l 36% de los españoles hace alguna de dieta exprés antes de la llegada del verano

El 36 por ciento de los españoles declara hacer algún tipo de dieta exprés antes de que llegue el verano, sin embargo, una vez que ha acabado el periodo estival un 40 por ciento de la población reconoce que engorda durante el verano, concretamente su peso aumenta entre 1 y 3 kilos.

Además, según se desprende del estudio social ‘Reflexiones sobre alimentación y salud en la población española’ elaborado por Laboratorios Farmacéuticos Rovi, el 47 por ciento reconoce que mostraría más su cuerpo durante el verano si no tuviera exceso de peso, sobre todo las mujeres (58%).

Como consecuencia, un tercio evita ponerse ropa atrevida, uno de cada cuatro usa pareo y/o ropa ancha para disimular y un 16% prefiere no bajar a la playa o a la piscina cuando hay mucha afluencia de gente para evitar la mirada de otras personas.

Por el contrario, si estuvieran en forma hasta un 65 por ciento de la población se pondrían otro tipo de ropa más ajustada o más corta; un 44 por ciento se quedarían en ropa de baño sin tanta vergüenza; un 19 por ciento serían más atrevidos a la hora de ligar e incluso un 9 por ciento se plantearían ir a una playa nudista.

«Lo primero que debemos hacer es aceptarnos como somos y no permitir que algo como el exceso de peso nos obligue a estar recluidos. Hay que aceptarse y, al mismo tiempo, replantearnos cambiar aquello que nos condiciona negativamente o nos incomoda», señala Sagrario Jiménez, experta en nutrición, medicina estética y sexología del Centro Médico Sagrario Jiménez en Madrid.

¿Qué nos hace engordar?

Cuando llega el verano es complicado seguir una dieta, según la encuesta un 17 por ciento toma más bebidas alcohólicas y un 14 por ciento picotea más entre horas. Según este mismo estudio, aquellos que tienen más de 40 años aseguran que les cuesta más mantenerse en su peso durante el verano. «Si además se consumen demasiados fritos y dulces se acabará engordando, se acumulará la grasa en los lugares menos apropiados y anivel metabólico los lípidos y las hormonas se descompensarán», apunta esta doctora experta en nutrición.

Por lo general, «cuando se picotea se ingieren demasiados hidratos de carbono en alimentos como el pan, patatas fritas, galletas, embutidos, tortitas de arroz, etc., lo que va a hacer que entremos en un círculo vicioso que nos incitará a comer sin parar y del que no es fácil escapar. Con este comportamiento ingerimos un exceso de calorías, se dispara la insulina y se favorece el acúmulo de grasa y el aumento de la inflamación», añade la experta.

La recomendación es evitar las dietas exprés, ya que se pierde masa muscular y líquidos, y no se pierde peso procedente de la grasa, que «es lo que sobra, por lo que cuando se vuelve a comer ‘normal’ se recuperan los kilos muy rápidamente y se liberan metabolitos intermedios que son tóxicos para algunos órganos

http://noticias.lainformacion.com/

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *