Cospedal no logra vender su finca en Toledo… ni con rebaja a precio de saldo

Este 2020 no deja de cosechar disgustos para la exdirigente del Partido Popular María Dolores de Cospedal. En el pasado mes de marzo dio positivo por Covid-19 junto junto a su marido Ignacio López del Hierro, el caso Villarejo -que en noviembre 2018 provocó su salida de la política- vuelve a ocupar titulares con su nombre destacado junto al de otras figuras del ‘marianismo’ y, por último, la venta de su finca en Toledo continúa paralizada.  

La exministra de Defensa y ex secretaria general del PP estrenó el año sacando al mercado el Cigarral de la Ermita, una imponente vivienda ubicada a las afueras de la capital castellano-manchega. La casa era su residencia habitual durante su etapa como presidenta de Castilla-La Mancha, entre los años 2011 y 2015.  

No es la primera vez que esta madrileña criada en Albacete intenta deshacerse de esta vivienda, una villa de 600 metros cuadrados, 12.000 metros de parcela y vistas privilegiadas al casco antiguo de Toledo. Además de una privacidad más que garantizada, la imponente casa cuenta con cinco generosas habitaciones y tres baños, además de un amplio salón en dos alturas, varios porches ajardinados y piscina. Tras fracasar en 2016 con un precio de 2,1 millones vuelve a intentarlo ahora con una cantidad inferior, 1,7 millones, una cifra más en consonancia con otras propiedades similares ubicadas en el valle toledano.

La venta del Cigarral de la Ermita, que se anuncia en el portal Idealista, ha recaído en Berkshire Hathaway Homeservices Larvia, el brazo inmobiliario de Warren Buffett en Estados Unidos que aterrizó en España en octubre de 2019 de la mano del grupo Petrus. Sin embargo, la crisis generada por la Covid-19 está entorpeciendo la venta de un inmueble que hace ya tiempo dejó de ser un «place to be» para la cúpula del Partido Popular. La finca apenas recibe visitas de futuros compradores y languidece sin rastro de los agentes de la Policía Nacional que ocupaban permanentemente la garita de entrada.

Idealista / Berkshire Hathaway Homeservices Larvia
Cospedal no logra vender su mansión en Toledo

Un búnker durante el confinamiento

Durante cuatro años, la ‘finca-búnker’ de Cospedal y López del Hierro fue un lugar muy visitado por las altas esferas de poder. La ex secretaria general del PP incluso elevó la altura del muro perimetral de la finca en dos ocasiones. Se puede decir que por el Cigarral pasó toda la cúpula ‘popular’ para compartir mesa y mantel con el matrimonio… todos menos Soraya Sáenz de Santamaría.

Aunque el lugar ha perdido su pátina de poder, María Dolores de Cospedal no lo ha abandonado del todo. De hecho, la mansión le ha sido extremadamente útil durante el confinamiento, sigue pasando fines de semana en la ciudad e incluso temporadas más largas, aunque siempre fuera de foco. Hasta el verano pasado era habitual ver a su hijo en un prestigioso campamento de verano de fútbol en Toledo. La pandemia ha trastocado todas estas rutinas.

Del barrio de Salamanca a Marbella

Una curiosidad sobre la finca es que tiene dos titulares al 50%: está a nombre de Hilo de Inversiones S.L, la patrimonial de López del Hierro, y de la propia Cospedal a partes iguales. Según ha podido comprobar La Información, el 15 de noviembre de 2011 la mercantil de López del Hierro regaló a su mujer la mitad de una mansión que se pagó a tocateja. La casa no tiene deuda alguna, ya que la propiedad está libre de cargas hipotecarias.

Por aquel entonces, la expresidenta de Castilla-La Mancha obtuvo su parte de esta imponente mansión gracias a una donación de la mitad indivisa del pleno dominio de la finca con carácter privativo. Esta fórmula la han ido aplicando a algunas de sus propiedades familiares. La empresa Hilo de Inversiones S.L., que desde 2017 no rinde cuentas al Registro Mercantil, se reparte equitativamente los inmuebles con quien hoy es socia del despacho CMS Albiñana & Suárez de Lezo.

En el barrio de Salamanca, el matrimonio posee una casa de 246 metros cuadrados en la calle Diego de León con esta misma fórmula paritaria. A nombre de la misteriosa entidad mercantil antes mencionada solo está el piso de Guadalmina en el Edificio Cormorán, en Marbella, en el que cada verano se refugia con los suyos, muy cerca de la propiedad de los Aznar-Botella. Un inmueble de 133 metros cuadrados con una terraza de casi 100 metros útiles. Atrás quedan los veranos en los que Cospedal daba ruedas de prensa en el lobby del Hotel Guadalmina. Hoy, María Dolores de Cospedal, la que fuera la ‘dama de hierro’ del Partido Popular, solo busca pasar desapercibida… y soltar lastre inmobiliario.

lainformacion

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *