidente de la Comunidad de Madrid?

R.-Habría que preguntárselo a ellos. Yo me limité a exponerles la investigación tal como ocurrió. A los pocos meses, un medio de comunicación publicó que había existido una investigación policial,  lo negaron absolutamente y cuando ese medio lo demostró la consideraron ilegal. Sorprendentemente, el señor Cosidó convenció al señor ministro para que hiciera el ridículo en el Congreso y dijera que era una investigación ilegal porque no había contado con autorización judicial. Como si la Policía, para cualquier investigación indagatoria, tuviera que contar con los jueces. Se contacta con ellos cuando empiezan a conculcarse derechos fundamentales; mientras tanto, el trabajo diario de la Policía es verificar si las informaciones son ciertas o no.

El excomisario Villarejo durante la entrevista. G.M. PIANTADOSI

P.-¿Hay partes de lo que se ha conocido ahora con la Operación Lezo que se conocía desde hace años por la información que usted manejaba y que se mantuvieron ocultas por una decisión política?

R.-Sin duda. Se recibe la información del ático con ocasión de una corrupción política en Arganda en la que se había pagado a una serie de personas que ya estaban imputadas y uno de ellos había dicho que se había llevado 500.000 euros y que otro dos millones. Se refería al entonces vicepresidente de la Comunidad de Madrid. Parte lo había cobrado en efectivo y parte en un ático. Esa información se recibe a finales de junio o primeros de julio de 2011 y el DAO de entonces, que lamentablemente falleció después, me pidió que verificara qué había de verdad en ello. Entonces yo elaboré una nota de Inteligencia y miro si existen antecedentes sobre conductas irregulares de este señor. Y aparece lo del Canal de Isabel II, un sumario en el Juzgado de Instrucción 11 de Madrid que se cerró de una manera muy extraña…

P.-O sea, que desde casi seis años antes de que estallara el caso Lezo ya se tenía información de las irregularidades en el Canal de Isabel II…

R.-Absolutamente, absolutamente. Afortunadamente eso no ha quedado impune. Gracias a la labor magnífica de la UCO de la Guardia Civil, lo que en 2011 ya se conocía se ha podido comprobar, verificar y judicializar.

Félix Sanz Roldán, el ‘Generalísimo’, es el rey de las cloacas; en ocasiones tiene que tapar y esconder cosas”

P.-No sólo se impidió investigar el ático sino también las operaciones del Canal de Isabel II…

R.-No lo judicializamos inmediatamente porque la obligación de la Policía es verificar que los indicios tengan la mínima fuerza y porque, en vísperas de las elecciones generales de noviembre de 2011, había una campaña brutal y se decía que la Policía de Rubalcaba estaba todo el día manipulando cosas. Me permití aconsejarle al DAO que, antes de hacer un escrito para el juez, comprobáramos un poco el tema y que hiciéramos una investigación muy reservada para no dañar la imagen de este señor. Entonces se llamó a un comisario de Marbella totalmente apolítico que había estado en los GEO, un ‘soldado’ por así decirlo. Vino a Madrid y, en mi presencia, el DAO le dio instrucciones para que le fuera informando a él o a Villarejo. Se reunieron indicios muy ciertos y el siguiente paso era judicializarlo. Eso ocurre en octubre o noviembre de 2011, gana las elecciones por mayoría muy absoluta el PP y a los pocos días alguien le sopla al oído al señor Ignacio González que hay una investigación sobre él. A través de una serie de personas pide una entrevista con el responsable de esa investigación. A mí me transmite que lo que quiere es aclarar los malentendidos que había.

P.-Fue entonces cuando se produjo la célebre reunión de la Cafetería Mallorquina…

R.-Así es. Hablo con el DAO y, como policía viejo, me dijo que lo que querría sería saber es qué sabíamos nosotros. ‘Síguele la corriente, grábalo y me haces una nota de lo que tú veas’, me pidió. Entonces tengo la reunión con Ignacio González y fuerzo el lenguaje corporal para ver qué me dice su comportamiento. Un comisario que en tono coloquial le habla al vicepresidente de la Comunidad… Yo estaba tratando de conocer hasta qué punto estaba preocupado por esa situación y lo estaba mucho. Terminé esa intervención y entregué la grabación y una nota al DAO hasta que en febrero de 2012, ya con el PP en el poder, el señor Cosidó me pide eso. Entonces el DAO me insta a que actualice lo que había y lo que hago es refrescar la nota informativa de 2011 y añado un párrafo o dos. Es en abril cuando un medio se hace con el detalle de esa investigación y a partir de ahí viene el infierno para el pobre comisario de Marbella, que se había limitado a hacer su trabajo: lo trasladan, lo cambian de destino, lo suspenden de empleo y sueldo, le abren cuatro expedientes para expulsarlo de la Policía… Es más, cuando lo citan a Madrid, tanto el director de la Policía como el responsable de Asuntos Internos, Marcelino Martín-Blas, le dicen que la única forma de salvar el pellejo es que cambie el informe. Él me viene a ver y yo le aconsejé que no cambiara nada. El hombre cambia el informe, aunque yo creo que guarda el original. Inmediatamente que está ese informe, el señor Cosidó desaparece y a la hora y pico el señor Ignacio González se lo estaba dando a El País, que al día siguiente lo publicó. No cumplieron con el comisario de Marbella y le abrieron expediente. El señor Cosidó tuvo la desfachatez de decirme que me apartara y que se lo comiera el comisario de Marbella solo.

El excomisario Villarejo durante la entrevista. G.M. PIANTADOSI

P.-¿Hay algún dato que haya conseguido sobre el tema de Cataluña realmente relevante que haya supuesto un cambio cualitativo respecto a la corrupción?

R.- A finales de 2013 o principios de 2014 me llegó una información muy importante de un tipo de un banco andorrano, el Andbank, que quería dar unos discos previo pago en los que había unas 10.000 cuentas de españoles muy importantes, entre ellos unos 3.000 de Cataluña. Estaba toda la oligarquía catalana, gran parte de la masa política, los Pujol… Sorprendentemente, noto que me hacen un bullying y me dicen que me dedique al yihadismo. Me van apartando poco a poco de esa línea de trabajo. Yo me sigo entrevistando con mi fuente de ese banco y me percaté que estaban desviando todo el interés hacia otra entidad (BPA) en la que había cuatro o cinco millones de euros de un traslado del Andbank. Utilizan ese dinero como cebo y todo el dinero del Andbank desaparece. Hago una serie de notas que al final han permitido que se abra una causa en Andorra. El señor Martín-Blas, siguiendo no sé qué designios, se trasladó a Andorra y pagó a un empleado del banco para que le diera unos datos, lo cual es delito allí por revelación de secreto bancario.

Los Pujol llegaron a mover más de mil millones de euros, que terminaron en gran parte en paraísos fiscales”

P.-¿Quién le está presionando para que no acuda al juzgado de Andorra a ratificar el contenido de sus notas internas?

R.- Se me ha citado a testificar y uno de los responsables actuales de mi antiguo cuerpo me ha presionado para que no lo haga, a lo que no voy a hacer caso. Yo colaboro con la Justicia porque entiendo que es mi obligación como ciudadano. El señor Martín-Blas está citado en esa causa como imputado y no ha ido, veremos si decretan busca y captura.

P.-¿Cuánto dinero tenían los Pujol en Andorra?

R.-Llegaron a mover, por la información que yo recibí, más de mil millones. Gran parte terminó en paraísos fiscales y gran parte, por lo que se ha visto, revierte luego en un fondo muy extraño donde el pequeño de los Pujol compró una serie de edificios. Fondos que aún no ha explicado de dónde viene.

P.-¿Se ha perdido mucho dinero de los fondos reservados en la investigación en Cataluña?

R.-Si le digo la verdad, yo no he manejado fondos reservados nunca. Pero es cierto que he cobrado gastos presentando mis recibos. Cantidades muy exiguas. Los fondos reservados los ha manejado el Ministerio y tenía un volumen muy importante el comisario Martín-Blas, que me daba el dinero y no me pedía recibo. Debido a eso hice una nota-denuncia a la tercera vez que no me pedía recibo.

El excomisario Villarejo durante la entrevista. G.M. PIANTADOSI

P.-¿Cómo es posible que un comisario que presta labores importantes para el Estado tenga negocios privados?

R.-En 1983 empecé una excedencia de diez años en la Policía y me impliqué en el despacho de abogados e incluso monté una empresa musical. En esos años me seguían pidiendo favores en la Policía porque mantenía buenas relaciones. En otra ocasión me pidieron que, como en Uruguay había una gran colonia de ETA, montara sociedades allí. En 1993, el ministro Corcuera me dijo que estaba trabajando divinamente pero que, como estaba fuera, a mis informes no podían darle la entidad debida y que querían darme la condición de activo para poder decir que quien informaba era un policía. Desde que volví en 1993 nunca fui un policía al uso: nunca tuve despacho, nunca tuve comisaría, nunca dependió de mí nadie y nunca tuve acceso a base de datos. Nadie sabía que yo era policía.

Jamás ha habido colisión entre las investigaciones en las que yo intervine y mis negocios privados. Me habrían despellejado”

P.-¿Ha habido colisión entre investigaciones y sus negocios privados?

R.-Jamás. Me habrían despellejado. Mis empresas jamás han ido a un concurso del Ministerio, jamás me han dado un trabajo… Desde que volví en 1993, mi único sueldo ha sido el de comisario. El Sepblac me ha mirado patas arriba y no digamos el señor ‘Generalísimo’.

P.-¿Tiene usted un patrimonio de 20 millones de euros, como se ha publicado?

R.-Eso es lo que yo quisiera. Lo que han hecho en una investigación poco afortunada ha sido mirar las sociedades y en muchas yo no soy el único dueño. Me gustaría que alguien encontrara alguna irregularidad en cómo llega el dinero a las sociedades, de dónde viene y cuál es el origen. Todo es absolutamente transparente. En 1992, la familia adquirió unos terrenos en Córdoba para hacer un parque temático y un centro de equitación y en 2007, antes de la crisis inmobiliaria, Córdoba crece y me encuentro en medio de un proyecto urbanístico del que me querían echar. Lo que compré por uno lo vendí por diez 15 años después.

P.-¿Ha utilizado la escuela de práctica jurídica Schola Iuris para ganarse el favor de jueces y fiscales?

R.-Eso es otra de las muchas mentiras que circulan. Nunca he sido accionista. El señor que la montó, años después de cerrarla, constituyó una empresa dedicada a perseguir el uso ilegítimo de tarjetas falsas de crédito con un abogado que colabora conmigo y por eso dicen que yo estoy detrás de Schola Iuris. Menos mal que tengo el control de jefes y fiscales porque no me admiten ninguna denuncia. Todos los pleitos los pierdo.

El caso de la doctora Pinto se reabrió porque una magistrada que es paciente suya habló con todo el mundo”

P.-¿Usted es el autor del apuñalamiento a la doctora Pinto?

R.-Bueno, bueno, eso es una historia de lo más alucinante. He oído en un medio decir que el comisario Villarejo estaba muy preocupado por el caso de la doctora Pinto. No estoy preocupado, estoy aterrado. Yo creía que estaba en España, donde hay un Estado de Derecho, y debo estar en Namibia o algo así. La doctora Pinto tiene mucho más poder que el Gobierno. Tiene el poder de la verruga, que yo llamo. Hay un sumario exhaustivamente instruido tanto por Policía como por Guardia Civil donde se han recabado pruebas y en el que hay un informe médico que dice que la herida de la doctora Pinto ni siquiera llega a profundizar en la piel. Está hecha con un escalpelo y con una precisión de cirujano. El anónimo que recibe lo escribe su hijo, según la prueba caligráfica. Los teléfonos que se mandan resulta que los compra ella… Hay un informe policial rotundo y una petición de la Fiscalía para que se impute a esta señora por denuncia falsa y simulación de delito. Con todo eso se cierra el tema por dos veces. Se cierra y recurre. Yo estaba esperando que se confirmara el tema por la Audiencia, que suele ser muy rigurosa y hace unos autos magníficos y ponderados, y cuál es mi sorpresa que se reabre y se vuelve a hacer la prueba de reconocimiento para escarnio del comisario Villarejo. Esto es un mandato que obedece a que la doctora Pinto tiene como paciente a una persona de la magistratura que le ha operado una verruga en la cara diciéndole que era cancerígena y la mujer está agradecida y ha hablado con todo el mundo. Obviamente, yo voy a llegar hasta el fondo de todo esto y si ha existido, como me temo, una clarísima actuación irregular lo denunciaré donde haga falta.

P.-¿Dónde estaba el día del supuesto apuñalamiento?

R.-El día del apuñalamiento que no existió había quedado con dos periodistas. Lo único que pido es que digan la verdad, lo que ocurrió.

P.-¿Quién filtró las conversaciones de Jorge Fernández Díaz, entonces ministro del Interior, con el director de la Oficina Antifraude de Cataluña?

R.-Por lo que yo sé, se colocaron unas contramedidas en esa reunión para evitar que la otra persona le grabara. Esa grabación llega al señor Cosidó, posiblemente al DAO e inmediatamente se la facilitan al responsable de Asuntos Internos para que la analice. Éste se la da a miembros de su unidad para que la transcriban. Eso ocurre casi dos años antes de que se filtre. A los dos días la tenía el CNI y casualmente poco después de una discusión muy importante entre el ministro del Interior y el señor ‘Generalísimo’ esa noticia se filtra. Creo que el señor Martín-Blas no lo ha hecho porque su hermano es del partido político y fue llamado a capítulo; Marcelino juró y perjuró que la había entregado dos años antes. Bien es verdad que la periodista que lo publica es amiga personal de Martín-Blas y que hay registrados en Asuntos Internos en los últimos años 30 o 40 visitas de esta señora.

Humildemente merezco diez medallas más, pero no se podía reconocer una actuación en la que no había estado oficialmente”

P.-¿Cuáles son los “grandes servicios de Estado” que dijo Fernández Díaz en el Parlamento que había prestado usted?

R.-Lamentablemente, la mayoría de esos servicios no se los puedo contar. Yo he estado en Somalia, Irak, Argelia, Sierra Leona, Afganistán, Irán, Líbano, Marruecos, Arabia Saudí… Me he hecho pasar por traficante de armas en un sitio, traficante de armas en otro, vendedor de caballos en Afganistán. No he sido un policía típico. Es apasionante el trabajo que he hecho y no lo cambiaría por nada. No he pedido nada a cambio de ese trabajo. Como decía Borges, “sólo pido que me olvidéis”. Eso es lo que llevo pidiendo desde hace mucho tiempo, pero el general Sanz Roldán quiere ejemplarizar conmigo porque le he dicho que no estaba de acuerdo en determinadas cosas.

P.-Ha sido reconocido tanto por el PSOE como por el PP con cruces al mérito policial con distintivo rojo…

R.-Si le digo la verdad, humildemente me merezco diez más. Lo que ocurre es que la mayoría de las veces iba como agente encubierto y usaba un nombre operativo. No se me podía reconocer una actuación en la que oficialmente no había estado. Al final las medallas se llevan en el corazón. No le doy más importancia. He sido un humilde servidor del Estado y me siento muy orgulloso.

P.-¿Vale más por lo que sabe o por lo que calla?

R.-Cuando tengo información, la pongo a disposición judicial. Estuve un año convenciendo a una serie de personas para que dieran el salto y denunciaran, sobre todo a la señora Victoria. Las cloacas hacen otra cosa. En Roma existía la Venus Cloacina. Probablemente el rey de las cloacas es el señor Sanz Roldán, que en ocasiones tiene que tapar y esconder cosas.

elindependiente.com

 

178 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master