El llamado ‘spice’ fue en 2017 la segunda droga que provocó más emergencias hospitalarias a escala mundial

El cannabis sintético, conocido como ‘spice’, fue en 2017 la segunda sustancia recreativa que causó más urgencias hospitalarias a nivel mundial, en relación al número de consumidores. Así lo ha destacado este lunes el Global Drug Survey (GDS), la mayor encuesta de drogas a nivel global en la que participan más de 115.000 personas de 50 países, entre ellos España.

El ‘spice’, una de las drogas más novedosas del mercado, afecta al cerebro de una forma mucho más potente que la marihuana; y, según dicha encuesta, “originó que uno de cada 30 consumidores buscara tratamiento médico de urgencia”. Igualmente, siguen aumentando las asistencias médicas de consumidores de cocaína y MDMA; aunque la preocupación desde el primer lugar de la lista fue para el consumo de metanfetamina.

Uno de cada 10 consumidores de metanfetamina requirió tratamiento (un 4,8% de asistencias médicas), siendo mucho más alto el porcentaje en mujeres respecto a los hombres; concretamente, un 8,2%. “Ahora vuelve a estar de moda entre usuarios más jóvenes, en ocasiones en la adolescencia o edades tempranas; y no solo asociada al ocio, como sucedía tradicionalmente, sino también entre semana”, ha asegurado Joaquín Descals, director médico de Triora, clínica de referencia en el tratamiento de las adicciones.

Descals se ha mostrado tajante a la hora de identificar los objetivos de las empresas de su sector: “Esto es un fenómeno preocupante ya que, cuanto más precoz es la edad de inicio, más potencial adictivo. Pero, aunque el consumo de metanfetamina está aumentando, la prevalencia en el consumo de cannabis y cocaína sigue siendo mayor”.

Las setas, más seguras

En el otro extremo este estudio ha posicionado a las setas alucinógenas como las drogas más seguras del mercado, responsables de tan solo el 0,2% de visitas hospitalarias. “Hay que recordar que no hay ninguna droga cuyo consumo sea del todo seguro. Es preocupante que muchos de los consumidores de estas sustancias que acaban solicitando ayuda médica hagan uso del policonsumo, mezclando estas drogas con alcohol. Esto puede aumentar el riesgo y ocasionar crisis de pánico, lesiones, desorientación, etc.”, ha alertado Descals.

La encuesta GDS también ha puesto el foco en el ‘vaping’, la nueva forma de consumir drogas sintéticas disueltas en los cigarrillos electrónicos. “Si bien las preparaciones a base de cannabis siguen dominando este terreno, están creciendo las realizadas mediante otras drogas, aunque su uso es aún minoritario”, ha afirmado el informe.

Finalmente, otra de las conclusiones ha sido el 34,7% de usuarios de cocaína en España que querrían abandonar su consumo, y siendo al mismo tiempo el colectivo de mayor porcentaje que le gustaría recibir ayuda en comparación con el total. Ya a nivel global, un 37% de los usuarios que buscan ayuda se decantan por medios ‘on-line’, mientras que un 25,6% lo hacen por centros especializados.

lasprovincias.e

71 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master