Razones que convertirán al iPhone 8 en el teléfono más caro de la historia

Como ya es tradición, Apple presentará el próximo otoño la nueva versión de su terminal estrella. También son habituales los rumores y especulaciones sobre cada uno de los estrenos de la casa de la manzana mordida. Lo novedoso en esta ocasión, sin embargo, son las mareantes cifras que se manejan sobre el precio final del próximo iPhone 8. Su predecesor, el iPhone 7, saltó a las tiendas con un precio de casi 850 dólares en su versión de mayor capacidad. La tarifa se disparaba hasta cerca de los 1.000 dólares en el modelo  7 Plus. El nuevo teléfono parece que dejará atrás, y por mucho, estos números de récord.

John Gruber es una voz acreditada en lo que a productos Apple se refiere. Fue capaz, por ejemplo, de predecir con gran exactitud el valor de mercado de la versión más lujosa del primer Apple Watch. Además es conocida su cercanía con Phil Schiller, vicepresidente mundial de marketing de la compañía. Pues bien, Gruber, en una reciente entrada en su blog, señala los 1.200 dólares (en torno a 1.053 euros, según el cambio actual) como el precio de salida más probable para el iPhone 8. La tarifa se elevaría hasta la franja entre 1.300 y 1.400 dólares en los modelos más exclusivos.

El argumento que utiliza Gruber para explicar estos precios encaja en la estrategia comercial seguida por Apple con su producto estrella. El grupo presidido por Tim Cook se maneja en márgenes de beneficio de entre el 30% y el 40% cuando hablamos de nuevos modelos. De cara al iPhone 8 la compañía introducirá diversas novedades, entre las que destaca una pantalla con tecnología OLED, hasta ahora inexistente en el mercado. El problema para Apple es que, a día de hoy, sus proveedores todavía tienen una capacidad limitada a la hora de suministrar este nuevo componente.

Apple se maneja en márgenes de beneficio de entre el 30% y el 40% cuando hablamos de nuevos modelos

Esta limitación, que alejaría a Apple de los 40 millones de terminales puestos en el mercado trimestralmente, apunta Gruber, elevará drásticamente el precio del teléfono. “Así es como funciona el principio de oferta y demanda. Cuando la oferta está restringida y la demanda es alta, los precios se elevan. Los precios elevados alivian la demanda”, apunta Gruber.

Renovación de modelos

Este terminal no apto para bolsillos ajustados no será, eso sí, la única cara nueva de Apple este otoño. Según señalan diversos analistas la tecnológica prevé lanzar al mercado al menos otros dos teléfonos nuevos (o simplemente renovados), bastante similares a los recientes IPhone 7 y iPhone 7 Plus. A pesar del tirón que genera cada nuevo lanzamiento del fabricante estadounidense, todo parece indicar que Apple no quiere jugárselo todo a una sola carta. Y más aún cuando esta carta saldrá al mercado a un precio tan prohibitivo.

economiadigital.com

147 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master