Gaspar Llamazares: «La izquierda está sumida en un pulso fratricida»

Gaspar Llamazares (Logroño, 1957) dirigió Izquierda Unida entre 2000 y 2008 y ahora ejerce de portavoz de esta formación en el Parlamento asturiano. También es uno de los integrantes de la plataforma Actúa, desde la que trabaja para forjar una coalición de fuerzas progresistas que desaloje al Partido Popular del poder.

-La plataforma Actúa aboga por un acuerdo de mínimos para desalojar al PP del Gobierno. ¿En qué consiste este pacto?

-La propuesta de Actúa va destinada a quienes podemos denominar como la alternativa al PP. Por un lado nos dirigimos a la izquierda, hasta ahora incapaz de entenderse y sumida en un pulso fratricida. Pero también a otros actores más allá de la izquierda, incluido Ciudadanos. En las dos últimas campañas hubo un compromiso para hacer frente a la corrupción y la austeridad del PP, pero los grupos políticos no le están haciendo honor. Y para evitar las terceras elecciones se presionó para que se aceptase cualquier cosa, pero ya hemos tenido tiempo suficiente para darnos cuenta de que no ha habido cambio alguno. No solo se mantiene el bloqueo, sino que asistimos a una degradación institucional que pone en peligro la democracia y que va acompañada además de la continuidad, con algún maquillaje, de la austeridad. Esto genera decepción y desconfianza hacia la democracia entre la ciudadania. Ante esta situación, es necesario cambiar de dirección cuanto antes.

-¿Cuáles son los principales obstáculos para lograr que en España se dé ese cambio de dirección y, por ejemplo, un Gobierno a la portuguesa?

-En la anterior legislatura lo impidió la cultura política de este país. Aunque se inauguró un periodo de pluralidad, se mantiene el antagonismo entre las partidos. Se polariza entre derecha e izquierda, pero también entre los nuevas formaciones, que se han hecho prácticamente irreconciliables. Esa situación, junto al pulso por el ‘sorpasso’ en la izquierda, hace no solo que no exista colaboración, que no la hay ni para temas sangrantes, sino también que haya una profunda desconfianza y confrontación entre las diferentes fuerzas.

-Y mientras la izquierda discute entre sí en el PP se frotan las manos.

-Al ir por el camino de la desconfianza, la confrontación y la polarización, el PP debe de estar encantado porque se mantendrá en un Gobierno en minoría. Mientras, el Parlamento se convertirá en un gallinero donde cada uno cantará su canción pero donde será imposible marcar una línea alternativa para el país. Estamos perdiendo un tiempo precioso.

-Proponen formar un Gobierno para regenerar la vida política con una persona de consenso al frente. ¿Qué requisitos debe de reunir este presidente?

-Una de las carencias que existe dentro de esta falta de cultura pluralista está en la dificultad para ponerse de acuerdo sobre un programa básico o de mínimos, que en mi opinión podría elaborarse en días. Si se consigue, después habría que elegir una persona encargada dirigir el proceso para regenerar la democracia en un periodo de dos años. Creo que entre los más de 50 millones de españoles hay personas con las características necesarias, en las que se incluye autoridad moral para luchar contra la corrupción y autoridad política para llevar a cabo una política de reformas. Estoy convencido de que en los ámbitos de las fuerzas del cambio y de la sociedad civil hay personas idóneas para encabezar ese Ejecutivo. Lo que sobra en este país son personas capaces de liderar un proyecto de regeneración, lo que falta es reconocimiento mutuo entre las fuerzas políticas, voluntad de diálogo y sentarse a negociar.

-El martes se celebra el debate de moción de censura. ¿Cambiará algo?

-Es un ejemplo de que no hay voluntad de diálogo. Yo propuse estudiar esta posibilidad cuando se presentó Actúa el pasado abril, pero debia ser negociada y acordada. En mi opinión, esta moción de censura es un ejercicio de musculatura de partido y de grupo parlamentario. Es legítimo y se han presentado en otros momentos de la historia de la democracia Pero, más allá de eso, no solucionará el problema. Al no haberse dado tiempo a la negociación y al acuerdo puede dar la imagen paradójica de un PP consolidado. Una vez presentada, yo emplazo al resto de fuerzas políticas a que no permitan que el Gobierno salga de la moción con apariencia de fortaleza. También pido que se dé una oportunidad al diálogo para presentar una nueva moción de censura con expectativas de salir adelante.

-La plataforma de la que forma parte se llama Actúa. Si no dan el paso de actuar las fuerzas de izquierda, ¿están dispuestos ustedes a hacerlo y presentarse como opción política?

-En estos momentos no nos lo planteamos. Actúa es una plataforma de organizaciones y personas con distintas experiencias que pretende ser un grupo de presión en favor de una alternativa al PP. Ésta es ahora nuestra tarea y dentro de unos meses evaluaremos si hemos sido útiles, si merece la pena continuar o si se da un paso hacia otra organización.

hoy.es/nacional/

39 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master