UN GRUPO DE MILITARES DICE QUE «LA OBEDIENCIA DEL EJÉRCITO AL REY DEBE SER QUEBRADA»

[Img #24934]

El pasado jueves, 23 de enero, tuvo lugar en la sede del Club de Amigos de la UNESCO, de Madrid,  un acto público de presentación del Colectivo de analistas militares «Anemoi».

En el curso del acto, los militares allí presentes, representando al conjunto del Colectivo, procedieron a ampliar la información contenida en su manifiesto constitutivo, que había sido publicado días antes bajo el título  «Las Fuerzas Armadas con el pueblo”.

Hacía tan sólo un par de semanas que el manifiesto había sido editado. En sus páginas semostraba la necesidad de desenmascarar todo intento dirigido a utilizar las Fuerzas Armadas como factor que contribuya a provocar la inhibición social en relación con los legítimos deseos de cambios políticos y económicos. Asimismo, el documento rechaza la posibilidad de que el Ejército pueda ser utilizado en el futuro como instrumento armado contra el pueblo español.

En el curso del acto, los representantes del colectivo Antonio Maira y Manuel Ruiz, ambos militares retirados, respondieron a las preguntas formuladas por el público en relación con el contenido del Manifiesto.

Al finalizar la lectura y explicación del manifiesto de Anemoi, los asistentes formularon preguntas tales como: «¿Cómo puede un grupo de militares luchar por la III República? ¿Debe el ejército participar en la vida política?¿Cómo son por dentro las Fuerzas Armadas?».

Los militares expusieron, en primer lugar, cómo la grave crisis política y económica está empujando a la sociedad a buscar soluciones fuera del marco institucional fijado por la Constitución de 1978. Los portavoces de Anemoi pusieron de relieve que unas Fuerzas Armadas herederas del franquismo, y que no han sabido asimilar los valores democráticos, están suponiendo un factor de disuasión para las clases populares a la hora de plantear sus demandas de cambios radicales.

“En los últimos meses se han producido algunas manifestaciones públicas de militares de alto rango sugiriendo la necesidad de que las fuerzas armadas intervengan en el proceso político si las demandas populares desbordan el marco institucional vigente y ponen en riesgo la permanencia del Régimen político de la Transición. Las fuerzas armadas no pueden ser, de ninguna manera, un elemento de inhibición de los auténticos deseos de cambio de la sociedad española, inmersa en una crisis a la que los políticos del sistema bipartidista no quieren, o son incapaces, de dar solución”, manifestó Antonio Maira.

La caracterización de las Fuerzas Armadas españolas y su orientación para actuar como recurso último de los poderosos en el mantenimiento de sus posiciones de privilegio fueron comentadas posteriormente, para entrar después en el detalle de los cambios fundamentales que debieran producirse para lograr unas Fuerzas Armadas que estuvieran al servicio del pueblo.

Manuel Ruiz manifestó que “la obediencia de las FAS al Rey debe ser definitivamente quebrada. Únicamente es aceptable que la Jefatura de las Fuerzas Armadas recaiga en quien  haya sido democráticamente elegido. La III República es, pues, inaplazable”.

“En situaciones como la actual, en las que existe un conflicto abierto entre las instituciones y las aspiraciones populares, es preciso un proceso constituyente en el que descanse la legitimidad democrática” – enfatizó Manuel Ruiz.

La lectura del manifiesto concluyó con un llamamiento a todos los militares conscientes para oponerse a cualquier intento involucionista instigado o amparado por las Fuerzas Armadas. Al mismo tiempo, se hizo un llamamiento a la ciudadanía para que exija cambios efectivos, sin dejarse amedrentar por las posibles reacciones de los militares.

Antonio Maira, Capitán de Fragata de la Armada, y Manuel Ruiz, Capitán de Navío de la Armada,  aclararon  que ambos se encuentran en la actualidad jubilados, y que por ello son la cara visible de un colectivo en el que están integrados muchos miembros del Ejército en activo. El objetivo principal de este grupo de militares que cuenta ya con un año de vida y que vierten sus opiniones en el blog “Rebelión en los Cuarteles” – aclararon – es rechazar de plano queen el caso de una caída del régimen monárquico el Ejército deba intervenir con el uso de la fuerza contra el pueblo.

Ambos capitanes  aseguraron que los miembros de Anemoi en activo “no tienen miedo”, pero prefieren el anonimato por “una cuestión de causa-efecto”, ya que el Código militar no permite este tipo de manifestaciones públicas a sus integrantes.

El colectivo Anemoi ha hecho su presentación pública en sociedad porque aspira a participar en la vida pública y política, con planteamientos incuestionablemente afines a la izquierda, concluyeron los representantes de este grupo de militares

Os recordamos que si comprais en amazon.es, lo podeis hacer a traves de nuestra web y ayudareis a mantenerla sin ningun coste para vosotros.Gracias

Fuente http://canarias-semanal.org/

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *