Carmena elimina el himno de España de la fiesta de la Policía Municipal

La festividad de San Juan Bautista, patrón de la Policía Municipal, se convirtió ayer en un tablero de ajedrez político en el que abundaron las críticas y reproches sobre la dimensión del acto en sí y las políticas de seguridad del Gobierno de Manuela Carmena. Pero como telón de fondo principal estuvo la polémica adelantada por ABC sobre la concesión de condecoraciones. Y también detalles como la ausencia del Himno Nacional y de «La muerte no es el final», pieza que siempre acompaña el homenaje a los agentes caídos.

El formato del evento, celebrado en el Patio de Cristales del Palacio de Cibeles (siempre, a excepción del año pasado, que tuvo lugar en el auditorio de la Casa de Campo, era en el paseo de Coches del Retiro), fue una de las críticas. Mientras que el Gobierno local defendió la nueva ubicación por ser más céntrica y accesible, desde el PP, su portavoz, José Luis Martínez-Almeida, lo calificó de «acto semiclandestino, a escondidas». «Que sea al aire libre y esté abierto a toda la ciudadanía. Han hecho una parada semiclandestina a la que solo han asistido la alcaldesa y el concejal de Seguridad, sin invitarnos al resto de la Corporación municipal. Es una falta de estilo imperdonable. Y el remate es que se vaya a entregar una medalla en un despacho a un policía. Exigimos que se haga en un acto público».

Begoña Villacís, de Ciudadanos, que también reclamó que el evento regrese a El Retiro, se refirió asimismo a la polémica sobre el veto inicial a la condecoración al líder de la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU), Carlos Bahón, a quien la Junta de Recompensas propuso para la Medalla al Mérito Policial (salvó a una mujer transexual de lanzarse desde un puente). Finalmente, el jueves, el Área de Seguridad reculó y reconoció su error; pero la distinción, por esa anomalía, no formó parte de las 29 medallas, 76 cruces y 11 diplomas otorgados ayer en mano por la alcaldesa, Manuela Carmena, y la delegada del Gobierno, Concepción Dancausa, que fue invitada al acto. «La gestión de la Policía Municipal es de las cosas peores que está haciendo este Gobierno», remachó Villacís, que también afeó los expedientes a seis agentes por el escrache al concejal de Seguridad, Javier Barbero, de febrero de 2016: «A esos policías se les impide expresarse libremente. El Ayuntamiento actúa con planteamientos apriorismos ideológicos».

Cambios en las recompensas

El director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano, negó ayer a este periódico que haya actuado de espaldas al reglamento de 2013, como denuncia la Asociación de Jefes de la Policía Municipal de Madrid. Confirmó lo adelantado ayer ABC: se reformará el sistema de condecoraciones, en el que participarán, además de los inspectores y subinspectores, sargentos, oficiales y quizá cabos, además de él mismo y el edil. Aseveró que la Junta de Recompensas (encargada de proponer a los meritorios), «está derogada» y que se rige por «una normativa que ya no existe», de 1996: «Son mandos de la escala técnica, deberían conocer su propio reglamento. La decisión sobre las medallas es mía y de Barbero».

Sin embargo, estas explicaciones no convencen a los aludidos. Insisten en que se ha sacado del listado inicial a, al menos, dos personas por «criterios arbitrarios y políticos», que tachan de «caza de brujas» por parte de Serrano y Barbero. A cambio, se ha incluido a otras cinco que no estaban en la lista inicial de galardonados. Una nómina remitida al Área por la Junta de Recompensas, la misma que los políticos dicen que está derogada, pero que aceptaron en un 96%, excepto en los casos referidos. El asunto puede acabar en los tribunales.

abc.es

140 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master