Dónde se paga más y dónde menos IRPF

Para un mileurista cántabro el hecho de que su Gobierno regional tenga competencias para modelar a su antojo el 50% del Impuesto sobre la Renta le supondrá en su próxima Declaración de la Renta un ahorro de entre seis y 28 euros respecto a las personas de otros territorios que tienen su mismo salario… pero cuyos ejecutivos no han sido tan generosos con las rentas más bajas a la hora de diseñar el impuesto.

Claro que ese ahorro palidece cuando se compara con los beneficios que obtendrán los millonarios madrileños -entendiendo como tales a los que ingresan más de 600.000 euros al año- respecto a los del resto del país. Nada menos que 23.000 euros frente a los que viven en Andalucía o Asturias y más de 20.000 respecto al término habitual de referencia: los que residen en Cataluña.

La mayor capacidad para retocar el Impuesto sobre la Renta que la última reforma de financiación autonómica dio a las comunidades autónomas y los estragos en la recaudación causados por la crisis han exacerbado las diferencias fiscales entre territorios.

Hacer la Declaración de la Renta puede resultar entre un 3,2% y un 7,4% más barato según se haga en un territorio de baja tributación o en otro que haya decidido subir el IRPF para detener la caída de ingresos, según los datos proporcionados por el Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2014 que anualmente elabora el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF).

Dónde se paga más y dónde menos

El organismo ha elaborado su propia clasificación a la vista de cómo han evoulcionado los tipos de IRPF entre el año 2010 y 2014.

Según este ránking, los territorios con una tributación por IRPF más baja serían la Comunidad de Madrid, con un tipo del 23,95% para las rentas más bajas y otro del 51,5% para las altas; y La Rioja, con una horquilla que va entre el 24,35% y el 51,9%.

En el extremo opuesto de la clasificación, los que tienen unos impuestos más altos, aparecerían Andalucía, Asturias y Cataluña, que gravan con un 24,75% a las rentas más bajas obligadas a tributar y con un 56% a las más altas. Éste es uno de los tipos de imposición sobre la renta más alto de todo el planeta.

Ejemplos de progresividad

Luego están las comunidades autónomas que se han separado del estrecho debate de subir impuestos o bajarlos, y han optado por el equilibrio, por acentuar la progresividad de su Impuesto sobre la Renta.

Aquí emerge como ejemplo Cantabria, donde las rentas más bajas pagan menos impuestos que en ningún otro lugar de España; y las rentas altas pagan más que la media nacional.

Según los ejemplos prácticos proporcionados por REAF, un contribuyente cántabro con unos ingresos brutos anuales de 12.000 euros -esos a los que Rajoy ha prometido no pagar IRPF- contribuirá con 647 euros a las arcas públicas, cuando un madrileño en la misma situación tendrá que pagar 653 y la inmensa mayoría de los españoles pagarán en torno a 675 euros.

Por contra, un ciudadano cántabro que supere los 600.000 euros de renta bruta anual deberá entregar a Hacienda 308.000 euros cuando haga su Declaración de la Renta de 2014, bastante más de los 288.000 euros que pagarán los madrileños y sólo un poco menos que los 311.000 que pagarán asturianos y andaluces.

Con distinta intensidad, Extremadura y Galicia también se han  movido en esa misma onda: bajando los impuestos a las rentas más bajas y subiéndolos a las más altas.

http://www.teinteresa.es/

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *