El feminismo derrumba el “muro de la vergüenza”

El “muro de la vergüenza” fue derribado este miércoles en Madrid. La discriminación laboral, el lenguaje sexista, la cultura de la violación o el techo de cristal acabaron derruidos simbólicamente frente al ministerio que dirige Dolors Montserrat. Allí, centenares de mujeres se reunieron para exigir al Gobierno el cumplimiento del presupuesto del Pacto de Estado contra la Violencia de Género y denunciar la continuada ausencia de la ministra en los actos que abren el camino hacia la igualdad. “No falta dinero, falta voluntad. Hay para Defensa, no para Igualdad”, coreaban. Un dinero necesario para la aplicación de las 213 medidas aprobadas y que son “papel mojado” si el Ejecutivo solo aporta 80 de los 200 millones de euros acordados, como señalan las organizadoras de la protesta, celebrada en distintas ciudades de España. “Menos lacitos, y más euritos”, era otra de las frases destacadas.

Construcción del muro de las violencias machistas, que posteriormente fue derribado. MAMEN HIDALGO

Con caretas del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy –que fue calificado como “trolero”–, del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y de Montserrat, las 3.000 personas concentradas –según la organización– marcharon durante más de una hora con numerosos guiños de apoyo a la víctima de La Manada y a las mujeres que han sido asesinadas. “Faltan 900, ni una menos”, fue uno de los cánticos más repetidos en la manifestación, que transcurrió hasta el Congreso. Allí se recordó a las víctimas de la violencia machista con una emotiva performance durante la lectura del manifiesto.

Las organizadoras concluyeron la marcha recordando el lazo morado del Gobierno el pasado 8 de marzo en contraposición con una “reducción brutal” del dinero destinado a medidas por la igualdad. “Los asesinatos no generan la alarma social suficiente para que el PP cumpla su promesa de mínimos, y deja a las comunidades autónomas y ayuntamientos sin el dinero acordado para mejorar la atención jurídica, psicológica y social de proximidad. La dignidad de las vidas del 51% de la población no es una prioridad para ellos”, alertaron. Es un Gobierno “machista, indolente” y que engaña a la ciudadanía, añadieron. “Sin el dinero prometido no se podrá hacer política feminista para construir una sociedad justa y libre”.

lamarea

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *