El Chicle’ se queda sin coartada para la noche en que desapareció Diana Quer

n año y cuatro meses después de la desaparición de Diana Quer, las piezas comienzan a encajar para los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Durante todo este tiempo, y pese al archivo provisional de la causa el pasado abril ante la ausencia de avances, los agentes no han bajado el ritmo y han continuado trabajando en las diferentes líneas de investigación abiertas aunque, en estos momentos, se centran al «99,9%» en una única: José Enrique A. G., alias ‘El Chicle’, está detrás de la desaparición de la joven madrileña en A Pobra do Caramiñal (La Coruña).

El ahora detenido estuvo en el foco de los investigadores desde el primer momento. Su perfil encajaba como posible sospechoso. Tenía entre 35 y 45 años, con antecedentes por agresión sexual y también por tráfico de drogas y vivía muy cerca de Taragoña, donde un mariscador encontró el móvil de Diana. Además, su coche fue visto en el punto en el que desapareció la joven madrileña de 18 años el 26 de agosto de 2016. ‘El Chicle’ fue de los primeros en ser interrogados. En su declaración contó que no había estado en A Pobra do Caramiñal el día de la desaparición y utilizó a su mujer, Rosario R., para avalar su coartada convirtiendo en pruebas circunstanciales los argumentos que los investigadores tenían contra él.

El pasado 25 de diciembre intentó secuestrar a una joven en Boiro (La Coruña) que posteriormente lo reconoció en fotos. La Guardia Civil consiguió arrestarlo, junto a su pareja, cuyos recuerdos sobre lo que realmente pasó el día que desapareció Diana ya no son tan claros. En su declaración hoy ante los agentes del caso, Rosario R. confesó que pudo equivocarse en las fechas al defender que su marido estaba con ella la noche del suceso. Este cambio en la versión de los hechos invalida las palabras de José Enrique A. G. -que en distintas ocasiones insistió en que había pasado toda la noche con su pareja- y complica una defensa ya de por sí debilitada por las pruebas recogidas por los agentes durante meses.

La Guardia Civil había conseguido reconstruir recientemente el recorrido de ‘El Chicle’ la noche de la desaparición de Diana gracias a su teléfono móvil y situaron, sin ninguna duda su vehículo en el punto en el que desapareció. Los agentes tenían previsto solicitar la reapertura del caso la primera semana de enero. Sin embargo, con lo sucedido el pasado día de Navidad, todo se ha precipitado y los investigadores buscan ahora pruebas contrarreloj. Para ello se han desplazado desde Madrid más de una treintenade efectivos. Se centran en el ADN que puedan encontrar en el coche con el que intentó raptar a la joven de Boiro, el mismo que utilizó el día que desapareció Quer, y que ya está siendo analizado. Además, se está investigando la vivienda en la que residen los dos arrestados junto a su hija, un chalé situado a menos de dos kilómetros de donde apareció el móvil de la joven madrileña y que hoy volverá a ser de nuevo registrado.

Lo más probable es que ‘El Chicle’ y su mujer pasen a disposición judicial este domingo, tras agotarse el plazo de 72 horas previsto por la ley desde que fueron conducidos a las dependencias centrales de la Guardia Civil en Galicia, situadas en La Coruña, en donde psarán su segunda noche.

Aunque en un principio José Enrique A. G. se negó a declarar ante los agentes del instituto armado, finalmente lo hizo a última hora aunque, según fuentes de la investigación, citadas por Europa Press, lo que relató no es de gran utilidad para avanzar en el caso. De este modo, y aunque los investigadores consideran que deben escuchar al matrimonio, en estos momentos centran todos los esfuerzos en la pista de qué fue lo que pasó con el cuerpo de Diana Quer, conscientes de lo duro que esto es para la familia. El abogado de la madre indicó a Efe que pedirá la reapertura del caso si hay «indicios suficientes» de la participación de los dos detenidos en la desaparición de la joven en A Pobra do Caramiñal hace ahora 500 días.

elnortedecastilla.es

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *