España bate récord de solicitudes de asilo, la mayor parte de Venezuela

Venezuela se situó por primera vez como el país de origen con la mayor cantidad de demandantes de asilo, por encima de Siria, Ucrania o Argelia.

España batió el pasado año un récord histórico en el número de solicitudes de asilo al alcanzar las 15.755, y una cuarta parte, 3.960, fueron de ciudadanos venezolanos que pidieron protección por la convulsa situación política y la crisis de la economía de su país.

De hecho, Venezuela se situó por primera vez como el país de origen con la mayor cantidad de demandantes de asilo, por encima de Siria (2.975), Ucrania (2.570), Argelia (740), Colombia (615), El Salvador (425), Honduras (385), Palestina (355), Marruecos (340) y Nigeria (285).

Son datos del informe anual “Las personas refugiadas en España y Europa” presentado hoy por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), que destaca el perfil del demandante de asilo venezolano: personas de clase media (docentes, periodistas, funcionarios y empresarios), generalmente contrarios al Gobierno, y los perseguidos por su orientación sexual.

CEAR achaca al “recrudecimiento de la convulsa situación política y la crisis de la economía nacional” este éxodo, que disparó las 596 peticiones de 2015 a 3.960 en 2016, y que también se extendió a Estados Unidos, donde igualmente encabezaron la demanda de protección internacional con 18.155, un 150 % más que el año anterior.

En Europa, España solo atendió el 1 % de todas las personas que reclamaron asilo en la UE, que se mantuvieron en más de 1,2 millones. Destacan países como Alemania, que contabilizó 745.265 peticiones; Italia (123.370); Francia (83.485) y Grecia (51.110).

Así, registró 15.755 solicitudes, el mayor número desde la aprobación de la primera Ley de Asilo en 1984, y resolvió 10.250 expedientes, de los que 6.855 fueron favorables, aunque el Gobierno solo reconoció como refugiadas a 355 personas -un 3,4 % del total-, la mayor parte originarias de Siria, Pakistán, Eritrea y Palestina.

La gran mayoría, 6.500, obtuvieron protección subsidiaria -que dura cinco años, tras lo cual se evalúa de nuevo la situación- frente a las 800 que lo hicieron en 2015. El 90 % de estas personas procedían de Siria, algo que CEAR valora, pero cree “preocupante” que se negara el mismo trato a quienes escapan de otros conflictos como Ucrania o Malí.

Ninguna de estas concesiones fueron para ciudadanos de Venezuela: se denegaron 40 solicitudes de este país, aunque el grueso de las descartadas eran de Malí (1.025) y Argelia (720).

Además, CEAR ha denunciado que nuestro país acumula más de 21.000 expedientes sin resolver, “21.000 personas que están pendientes de una decisión de la que depende su futuro”, ha censurado Galán. De ellos, 5.555 eran peticiones de ucranianos, 4.435 venezolanos y 1.600 sirios.

Con todo, de los compromisos de reubicación y reasentamiento de refugiados que España asumió hace casi dos años y cuyo plazo expira en septiembre, solo ha cumplido el 7,5%, acogiendo a través de estas vías a algo más de 1.300 personas frente a las casi 18.000 acordadas.

expansion.com

53 total views, 1 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master