Lemonpay lanza una garantía para compras online de tecnología de segunda mano

España se cierran cada día unas 100.000 transacciones en las plataformas de compraventa de segunda mano –tipo Wallapop, Milanuncios o Vibbo–, pero no siempre salen las cosas tan bien como el comprador y el vendedor esperaban. El pasado marzo, por ejemplo, se conoció que una persona había comprado una tableta por Wallapop y recibió en su domicilio un paquete con el anagrama de un producto informático que contenía lentejas, manzanas y naranja. El caso se saldó con la detención de una joven y una alerta de la policía a los ciudadanos para que extremen la precaución ante la proliferación de este tipo de delitos.

Ante este escenario, Lemonpay, una app española nacida en 2016 para comprar y vender de forma segura entre particulares, acaba de lanzar una garantía que proteja las compras de electrónica de segunda mano entre particulares. “Hemos visto que la gente tiene miedo a comprar móviles, portátiles, consolas en las webs de segunda mano porque, incluso aunque el comprador y el vendedor queden físicamente para cerrar la operación y pese producto parezca que está en buen estado, después puede fallar a las dos semanas, y el comprador ya ha desembolsado 300 euros”, cuenta Beatriz Amilibia, socia de la compañía.

Amilibia explica que con la solución que han lanzado el usuario puede comprar cualquier artículo electrónico, independientemente de su procedencia, sabiendo que en caso de daño o malfuncionamiento no visto en el momento de la compra, la garantía cubre la reparación o devolución del producto durante 90 días. Para lanzar esta garantía, Lemonpay ha llegado a un acuerdo con Willis Towers Watson (un bróker asegurador internacional), que ha diseñado una póliza específicamente para ellos.

¿Cómo funciona? Una vez que comprador y vendedor acuerdan la transacción, ambos deben usar Lemonpay para proceder al pago en depósito (y el envío opcional a domicilio). En ese momento, tienen la opción de contratar la garantía, sin papeleo. El coste de la misma es del 7% sobre el precio del producto. El comprador tiene 48 horas para revisar el producto y, tras ese plazo, si no lo devuelve porque está bien, se activa la póliza.

“A partir de ahí, y durante 90 días, si hay cualquier malfuncionamiento, que no ha sido causado por el comprador (no se le ha caído, por ejemplo), le damos tres opciones: que lo repara él y nos pase la factura, que lo mande a Willis Towers Watson y lo reparan ellos y se lo devuelven, o le devolvemos el 75% del importe de la compra para adquirir otro producto”. Esta nueva compra puede efectuarse en la misma plataforma de compraventa de segunda mano o en otra, aclara Amilibia, que resalta que lo que han querido hacer con esta solución es dar unas garantías muy similares a un producto comprado nuevo. “La gente se está acostumbrado a comprar este tipo de productos en Amazon, MediaMarkt… con tranquilidad, y queremos que aquí lo puedan hacer igual”.

Lemonpay ya había lanzado en diciembre su primera solución para ayudar a compradores y vendedores de artículos de segunda mano para evitar timos y estafas. La firma ofrece pagos en escrow o depósito de garantía. Recoge el producto en casa del vendedor y lo entrega (vía Seur) al comprador. Solo cuando la entrega es efectuada con éxito y el artículo corresponde a lo pactado (el comprador tiene 48 horas para comprobar que todo está correcto), transfiere el dinero al vendedor. Si el pedido no llega a su destinatario o es entregado en condiciones defectuosas o no es lo comprado, el dinero se devuelve al comprador.

“Esto vale para cualquier producto (no solo de electrónica), de cualquier plataforma. Solo hay unos límites de tamaño y peso (no puede sobrepasar los 3 kilos), y si es más grande lo tarificamos a medida. El precio para un paquete estándar es de 4,90 euros, que paga el comprador, y el vendedor paga la comisión de gestión, que es del 2%”, precisa Amilibia, que cuenta que Lemonpay tiene en la actualidad una plantilla de 15 personas y aspiran a hacerse con el 10% de este mercado. El ticket medio en las compras de segunda mano es de 100 euros.

Ronda de financiación e internacionalización

Lemonpay, que lleva unas 20.000 descargas de su app y tiene unos 8.000 clientes, pertenece a Socialpay SL, matriz también de Marketpay, que es la sociedad que pone la capa tecnológica y tiene la licencia bancaria, cedida por sus partners (banco Sabadell y Universal Pay). La firma cerró una ronda de financiación de 300.000 euros en diciembre y espera cerrar otra de entre 1,5 y 2 millones a final de mes o principios de julio. Previsiblemente, darán entrada a un socio industrial y a un fondo de capital riesgo español.

La firma, que trabaja en la actualidad con Seur para las entregas y devoluciones, quiere a futuro ofrecer servicios en dos horas dentro de la misma ciudad. Y planea entrar en Alemania, Austria Francia, Italia y Reino Unido. También quiere impulsar su solución Checkout Express de Lemonpay, para que de forma rápida cualquier marketplace de segunda mano, por pequeño que sea, y que viva solo de la publicidad, pueda incluir un botón de compra y ampliar su negocio, “En este caso, nosotros nos ocupamos de la operativa y la gestión del cliente, y ellos cobran una comisión por cada compra que hagan en su plataforma”, dice Amilibia. La compañía ya tiene algunos clientes de este producto como Casinuevo.net y Net & Get

cincodias.com

106 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master