En EE.UU. se está reivindicando el modelo universitario de España»

Fue proclamado rector de la Universidad más antigua de la Península Ibérica el pasado mes de diciembre y lo primero que se encontró este catedrático de Derecho Administrativo encima de su mesa fue un vasto programa de actividades para celebrar el VIIICentenario de esta prestigiosa institución académica. En menos de un año ha reunido a 600 rectores del mundo, 5.000 exalumnos, sin contar convenios con universidades de Iberoamérica o exposiciones. Ochocientos años permiten a la que fuera Escuela de Salamanca tener una perspectiva clara de lo que es y lo que debe ser la universidad del futuro. ABC habla sobre ello con su rector.

—La Universidad de Salamanca es una de las tres más antiguas de Europa. ¿Por qué los españoles no presumimos de ello?

—Puede ser por desatención. Es importante recuperar la historia de los grandes pensadores. Hay quien parece sólo recordar lo negativo de la Historia de España pese a existir grandes contribuciones al progreso humano. Quizá también la posición no central de Salamanca explica que no se haya puesto tanto énfasis como primera universidad.

—¿Por qué ranking tras ranking ninguna universidad española está entre las cien mejores del mundo, incluida la de Salamanca?

—Estamos haciendo importantes esfuerzos para ello, pero hay rankings que están diseñados para que salgan mejor las universidades de otros países. Competir con criterios que benefician a otros no es fácil.

—¿Por ejemplo?

—Los que minusvaloran la publicación en español. Nosotros defendemos el español y así es muy difícil obtener las posiciones más elevadas en los rankings porque habría que publicar sólo en inglés y dar más clases en inglés y la de Salamanca es la universidad del español. Tampoco se mide el compromiso que tenemos con nuestro entorno. Además, las universidades que están en estas primeras posiciones tienen un presupuesto que puede ser 50 ó 100 veces el nuestro. Podemos competir, pero no vamos a renunciar al español ni a que las clases medias puedan acceder a estudiar, algo que no es posible en algunas de esas universidades.

—Se tiende a denigrar a la juventud, diciendo que la del pasado fue mejor, aunque eso ya lo decía Aristóteles. ¿Cómo son los alumnos actuales?

—Los últimos estudios evidencian progresos positivos. Estamos ante la generación, la de los millennials, más lectora de la humanidad, aunque en formatos distintos. Antes no había una generación tan generalmente lectora como ésta. También se dice que son los más colaborativos de la historia. Tenemos algunos prejuicios sobre los jóvenes que son clásicos, pero parecen ser infundados. Mi experiencia como profesor es que sus capacidades de expresión oral y escrita no han empeorado; su acceso a la información e interés no es menor que en generaciones anteriores, y su disciplina de trabajo ha mejorado.

—¿Debería informar más y mejor la universidad española a los alumnos de las posibilidades de empleo que existen en sus titulaciones como, por ejemplo, las de humanidades?

—Algunas de las características de los nuevos planes de estudio apuntan ya en esa dirección y en la posibilidad de hacer prácticas en empresas. Hay titulaciones humanísticas que tienen una inserción profesional fantástica, como las filologías o estudios en Asia Oriental. Hablar en general de una deficiente inserción laboral de los estudios en humanidades es desatender algunas líneas que son prometedoras. Claro que es necesario combinar estudios de humanidades con capacidades digitales y así están evolucionando muchos estudiantes.

—¿Y no debería ser la información previa a su matriculación?

—Sí, es cierto. Los estudiantes a la hora de elegir sus grados deberían tener toda la información sobre las posibilidades reales de inserción laboral, aunque nadie sabe cuáles van ser los empleos del futuro. Tal vez necesitemos propiciar oportunidades laborales distintas a las convencionales, pero no hemos preparado nuestro mundo de profesiones para esos perfiles. Es verdad que los grados llevan unas etiquetas que son propias del siglo XX y necesitamos grados con competencias más transversales. Las empresas cada vez más piden perfiles distintos a los que ya tienen.

—Existen encuestas empresariales que reflejan ya cierta desconfianza del empresariado con la universidad en favor de la Formación Profesional. ¿Le preocupa?

—Lo que necesitan las empresas es gente que solucione problemas y saber trabajar en equipo. Tenemos que cambiar nuestra forma de educar y estamos evolucionando hacia la innovación educativa, pero no están suficientemente incentivadas. En España se habla mucho de un inverosímil pacto en educación y se habla mucho menos de qué es lo que tendría que hacer realmente la educación. Es importante ponernos de acuerdo, pero habrá que saber en qué. Y eso nos los están diciendo ya desde fuera: dejen de estudiar a los Reyes Godos y pongan a los alumnos a resolver problemas en el aula.

—¿Es compatible universidades fuertes con el florecimiento imparable de privadas y titulaciones idénticas en provincias limítrofes?

—Una sociedad tendrá mejor posición cuantas más personas tenga mejor cualificadas y con un nivel de estudios más alto. Siempre nos ha deslumbrado Harvard en EE.UU., pero ahora muchos expertos están destacando el papel de universidades intermedias, que quieren formar a mucha gente, incluso las que no tienen recursos económicos, en títulos universitarios, por ejemplo Arizona, que tiene una reputación en EE.UU. igual que la de Harvard. Y ése es el sistema universitario español: un montón de universidades, muchas de ellas regulares, permitiendo que, con independencia de los recursos económicos de las familias y de su origen geográfico, tengan acceso a unas condiciones de precio aceptables a los estudios universitarios. Dicho esto, se nos ha ido la mano en aspectos como la redundancia de títulos. No necesitamos menos universidades, sino mayor diversificación en la oferta académica porque la extensión de muchas universidades por todo el territorio garantiza la universalidad del acceso a la Educación Superior y eso en términos de desarrollo económico es positivo. El problema es que en todos los lugares se ofrezca lo mismo. Pero es curioso que en España se ponga en cuestión este sistema cuando en EE.UU. hay una reivindicación de este modelo.

«El caso Cifuentes es puntual. En toda mi experiencia como gestor en la universidad no he sentido nunca ningún condicionamiento político»

—¿El caso Cifuentes ha dejado en evidencia una excesiva dependencia o influencia de la clase política en las universidades públicas?

—Es un caso puntual. En toda mi experiencia como gestor en la universidad no he sentido nunca ningún condicionamiento político. No puedo hablar por otras universidades, pero en la de Salamanca eso no se percibe.

—¿Qué opinión le merece el nuevo ministro de Ciencia y Universidades, Pedro Duque?

—Es un cambio importante. No tengo conocimiento previo de él, pero espero que la inversión en universidades, investigación y innovación se mantenga y crezca los próximos años por el bien de España

abc

31 total views, no views today

Share

Adif busca vigilantes con “extrema urgencia” al anularse el macrocontrato de seguridad

equipo saliente de Adif, que con toda seguridad va a ser cesado por el Gobierno entrante -probablemente este mismo viernes- lleva desde otoño de 2016 de fracaso en fracaso en sus varios intentos por sacar adelante un concurso millonario de seguridad y vigilancia para el periodo 2017-2019, dotado de 88 millones hasta 2019. No lo ha conseguido y el último traspié tuvo lugar el 13 de abril, cuando el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (el TACRC) anuló el contrato de seguridad a raíz de una impugnación planteada por Ilunion (antigua ONCE), según ha sabido El Independiente.

Previamente el concurso ya había sido declarado desierto en octubre de 2017. Por lo que el administrador de infraestructuras decidió abrir un procedimiento negociado sin publicidad con un aumento en el precio de la licitación del 10%. En su resolución del pasado mes de abril, el tribunal administrativo estima la reclamación de Ilunion y rechaza las alegaciones de Adif, que ha pedido al TACRC “mantener los efectos del procedimiento anulado”.

Si la respuesta del TACRC a esto último no es afirmativa, la empresa pública procederá a “contratar los servicios de vigilancia y seguridad a través de un procedimiento de extrema urgencia o, en su caso, de emergencia”.

Adif abrió un procedimiento negociado sin publicidad tras quedar desierto el concurso

El contrato afecta a toda la red de estaciones, según publicó El Economista. Y fue lanzado por primera vez hace un año y ocho meses, cuando el Consejo de Administración aprobó el 28 de octubre de 2016 el “expediente, gasto y apertura del procedimiento de adjudicación del contrato de servicios de vigilancia y seguridad periodo 2017-2019”. Desde entonces todos los intentos han sido abortados: se han detectado errores en los contratos o directamente las empresas no han acudido.

En el tercer y malogrado intento, una impugnación ha frustrado las esperanzas de la compañía propietaria de la vía y de las estaciones de tren. Adif alega que la subida del precio de la licitación no es “sustancial”, a lo que el tribunal responde sin ambages que “el 10%, no puede considerarse como una modificación no sustancial”. “Tal límite”, añade la resolución, “abre una posibilidad de acceso al negociado sin publicidad no querida en las Directivas Europeas”.

Un contrato tuvo errores, otro quedó desierto y otro ha sido anulado

El TACRC igualmente rechaza la “actualización en las tarifas” que esgrime Adif para respaldar el alza del precio de licitación. “Se ha intentado justificar el aumento de casi un 10% con una supuesta actualización de precios que no es tal o que desde luego no se nos ha explicado qué factores son los que han de ser actualizados, los criterios de tal actualización y como se incide en la determinación final del precio”, dice el tribunal.

En el informe presentado ante el Consejo de Administración de Adif el pasado 13 de mayo, se destaca además que hay que “tener en cuenta los efectos que se derivan en este sector del conflicto de vigilancia y seguridad en el Aeropuerto de El Prat que se produjo en verano de 2017”. Sin embargo, nada de esto ha sido alegado ante el tribunal. En dicho conflicto, que afectó a miles de viajeros, los trabajadores de Eulen se declararon en huelga. Finalmente, un árbitro nombrado por Fomento resolvió el embrollo al ordenar una subida salarial y un refuerzo de plantilla.

Adif defiende que quiere evitar un conflicto como la huelga de Eulen en El Prat

Portavoces de Adif consultados opinan que la problemática no es tan grave. El TACRC “es un tribunal de carácter exclusivamente administrativo”, aseguran, y “hay que tener en cuenta que el procedimiento de licitación anterior de marzo de 2017 se había declarado desierto por falta de ofertas”. “Se actualizó el presupuesto a fin de que el mismo resultara adecuado a las condiciones del mercado al tiempo de la nueva licitación”, agregan fuentes oficiales, que afirman que en el concurso negociado sin publicidad “se mantuvieron inalteradas las condiciones iniciales del contrato desierto pero se actualizó el presupuesto de licitación y el valor estimado del mismo”.

Siempre según la empresa, las firmas que seguirán prestando servicios de vigilancia y seguridad son Prosegur, Eulen y Securitas, “las adjudicatarias del contrato objeto de resolución por parte del TACRC”

elindependiente

159 total views, 1 views today

Share

La política tiende a hacer que nos odiemos mutuamente”

n nuestra sociedad, no hay ningún tabú más importante que el de la democracia. Se pueden cuestionar la libertad o la igualdad (de hecho, en muchas discusiones se parte de la hipótesis de que ambas son o pueden ser contradictorias). Se puede criticar el sistema de partidos o el Estado-Nación. El sistema electoral o la separación de poderes. Pero la democracia no se puede tocar. De hecho, incluso quienes de forma más palpable se saltan todas sus normas… incluso estos se apropian del nombre y de los símbolos externos de la democracia: la República Democrática Alemana no tenía su capital en Bonn, sino en Berlín Este; y Nicolás Maduro encadena elecciones casi al mismo ritmo que encarcela opositores. En el comienzo del siglo XXI, para un político a veces parece que da igual lo que haga y cómo lo haga, pero eso sí, siempre con el adjetivo “democrático” por delante.

jason-brennan-foto.jpg

Aunque sólo sea por eso, el último libro de Jason Brennan, politólogo y profesor en las Universidades de Georgetown y Arizona, supone un soplo de aire fresco. Incluso aunque, como el propio autor reconocía en la conversación que mantuvo con Libre Mercado esta semana en Madrid, el título sea deliberadamente “provocador”, más radical que el contenido. Porque Contra la democracia (Deusto) no es tanto un ataque frontal a las democracias occidentales, como una nueva forma de mirar a los sistemas políticos que nos hemos dado, sobre todo en lo que tiene que ver con las formas de elección de nuestros representantes.

La principal razón por la que la democracia no se puede tocar es porque la discusión se plantea siempre como una disyuntiva cerrada entre democracia o autoritarismo. No en este libro. Brennan defiende todas las libertades civiles que nos hemos dado en los últimos dos siglos. Y lo que se pregunta (y con buenos argumentos) es si el sistema de elección de representantes y el modelo democrático convencional (elecciones cada cuatro años para elegir a unos políticos que organicen la cosa pública hasta la próxima convocatoria) cumple con aquellos objetivos para los que fue creado, si es el mejor sistema posible o si no sería relativamente sencillo encontrarle una alternativa más eficiente.

El autor parte de dos premisas que, aunque conocidas y relativamente habituales en la literatura académica en los últimos años, no suelen aparecer en el debate público. La primera es que el votante medio es “ignorante”, se comporta de forma “irracional” y está sistemáticamente “desinformado”. En esto Brennan sigue una argumentación similar a la de Bryan Caplan en El mito del votante racional (Innisfree, 2016): la raíz de todo esto no reside en que seamos estúpidos. Ni mucho menos. La clave es que “tenemos unos incentivos débiles” para superar nuestros sesgos o errores en lo que tiene que ver con la política: al fin y al cabo, todos sabemos que nuestro voto no tiene apenas influencia en el resultado final. La posibilidad de que un votante en concreto sea el responsable de un cambio de Gobierno o de que salga elegido tal o cual representante es ínfima (mucho menor que la de ganar la lotería, por ejemplo) por lo que no hay demasiados motivos que nos empujen a informarnos sobre partidos, candidatos o programas (o, casi más importante, sobre las consecuencias que tendría que se aplicase tal o cual medida).

portada-contra_la_democracia.jpg

Los ejemplos que explica el libro se refieren al público norteamericano, pero no hay demasiadas razones para suponer que en Europa los resultados serían radicalmente distintos: así, Brennan recopila encuestas e informes que aseguran que una mayoría de los votantes es incapaz de identificar a los candidatos de su distrito, no sabe asignar una propuesta programática a demócratas o republicanos, y desconoce por completo en qué se gasta el dinero el Presupuesto federal (y no hablamos de errores menores, de si el gasto en tal departamento es del 10 o el 15% del total, sino de una absoluta ignorancia respecto a qué partidas son las más importantes y cuáles apenas reciben fondos). Citando a John Ferejohn, Brennan asegura que “nada impresiona con más contundencia al estudioso de la opinión pública y la democracia que la escasez de información que la mayoría de las personas posee acerca de la política”.

El problema es que esta ignorancia se suma a otro fenómeno también bastante documentado, aunque tan políticamente incorrecto que rara vez aparece en los medios: cuando adquirimos conocimientos políticos lo hacemos menos para acercarnos a la verdad que para acumular argumentos que ayuden a nuestro “equipo político”, porque en eso se han convertido los partidos, en una “tribu” a la que nos asociamos y que nos define, que divide a la sociedad entre nosotros y ellos. No nos interesa aprender, nos interesa ganar: las elecciones y la discusiones.

Habrá quien piense que pertenecer a un grupo determinado no es tan grave. Al fin y al cabo, todos nosotros, de una manera u otra, nos asociamos a decenas de colectivos con los que nos sentimos cercanos por afinidad personal, gustos, aficiones, geografía, idioma… El problema es que la política tiene una serie de rasgos peculiares. Que yo sea seguidor de un grupo musical y mi vecino de otro no tiene la más mínima implicación en la vida del otro. En política no. Como explica Brennan, “los rasgos del proceso de toma de decisiones políticas en democracia tienden a convertirnos en enemigos situacionales:

  • hay un número de opciones limitado
  • las decisiones son monopolísticas: todo el mundo tiene que aceptar lo que decida el ganador
  • y estas decisiones políticas se imponen, contra la voluntad, por medio de la violencia” (aquí Brennan a lo que se refiere es a que el Estado, que se arroga la legitimidad del uso de la violencia en un territorio, obliga a todos, quieran o no, a cumplir sus normas: por ejemplo, por muy democrático que sea el procedimiento, si no quiero pagar los impuestos que aprueba el partido rival, terminaré en la cárcel)

Todo esto nos convierte, como explica el último capítulo del libro, probablemente el que tiene un planteamiento más interesante, novedoso y polémico, en “enemigos cívicos”, miembros de una comunidad en la que se celebra un juego de suma cero, en el que unos ganan y otros pierden y en el que todos sabemos que si nuestra opción no es la elegida, nos impondrán las condiciones de los otros, queramos o no: “La política tiende a hacer que nos odiemos mutuamente, aunque no debería”.

Y no es sólo en lo que tiene que ver con partidos o elecciones. Brennan cree que “nuestro tribalismo político inunda y corrompe nuestro comportamiento fuera de la política. La política amenaza la idea de respeto y consideración mutuos”. Para demostrarlo, cita varios ejemplos de informes realizados en EEUU, que muestran cómo los sujetos del estudio se comportaban hacia sus conciudadanos en función de lo que creían que estos habían votado: desde pruebas de selección de personal en las que republicanos y demócratas fichan a su compañero de partido (incluso aunque tenga un CV mucho más mediocre que un rival ideológico) hasta juegos cooperativos en los que sólo se confía en aquellos que piensan como tú:

El día de las elecciones, cuando mis vecinos votan, se convierten en mis enemigos y yo me convierto en el suyo. (…) La política es un juego de suma cero con ganadores y perdedores. Crea relaciones de enfrentamiento en las que tenemos razones para oponernos mutuamente y socavar los intereses del otro.

Cuando convertimos estas decisiones en cuestiones políticas, tus preferencias distintas se convierten en una fuente de verdadero conflicto. Para que tú te salgas con la tuya tienes que impedir que yo me salga con la mía.

En la sociedad civil, la mayoría de mis conciudadanos son mis amigos cívicos, parte de un gran empeño cooperativo. Uno de los aspectos más repugnantes de la democracia es que transforma a esa gente en una amenaza para mi bienestar. Mis conciudadanos ejercen poder sobre mí de maneras arriesgadas e incompetentes. Eso los convierte en mis enemigos cívicos.

La pregunta sería cómo resolver esta tensión. Entregarle el poder a un dictador benevolente no parece una alternativa (y habría que pensar en qué incentivos podría tener este para seguir siendo benevolente). Y al mismo tiempo hay decisiones de carácter colectivo que requieren de algún mecanismo que agregue voluntades. Brennan apuesta por “el Gobierno de los que saben” o “epistocracia”. Pero no termina de quedar muy claro cuál sería su receta exacta. Plantea varias alternativas para mejorar los resultados en las urnas: desde un carnet de votante (que, al igual que ocurre con el de conducir, requeriría de cumplir ciertos requisitos) al voto plural (tanto demuestras que sabes, tanto pesa tu voto), pasando por el sorteo del derecho al voto (un sorteo en el que se escogería, al azar, a un número muy pequeño de ciudadanos que dedicaría unos meses a aprender e interesarse por las diferentes opciones políticas) al veto epistocrático (una especie de comité de sabios que no podría aprobar leyes, pero sí vetar las que consideren negativas).

De todas las alternativas, parece que Brennan se decanta por aquella que acepta el sufragio universal, pero incentivando al votante: por ejemplo, pagándole si aprueba una especie de examen cívico o exigiendo una tarifa para votar a aquellos que lo suspendan. Aunque este capítulo quizás sea lo más comercial (este tema de la epistocracia o Gobierno de los sabios generará debate), también es la parte más floja del libro. Especialmente porque no termina de quedar claro cuáles de esos fallos de la democracia a los que estábamos haciendo referencia se resolverían con este modelo. Por ejemplo, en EEUU o Reino Unido, numerosas encuestas recalcan que en aspectos clave (como, por ejemplo, la evolución de la economía mundial en las últimas 3-4 décadas) los votantes más informados y con más cualificación tienen una percepción todavía más errada que la del votante medio.

En la conversación que mantuvimos con él esta semana Brennan explicaba que cuando habla de epistocracia no está pensando en la clase intelectual, en licenciados universitarios o en cualquier otro colectivo cerrado según un baremo preestablecido, sino que más bien lo que propone es una mejor preparación del conjunto de los votantes para afrontar el proceso democrático. El problema es que se queda en la forma (cómo votamos) y deja fuera el fondo… la gran cuestión, la que realmente está en la raíz que explica las tensiones del sistema: el expansionismo democrático, o la creciente tendencia a pensar que todo (o casi) se tiene que decidir en una votación. A unos pocos kilómetros de donde enseña Brennan, los Padres Fundadores crearon una democracia más destinada a proteger a las minorías que a entregar un poder irrestricto a las mayorías. La base del liberalismo clásico siempre fue que el individuo debía tener el control sobre su vida (incluso para equivocarse) y que el Estado sólo debía inmiscuirse cuando no hubiera otro remedio, para regular aquellos aspectos de la convivencia en el que fuera necesario un juez imparcial o cuando se requiriera de un administrador leal (desde la defensa a la seguridad ciudadana). Era una cuestión ética, pero también relacionada con la eficacia: nadie tiene mejores incentivos para intentar acertar que aquel que sufrirá o se beneficiará de las decisiones que tome (ahora que la expresión está de moda: aquel que tiene “skin in the game”). Sí, el individuo se puede equivocar también en lo que le atañe más de cerca, pero tenderá a minimizar o, al menos, reaccionar ante esos errores. Y no, ese liberalismo no le convertirá un individuo aislado y egoísta, porque sabrá que para cumplir sus planes, sean estos cuales sean, la mejor solución es la unión voluntaria, en múltiples acuerdos simultáneos, con sus conciudadanos (por ejemplo, a través del mercado, un mecanismo que nos convierte en aliados de todos nuestros vecinos, no en rivales). Por ahí sí se intuye un camino por el que empezar a transitar, uno que limite en la medida de lo posible todos esos efectos adversos que Brennan analiza con detalle. Es un paso que, empeñado como está en no inclinarse por una opción política u otra (el libro repite en varias ocasiones que quiere ser útil a observadores de cualquier lado del espectro políticos), apenas se atreve a dar.

libremercado

36 total views, no views today

Share

Cuidado con el sol: las cremas de protección no son 100% efectivas contra el melanoma

A una semana de que comience oficialmente el verano y cuando las temperaturas parece que empiezan a subir, es importante recordar la importancia de protegerse frente al sol. Sin embargo, el Instituto de Neurociencias de Alicante alerta de que las cremas solares no son 100% efectivas contra el melanoma, ni siquiera las de protección 50.

Ni siquiera las cremas con factor 50 protegen totalmente del cáncer de piel más agresivo

El melanoma es el cáncer de piel más agresivo y aunque las cremas de factor de protección alto son fundamentales para la protección, un estudio publicado en la revista Nature y del que es coautora la doctora Berta López Sánchez-Laorden, del Instituto de Neurociencias de Alicante, concluyó que la radiación ultravioleta del sol puede llegar a la piel incluso con una crema solar con factor de protección 50, dañando el material genético y favoreciendo la aparición de este cáncer de piel. Por eso es tan importante acompañar la aplicación del sol con las recomendaciones oficiales, que incluyen evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, permanecer a la sombra o no exponer al sol a los bebés.

Sánchez-Laorden es experta en el estudio de los procesos metastásicos derivados del melanoma, que son responsables del 90% de las muertes. El objetivo de su laboratorio es encontrar estrategias terapéuticas innovadoras. La doctora señala que “hasta un 75% de los pacientes con melanoma avanzado pueden desarrollar una metástasis cerebral. En sus primeras etapas, el melanoma se puede curar mediante cirugía, pero la enfermedad metastásica avanzada tiene mal pronóstico en la mayoría de los casos y, lamentablemente, las estrategias para tratar a estos pacientes siguen siendo ineficaces”.

Con el objetivo de diseñar mejores estrategias terapéuticas, en su laboratorio se hace un abordaje multidisciplinar, desde la oncología y la neurociencia, “que permita entender la biología del melanoma con metástasis cerebral y cómo evoluciona el sistema inmune del cerebro durante la progresión de la metástasis y en respuesta a los tratamientos”, explica.

En las últimas décadas la incidencia de estas metástasis se ha incrementado de manera significativa y es una de las principales causas de muerte. “El desarrollo de las terapias dirigidas y las inmunoterapias ha mejorado considerablemente el tratamiento del melanoma. Sin embargo, en parte por las características únicas del cerebro, las metástasis que provoca este cáncer de piel no responden de la misma manera que en otros órganos y el tratamiento no es tan efectivo”, precisa la doctora Sánchez-Laorden. Por eso la metástasis cerebral de melanoma maligno ha pasado a ser la tercera más frecuente, después de las originadas por el cáncer de pulmón y de mama.

elindependiente

35 total views, no views today

Share

El Gobierno logra el aprobado del 63,7%, desde la izquierda hasta el centro

Gobierno de Pedro Sánchez recibe una bienvenida generalizada de la sociedad española con una nota media de 5,3 puntos y el aprobado del 63,7% de los encuestados, según el barómetro del Instituto DYM para El Independiente/Prensa Ibérica realizado esta semana. Muy significativo resulta que su aceptación no se limite al espectro ideológico de la izquierda y el centro-izquierda, donde obtiene una media de 6,6 puntos, sino que se extienda al centro-derecha y que alcance hasta 4,9 puntos de nota por parte de votantes de partidos ideológicamente enfrentados como Ciudadanos.

La entrada en el Ejecutivo de perfiles como el de Josep Borrell (Exteriores) o Fernando Grande-Marlaska (Interior), procedente de la órbita política del PP, ha recibido una buena acogida por los electores del centro-derecha, que le otorgan 4,7 puntos de nota media al flamante Gobierno, a pesar de estar conformado principalmente por dirigentes socialistas.

Pedro Sánchez logra así su principal objetivo político: ocupar el espectro político del centro, donde se sitúan ocho millones de votantes y en el que se consiguen las grandes victorias electorales. Tras dar por vencido a Podemos en la “batalla de la izquierda”, el líder socialista se enfrentó al reto de reconquistar el centro haciendo frente al avance de Ciudadanos. La formación de su Gobierno ha supuesto todo un escaparate de ese nuevo ‘centrismo’ del PSOE, que arrincona a los nuevos partidos a su izquierda (P0demos) y a su derecha (Ciudadanos). Contribuye así a un renacimiento del bipartidismo que comenzó con las primarias del PSOE del año pasado y que se completará este verano con la renovación del liderazgo en el PP.

El barómetro de junio muestra indicios de éxito en la estrategia emprendida por Pedro Sánchez. Sólo un 24,9% de los encuestados rechazan el Gobierno socialista, que logra un aprobado de 5,3 puntos. Los votantes del PSOE le dan un notable, un 7,4 de nota, y los de Unidos Podemos también superan la media con un 6,3. Además, el Ejecutivo roza el aprobado entre los votantes de Ciudadanos, que lo valoran con un 4,9.

Por espectro ideológico, los encuestados que se declaran de centro-izquierda otorgan un 6,6 de nota al Gobierno; los identificados con la izquierda le dan un 5,6 y los que se dicen de centro y de derechas un 4,8. La encuesta realizada por DYM Politics se llevó a cabo los días 11 y 12 de junio, coincidiendo con la confirmación de la sentencia del caso Nóos y las primeras decisiones del Ejecutivo, como la de acoger en Valencia a los 629 inmigrantes rescatados en el mediterráneo por el barco Aquarius. Los primeros días de poder del Gobierno socialista, marcados por el nombramiento de los ministros, han reforzado su posición política y también la electoral.

El nombramiento de Pedro Duque, segundo astronauta nacido en España, como ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, es el que más ha impresionado a la opinión pública. El fichaje galáctico ha cumplido su misión y se convierte en el ministro más valorado de un amplio Ejecutivo con 17 carteras, cuatro más que el gabinete de Mariano Rajoy. Un 20,2% de los encuestados nombran a Pedro Duque al ser preguntado por sus preferencias en el Gobierno. Le sigue en popularidad Josep Borrell, responsable de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, como ministro favorito por un 14,8% de los entrevistados.

El tercer ministro más popular ya ha abandonado el Gobierno. La elección de Máxim Huerta para la cartera de Cultura y Deporte también ha conseguido el efecto mediático buscado y un 5,7% de los encuestados lo señalaban como su ministro favorito horas antes de que dimitiera tras haber cometido un fraude fiscal hace diez años. A continuación se sitúa el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, el ‘fichaje’ destacado por un 3,2% de los españoles, seguido de Nadia Calviño (Ec0nomía) y Margarita Robles (Defensa), ambas con un 2,5%.

La entrada en el Gobierno de Pedro Duque y de Josep Borrell contribuyen a la ocupación del espacio político del centro que Pedro Sánchez necesita para ganar las elecciones. El astronauta es el ministro favorito de los votantes de Unidos Podemos y de Ciudadanos, que suponen el 30,9% y el 25,7%, respectivamente, de los que lo sitúan como el mejor nombramiento.

La posición contraria se produce con la elección de Josep Borrell, titular de Exteriores. Del 14,8% de los encuestados que lo señalan como su ministro favorito, la mayoría proceden del centro-derecha y la derecha, con un 32,5%, frente al apoyo del 27,4% que se sitúa en el centro-izquierda y la izquierda. Borrell es el ministro preferido de los votantes del PP (25%), seguido del electorado del PSOE (21,9%) y de partidarios de Ciudadanos (20%).

Un 48,5% de los entrevistados consideran que el Ejecutivo socialista es mejor que el anterior de Mariano Rajoy. En este grupo resultan más entusiastas que los propios socialistas los votantes de Unidos Podemos, que representan a un 81% frente al 75,4% que se declara electorado del PSOE. Un 42,2% de los que se congratulan del cambio de Gobierno se dice votante de Ciudadanos y un 8,8% del PP.

Entre los que consideran que el Ejecutivo de Sánchez es peor que el de Rajoy sólo hay un 1,6% de votantes de Podemos frente a un 15,3% de Ciudadanos y un 53% de electores del PP.

También es clara la mayoría de españoles que cree que el presidente acierta al no incluir a miembros de Podemos en su Ejecutivo. Un 60,6% está en contra de una coalición con el partido de Pablo Iglesias que sólo respalda un 26,5% de los entrevistados, frente a un 12,9% que no sabe/no contesta. El rechazo se produce principalmente entre votantes del PP (89%), de Ciudadanos (91,7%) y del propio PSOE (65,9%).

Ese mismo espectro ideológico se reproduce en la ajustada mayoría que reclama eleccionesanticipadas. Algo más de la mitad de los entrevistados (50,4%) prefiere que se adelanten los comicios, previstos en junio de 2020. Este sector partidario del adelanto electoral lo conforman al 80% votantes de PP y de C’s, frente al electorado socialista y de Unidos Podemos que abogan por agotar el mandato.

Ese consenso se mantiene en el respaldo a la decisión de presentar la moción de censura que derribó a Rajoy e invistió a Sánchez como presidente del Gobierno. Un 64,3% de los ciudadanos se declara a favor de esa operación política. De ellos, más del 90% se sitúan en el espectro de izquierdas y centro-izquierdas. Es decir, el electorado tradicional del PSOE, y especialmente los electores de Unidos Podemos, premian la audacia del líder socialista.

Por el contrario, sólo un 18,3% de los entrevistados aprueban la posición del partido de Albert Rivera durante la moción de censura. De este grupo, la mayoría se declara votante de Ciudadanos. El electorado del PP, que culpó a C’s de la caída de Rajoy, y especialmente de Unidos Podemos conforman el grueso del 40,5% de los ciudadanos que consideran que la formación de Rivera se equivocó durante la moción de censura.

elindependiente

83 total views, no views today

Share

90 años sin Amundsen, el héroe de los hielos

El 18 de junio se cumplen noventa años de la desaparición de un gigante: el explorador noruego Roald Amundsen (1872-1928). Sus hazañas asombran: descubrió el Paso del Noroeste, fue el primero en llegar al polo Sur, el primero en sobrevolar el polo Norte… Tenaz, inteligente, visionario, Amundsen fue capaz de sobrevivir en el Ártico como los indígenas y, también, de prever el protagonismo decisivo de la técnica en el futuro de las exploraciones.

Nieto de pescador, hijo de un pequeño armador, el joven Amundsen soñaba con descubrir nuevos territorios cuando su compatriota Fridtjof Nansen atravesó Groenlandia en 1889. Amundsen tenía diecisiete años entonces. La recepción a Nansen en Oslo debió de impresionarlo. No obstante, consintió en estudiar Medicina para contentar a su madre. Eso sí, cuando ella murió, abandonó las aulas y se enroló en el Magdalena, barco dedicado a la pesca de focas ―para él, un sucedáneo del Fram, el legendario barco de Nansen.

 

El Fram navegando
El Fram navegando (Odd Amundsen / Anders Beer-Wilse / Wikimedia Commons)

Su experiencia en sucesivos buques balleneros le permite, en 1897, sumarse como oficial de segunda a la expedición a la Antártida que el belga Adrien De Gerlache lideraba en busca del polo Sur Magnético. Mal preparados, los exploradores sufren la primera invernada antártica de la historia. Amundsen se entrega allí a la caza de focas: su aceite los protegerá del escorbuto; la carne, del hambre; las pieles, del frío… Además, comprueba la utilidad de los esquís para desplazarse en ese medio.

Poco a poco, Amundsen esboza un objetivo en su mente: anhela descubrir el esquivo Paso del Noroeste, que, de existir, comunicaría los océanos Atlántico y Pacífico por su confín norte. Antes, sin embargo, aconsejado por Nansen, estudia Magnetismo en Hamburgo con el geofísico Georg Balthasar von Neumayer. De vuelta a Noruega, moviliza todo su capital, pide prestado, y en 1902 compra el Gjöa, un pesquero de focas con solo veintidós metros de eslora al que instala un motor. Lo carga con víveres para cinco años, diez toneladas de petróleo y seis perros esquimales, y el 17 de junio de 1903 se hace a la mar junto a seis compañeros.

 

 

El éxito no agota los desafíos de Amundsen. Al contrario, los excita

El Gjöa gana la costa oeste de Groenlandia, atraviesa el mar de Baffin, penetra en el estrecho de Lancaster, y desciende en dirección sur por los estrechos de Peel y Franklin. Barco pequeñito, maniobra entre los icebergs, hasta quedar inmovilizado en el estrecho de Ross. Los tripulantes pasan el invierno en la isla de King William, donde confraternizan con los esquimales y observan su adaptación al entorno.

Aprovechando la obligada espera, Amundsen hace una expedición en trineo tirado por perros hasta el polo Norte Magnético. Se desconcierta: está cincuenta kilómetros al nordeste de donde John Ross lo señaló en 1830. Su estupor resulta comprensible, pues aún tardaríamos varias décadas en comprender los desplazamientos de los polos magnéticos.

Isla King William (Canadá)
Isla King William (Canadá) (Stephen J. Trapfton / Wikimedia Commons)

Los descubrimientos de todo tipo en King William son tan estimulantes que, cuando llega el verano, los expedicionarios deciden permanecer un año más en la isla. Finalmente, el 13 de agosto de 1905 reemprenden una difícil navegación entre la isla Victoria y el Continente. El 27 de agosto encuentran un ballenero procedente de San Francisco, llegado del oeste. ¡Misión cumplida!: han superado la barrera de hielos que separa el Atlántico del Pacífico; el Paso del Noroeste existe, acaban de atravesarlo. Después de otra invernada en la zona, esta junto a la desembocadura del río Mackenzie, el 30 de agosto de 1906 llegan a Nome, en la costa sur de Alaska. Los hielos habían quedado atrás.

 

El éxito no agota los desafíos de Amundsen. Al contrario, los excita: quiere ser el primero que alcance el polo Norte. Con ese propósito busca patrocinadores y consigue que Nansen le preste el Fram. Hasta que dos noticias dinamitan sus planes: la conquista del polo Norte por el estadounidense Robert Peary el 6 de abril de 1909; y el fracaso de la expedición de Ernest Henry Shackleton en el polo Sur. Amundsen se desinteresa por su propio proyecto y empieza a acariciar la acometida antártica.

Barrera de Ross
Barrera de Ross (paylessimages / Getty Images/iStockphoto)

El plan suscita muchos interrogantes. Por una parte, no tendrá que enfrentarse solo a los elementos, también al inglés Robert Falcon Scott, quien dirige una expedición similar, le lleva cierta ventaja y está equipado con los últimos adelantos. Además, ¿qué pensarán los patrocinadores de su cambio de objetivo? ¿Permanecerían fieles? Y ¿qué opinará Nansen? ¿Le seguirá prestando su barco? Disgustado por tantas incertidumbres, Amundsen engaña a todo el mundo: cuando zarpa en junio de 1910, Scott, Nansen, los patrocinadores y hasta dieciocho miembros de la expedición creen a pie juntillas que se encaminan al polo Norte; el piloto es el único advertido.

 

Todo se ha calculado con minuciosidad: transportan un refugio desmontable, quince grandes tiendas de campaña, vestuario adoptado de los esquimales de la isla de King William, diez trineos con el armazón en madera de fresno de Noruega y los patines de nogal americano, cien perros groenlandeses, víveres elegidos por un nutricionista para humanos y canes…

El 9 de septiembre de 1910 en Madeira, Amundsen reúne a la tripulación y desvela su verdadero destino. Nadie da un paso atrás. Aprovechando la escala, el noruego despacha un telegrama escueto a Melbourne, donde se espera a Scott: «Voy hacia el sur». La noticia conmociona al mundo.

Consciente de las posibilidades de la aviación después de la Primera Guerra Mundial, aprendió a pilotar e intervino en diversas expediciones aéreas

El 16 de enero de 1911, el Fram fondea en la barrera de Ross, donde Amundsen establece su campamento base en la Antártida. Después de afianzar el refugio, reconoce el itinerario: baliza el camino con bambús y banderolas cada quinientos metros; prepara sucesivos depósitos con víveres para la vuelta… El resto de la tripulación caza focas, acumulan treinta toneladas de carne.

Por fin, el 19 de octubre, Amundsen parte con cuatro compañeros, 52 perros y cuatro trineos. Su propósito es recorrer treinta kilómetros diarios, aunque deban remontar las montañas que limitan la meseta antártica. Cuando, el 6 de diciembre, alcanzan los 3.200 metros de altitud, ya se han comido veinticuatro perros. El 14 de diciembre alcanzan el polo Sur. Allí izan una bandera noruega y plantan una tienda con sendas cartas en su interior: una para el rey de Noruega y otra para Scott, quien la leerá un mes más tarde. Cuando regresan a la base el 21 de enero de 1912, han recorrido 2.400 kilómetros en 94 días a través del hielo, sin sufrir ninguna baja.

 

Roald Amundsen durante una de sus travesías
Roald Amundsen durante una de sus travesías (Frederick Cook / Wikimedia Commons)

No fue la última proeza de Amundsen. Consciente de las posibilidades de la aviación después de la Primera Guerra Mundial, el noruego aprendió a pilotar e intervino en diversas expediciones aéreas. El 12 de mayo de 1926 participó en el primer sobrevuelo del polo Norte. Iba a bordo del dirigible Norge, al mando de Humberto Nobile.

Este quiso repetir la experiencia, pero en una expedición formada solo por italianos. Se estrelló contra el hielo. Muchos aviones y barcos partieron al rescate. Nobile fue hallado con vida, pero el hidroavión en el que viajaba Amundsen desapareció en el mar de Barents el 18 de junio de 1928, ahora hace noventa años. El mundo lloró su pérdida, y el Gobierno noruego declaró el 14 de diciembre como Día del polo Sur en su homenaje. Quien desee profundizar en su memoria puede hacerlo en el Fram Museum de Oslo.

lavanguardia

26 total views, no views today

Share

Vodafone ‘ficha’ el cine y las series de Movistar y el catálogo AXN Now

Vodafone España se apoyará de la fortaleza en series y cine de su competidor Movistar consolidarse como “la plataforma que integra el mayor volumen de series y cine del mercado español”.

Según ha explicado a la prensa, además de los catálogos ‘premium’ de cine y series de Movistar, Vodafone también añade la oferta AXN Now, un servicio bajo demanda exclusivo de Vodafone España que estará disponible desde el 18 de junio con más de mil horas de contenidos. La propuesta de AXN Now se centrará en cine, estrenos en primicia y series con todos los episodios y temporadas completas. Esta propuesta audiovisual se incluirá de forma gratuita a los clientes de TV Total, según explican los responsables del operador.

En el caso del paquete ‘Más Series’, con un precio de cinco euros al mes, Vodafone añade la oferta de Movistar Series, junto con SYFy, AMC y AXN, lo que representa la oferta más amplia de serie del mercado español. El catalogo de cine, de diez euros al mes, con el catalogo de Movistar Estrenos (con grandes películas de Hollywood y éxitos que triunfaron en Los Goya o los Oscar) y Filmin (con más 7.000 títulos al mes).

Según la normativa impuesta por la CNMC, Vodafone puede contratar hasta tres paquetes ‘premium’ de Movistar, compañía que tras la compra de Digital+ atesora una posición de dominio que le obliga a compartir determinados contenidos ‘premium’ con sus rivales.

A lo anterior se añade el servicio Video Pass, para que los usuarios puedan consumir todos los contenidos de vídeo en el dispositivo móvil sin gastar datos y de forma gratuita durante el verano (entre el 18 de junio al 30 de septiembre) para todos los suscriptores de Vodafone One con Vodafone TV.

El fútbol, pendiente de las condiciones

Respecto al mercado del fútbol, Vodafone España ya dispone en su catalogo del Partidazo y prevé renovarlo el 30 de junio en función de las condiciones. No es el caso de las oferta de motos y Fórmula 1, que en opinión de Vodafone no ha funcionado todo lo bien que sería deseable.

El servicio de Vodafone TV -con 120 canales, incluido HBO España, Movistar Estrenos y AXN Now- ofrece tres meses de prueba gratuita sin compromiso con la posibilidad de contratación con precios que oscilan entre los 12 euros al mes para los clientes con Vodafone One L, los 18 euros al mes para los usuarios de Vodafone One M y los 24 euros mensuales para los suscriptores de Vodafone One S y XS.

El operador también comercializa la propuesta Vodafone TV Esencial, de 65 canales, en la tarifa Vodafone One L, o incorporarla por 9 euros al mes con la tarifa Vodafone One M o con 12 euros al mes con Vodafone One S y XS.

eleconomista

30 total views, no views today

Share

El primer ministro irlandés agradece el apoyo de la UE en el Brexit y defiende que su país “ya no acepta las enseñanzas de la Iglesia Católica sin cuestionarlas”

Cuando llegó al poder hace ahora un año, de Leo Varadkar (Dublín, 1979) se destacó, sobre todo, el hecho de que era un primer ministro abiertamente homosexual en la muy católica Irlanda. Pero ahora habría que añadir a la definición, al menos, dos rasgos más: un apasionado europeísmo, que le ha convertido en uno de los jóvenes líderes con más proyección del continente, y una robusta capacidad de liderazgo demostrada en las negociaciones del Brexit, un proceso en el que su país se juega mucho. El político, al frente de un Gobierno de centro derecha en minoría, recibe a EL PAÍS en Madrid, tras un encuentro con el presidente Pedro Sánchez, dos semanas después de que Irlanda enviara al mundo una nueva muestra del cambio social que está atravesando, al aprobar en referéndum la despenalización del aborto.

Leo Varadkar, Primer Ministro de Irlanda.
Leo Varadkar, Primer Ministro de Irlanda. CARLOS ROSILLO

P. ¿Está dispuesto a vetar el avance de las negociaciones del Brexit, si no hay acuerdo sobre Irlanda, en la cumbre europea de este mes?

R. No me gusta amenazar con el veto. Y no tengo razones para pensar que lo necesitaré, porque en la UE ha habido una enorme solidaridad con Irlanda. Reino Unido se va. Es su elección, su decisión, la respeto. Tuvimos en diciembre un acuerdo político entre Reino Unido y la UE, en el que Reino Unido garantizaba que no habrá frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Desde entonces estamos tratando de redactarlo en un texto legal, porque necesitamos un tratado, un acuerdo de salida, y lo que escribamos en el texto tiene que ser factible. Ahí es donde estamos teniendo dificultades, en acordar un texto legal que sea aceptable para todos. Hasta ahora todos los Estados miembros han apoyado a Irlanda en este tema de interés nacional vital. Ningún país se ha movido de esa postura. Estoy muy agradecido. Y creo que envía un mensaje por toda Europa de que ser miembro de la UE importa, de que hay solidaridad.

P. ¿Se puede reconciliar la postura europea con la británica?

R. Creo que la propuesta de Reino Unido se queda corta. Es un paso en la dirección adecuada, es bueno que dos años después del referéndum al fin tengamos algo por escrito. Pero hay dos partes donde es problemática. La primera es que cubre las aduanas, pero no las regulaciones, los estándares, que son muy importantes. La segunda es que parece sugerir que el plan de contingencia [para evitar una frontera en caso de que no se alcance un acuerdo antes del 29 de marzo de 2019] tiene una fecha de caducidad, que terminará en 2021. Eso no es un plan de contingencia. El sentido del plan de contingencia es precisamente que se aplica hasta que, y salvo que, haya un nuevo acuerdo entre Reino Unido y la UE.

P. El diputado británico Jacob Rees-Mogg, guardián de las esencias del Brexit duro, dijo en una entrevista con este periódico que Irlanda juega de farol en las

R. Lo he dejado muy claro: no queremos una frontera física, no vamos a construir una. Pero yo le preguntaría cuál es la posición de Reino Unido. Cómo van a dejar el mercado único, dejar la unión aduanera, tener todos sus acuerdos comerciales con terceros países, sus regulaciones. Cómo van a hacer eso sin poner una frontera física, en Irlanda o en sus propios puertos y aeropuertos. ¿De verdad van a dejar sus puertos y aeropuertos abiertos a cualquier cosa que venga de Irlanda o el resto de la UE? ¿Todo esto del Brexit no era para controlar sus fronteras?

P. Irlanda acaba de aprobar en referéndum la despenalización del aborto. Hace tres años, el matrimonio entre personas del mismo sexo. Desde hace un año, hay un primer ministro abiertamente gay. ¿Qué está pasando en su país?

R. No creo que tenga mucho que ver conmigo, si le soy sincero. El hecho de que alguien como yo, de padre indio y madre irlandesa, siendo un hombre gay, pueda ser primer ministro, es un reflejo de cuánto había cambiado ya el país para cuando yo llegué al poder. La influencia de la Iglesia Católica es mucho menor de la que era. Seguimos siendo un país católico, la mayoría de la gente se define como católica. Pero ya no aceptan las enseñanzas de la Iglesia sin cuestionarlas.

P. ¿Qué tiene apuntado en el haber y qué en el debe de su primer año en el poder?

R. Haber cambiado la constitución para permitir el aborto es importante. Hemos hecho un trabajo razonablemente bueno en gestionar la economía. Hemos equilibrado las cuentas, estamos reduciendo la deuda. El desempleo está cayendo, hay más gente trabajando en Irlanda ahora que la que ha habido nunca. Eso es el resultado de que los estándares de vida están mejorando, y la pobreza y la desigualdad están reduciéndose. Pero hay muchos desafíos. Tenemos escasez de vivienda. También necesitamos mejorar nuestro servicio de sanidad. Gastamos mucho y no tenemos acceso a la sanidad como el que tienen los españoles. Eso es una de las cosas que hablamos con Pedro Sánchez, queremos recibir consejos de España para mejorar nuestro servicio de salud. Él me habló del problema de España con el desempleo crónico a largo plazo. Ese es un problema que nosotros tuvimos, pero nos las arreglamos para solucionarlo. Esperamos hacer intercambio de políticas con España en esas cuestiones.

P. Usted, como Sánchez, llegó al poder sin pasar por las urnas, y goza un año después de buenos índices de popularidad. ¿Algún consejo para su homólogo español?

R. Aunque no es de mi familia política, creo que ha empezado muy bien. Ha elegido un Gobierno muy joven y energético, bien cualificado y con muchas mujeres. Creo que vamos a tener una buena relación. Habla un inglés perfecto, aprendido en Dublín, según tengo entendido. Y es muy encantador e interesante.

P. El acuerdo con el opositor Fianna Fáil, que le mantiene gobernando en minoría, se acerca a su final. ¿Confía en extenderlo o habrá elecciones?

R. Me gustaría extenderlo. No quiero unas elecciones. No creo que el pueblo irlandés demande unas elecciones de momento. El acuerdo dice que será revisado a finales de 2018, ahora estamos a mitad de año, así que en unos pocos meses deberemos revisarlo. Si el Fianna Fáil desea prolongar el acuerdo, yo también.

P. Su discurso a principios de año en Estrasburgo, profundamente europeísta, le confirmó como uno de los nuevos líderes europeos que más atención suscitan. Muchos vieron en usted a un candidato a presidir la Comisión…

R. Creo que es enormemente prematuro. No tengo experiencia todavía para eso, pero es muy halagador que la gente hable de ello. Hay una cosa que sí diría: tener un Gobierno proeuropeo en España es más importante que nunca. Hay un Gobierno populista y nacionalista en Italia, lo mismo en Polonia, Reino Unido se va. Con todo eso, España es un país al que la gente mirará en busca de liderazgo. La alianza y el eje entre Francia y Alemania es importante, pero hacen falta otros países ahí que sean grandes y tengan influencia. Y España puede ser realmente influyente en ayudar a diseñar el futuro de Europa.

P. ¿En qué se fundamenta su profundo europeísmo?

R. Muchos de los problemas a los que nos enfrentamos exigen cooperación entre países. La migración, el cambio climático, cómo gravamos a las empresas en la era digital. Cualquiera de estos problemas no pueden abordarlos solos países pequeños. En segundo lugar, lo cierto es que Europa se está convirtiendo en menos importante en el mundo. No somos los poderes militares o económicos que éramos hace cien años. El poder político y económico se mueve hacia el este y el sur, y Estados Unidos está, de muchas maneras, alejándose de su posición de liderazgo en la defensa de los valores democráticos liberales occidentales. Europa es, por eso, más importante. Si EE UU no lidera el mundo libre, Europa tendrá que rellenar algo de ese espacio. Si queremos proteger nuestros valores, solo podemos hacerlo juntos

elpais

271 total views, 1 views today

Share

Los mejores baños públicos del mundo

l portal australiano My Travel Research publicó los resultados del International Toilet Tourism Awards 2018, el ‘ranking’ de los mejores baños públicos en sitios turísticos del mundo, según la página web de la compañía.

La selección de los seis mejores baños se ha realizado a partir de la gran cantidad de solicitudes recibidas desde América del Norte, Europa, Asia y Australia. Los baños fueron evaluados en función de su diseño, originalidad, ubicación, accesibilidad y contribución económica a la localidad donde se encuentran.

El ganador absoluto según todos los criterios es el aseo del restaurante Piz Gloria.

Ubicado a 2.970 metros de altura en la cima del monte Schilthorn en Suiza, el restaurante giratorio Piz Gloria y el centro de visitantes han adoptado la temática de James Bond. La razón es simple, pues en este lugar transcurre parte de la acción de la película ‘Al servicio secreto de su Majestad’.

Restaurado en 2017, la experiencia de ir al baño ahora va acompañada de efectos audiovisuales de relacionados con James Bond. Por ejemplo, la chica Bond de turno, Diana Rigg, aparece en el espejo cuando los hombres se lavan las manos, y en los urinarios masculinos hay un cartel con el mensaje: “Agitado, no mezclado”.

Mejor diseño

El Centro de Ciencias de Saskatchewan, Regina, Canadá. El diseño de los baños de la segunda planta recientemente renovados se inspiró en los bosques boreales del norte de Saskatchewan. Las paredes están totalmente cubiertas con imágenes del apacible bosque canadiense obra del galardonado fotógrafo Todd Mintz y acompañadas con audios de sonidos de pájaros.

Image result for toilet Centro de Ciencias de Saskatchewan, Regina, Canadá.
Image result for toilet Cummins Mosaic Loo, Cummins, península de Eyre, Australia Meridional.

Los comentarios de los jueces indican que entrar en estos baños es como “adentrarse en otro mundo donde puedes hacer tus necesidades en medio de las vistas y los sonidos de la naturaleza, sin tener que preocuparte por los osos”.

Mejor contribuyente económico

Cummins Mosaic Loo, Cummins, península de Eyre, Australia Meridional.

Image result for toilet Cummins Mosaic Loo, Cummins, península de Eyre, Australia Meridional.

La comunidad local convirtió estos retretes de ladrillos rojos de la antigua estación de ferrocarril en unos baños públicos con ‘personalidad’. Siguiendo la publicidad extraoficial trasmitida de boca a boca, los turistas ahora buscan estos lavabos que cuentan con estatuas, mosaicos y pinturas que reflejan la época pasada más refinada de principios del siglo XX. Las empresas locales ahora se benefician de los turistas que se detienen para visitar estos antiguos baños temáticos en el centro de la ciudad.

Mejor ubicación

Hotel La Jolla, California, Estados Unidos. Situado en el 11.º piso con vistas a La Jolla y al mar, estos baños ofrecen unas vistas impresionantes de la ciudad costera de La Jolla y el océano Pacífico frente a San Diego.

Image result for toilet Hotel La Jolla, California, Estados Unidos. Situado en el 11.º piso con vistas a La Jolla

Mejor accesibilidad

Los aseos del aeropuerto de Brisbane, en Australia.

Los lavabos del aeropuerto de Brisbane han sido diseñados para cumplir con la legislación sobre accesibilidad. Las instalaciones permiten la presencia de equipos especializados, como una mesa para cambiar a adultos, un montacargas y un inodoro con barandas de mano extraíbles para personas con discapacidades graves. El diseño espacioso y flexible hace que viajar sea accesible para personas con discapacidades y sus cuidadores. El aeropuerto de Brisbane incluso tiene un retrete interior para los perros guía que viajan con personas discapacitadas.

La experiencia más peculiar

Bowl Plaza, Lucas, Kansas, EE.UU.

Incluso una persona que se lo está haciendo encima sería capaz de olvidar para qué ha ido al baño. Estos lavabos, que tardaron cuatro años en construirse, son ahora una gran atracción en Lucas, la capital de las artes populares de Kansas. Las paredes del baño están cubiertas por dentro y por fuera con mosaicos creados por residentes locales y artistas, y todo el edificio tiene forma de inodoro.

La entrada tiene la forma de una tapa de inodoro subida, con bancos que representan la taza.

Las paredes están cubiertas con fragmentos de porcelana, placas conmemorativas, figuras de acción, autos de juguete, máscaras y efigies. Todo el espacio es un extravagante altar a la creatividad.

50 total views, no views today

Share

Así es el Bilbao gastronómico que acoge el ’50 Best’

Tomates, hierbas aromáticas y fondo de alcaparras; Guisante lágrima con jugo de chipirón; Merluza frita con pimiento txoricero u Oreja de cochinillo, salteado de hierbas y ajo. Son platos firmados por Josean Alija, artífice de Nerua, restaurante en Guggenheim Bilbao con una estrella Michelin y posicionado como número 57 del Top 100 mundial.

Estas creaciones forman parte de uno de los menús especiales que, durante unos días, se podrán probar en una ciudad convertida en el centro neurálgico de la gastronomía mundial. Bilbao acoge la noche del 19 de junio la gala de presentación de la lista The World’s 50 Best Restaurants, un invento del grupo editorial británico William Reed Business Media, que hace 16 años comenzó a publicar un ránking con los 50 mejores restaurantes del globo.

Esa clasificación, que el martes por la noche se leerá en directo del 50º al 1º, maneja algo más que los egos de los cocineros: tiene el poder demostrado de llenar mesas. Si durante 13 años esta gran fiesta de la cocina se celebró en Londres, ciudad de origen del listado, en 2016 se mudó a Nueva York, el pasado año a Melbourne y, en 2018, Bilbao actúa como anfitrión.

Eso implica que, estos días, la capital de Vizcaya está hasta los topes de cocineros y otros profesionales de la hostelería, periodistas gastronómicos y, además, foodies. Una selección de 1.040 de estos tres colectivos es, de hecho, quien decide con sus votos (emitidos hace unos meses) los 50 mejores restaurantes del globo. Bilbao aspira así a convertirse por unos días en la capital culinaria del mundo.

“La gastronomía será nuestro Guggenheim del siglo XXI”, han avanzado estos días las autoridades (participan Diputación Foral de Bizkaia, Gobierno Vasco y Ayuntamiento de Bilbao), en el contexto de un hiperactivo programa puesto en marcha anteayer y que se extiende hasta el día 20.

‘Fan zone’ popular

Por el lado más popular, la ciudad calienta motores con una zona bautizada como fan zone gastronómica en Abandoibarra, en la explanada del Museo Guggenheim, en donde se suceden catas, show cookings y degustaciones de platos basados en técnicas de vanguardia y, a la vez, de pintxos vascos. Así, se busca implicar no solo a visitantes, sino a los propios bilbaínos, en la gran fiesta en torno al buen comer que materializa 50 Best.

Espacios de alta cocina

Pero, a la vez, es por el lado de la alta cocina donde Vizcaya puede sacar pecho estos días ante los exigentes gastrónomos que visitan una provincia que concentra tres de los diez restaurantes presentes en el Top 100 mundial en 2017 y que, además,suma una decena de restaurantes con estrella Michelin, de los cuales uno de ellos, Azurmendi, luce la triple distinción.

Algunos de estos espacios de alta cocina llevan meses con sus mesas llenas y sometidos a largas listas de espera.

Es el caso de Etxebarri, sexto en el ránking mundial y con posibilidades de avanzar el martes: la parrilla de Víctor Arguinzoniz, en Atxondo (pueblo que el lunes por la noche acogerá el banquete de los chefs o Chef’s Feast), despacha su habitual menú de 13 platos, por 176 euros, para el que es necesario haber pagado 100 euros como señal para formalizar un reserva realizada con 4 meses de antelación.

Por su parte, Azurmendi, la casa triestrellada de Eneko Atxa, al menos hasta el día 19, ocupa el puesto 38 de 50 Best. Desde Larrabetzu, ofrece dos opciones de menú, cada una por 198 euros. El plan B es visitar Eneko, concepto más casualizado de alta cocina, situado justo al lado de la casa madre, que se rige por un menú por 77 euros. Y la clientela gastrónoma puede aprovechar para probar estos días su nuevo local con la misma marca Eneko, en el Palau Euskalduna.

Menús ‘ad hoc’

Disponible hasta el 21 de junio, el citado menú de Nerua que actualiza recetas clásicas como la merluza frita es un formato diseñado por Josean Alija expresamente para estos días. Varios de sus hits se alían en este menú a un precio de 155 euros, con opción de maridaje de vinos por 55 euros adicionales o no alcohólico por 38 euros.

No es el único restaurante con menús lanzados especiales estos días. Fernando Canales ofrece su Homenaje a 05 Best Dishes (77 euros), en La Despensa del Etxanobe. Mientras, Mina organiza una cena aliada con sake el lunes, día en el que varios espónsors como Grana Padano (queso con Denominación de Origen Protegida más vendido del mundo) o Cinco Jotas. “Bizkaia welcomes The Best Chefs of the World”, anuncia una carpa junto a la ría de Bilbao, que solo avanza la asistencia de unas 2.000 personas en la gala del martes y que prevé un impacto económico en Vizcaya de entre 80 y 100 millones de euros.

expansion

35 total views, no views today

Share