Carrefour rebaja el ibérico de bellota investigado por la Guardia Civil

El jamón de bellota “Ibéricos de antaño”, comercializado por la principal empresa distribuidora de ibéricos de España, Comapa, y que está siendo investigado por la Guardia Civil por presunto fraude alimentario, han vuelto a tener precio de derribo en los supermercados Carrefour, uno de los mayores clientes de Comapa.

Los productores y vendedores de jamón ibérico han disparado las alarmas por el precio de derribo de los jamones ibéricos de Comapa. El sector considera que es imposible que una cadena venda jamón ibérico de bellota por debajo de los 250 euros. “Un precio así sólo es posible si quieres perder dinero a mansalva”, opina Xavier Bru, responsable de marketing de Enrique Tomás, uno de los grandes vendedores de jamón ibérico de España.

Carrefour levantó las sospechas del sector y también de los investigadores de la Guardia Civil por vender piezas de jamón ibérico supuestamente alimentado con bellota a 185 euros en Navidad. Los agentes de la Guardia Civil confirmaron que avanzaban en una investigación para determinar si la venta de este tipo de jamón a este precio constituía un fraude alimentario, tal como avanzó en exclusiva este diario.

Precios de derribo

Tras la investigación de la Guardia Civil, Carrefour aumentó el precio de los jamones el 2 de enero hasta los 229 euros. De forma sorpresiva, la compañía ha vuelto a bajar el precio del producto para volver al precio de derribo. Ahora, la cadena vende los jamones “Ibéricos de antaño” por 189 euros, lo que supone una rebaja del 18%.

Los empleados de Carrefour explican que los precios de los jamones, y el de otros productos frescos, varían de forma constante en función de los folletos de ofertas vigentes. Este diario contactó con Carrefour para conocer el motivo que los impulsa a vender jamón ibérico a precio de derribo, pero la compañía no ha contestado la peticiones de este diario.

Comapa ha explicado a este diario que, por su volumen de negocio y por las técnicas de congelación de los jamones antes de entrar en salazón, puede reducir costes operativos. Precisamente las inconsistencias en el etiquetado de algunos productos ha levantado las sospechas de los investigadores.

Algunas de las piezas a la venta en Carrefour no tenían los precintos de colores exigidos por ley para vender jamones ibéricos. La empresa argumentó que algunos de los precintos se habían caído.

Los productores y ganaderos sólo ven dos posibilidades detrás del precio tan agresivo del jamón: o Carrefour vende a pérdidas o Comapa comercializa como jamón de bellota un jamón de cebo. La Guardia Civil tiene la última palabra.

economiadigital.com

163 total views, 1 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master