El 24-M y la Corona de Aragón

El PP puede quedar, por primera vez, fuera del gobierno de todos los territorios que pertenecieron a la corona aragonesa | La política de tensión con el catalán ha aportado muy pocos réditos electorales en Valencia y Baleares

Política | 30/05/2015 – 01:26h | Última actualización: 30/05/2015 – 01:37h

El 24-M y la Corona de Aragón

Mapa de los distintos reinos hispánicos antes de la definitiva expulsión de los musulmanes

Hay un interesante dato de las elecciones del día 24 que merece ser subrayado. Por primera vez desde la restauración de la democracia, ninguno de los territorios hispánicos que hace siglos conformaban la Corona de Aragón será gobernado por el Partido Popular, organización política de carácter nacional español, de notable matriz castellana. En la primera mitad de los años ochenta, cuando empezaron a elegirse los parlamentos autonómicos, el mapa era el siguiente: El nacionalista Jordi Pujol presidía la Generalitat de Catalunya. El socialista Joan Lerma, la Generalitat valenciana. El socialista Santiago Marraco encabezaba la Diputación General de Aragón. Y el mallorquín Gabriel Cañellas, regionalista de la vieja Alianza Popular, presidía el Gobierno Balear. Ha habido muchos cambios desde entonces, pero si los pactos entre las izquierdas no naufragan en las próximas semanas en Aragón e Illes Balears, será la primera vez que el partido fundado por Manuel Fraga Iribarne no presida ninguna autonomía con las cuatro barras en su bandera.

Hasta aquí la nota historicista. El mapa también puede interpretarse de la siguiente manera: el PP deja de gobernar en las principales autonomías de la España del Este. La expresión la tomo prestada del geógrafo valenciano Josep Vicent Boira, colaborador habitual de La Vanguardia, uno de los intelectuales que más y mejor han trabajado en favor de la idea del Corredor Mediterráneo. España del Este: los territorios que basculan sobre el Mediterráneo y que tienen en común, además de sus viejos lazos históricos, no depender del fondo de solidaridad interterritorial. Sociedades sin régimen foral que contribuyen con su esfuerzo a la igualación interna española. Comunidades que no reciben subsidio territorial, pero que han sufrido la crisis con mucha intensidad, dadas las características de su tejido socio-económico: lejos de los ministerios y muy cerca de la fragilidad de la pequeña y mediana empresa cuando se estrangula el crédito. El derrumbe electoral del PP es más acentuado en la España del Este –muy especialmente en el País Valencià e Illes Balears–, que en el Gran Madrid y en las tierras de Castilla y León.

Y aún hay otra interpretación posible. En las tres comunidades de la España del Este en las que el PP acaba de perder la mayoría absoluta en beneficio de posibles coaliciones de izquierda –sin que Ciudadanos pueda actuar de partido bisagra–, los gobiernos salientes de centro derecha han adoptado estos últimos años iniciativas para caricaturizar la lengua catalana (caso del Lapao en Aragón), para volver a poner en cuestión la unidad lingüística del idioma catalán (catalán, valenciano y balear) y aminorar su presencia en la escuela pública, especialmente en Baleares, donde la política del Gobierno presidido por José Ramón Bauzá ha generado un importante conflicto del poder político con la comunidad educativa.

En Valencia se dice desde hace unos años que el anticatalanismo ha dejado de ser un buen negocio. El 24-M viene a demostrar que también está dejando de ser un buen recurso electoral. Las políticas de tensión con el significante catalán, constantemente agrandadas por buena parte de los medios de comunicación de Madrid, de nada le han servido a Bauzá, y tampoco le han sido útiles a Alberto Fabra, que comenzó moderado y terminó excitado.

El más anticatalanista de los dirigentes del PP valenciano, Serafín Castellanos, fue detenido ayer por presunta corrupción.

http://www.lavanguardia.com/

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *