Aznar:"CNI dudó 48 horas sobre la autoría de los atentados del 11M"

Aznar explica que  en un informe personal no clasificado señalaba: «No estamos en condiciones de respaldar o rechazar ninguna de las dos grandes alternativas en presencia».»Ni antes ni después del atentado se ha detectado absolutamente nada, ni dentro ni fuera de España, que pudiera indicar una preparación o satisfacción por lo que ha ocurrido».»El silencio es total, como atestiguan todos los contactos mantenidos con los servicios de inteligencia de nuestro entorno o el mundo árabe. Nadie ha detectado nada ni antes ni después, y eso que la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) de Estados Unidos lleva veinticuatro horas dedicada a este tema con la máxima prioridad», exponía ese documento.
Respecto a la invasión de Irak, Aznar asegura en su libro que la apoyó para «preservar y hacer respetar los intereses de España» frente a pretensiones del entonces presidente francés Jacques Chirac de intentar supeditar Europa a sus posiciones.
Señala que «casi nadie» dudaba de que Sadam Husein poseía armas de destrucción masiva y afirma que el verdadero motivo de la discrepancia en Europa eran las pretensiones de Francia y Alemania al considerar que había llegado el momento de «romper amarras» con Estados Unidos.
Para él, querían inaugurar una nueva concepción de la defensa europea «en la que España y otros países no tenían mucho que decir y en la que sus intereses quedarían supeditados a los grandes».El expresidente considera que las motivaciones francesas quedaron muy claras cuando Chirac «manda callar» a los países que no estaban de acuerdo con su posición, en especial Polonia, Hungría y la República Checa, al advertirles de que «los europeos de siempre ya habían hecho bastante con aceptarles en la UE y ahora debían acatar lo que dijeran franceses y alemanes».
Aznar  revela que Chirac , antes de las elecciones alemanas de 2002, aseguró a Bush, sin que éste se lo pidiera, que apoyaría una intervención.»Bush le creyó quizás por ese punto de ingenuidad que tenía en relación con Europa. Luego se sintió engañado -escribe- y nunca lo olvidó».
Aznar también niega que tuviera algo que ver con el intento de golpe de Estado de 2002 contra el presidente venezolano Hugo Chávez y asegura que le comentó después que, de haber estado implicado, ese golpe habría triunfado y él no habría seguido al frente de Venezuela. Desvela que, en esa intentona golpista, el Gobierno cubano le pidió que acogiera al presidente venezolano en España.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *