La Policía aprovecha la cita de la OTAN para exigir en la calle subidas salariales

La asociación de agentes de la Policía Nacional Jupol y la Guardia Civil Jusapol ha convocado una movilización el día 30 de junio, que coincide con la celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid. Sus integrantes demandan una equiparación salarial real con el resto de cuerpos autonómicos, después de que la subida del 20% acordada en 2018 haya resultado insuficiente para cumplir este propósito, aseguran. Desde Jupol, el sindicato de la Policía Nacional, trasladan a La Información que se han declarado en ‘conflicto colectivo’ ante la Dirección General de la Policía y no volverán a la mesa de negociación hasta que la Administración escuche sus demandas. Pero el Ministerio del Interior ha decido contratacar y en una respuesta parlamentaria del pasado 7 de junio, a raíz de una pregunta realizada por el Grupo Socialista el 19 de mayo, solo dos días después de que los sindicatos policiales anunciasen protestas y movilizaciones, aseguraba que el sueldo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado había subido tres veces más que el del resto de los funcionarios.

En 2018, Jupol no se encontraba en la mesa de negociación, pero sí lo estaban la Confederación Española de Policía (CEP), el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Unión Federal de Policía (UFP) quienes califican la subida acordada en su momento como «histórica». En conversación con este medio, los tres sindicatos reconocen que tras el acuerdo quedaron importantes flecos por abordar, por lo que no dan la negociación por terminada, aunque entienden que el Ministerio sí. El compromiso recogía tres subidas de sueldo en tres años, 2018, 2019 y 2020, con un coste de 807 millones de euros. Dos de estos tres firmantes no consideran que se haya cumplido la equiparación salarial prometida entonces. El acuerdo se ha traducido en incrementos de más de 500 euros de media al mes en los salarios de cada agente, sin embargo, estas cantidades se han añadido como complementos y no como conceptos fijos de la nómina, por lo que no se verán reflejados en su futura pensión.

Los representantes sindicales pelean actualmente porque se vuelva a iniciar una negociación que atienda, casi cuatro años más tarde, estos puntos. Por el momento, no han obtenido respuesta de la Dirección General de la Policía y el SUP no descarta convocar nuevas movilizaciones si la situación continúa así. Tanto el SUP, como la UFP y la CEF respetan el derecho de sus compañeros de la JUPOL a convocar una movilización en cualquier fecha si lo consideran oportuno. Aunque desde UFP destacan que hay eventos como la cumbre de la OTAN, en los que prácticamente el 100% de la policía está trabajando, por lo que la protesta no va a tener el impacto que «debería tener». Además, señalan que la imagen que dé el cuerpo es vital en una cita tan destacada, ya que su papel es crucial para mantener la seguridad y que todo salga según lo previsto. Desde SUP, llaman a la responsabilidad reivindicando los derechos de los compañeros, aunque no quieren enfrentar la diversidad de opiniones y comparten la reivindicación.

JUPOL fija tres prioridades fundamentales para su manifestación: la ya mencionada equiparación salarial, cuya brecha se acrecienta en las jubilaciones con hasta 900 euros de diferencia entre cuerpos, la regulación de las jornadas laborales «que impiden la conciliación», y los procesos selectivos «que coartan su libertad para ascender libremente de una forma más adecuada». El sindicato denuncia que “haciendo el mismo trabajo cobran bastante menos que las policías autonómicas”, esto varía en función de la categoría del funcionario, pero señalan que se trata de “diferencias bastante importantes y el Estado lo sabe”. Para JUPOL, la subida aprobada en 2018 no responde al aumento de impuestos y precios que les afectan “como a todos los españoles”, por lo que se encuentran en una situación de desigualdad respecto a cuerpos como los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza, con una pérdida de poder adquisitivo de hasta el 15%.

zelensky

Mira tambiénLa CIA peina Madrid ante un probable viaje de Zelenski a la cumbre de la OTAN

Todos los sindicatos coinciden en que en las últimas negociaciones quedaron sin cumplir dos reivindicaciones que entienden como “cruciales”. Por un lado, no se ha elaborado una ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que evitaría nuevos desagravios entre los agentes del territorio nacional. Esta norma pretendía regular las subidas salariales, de manera que una vez alcanzada la equiparación salarial entre todos los cuerpos, las comunidades autónomas no pudiesen establecer nuevas diferencias en la retribución de sus agentes. Tampoco consideran que se llevase a cabo la auditoría acordada. Esta debía recoger las percepciones de todos los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, así como de los cuerpos autonómicos, con el objetivo de evidenciar cuáles son las diferencias de salario y de condiciones de empleo entre los diferentes rangos de cada cuerpo de seguridad.  Sin embargo, desde la CEP, señalan que esta “no dejó satisfecho a nadie” y en la SUP, piensan que no “fue real”, directamente.

El Gobierno defendió en 2021, primero en el Congreso y después en el Senado, que la equiparación salarial «sí se había llevado a cabo» y que era gracias al equipo del ministro del Interior. Además, en la cámara Alta, el Ejecutivo argumentó que el incremento del 20% respecto a 2017 suponía «la mayor subida salarial que se ha producido, frente al aumento para el resto de funcionarios públicos en el mismo periodo de un 6,25%». Los sindicatos entrevistados por La Información reconocen que este aumento ha sido un hito importante y ha supuesto una mejora, pero niegan que haya terminado con la brecha salarial. Esto, aseguran, no se podrá conseguir hasta que no se lleve a cabo una nueva auditoría que materialice las diferencias en la retribución y permita acabar con ellas.

https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=la_informacion&dnt=false&embedId=twitter-widget-0&features=eyJ0ZndfcmVmc3JjX3Nlc3Npb24iOnsiYnVja2V0Ijoib2ZmIiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd190d2VldF9yZXN1bHRfbWlncmF0aW9uXzEzOTc5Ijp7ImJ1Y2tldCI6InR3ZWV0X3Jlc3VsdCIsInZlcnNpb24iOm51bGx9LCJ0Zndfc2Vuc2l0aXZlX21lZGlhX2ludGVyc3RpdGlhbF8xMzk2MyI6eyJidWNrZXQiOiJpbnRlcnN0aXRpYWwiLCJ2ZXJzaW9uIjpudWxsfSwidGZ3X2V4cGVyaW1lbnRzX2Nvb2tpZV9leHBpcmF0aW9uIjp7ImJ1Y2tldCI6MTIwOTYwMCwidmVyc2lvbiI6bnVsbH0sInRmd191c2VyX2ZvbGxvd19pbnRlbnRfMTQ0MDYiOnsiYnVja2V0IjoiZm9sbG93IiwidmVyc2lvbiI6bnVsbH19&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1537125799588990976&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.lainformacion.com%2Fespana%2Fpolicia-nacional-equiparacion-salarial-interior-evita-negociar%2F2869355%2F&sessionId=2fb574c363279c45662fc4a69714bd853620139e&siteScreenName=la_informacion&theme=light&widgetsVersion=b45a03c79d4c1%3A1654150928467&width=550px

En las redes sociales de JUPOL, invitan a unirse a la convocatoria a través del ‘hastag’ #EquiparacionYa29y30, afirman que la protesta no es contra la cumbre internacional ni contra la organización de la OTAN en Madrid, sino que es su oportunidad para atraer la atención internacional a su problemática. En este sentido, el pasado 10 de junio exigieron la dotación de una partida presupuestaria suficiente para retribuir “los posibles excesos horarios y servicios extraordinarios” y que se dictasen instrucciones para determinar “los criterios de compensación y las jornadas laborales a realizar” por el dispositivo especial con motivo de la cumbre. El sindicato también realizó una movilización con las mismas demandas junto al sindicato de funcionarios CSIF, el 22 de junio frente a las delegaciones del Gobierno y ya ha anunciado una nueva protesta en moto el próximo sábado 25. 

lainformacion

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.