Las asociaciones en defensa de la sanidad pública se rebelan contra las donaciones de Amancio Ortega

Las donaciones de Amancio Ortega no están exentas de polémicas. ¿Estética para maquillar los problemas laborales de Inditex o acción de buena fe? Lo que sí es digno de aplauso es el ‘timing’ que usa el empresario: apenas 24 horas después de conocerse la multa impuesta por el Ministerio Público del Trabajo (MPT) de Sao Paulo a Zara por “trabajo esclavo”, la Fundación Amancio Ortega donó 2,7 millones de euros a la sanidad pública melillense y ceutí.

Sin embargo, la cadena de donativos de la Fundación Amancio Ortega no se ha detenido únicamente ahí. Aragón, Canarias y el País Vasco, entre otras, también han sido algunas de las ‘agraciadas’. Algo que no han pasado por alto para la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón, para la Asociación por el Derecho a la Salud del País Vasco y para la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias,que se han levantado contra este movimiento: “Nuestra comunidad no tiene que recurrir, aceptar, ni agradecer la generosidad, altruismo o caridad de ninguna persona o entidad”.

Una crítica que han endurecido los colectivos al ver quién es el protagonista: “Tendría que demostrar no su filantropía sino su obligación de contribuir al erario púbico de forma proporcional a sus beneficios y en la misma proporción que el resto de los contribuyentes”. En apenas una semana, Ortega ha conocido la multa brasileña por las prácticas de Zara, ha regado a la sanidad pública española y ha encontrado la oposición de la ASDPA.

La tragedia del Rana Plaza

Y es que las asociaciones le han querido devolver el guante a la Fundación Amancio Ortega. “Si tan preocupada está por la salud…”, han coincidido las tres federaciones en los comunicados que han publicado en sus páginas web. Un enunciado en el que los defensores de la sanidad pública han procedido a recordarle algunos de los problemas laborales que tiene Inditex.

“Si tan preocupada está por la salud, teniendo en cuenta que su ropa se elabora en gran parte deslocalizada en países como Marruecos o Bangladesh, que mejore las condiciones de trabajo de las personas que directamente o mediante subcontratas trabajan en condiciones de explotación y grave riesgo para su salud y su vida, y que trabaje para corregir las violaciones de los derechos humanos que se producen en la cadena de producción textil”, han reprochado.

De hecho, sin ir más lejos, no han olvidado la tragedia del Rana Plaza, cerca de Bangladesh, en la que fallecieron más de un millar de personas y hubo más de 2.500 heridos tras el colapso de un edificio donde se ubicaban cinco talleres de confección, entre los que se encontraban el de Inditex. Una catástrofe que sucedió en 2013 y que, como relató la BBCpudo evitarse: las empresas textiles no ordenaron el desalojo cuando se advirtió de la presencia de grietas.

La apuesta por los derechos humanos de sus trabajadores

De esta manera, los han remarcado que uno de sus principios pasa por defender el derecho a la salud “de todos y todas las personas”: “Y la salud depende de sus determinantes sociales, como la alimentación, el trabajo, la vivienda, el medio ambiente, etc”. Una serie de condicionantes donde Inditex tiene vacíos por cubrir, los cuales podría conseguir “no ofreciendo regalos a quienes no le aprietan las clavijas fiscales” sino actuando en el Parlamento Europeo.

“Le sugerimos, que el lobby textil se una a la iniciativa legislativa recientemente aprobada en el Parlamento Europeopara obligar a los proveedores de esta industria que abastecen a la Unión Europea, a respetar los derechos humanos de sus trabajadores en todo el mundo. Si quiere pasar por empresa ética es en ese nivel donde tiene que demostrarlo y no ofreciendo regalos a quienes no le aprietan las clavijas fiscales”, han trasladado las asociaciones adherida a la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública a la Fundación Amancio Ortega ante sus últimas donaciones.

Por ello, la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón, la Asociación por el Derecho a la Salud del País Vasco y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias han subrayado más la necesidad de que Inditex pague progresivamente sus impuestos: “Desde nuestras necesidades y carencias, aspiramos a una adecuada financiación de las mismas mediante una fiscalidad progresiva que redistribuya recursos priorizando a la sanidad pública”.

elboletin.com

87 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master