España facilita menos el acceso a los anticonceptivos que Turquía

España recibe un aprobado justito en el nivel de acceso a los distintos métodos anticonceptivos del que disfrutan sus ciudadanos. El primer ‘Atlas europeo de la anticoncepción’, promovido por el Foro Parlamentario Europeo, que cuantifica 15 baremos diferentes para determinar las facilidades o barreras que pone cada país, sitúa a España en el puesto 16 de los 45 analizados. Una puntuación comparativa mediocre que le coloca en una posición en la que es superada por Turquía, pero también por Portugal, Irlanda, Moldavia o Estonia entre otros países con menos nivel de desarrollo económico y social.

El análisis indica que España tiene una nota media-alta en dos de los tres grandes aspectos medidos: información ‘online’ -pese a que no exista una sola web gubernamental- y ausencia de barreras por edad o estado civil en el acceso al asesoramiento desde los servicios sociales o de salud. Sin embargo, en lo que pincha, lo que impide que se coloque entre las primeras posiciones, es la escasez de la financiación pública de los anticonceptivos, con unos mínimos nacionales que prácticamente solo incluyen algunos formatos de la clásica ‘píldora’ y una gran heterogeneidad de ayudas según las comunidades, que rompe la equidad. Va desde autonomías punteras como Navarra, Euskadi, Cataluña o Andalucía, que extienden la gratuidad o las ayudas al DIU, la píldora del día después, los implantes, e incluso los preservativos, o Madrid y Murcia, que no subvencionan método alguno.

Esta falta de apoyo público contrasta con la de los dos países que lideran el ránking, Francia y Gran Bretaña. El primero con subvenciones de hasta el 75% de todos los métodos anticonceptivos y coste cero para los menores de 18 y las mujeres en situación más vulnerable. El segundo, con gratuidad en el acceso a todos los productos. La distinta apuesta de política sanitaria hace que un DIU cueste en España 80 euros (por 30 en Francia) y una píldora del día después 22 euros (por los siete en el país vecino).

El resultado de la falta de apuesta pública es que en España los métodos más utilizados son los más tradicionales y los más expuestos a errores de uso -preservativo, un 24,8%, y píldora, un 21,7%- mientras los más modernos y seguros (DIU, implantes u hormonas) solo los usa un 8%. La falta de uso de los métodos más seguros expone a entre el 20% y el 25% de los españoles que utilizan anticonceptivos a embarazos no deseados por descuidos o errores en el tratamiento.

Los autores del atlas europeo y la Federación de Planificación Familiar Estatal defendieron que a un país como España le saldría más barato financiar con dinero público la totalidad de los anticonceptivos, especialmente los más modernos y efectivos, que asumir los costes en abortos voluntarios que le suponen al año muchos de los embarazos no deseados. Es más, destacaron que los países con mayor cobertura de la anticoncepción son también algunos de los que mejores tasas de natalidad presentan, como Francia, porque permiten a las mujeres planificar con seguridad y criterio su maternidad.

www.ideal.com

154 total views, 1 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master