Colau y PSC extienden cinco años más el control de los precios del alquiler

El Pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado la declaración de la Ciudad Condal como «área de mercado de vivienda tensa». En virtud de dicha proclamación, el consistorio extiende por cinco años la aplicación de distintas medidas de control de los precios del alquiler, que venían aplicándose desde hace casi un año.

La ley autonómica que sirve como referencia prevé que sean los ayuntamientos los que definan si su mercado de la vivienda está «tensionado» y procede aplicar los susodichos controles. Esta cláusula, que entra en vigor tras un año de transición, habilita a la regidora Ada Colau para regular los precios de los arriendos.

El gobierno barcelonés, compuesto por el partido de Ada Colau, Barcelona en Comú, y los socialistas catalanes, PSC, ha contado con el apoyo parlamentario de las dos principales formaciones del separatismo: ERC y Juntos por Cataluña. En cambio, se han opuesto los grupos municipales de Ciudadanos, PP y la plataforma que encabezó Manuel Valls, Barcelona por el Cambio.

Thank you for watching

Según lo decretado por Colau, el coste de referencia de los nuevos contratos de arriendo en Barcelona será un 5% inferior de lo que indique un índice de precios que elabora la Generalidad de Cataluña. De esta forma, se decreta un abaratamiento totalmente artificial, que choca con la tendencia al alza de los precios y la inflación y deja a los propietarios maniatados y sin poder rentabilizar de forma efectiva su propiedad.

Esta semana, la agencia de calificación crediticia alemana SCOPE Ratings citó el control de los alquileres como uno de los grandes obstáculos que mina la inversión inmobiliaria en España y otros países europeos. «El desequilibrio entre oferta y demanda que provocan estas medidas se reflejará en aumentos de precio de la vivienda no afectada por las restricciones», además de «escasez de oferta» y otros males.

Idealista, portal de referencia en el mercado de la vivienda, ya ha constatado que los controles del alquiler están teniendo efectos negativos. Desde la entrada en vigor de la regulación de precios, en septiembre de 2020, la oferta de vivienda en alquiler cae un 10,2% en Barcelona. Durante ese mismo periodo, el parque de vivienda disponible para arrendar sube un 1,7% en Madrid. En cuanto a los precios, su evolución es casi idéntica entre ambas ciudades, de modo que tampoco se aprecian las supuestas ventajas derivadas de controlar los alquileres.

Pero no es este el único asunto que preocupa a los vecinos de la ciudad mediterránea. También está en el candelero el despliegue de un sistema de recogida de basura puerta a puerta que incluye contenedores con identificación de usuarios. La basura, pues, dejará de ser anónima y, en adelante, se identificará a aquellos vecinos que cometan algún error a la hora de separar sus residuos.

libremercado

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *