WADE, una consola de alta gama en tu televisor

¿Se imagina poder disfrutar de una videoconsola de última generación en su televisor? Esto es lo que ofrece WADE. De la mano de PlayGiga, una start up de tecnología 100% española, llega al mercado el primer servicio en España de suscripción de videojuegos de alta calidad en streaming. Una herramienta que funciona de manera similar a las plataformas más conocidas de música o vídeo (Spotify, Amazon Prime…), pero trasladada al mundo de los videojuegos. Además, con la principal ventaja de no tener que comprar el costoso equipamiento de una consola de última generación o de estar todo el día adquiriendo nuevos títulos. Tan solo, de tener que adquirir el WADE BOX -en el que se incluye el pequeño adaptador y un mando- y de tener que pagar una tarifa mensual, que durante los primeros seis meses viene incluida en el paquete. Además, desde la compañía avisan que el 85% de los mandos que los usuarios tienen en sus casas son compatibles con la plataforma.

En palabras de Javier Polo, consejero delegado de PlayGiga, WADE pretende hacer la vida más fácil al consumidor. «Ofrecer los videojuegos en streaming tiene muchas ventajas. No te tienes que gastar mucho dinero en una consola. Te olvidas de los problemas de compatibilidad que pueden existir. Te libera de estar todo el día comprando nuevos juegos o de instalar pesadas actualizaciones. Gracias al streaming todo esto se elimina de la ecuación. Le das clic al título al que quieres jugar -y en diez segundos como pudimos comprobar- el videojuego arranca».ADVERTISING

inRead invented by Teads

Para lograr comercializar WADE, la compañía se ha asociado con algunos de los principales editores de videojuegos del mundo como Warner, Sega o Square Enix. Actualmente, ofrece 50 de distintos géneros, entre los que se encuentras títulos tan codiciados como Rise of the Tomb Raider, Lego Batman 3 o Mad Max. Un catálogo que se irá ampliando todos los meses y que cuando se complete llegará a los 100 videojuegos. «Una de las ventajas que tenemos es que no ofrecemos al usuario solo el juego base, tenemos todo el contenido adicional del videojuego, todos los ‘dlc’ (parches y contenidos descargables) y que además no tiene que instalarlos el usuario, sino que se encuentran en la plataforma. La gente valora mucho la comodidad», explica Juancho Carrillo, responsable de producto de PlayGiga.

CARACTERÍSTICAS:

Precio. Se vende a un precio de 99,90 euros en las tiendas de El Corte Inglés. El paquete incluye seis meses de suscripción gratuita al servicio. Contenido. Mando inalámbrico; Adaptador a TV; Adaptador de corriente; Cable HDMI; Cable Ethernet; 2 Pilas AA. Juegos más destacados. Rise of the Tomb Raider; LEGO Batman 3: Beyond Gotham; Ultra Street Fighter IV; LEGO Harry Potter; MotoGP 17; Ryse: Son of Rome; Mad Max; Metro 2033 Redux.

Un clásico de las plataformas en streaming es ver que la imagen se pixela (pierde calidad) cuando la señal de conexión a Internet se reduce. Un problema para el que PlayGiga ha encontrado solución gracias al sistema de optimización ‘Bit Rate adaptativo’. «Básicamente, lo que hace es que si detecta que la conexión está siendo en algún momento baja, te comprime más la imagen para que el ‘gameplay’ sea igual, tu no notes nada a nivel de control, y luego cuando se recupere la red, vuelva a su origen», afirma Carrillo. Además, desde la compañía prometen que una conexión de ADSL de unos 10 Mb es «suficiente» para jugar de manera óptima.

Control parental

WADE ha pensado también en aquellos padres temerosos a que sus hijos se pasen todo el día encerrados en la habitación sin ver la luz del sol. Por ello, ha instalado un control parental -al que se puede acceder desde el móvil- para supervisar las horas de juego o el género en función de la edad. «Es un tema que preocupa mucho a las familias y al que hemos prestado especial atención y cuidado», explica Polo. «Al arrancar el sistema debemos crear un perfil principal. Ese perfil maestro puede ser controlado exclusivamente por un adulto y luego crear otros específicos para tus hijos. Podemos crear un pin control para que no se acceda libremente a determinados títulos e incluso hacer una clasificación por franjas de edad», añade Carrillo. Arriba. Javier Polo, consejero delegado de PlayGiga. Abajo. Menú y mando de la plataforma. / Virginia Carrasco

Por último, desde PlayGiga advierten que se está dando un antes y un después en la industria del ‘gaming’. «El streaming del mundo del videojuego es infinitamente más complejo que el del vídeo o la música. Aquí hay un parámetro clave -quitando el costoso almacenamiento en la nube- que es la latencia, con la que se necesita una tecnología que no tenga ningún retraso. Es decir, que la respuesta del sistema cuando pulsas una tecla del mando sea inmediata», concluye el consejero delegado.

diariovasco.com

Share

May decidirá mañana si cancela la votación del ‘brexit’

El Gobierno británico decidirá este lunes si cancela el voto previsto para el martes sobre el Acuerdo de Salida de la UE, con signos contradictorios sobre sus intenciones. Theresa May llamó este domingo al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y también al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo que sugiere un anuncio importante, pero su ministro para el ‘brexit’, Steve Barclay, insiste en que habrá votación.

Barclay lleva tres semanas como ministro pero su nombramiento en sustitución del dimitido Dominic Raab se achaca a su entendimiento y amistad personal con el jefe de Gabinete de May, Gavin Barwell, que era diputado por una circunscripción en Londres hasta las desastrosas elecciones convocadas por la líder en 2017. La insistencia de Barclays en que habrá voto no puede desecharse como una ocurrencia individual.

‘The Sunday Times’ presentaba como noticia exclusiva la información de que May anunciará un intento de negociar en Bruselas reformas del acuerdo que lo hagan más aceptable para su grupo parlamentario y la cancelación de la votación del martes. Se sugiere que el Consejo Europeo del jueves podría emitir un mensaje que apacigüe el rechazo británico al acuerdo pactado en noviembre.

El mecanismo irlandés diseñado para evitar una frontera en la isla vecina es el aspecto que más irrita del acuerdo, aunque no es el único. En los últimos días se ha publicado que May podría lograr que el Consejo emita una declaración conjunta expresando que no desea implementar el mecanismo- que es una salvaguarda si se retrasa la negociación sobre el futuro comercial- y tampoco perpetuarlo.

May ha insistido en los últimos días en que habrá votación y no ha ofrecido ninguna alternativa en caso de que el acuerdo sea rechazado. Pero miembros del Gobierno han hablado este fin de semana de la posibilidad de un segundo referéndum y, según los medios, ministros del Gabinete habrían intentado persuadir a May de que posponga el voto e incluso le habrían advertido de su disposición a dimitir.

La posibilidad de una segunda consulta ha aumentado notablemente como consecuencia de la división del Parlamento y de la inexistencia de un plan que parezca tener mayoría. Una relación con la UE como la de Noruega o como la de Canadá son aireadas pero no resuelven el problema irlandés o infringen otros principios.

Matones

La buena noticia es que, a diferencia de lo que está ocurriendo en Francia, las instituciones y especialmente el Parlamento son protagonistas. El gran choque de manifestaciones temido por la convocatoria de una marcha del Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP) y grupos fascistas y de otra contramarcha de organizaciones de izquierda, incluyendo laboristas, quedó en nada.

Scotland Yard ordenó dos itinerarios que confluían cerca del Parlamento pero por calles que trascurren dejando el amplio espacio del Palacio de Buckingham y el parque de St. James’ entre ambos. Y en torno a Parliament Square un despliegue de barreras y cierres de calles permitía a los manifestantes escuchar los discursos de sus líderes pero sin tener siquiera posibilidad de ver a los rivales.

En la manifestación del UKIP había dos grupos. Los miembros tradicionales del partido de Nigel Farage, que anunció esta semana que lo había abandonado, como otros prominentes exmiembros, coreaban ‘Reino Unido, fuera, ahora’, paseaban una soga para colgar a la traidora May o repartían folletos. El más estridente, en papel caro y a todo color, proclamaba que el ‘brexit’ es solo el comienzo, porque «debemos derrumbar todo el proyecto UE».

Junto a esta banda menguante- el UKIP ha perdido buena parte de sus electores-, los fascistas que combinan racismo y gamberrismo de fútbol. Avanzaron por algunas de las calles más ricas de Londres coreando ‘Tommy, Tommy, Tommy’, el nombre de su líder, de apellido Robinson- en realidad es un apodo-, como si fuese un héroe del estadio. Sin causar violencia, carecen de interés.

Ben, un profesor de universidad del Partido Laborista, justificaba la contramarcha porque cerca de diez mil seguidores de Robinson se habrían manifestado en Londres dos veces este año- cuando el líder fue encarcelado por desacato a la Justicia-, y era necesario mostrarles que son una minoría. En la marcha de izquierdas, un pequeño grupo de anarquistas jóvenes, vestidos de negro integral, con una bandera que evocaba signos nazis, embozados para ocultar su rostro, era tolerado por los organizadores. elnortedecastilla.es

Share

El Gobierno prepara la Navidad: aprobará el SMI y la subida de pensiones el día 21

El ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha adelantado este domingo en un acto de partido en Palma de Mallorca el regalo de Navidad con el que saldrá el Gobierno del Consejo de Ministros del próximo 21 de diciembre: será entonces cuando se apruebe la subida, en más de un 22%, del Salario Mínimo Interprofesional hasta los 900 euros para seis millones de trabajadores así como la actualización de las pensiones. “Y lo mejor es que no vendrá nadie y se atreverá a reducirlo”, ha puntualizado de inmediato.

“Vamos a mejorar bastantes cosas antes de hacer lo que tenemos que hacer y siempre hemos defendido” ha añadido. También se aceleran algunas cuestiones básicas porque, según ha subrayado el portavoz socialista, “el compromiso de nuestro partido fue dejar algunas cosas resueltas” antes de que se pueda terminar la legislatura. Es decir, que al mismo tiempo retrasa con estas palabras en unos meses más la posibilidad de un adelanto electoral en lo que respecta al Gobierno central. 

Porque el resto de campañas ya ha empezado: “Estamos en tiempo de descuento”, ha reconocido, “dado que enero es ya electoral”, ha indicado en relación a las municipales, autonómicas y europeas. No hay que olvidar que fue el mismo Ábalos quien primero sacó a colación la opción de hacer coincidir las generales con el 26 de mayo en el denominado superdomingo electoral.  

En este sentido, y más en su condición de secretario de Organización del PSOE, Ábalos ha reivindicado el papel de las autonomías a la hora de defender la política social y ha subrayado que “atentar contra la labor que hacen las comunidades autónomos es negar la política social”. “No hay ninguna conquista lograda, ni ninguna libertad garantizada, sino que hay que defenderla” frente a las “claras amenazas” que acechan.

Pedro Sánchez quiere resolver la aprobación de los presupuestos.

Mira también Sánchez congela la subida de impuestos hasta que resuelva el conflicto de los PGE

Es en este aspecto, en el de las amenazas que se ciernen sobre el país, es cuando ha aprovechado para referirse a Vox y para acusar al PP del intento de blanqueo de la extrema derecha. Antes de llegar hasta los populares, Ábalos hizo un curioso recorrido desde una dura crítica a los independentistas catalanes a los ultras. “Hay que ser muy iluminado y muy irresponsable para pedir la vía eslovena porque es la que menos muertos aportó y me parece indecente plantear cosas en término de secesión con muertos que no son propios”, ha indicado para terminar hilando con que este tipo de actitudes son las que despiertan los extremismos de otra condición.

“En Cataluña deberían preocuparse más por los catalanes”, ha recomendado a los gobernantes catalanes en referencia a las protestas sociales de estas últimas y semanas sin cuyos diputados en el Congreso de los Diputados será imposible aprobar los Presupuestos para 2019. En un tono bastante duro que parece cerrar los caminos de negociación a corto plazo, José Luis Ábalos se ha mostrado irónico sobre las prioridades o la capacidad de gestionar de la Generalitat en manos de los soberanistas.

Desde ese momento de la intervención, se ha girado a la derecha. “Lo que me preocupa es la irresponsabilidad de algunos medios y de la derecha en contemporizar con esto”. “Espero fervientemente que nunca se tengan que arrepentir. El fascismo nunca aparece tal cual y cuando lo hace es demasiado tarde”, ha avisado.

Asimismo, Ábalos ha tirado de orgullo de ser socialista (en el día en que se celebra el 93 aniversario de la muerte del fundador del partido, Pablo Iglesias) y ha arremetido contra los que “quieren asaltar el cielo” y basan todo su mensaje en la frustración y en el odio. “Frente al odio: respeto, convivencia y civismo”, ha reclamado a los suyos.

La intervención de Ábalos es la primera de un miembro del Gobierno después de que el Ejecutivo decidiera, tras el varapalo electoral sufrido en Andalucía por las siglas socialistas, continuar adelante con los Presupuestos Generales del Estado de 2019. Ya el viernes, el Consejo de Ministros autorizó por segunda vez el envío de los objetivos de estabilidad al Congreso, tras el rechazo sufrido en julio. En la remisión al Parlamento incluyó, eso sí, una adenda: si los diputados no respaldad las cifras, se recurrirá a las que aprobó el anterior Gobierno del PSOE porque las cuentas hay que hacerlas sí o sí. Y, según dejó claro Sánchez, se presentarán durante el mes de enero.  

Pero antes de todo eso, y como ha subrayado uno de los hombres más cercanos a Sánchez como es Ábalos, hay que dejar listas las grandes medidas con independencia de lo que ocurra con las cuentas. Por eso, el incremento del SMI se desvincula ya por completo de los PGE e incluso se aprueba antes de que termine el año. 

lainformacion

Share

El retrato en el Congreso de Patxi López, a 10.000€, frente a los 82.000 del de Bono

El retrato del socialista Patxi López, que presidió el Congreso en la anterior legislatura, la más corta de la actual democracia, ha costado finalmente 10.300 euros, IVA incluido, lo que le convierte en el más barato de los realizados hasta la fecha, en comparación con el más caro, el de José Bono, que supuso un desembolso de 82.600 euros.

Según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias, el cuadro, realizado por la ilustradora y música Elisa Pérez Ruiz, que firma sus obras como Eloísa Piedra, ya está terminado pero aún no ha sido entregado a la institución, ni se ha fijado fecha para su colocación. Inicialmente se presupuestaron 15.000 euros para la obra, pero al final ha costado casi 5.000 euros menos.

López sólo fue presidente del Congreso durante cinco meses, los que duró la legislatura fallida que siguió a las elecciones de diciembre de 2015 por la falta de acuerdo para investir presidente del Gobierno. Pese a su corto mandato, tiene derecho, como todos los que han ejercido como tercera autoridad del Estado a quedar inmortalizado en la primera planta del Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

José Borrell, en la sesión de control


Según explicó en su momento a Europa Press, López eligió como retratista a Eloísa Piedra por su originalidad y por la amistad que le une a su padre, el también dibujante José María Pérez González ‘Peridis’.

La artista compagina la pintura con la música -tiene un proyecto de tecnopop en solitario, ‘Caliza’, y toca la batería en los grupos ‘Rusos Blancos’ y ‘Cosmen Adelaida’– ha realizado las portadas de sus discos y tiene en su haber una colección de retratos realizados a través de ‘Skype’ titulada ‘Screen Face’, aunque el que hará a López no es con este método.

También ha retratado a la Familia Real, aunque no por encargo de La Zarzuela, sino del diario ‘El Mundo’, que incluyó en la exposición de su 25 aniversario una obra con las imágenes de los Reyes, sus hijas y los Reyes Eméritos pintados por Pérez a partir de sus retratos oficiales, bajo el título ‘La Siesta’.

El segundo hecho por una mujer

Además de ser el cuadro más barato de los encargados por el Congreso en los últimos años, el de Pérez será el segundo que lleve la firma de una mujer. Precisamente el que había costado menos hasta ahora era el que la prestigiosa fotógrafa Cristina García Rodero hizo del socialista Manuel Marín, que fue presidente entre 2000 y 2004. Costó 24.780 euros.

Entre las retratadas de momento sólo hay una fémina, la ‘popular’ Luisa Fernanda Rudi, que fue la primera mujer que presidió la Cámara (2000-2004). La representación femenina se ampliará cuando la actual presidenta, Ana Pastor, tenga su cuadro.

El antecesor de López, el ‘popular’ Jesús Posada, que presidió la Cámara durante la legislatura de la mayoría absoluta de Mariano Rajoy, destapó su cuadro en septiembre de 2017. Se trata de una obra del pintor Ricardo Sanz López, que costó 66.000 euros.

El cuadro más caro de los últimos años fue el del socialista José Bono –82.600 euros–, un retrato pintado por el madrileño Bernardo Pérez Torrens que se colgó en julio de 2015 ante la presencia del homenajeado y de Posada, pero sin medios de comunicación. El fallecido Manuel Marín, que ocupó la Presidencia antes que Bono, ni siquiera estuvo presente cuando se colgó el suyo.

Un exceso a debate

Los retratos de Bono y Marín fueron presupuestados el mismo día por la Mesa del Congreso y su precio generó polémica puesto que España estaba inmersa en plena crisis económica. El tema dio hasta para un debate parlamentario. Fue en la Comisión de Cultura del Congreso donde la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) pactó una proposición no de ley con el PSOE para instar al Gobierno a implantar “otros métodos de elaboración” de los retratos oficiales que resultasen “menos onerosos para el Estado” y apostaba, en concreto, por extender el uso de fotografías. La iniciativa fue rechazada por el PP, que entonces contaba con mayoría absoluta.

La galería de retratos de presidentes, situada en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, cuenta con 72 obras encargadas a los pintores más importantes de los siglos XIX y XX para representar la figura de quienes han asumido, desde las Cortes de Cádiz hasta la actualidad, la Presidencia de la Cámara.

El retrato de Ramón Lázaro de Dou, primer presidente de las Cortes de Cádiz, abre la galería, aunque su cuadro, de Juan Antonio Benlliure, fue encargado con posterioridad, en 1914. Los retratos eran encargados a los artistas más destacados de los siglos XIX y XX, y entre ellos figuran obras de Suárez de Llanos, los Madrazo, Casado del Alisal, Romero de Torres, Revello del Toro o Canogar.

lainformacion

Share

Varios países de la UE tienen participación pública en empresas (y no son comunistas)

A medida que se agravaba la crisis desatada por Alcoa al anunciar unilateralmente el cierre de sus plantas en Avilés y A Coruña, los trabajadores, pero también agentes sociales y partidos políticos reclamaron que la intervención de los poderes públicos llegara no sólo a la mediación con la compañía, si no también más allá. Dado que la empresa es la única productora de aluminio del Estado, los empleados señalaron que podría considerarse un monopolio y en el caso de que no cediera en su decisión de clausurar las factorías sugirieron que se nacionalizara si no se encontraba un comprador. Pero la medida fue descartada por la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, quien indicó que España no es una economía estatalizada. «¿Cómo intervención? No estamos en un régimen comunista», afirmó la ministra en un acto celebrado en Santiago de Compostela, el pasado mes de noviembre, a preguntas de la prensa.

Pero lo cierto es que la participación del sector público en empresas estratégicas no es algo anormal en el entorno europeo. En Francia, el Estado tiene participación en 81 compañías, entre ellas, France Telecom, que es el principal operador del país; Renault, que una de las empresas más destacadas en la producción de automóviles; también tiene parte en Air France, la compañía aérea; y en la principal compañía eléctrica del país, Electricité de France.

En Alemania, la participación del Estado llega también al principal productor de automóviles, el Grupo Volkswagen; de nuevo en las comunicaciones, al igual que en el país galo, con parte de accionariado de Deutsche Telekom; también en RWE, el segundo productor de energía del país; y en Salzgitter, un conglomerado dedicado a la industria siderúrgica. Dentro de la UE es Polonia el país que tiene un mayor índice de propiedad estatal de empresas, seguidos de Rumanía, Suecia, Lituania, Francia o Irlanda. Hay que descender, sin embargo, hasta el puesto 31 para encontrar a España, que afrontó un intenso proceso de privatizaciones en la década de los 90 a finales del siglo pasado. 

Además de en el caso de Alcoa, en distintos procesos de cierres planteados por diversas empresas, como en el caso de las centrales térmicas de Iberdrola, se ha señalado, y este último caso lo hizo el secretario general de CCOO de Asturias, José Manuel Zapico, que hay un artículo en la Constituicón (que esta semana ha cumplido su 40 aniversario) que posibilita la intervención de la economía en función del interés general. Se trata del artículo 128, recogido en el título VII de Economía y Hacienda, y señala explícitamente en su punto uno que «toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general»; y en su punto dos que «Se reconoce la iniciativa pública en la actividad económica. Mediante ley se podrá reservar al sector público recursos o servicios esenciales, especialmente en caso de monopolio y asimismo acordar la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general».

Las palabras de Magdalena Valerio no fueron bien recibidas ni siquiera por el secretario general de la Federación Socialista Asturiana, Adrián Barbón, quien afirmó que quizás la ministra quiso decir que «la nacionalización no lo ve como una solución muy razonable», ya que podría abrir la puerta a que ocurriese lo mismo con otras empresas. «No se si era eso lo que quería decir, pero sinceramente las declaraciones no me parecieron muy afortunadas. Creo que ella misma igual se da cuenta de ello, igual lo que quería decir era eso. Yo creo que hay soluciones diferentes que se pueden aplicar mucho más rápido, como forzar una venta», señaló el dirigente del socialismo asturiano.

Tampoco sentaron bien sus palabras a los responsables de Izquierda Unida y Podemos de Asturias. El portavoz de la coalición, Gaspar Llamazares, recordó entonces el artículo 128 de la Constitución y acusó a la ministra de confundir el comunismo con la Carta Magna. Llamazares criticó que la ministra renunciara a esa posibilidad «cuando la empresa no renuncia al ERE de extinción», y exigió al Ejecutivo centra plantear una propuesta nacional y ante la Unión Europea que garantice «la continuidad» de la actividad del aluminio.

Por su parte, el portavoz morado, Enrique López, adujo que si no hubo problema para intervenir a los bancos y puede que también a las autopistas, no tendría que haberlo con una actividad industrial «potente y que da beneficios». «Si la postura de la empresa sigue siendo cerril, el Gobierno puede plantear instrumentos disponibles para intervenir total o parcialmente y de manera temporal o definitiva», añadió.

lavozdeasturias

Share

Un juzgado asturiano da un claro revés a la banca en las cláusulas suelo

El juzgado especializado en cláusulas suelo en Asturias ha dictado una sentencia que condena a una entidad bancaria a devolver al consumidor las cantidades indebidamente cobradas, anteriores al 9 de mayo de 2013, a pesar de que ya tenga una sentencia firme concediendo el reintegro sólo a partir de esa fecha. El abogado Ignacio García, de Gersa, ha logrado la estimación íntegra de la demanda por la que reclamaba a la entidad el reintegro de las cantidades cobradas a su cliente por aplicación de la cláusula suelo, desde la formalización del contrato y hasta el 9 de mayo de 2013.

La banca marca distancias con el varapalo de la cláusula suelo

r. santamarta

De esta forma, el letrado rebatía el criterio del Tribunal Supremo (TS) que, aunque dictó que las cláusulas suelo eran abusivas por falta de transparencia y las declaró nulas, determinó que los usuarios sólo podrían recuperar los intereses que abonaron indebidamente desde el 9 de mayo de 2013, y no desde que suscribieron el contrato. La sentencia del Juzgado de Primera Instancia 6 de Oviedo -único especializado en Asturias- sigue la tesis del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) que dictó una sentencia que obliga a los bancos españoles a devolver todo lo que cobraron de más por las cláusulas suelo abusivas desde el momento de la firma de la hipoteca.

Protesta frente al Tribunal Supremo

El Supremo decide que los clientes paguen el impuesto sobre hipotecas

El juez de Oviedo ha concedido al cliente la devolución de las cantidades indebidamente cobradas por Caja Rural anteriores a mayo de 2013 más los intereses desde la fecha de cada cobro y hasta la sentencia, que dictó el pasado mes de noviembre, y desde la misma hasta su completo pago. El abogado Ignacio García ha explicado a Efe que esta sentencia abre una puerta a un «aluvión de demandas» para que los ciudadanos puedan reclamar desde el principio de aplicación de la cláusula suelo hasta el 9 de mayo de 2013, pese a tener una sentencia firme.

La nueva ley pretende incrementar la protección del consumidor frente a los abusos

La amenaza de multa de la UE espolea la tramitación de la ley hipotecaria

ana balseiro

A su juicio, este período de tiempo quedó «sin juzgar», en el procedimiento judicial anterior, por lo que exigía la devolución de los gastos hipotecarios como la comisión de apertura, notaría, Registro de la Propiedad, gestoría o tasación, a cuya devolución sí están obligadas las entidades bancarias con retroactividad. El Juzgado especializado sigue también el criterio del Juzgado de Primera Instancia 3 de Oviedo que dictó una sentencia, el pasado mes de junio, donde establecía la «retroactividad absoluta» a la hora de condenar a un banco a devolver los «excesos de pago» realizados por un cliente a consecuencia de una cláusula suelo declarada nula.

Un tribunal da la razón a Adicae y ordena el reintegro masivo por las cláusulas suelo

El fallo declaraba la nulidad de una cláusula suelo en un préstamo hipotecario suscrito en 2008 entre el Banco Ceiss y un cliente y condenaba a la entidad a devolver «todos los excesos de pago», más los intereses, así como a recalcular el cuadro de amortización del préstamo «durante todo el tiempo de su vigencia». Se trataba de la subrogación de un préstamo hipotecario de 177.955 euros a devolver a 30 años para la adquisición del piso en el que vivía el cliente, sobre el que había constituido una hipoteca.

Share

Fomento admite que hay 66 puentes con graves problemas de seguridad

La red de carreteras del Estado tiene 66 estructuras —en su mayoría puentes o pontones— con graves deterioros o patologías que comprometen su seguridad y que necesitan o han necesitado una actuación urgente para repararlas. Cádiz y Málaga, con nueve cada una, son las provincias con más infraestructuras en mal estado. La cifra supone apenas un 0,29% de las casi 23.000 que se reparten por las carreteras gestionadas directamente por el Estado, que asegura que en ningún caso hay o ha habido peligro estructural de desplome ni riesgo para los usuarios. Solo el 6,5% de las obras de paso no presentan anomalías de ningún tipo.

El Ministerio de Fomento mantiene una base de datos, el Sistema de Gestión de Puentes (SGP), en la que se detallan, fotos incluidas, las visitas de los inspectores, las patologías que detectan y las medidas que se toman para arreglarlas. Sin embargo, es de acceso restringido y el Gobierno se niega a abrirla alegando “motivos de seguridad”. El derrumbe de un puente en Génova (Italia) en agosto pasado puso de actualidad la cuestión de la seguridad de las infraestructuras y de su mantenimiento, especialmente tras una grave crisis económica en la que se hundieron las inversiones en conservación. Mientras países como Alemania han hecho públicos estos datos, España los ha mantenido cerrados a cal y canto, lo que impedía conocer el estado de los puentes españoles y el resultado de las inspecciones que pasan periódicamente.

Fomento admite que hay 66 puentes con graves problemas de seguridad

Las casi 23.000 obras de paso —sobre todo puentes y pontones (87,2%), pero también estructuras de grandes dimensiones, pasos inferiores peatonales o pasarelas peatonales— han sido inspeccionadas al menos una vez en los últimos cinco años, según datos oficiales del Ministerio de Fomento obtenidos por EL PAÍS al amparo de la Ley de Transparencia. Durante estos exámenes, los expertos valoran los daños desde distintos puntos de vista y calculan unos índices (extensión, gravedad y evolución) a los que se aplican algoritmos para obtener una clasificación final que va del 0 al 100. A menor puntuación, mejor estado. Las estructuras que obtienen más de 81 puntos presentan “patologías potencialmente graves que pueden afectar a su comportamiento resistente” y son objeto de un seguimiento especial. En esta clasificación se encuadran 66 puentes o viaductos repartidos por 26 provincias. Más de la mitad de estas obras de paso problemáticas (34) están en Andalucía. La siguen Galicia, con 10, y Castilla y León, con 9.

Fomento admite que hay 66 puentes con graves problemas de seguridad

Estas 66 son las que presentan la peor situación, pero otras muchas infraestructuras viarias sufren deterioro, según un informe reciente, fechado a 3 de octubre pasado, al que tuvo acceso este diario. A partir de 21 puntos en la clasificación de estado, las estructuras presentan deterioros de mayor o menor envergadura que “pueden tener una evolución patológica que afecte a la durabilidad o a las condiciones de servicio”. Del total de los 22.961 elementos de las carreteras españolas, el 93% presentan algún grado de deterioro. Solo 1.486 son estructuras “sin patologías evidentes o con deterioros sin consecuencias relevantes para la durabilidad, condiciones de servicio o seguridad”, según el informe.

La situación va empeorando a medida que se avanza en la clasificación. Entre los 41 y los 60 puntos (donde se encuadran casi la mitad de los puentes; ver gráfico), el desgaste “puede suponer una reducción de las condiciones de servicio o de la durabilidad de la estructura” y “puede requerir una actuación a medio plazo” para asegurar que vaya cumpliendo en buenas condiciones los años que estaba previsto que durara.

Las patologías potencialmente graves que determinan un índice elevado pueden haberse detectado solo en un elemento concreto (el sistema de contención, la plataforma, las pilas, los estribos, aparatos de apoyo, cimentaciones…) del puente y no en toda la estructura. Por eso, a veces es suficiente con una reparación puntual. Sin embargo, cuando son varios los elementos afectados, se lleva a cabo una reparación completa.

En los últimos cinco años, el Ministerio de Fomento ha tenido que actuar mediante obras de emergencia cuando los deterioros de las infraestructuras en peor estado “suponían un grave peligro”, señala el informe. Son casos en los que no se puede esperar a realizar un procedimiento de licitación ordinario, por lo que se adjudican las obras sin concurso ni publicidad y posteriormente se informa al Consejo de Ministros para que las valide. Entre 2014 y los primeros nueve meses de este año, se han empleado alrededor de 116 millones de euros en actuaciones de emergencia, según el informe de la Dirección General de Carreteras.

Viaducto en mal estado en la carretera FE-13, que atraviesa Ferrol (A Coruña), en una imagen tomada ayer.
Viaducto en mal estado en la carretera FE-13, que atraviesa Ferrol (A Coruña), en una imagen tomada ayer. OSCAR CORRAL

Algunas ya reparadas

 De las 66 estructuras clasificadas actualmente con la peor puntuación (entre 81 y 100), 19 de ellas ya han sido reparadas (17), están reparándose (1) o han sido demolidas al no ser necesarias por estar en una vía secundaria (1), según una respuesta escrita del Ministerio de Fomento tras las preguntas de EL PAÍS. En nueve casos el proyecto de reparación está “en redacción”. En otros, como el de la A-6 en León (cuando pasa por el río Órbigo, a la altura de Cebrones del Río) aún “se están valorando las medidas a adoptar”. Tres de estos puntos conflictivos se encuentran en pleno casco urbano de Ferrol (A Coruña). Sobre el estado actual de estos tramos, la respuesta de Fomento señala: “El sector de conservación está estudiando la evolución, y en caso necesario se procederá a hacer la actuación que corresponda”.

En otros ocho casos la actualización señala que una inspección especial de estos elementos está “en tramitación”. Las inspecciones especiales no se realizan sistemáticamente con carácter periódico, sino que surgen como consecuencia de los daños detectados en una inspección principal (las que usan el índice de estado 0-100 y que lleva a cabo personal especializado con contratos específicos), o también como consecuencia de una situación extraordinaria como un accidente —el impacto de un vehículo en el pilar de un puente, por ejemplo— o una fuerte riada que afecta a una estructura.

Fomento asegura que recientemente han sido examinadas de esta forma —con inspecciones especiales— 153 estructuras. Entre ellas hay algunas muy modestas y situadas en pleno campo, como un paso de ganado bajo la N-630 en Segovia, y otras que usan decenas de miles de vehículos cada día, como el puente atirantado del V Centenario, en Sevilla. Fomento está haciendo trabajos de mantenimiento en este puente desde septiembre y hay sobre la mesa un proyecto para ampliar sus carriles. En esta tanda también se han revisado estructuras como la pasarela peatonal sobre la M-40, en Madrid, lo que constituye una excepción, ya que solo un 1,7% de las obras de paso de las carreteras españolas son pasarelas peatonales.

El puente antiguo de Cádiz, José León de Carranza, en el punto kilométrico 3 de la carretera CA-36, fotografiado ayer.
El puente antiguo de Cádiz, José León de Carranza, en el punto kilométrico 3 de la carretera CA-36, fotografiado ayer. Juan Carlos Toro

Mejoras en el sistema

 En conversación con EL PAÍS, el secretario general de Infraestructuras, Javier Izquierdo, aseguró que su departamento tiene previsto implantar varias mejoras en el sistema de revisión del estado de las estructuras, como la realización de un informe anual sobre su evolución y la creación de una plataforma técnica que permita controlar de forma centralizada todos los sistemas de monitorización estructural instalados en los puentes. En lo que respecta a los contratos de inspección, Izquierdo anunció que “la periodicidad va a bajar de cinco a tres años”, de forma que las estructuras pasen una revisión en los primeros tres años del contrato.

El Ministerio de Fomento también tiene previsto prestar especial atención a lo que llama “estructuras singulares”. Entre otras cosas, usará drones para inspeccionar todos los puentes de más de 300 metros de longitud. En las estructuras de grandes dimensiones con tableros cajón visitables interiormente se realizará una inspección principal de su interior y en las estructuras con tablero tipo celosía metálica, “que son especialmente sensibles a la fatiga”, se hará una inspección especial cuando antes solo pasaba las llamadas inspecciones principales, enumera la respuesta escrita remitida por el ministerio. A las estructuras metálicas de más de 40 metros de luz de vano también se les pasará una inspección especial. Para todas, tras estos exámenes, se redactará un plan de mantenimiento en el que se fijen unos plazos de revisión de cada uno de sus elementos.

Javier Izquierdo aseguró que entre los 66 puentes clasificados con la peor nota la casuística es muy variada, pero que “no hay problemas serios” y que en ningún momento se ha temido porque alguno de ellos colapsara. “Ninguno tiene afecciones a la estructura que hagan pensar que vaya a haber una situación crítica”, afirmó, y añadió que si no se toman medidas “se siguen deteriorando, evidentemente”. También subrayó que son apenas un 0,29% de todas las infraestructuras que gestiona Fomento. Hay que recordar que la red de carreteras del Estado tiene más de 26.390 kilómetros, mientras que las comunidades autónomas gestionan 71.325 kilómetros y las diputaciones, 69.968. Las del Estado recogen el 51,2% del tráfico total.

La inversión en conservación desapareció durante la crisis

El Ministerio de Fomento reconoce en su informe sobre el estado de las estructuras de la red de carreteras del Estado (RCE) que “las limitaciones presupuestarias” no han permitido cubrir todas las necesidades detectadas y que “ha sido necesario limitarse a las más prioritarias”. Una afirmación fácilmente contrastable cuando se examinan los datos que aporta ese documento, obtenido gracias a la Ley de Transparencia. Los proyectos de reparación de puentes que se licitan con cargo a los presupuestos de obras de la Subdirección de Conservación fueron inexistentes durante seis años completos. Los datos muestran que entre 2009 y 2014 —los peores años de la crisis económica en España— no se destinó un solo euro a proyectos de reparación. En el año previo, 2008, se habían consignado 11 millones de euros. En el anterior, algo más de 7 millones. Esta partida no volvió a recuperarse hasta 2015, cuando la inversión rebasó ligeramente los 8 millones de euros.

¿Cuál fue el resultado de no invertir nada en proyectos de reparación de estructuras de la red de carreteras? Que en esos años se dispararon las actuaciones de emergencia, según desvelan también los datos. En 2014, por ejemplo, hubo que destinar el doble que el año anterior a actuaciones tramitadas por el procedimiento de emergencia, que se usa cuando los deterioros detectados en una estructura “suponen un grave peligro para los usuarios de la misma y no se puede esperar a realizar un procedimiento de licitación ordinario con la estructura en servicio”.

El secretario general de Infraestructuras aseguró que su departamento no va a dar acceso público a la base de datos SGP, que recoge el estado actual de los puentes y sus incidencias al detalle, “por cuestiones de seguridad pública” y porque la información de este tipo de estructuras es sensible. En la respuesta obtenida por EL PAÍS a través del Portal de Transparencia, Fomento denegó el acceso a la base de datos alegando que “no está preparada para consulta pública, entre otros aspectos por motivos de seguridad informática”. Fomento también denegó el acceso a las fichas de resultados de las inspecciones realizadas en los últimos 10 años a los puentes de la red de carreteras del Estado porque ofrecer esa información requeriría “una acción previa de reelaboración por lo que no es viable”. La denegación está recurrida ante el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, el organismo público que vela por el cumplimiento de la Ley de Transparencia de 2013.

elpais

Share

Manual de VOX para antifascistas emocionales


Durante años, cualquiera que osaba aseverar que en España no había un partido de extrema derecha porque ya tenían al Partido Popular se encontraba con el desprecio de todos aquellos que vivían de enyesarlo para saltar a la yugular del antisistema que se atreviera a mostrar la evidencia histórica. No importaba que el mismo partido lo reconociera en sus documentos internos, que expresara que para atraer a ese electorado tenía que azuzar un discurso xenófobo, que tomara decisiones lepenistas, o que tuviera candidatos como Xavier García Albiol que llamara plagas a los gitanos. No era suficiente porque se necesitaba consolidar la idea de que España era un país civilizado en el que la extrema derecha era marginal. Había que esconder que esta se hubiera metabolizado después del franquismo hasta estar incardinada en el partido que nos había gobernado durante años.

Congratula que ahora, al menos, se empiece a llamar extrema derecha a la escisión del PP que resulta ser VOX y que ha sacado 12 escaños en las elecciones andaluzas. Hemos ganado que se reconozca que Pablo Casado se encuentre cómodo con la extrema derecha de la internacional de Steve Bannon en Europa y, que Albert Rivera, que tras ir en coalición con negacionistas del holocausto, llegó a enarbolar la bandera del antifascismo contra Le Pen para apoyar a Macron, ahora esté dispuesto a aceptar el apoyo de la filial hispana de Marine Le Pen y Matteo Salvini. Tenemos las cartas sobre la mesa. Pero hemos perdido más. Mucho más.

La aparición de manera descarnada de un discurso autoritario de extrema derecha que busca involucionar los derechos históricamente ganados de grupos de población oprimida es siempre una terrible noticia. Lo es más aún por la capacidad que tiene la aparición en la opinión pública de discursos regresivos de mover de sus posiciones a los partidos de derechas tradicionales para intentar paliar la fuga de votos al partido más radical y extremista. El escritor Eiríkur Örn Norddhal en su novela Illska, la maldad lo describe de manera precisa: “Cuando los partidos populistas empiezan a consolidarse, van enriqueciendo su vocabulario con préstamos de los partidos políticos tradicionales. Sus dirigentes aprenden a hablar con mesura (en vez de soltando escupitajos), a comportarse como personas e incluso a ponerse en manos de estilistas y agencias de publicidad. Pero mantienen inalterables sus convicciones, aunque digan migrante en vez de negrata. Los partidos tradicionales ven cómo los extremistas les arrebatan seguidores y reaccionan acercándose al fascismo por el otro lado (y dicen negrata para referirse a los migrantes). Da la sensación de que existe un caos enorme”.

¿Qué es VOX?

En lo económico VOX no es más que el programa de Ciudadanos leído a ladridos y con la vena hinchada en la frente. Liberalización como panacea a todos los problemas, eliminación de los servicios públicos mediante la reducción de impuestos hasta hacerlos insostenibles. Ultraliberales aguirristas que desde el extremo siempre pueden ir más lejos que los que gobiernan. Reducción de tasas a las clases altas, eliminación de la progresividad hasta establecer tipos de cotización independiente de los ingresos. Además, un sistema de pensiones mediante capitalización, similar al que impuso el ideario de la escuela de Chicago en Chile a través de José Piñera con Augusto Pinochet y que entrega unas pensiones que en su mayoría no alcanzan el salario mínimo chileno de 370 euros. Un sistema de pensiones que favorece a las grandes empresas y que aboca a la pobreza a los ancianos y ancianas chilenas. Ese es el ideario económico de VOX y con el que PP y Ciudadanos se encuentran plenamente convencidos. Lo veremos en cuanto lleguen a acuerdos, bajadas de impuestos sistemáticas que arruinen los servicios públicos imprescindibles para la vida de la clase trabajadora.

En lo político-social VOX es la extrema derecha tradicional rojigualda. La que se conformó y maquilló en los años de José María Aznar para modernizarse y quitarse el estigma de franquista ineludible con el liderazgo del ministro de Franco. VOX es aznarismo desacomplejado, al imperio a través de dios pero con Whatsapp. La peor cara del PP, la que vivió de la corrupción, la que se manifestaba junto a la Iglesia contra la ampliación de derechos para la comunidad LGTBI, la que acusaba a Zapatero de llegar al Congreso en un tren manchado de sangre, la que utilizaba a las víctimas de ETA para arrojárselas al adversario, la que hablaba de guerracivilismo cuando se intentaba dar justicia y dignidad a las víctimas del franquismo. La extrema derecha encapsulada en el PP pero ahora disgregada.

VOX es un compendio de aristocratada de segundo nivel, de nombres compuestos criados en colegios del OPUS y Hazte Oír que perdieron su influencia en el PP de Mariano Rajoy y sus puestos subvencionados en la Comunidad Autónoma de Esperanza Aguirre mientras buscaban desesperadamente su nicho para poder seguir viviendo del dinero público que siempre ha alimentado sus cuentas. “Hemos cambiado de colores para no cambiar de valores”, decía Santiago Abascal. Un partido reaccionario al más puro estilo de la segunda Ley de Newton, que ha articulado su relato a través de todos los orgullos heridos y el miedo a perder privilegios y status. El de los supremacistas masculinos con el feminismo, el de los franquistas con la exhumación de Franco y, sobre todo, por encima de todo, el de la España de los balcones con los separatistas. Aquellos que sienten España como parte indisoluble de su identidad que han sentido como una afrenta el proceso independentista en Cataluña.  

Santiago Abascal Conde

El líder de VOX es el perfecto ejemplo de político de profesión que no conoce más recursos que los que emanan de “papá Estado” o de la herencia de su otro papá, el biológico, un comerciante textil que tras la muerte de Franco buscó acomodo en cualquier partido de extrema derecha que pudiera facilitarle el desempeño. Todos siguiendo el legado de su abuelo, Manuel Abascal Pardo, alcalde franquista de Amurrio desde 1963 y que puede ayudar a entender la inquina del nieto por la memoria histórica.

No se conoce a Santiago Abascal otro trabajo que no sea del PP o de las administraciones que el PP controlaba. Se afilió con 18 años a las NNGG para hacer carrera, ya en 1999, con 23 años formaba parte del comité ejecutivo del PP en Álava. Un año después fue elegido presidente de NNGG del País Vasco. Fue concejal en Llodio y miembro del Parlamento vasco hasta que su facción cayó y se quedó sin teta de la que agarrarse. Entonces acudió al rescate Esperanza Aguirre y le nombró director de la Agencia de Protección de Datos en Madrid, un nombramiento que sorprendió e indignó a sindicatos y administración y del que llamaba la atención lo exiguo de su currículum, un folio de 23 líneas.

Su nombramiento se hizo cuando ya era presidente de la DENAES, la fundación para la defensa de la nación española, que Santiago Abascal montó para poder vivir de las subvenciones que las administraciones del PP le otorgaban. De hecho, el año de su nombramiento como director de la agencia de protección de datos la fundación cobró 60.000 euros de Esperanza Aguirre. En 2008, DENAES recibió de Esperanza Aguirre 100.000 euros mientras la Asociación de Víctimas del Terrorismo solo 78.000. Santiago Abascal ha sacado mucho beneficio de la ubre de dinero público madrileño.

Aguirre, no contenta con financiar a su protegido con subvenciones y cargos, le creó su propio puesto y le nombró director gerente en la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social, un chiringuito sin actividad conocida que, con un presupuesto anual de 252.000 euro, le pagaba un sueldo de 82.491 al año. No es casualidad que el mismo día que la fundación se disolvió y se quedara sin sueldo público se constituyera VOX como partido. Había que buscarse las lentejas.

La internacional de la la ultraderecha

El partido de Abascal fue creado hace cuatro años y nunca encontró su sitio. Una escisión del PP sin ofrecer nada diferente al PP tenía el futuro que estos años le han dado: un partido marginal y sin presencia relevante. Una simple corriente del partido madre pero sin nada que aportar. Lo cierto es que sigue sin nada relevante que aportar, pero ha encontrado un caldo de cultivo idóneo. Aprovechando las inercias de la extrema derecha europea y de la victoria de Donald Trump consiguió encontrar el modo de abrir brecha. Usó el proceso independentista catalán para ganar presencia entre las huestes conservadoras siendo acusación popular contra los líderes independentistas. Ese es su mérito y nada tuvo que ver Steve Bannon en ello pero, sin embargo, VOX es la filial española elegida por el ideólogo de Trump en Europa. Su iliberalismo en España lo encarna Abascal.

Bannon intenta establecer en Europa una internacional de la ultraderecha y para ello ha creado una organización con sede en Bruselas. El think tank fue inscrito por el abogado belga Mischail Modrikanen, que es quien gestiona de manera directa las relaciones con los partidos partidarios de la entente. Los acercamientos incluyen a la Lega Norte de Salvini, el Frente Nacional de Marine Le Pen, el Vlaams Belang de Tom Van Grieken, o los Demócratas suecos de Per Jimmie Åkesson, además de tener el favor de Viktor Orban en Hungría. Paradójicamente, existen otros partidos nacionalistas de extrema derecha que rechazan su papel porque lo consideran injerencias estadounidenses. Es el caso de la AfD de Alexander Gauland

El papel de The Movement de Bannon se circunscribe a facilitar el entendimiento entre formaciones europeas que, a pesar de tener muchas cosas en común, también presentan tremendas diferencias. Modrikamen aseveró en una entrevista a EUObserver que su objetivo era formar una asociación antagonista a la de George Soros y que funcionara de la misma manera que la del empresario húngaro. El próximo mes de enero se celebrará una reunión que intente coordinar a todos estos partidos para una acción colectiva conjunta de cara a las elecciones europeas de mayo.

Es apresurado adelantar los movimientos que VOX pueda hacer al respecto una vez que ya ha conseguido el objetivo principal de entrar en las instituciones. Ya no necesita a Bannon para lograrlo. Ahora ya puede emprender el movimiento de aparente moderación que todos los partidos de extrema derecha inician cuando consiguen la representación política que les proporciona recursos económicos, puestos en la administración y apariencia mediática.

El enlace de Steve Bannon con VOX es Rafael Bardají, vocal de la ejecutiva del partido ultra y que fue asesor ejecutivo con José María Aznar, además de director de política internacional de FAES desde el 2004 hasta 2016. Bardají es un sionista declarado con muy buenas relaciones con los republicanos americanos además de haber creado junto a Pablo Casado la Fundación Friends of Israel Initiative en 2010. Porque VOX es sionista, como se empeña en demostrar Rocío Monasterio cada vez que tiene ocasión. Por eso es complicado para comprender este fenómeno compararlo con los movimientos más dramáticos de la historia de Europa del siglo XX. Ni del pasado ni contemporáneos.

Para conocer a VOX es imprescindible no intentar exportar los marcos ajenos de la extrema derecha internacional de la que bebe. Es utilitarista, usa lo que necesita pero tiene unas peculiaridades endógenas que no son compartidas por los mismos grupos con los que pretendía compartir posición en las próximas elecciones europeas. El Frente Nacional de Le Pen utilizó la misma táctica que el fascismo de los años 30, un discurso mixto: por una parte el identitario y nacionalista, y por otra el obrerista dirigido a los perdedores de la globalización, aquellos que habían perdido todo menos su voto y a los que se les marca el enemigo que explica su situación.

El discurso del Frente Nacional en la región minera de Lorena, como explica el documentalista Joseph Gordillo en su film ‘Mes voisins, chronique d’une élection’. Una línea similar sigue Salvini en Italia, de tal modo que incluso ha llevado a una parte de la izquierda europea a plantearse un cambio en sus postulados para acercarse a la forma de actuar de esta extrema derecha para cercenar su avance.    

Eso no está en VOX, no ha aparecido en su discurso. Sus diatribas contra la inmigración ilegal son tan solo un complemento a un discurso ultranacionalista e identitario de ámbito integrista religioso. Es puramente islamófobo y no ha intentado acercarse a las clases populares con medidas materiales. Los matices con el mensaje racista de sus socios europeos se ven en su relación con los hispanoamericanos, a los que pretenden dar preferencia en los flujos regulados de migrantes. El muro es para Ceuta y Melilla.

Es también muy definitoria la relación que tienen con el pueblo gitano, con candidatos de su partido en la zona de Almería y celebrando con ellos el día del la etnia romaní. Anteponen para distanciarse de la etiqueta racista el pensamiento conservador que puede existir en parte del pueblo gitano, su sentimiento nacional y los valores cristianos en relación con la familia. Son estrategias muy manidas en estos partidos, incorporar el miembro de una minoría para quitarse el estigma. Eiríkur Örn Norddhal lo explica en Illska: “El miembro oprimido de los partidos populistas (el inmigrante, el musulmán, la mujer, la lesbiana, el negro) proporciona a su partido una coartada y, a cambio, el oprimido consigue otra; su existencia en el interior del partido le hace participar de la gama cromática social: quien se opone a la chusma inmigrante no es un inmigrante como ellos (sino un conservador responsable). Y un partido que acepta chusma inmigrante e incluso los ayuda a progresar y los apoya con orgullo, no es, en ningún sentido en absoluto, un partido nazi”. 

VOX y el fascismo

El fascismo de nuestro tiempo no es el que se generó en los años 30. Nos ha tocado vivir una nueva conformación de lo primitivo de su ideología, el odio al diferente y la discriminación a la minoría. El autoritarismo propio de aquellos fascismos adopta nuevas formas y lo prioritario es evitar que puedan llegar a tener la suficiente importancia como para implementar sus medidas reaccionarias y antidemocráticas. VOX es lo más parecido que tenemos al fascismo en España y, sin embargo, por eso mismo es contraproducente usar el término en el combate público para evitar que se retroalimente de él.

La polarización del debate siempre es favorable a aquellos que se sitúan en los extremos del conflicto, fomentar esa polarización es lo primero que cualquiera que vive en los extremos desde los márgenes intenta y aprovecha. Esa estrategia es la que siguió y utilizaron los terroristas de DAESH. Su principal activo era dividir el mundo entre los salvadores y los infieles, así solo había dos opciones posibles para los musulmanes. Eliminar la zona gris de coexistencia en occidente entre musulmanes y los habitantes de sus países era el objetivo principal.

La estrategia fue relatada en un artículo publicado en Dabiq, su órgano de propaganda, llamado La extinción de la zona gris. En él hablaban de cómo usar la islamofobia para convencer a los musulmanes en occidente de que la única salida era unirse a DAESH y sus postulados. Su intención era instaurar de forma mayoritaria un sentimiento islamófobo en occidente para facilitar la incidencia de su mensaje. Es decir, aquellos que creían combatir a los terroristas con un mensaje contra los musulmanes lo único que estaban haciendo era incrementar el problema y servir a los intereses de los terroristas. Aquellos que llamaban terrorista a cualquier musulmán creían que había que ser implacable para combatir el terrorismo, cuando lo que estaban haciendo era alimentarlo.

A VOX le haría mucho daño que Carlos Herrera le llamara fascista, no que lo haga Pablo Iglesias. El mismo Podemos creció en el antagonismo de las tertulias contra Eduardo Inda, se sentía cómodo cada vez que lo difamaban, eran voces críticas desde la izquierda las que más le podían molestar y con las que no podía utilizar los mismos recursos retóricos que utilizaba para crecer contra la derecha. Por eso es importante que los verdaderamente antifascistas sean capaces de modular su lenguaje para encontrar los puntos débiles de la extrema derecha patria, para ser más efectivos y diluir el aura de antisistemas que tiene un partido como VOX, que solo es retórica vacía surgiendo de élites acomodadas.

Es comprensible que quien se considere antifascista reaccione de la manera históricamente aprendida cuando identifica el ascenso de la formación que más fácilmente es asimilable con los movimientos autoritarios y antidemocráticos de nuestra historia contemporánea. La emoción es difícilmente asible cuando atisbamos al enemigo más virulento de la diversidad, los derechos humanos y el respeto al diferente. De forma instintiva acudimos a todos esos referentes combativos de nuestra adolescencia, a Durruti, la Modotti y el “No pasarán”. Sí, es tiempo de ejercer de antifascista y por eso, sobre todo por eso, hay que dejar de gritar fascista.

lamarea

Share

Las contradicciones de un seguidor de Vox: Sánchez Dragó cobró 12.000 euros por programa en la televisión valenciana de Zaplana

Vox tiene un discurso muy duro, además de contra la inmigración, contra el sistema público. Sus dirigentes y simpatizantes, liderados por el exdiputado popular Santiago Abascal, reclaman el fin de las comunidades autónomas o recortes brutales en el Estado de Bienestar. Pese a ese contundente discurso, a poco que se rasque en la carrera profesional de muchos de los apoyos de estas personas se demuestra que, en un momento y otro cobraron y no poco del erario público. Como el propio Abascal, que percibía 80.000 euros al año en fundaciones públicas de la Comunidad de Madrid con Esperanza Aguirre.

Una de las caras conocidas que apoyan a Vox -no es un advenedizo pues ya pidió el voto para el partido de extrema derecha en 2016- es el columnista y escritor Fernando Sánchez Dragó. El también polemista aseguró recientemente que “n o debería existir el sector público, ni la sanidad ni la educación; cada individuo debe ser responsable de cubrir sus necesidades”. Hace varios años, Sánchez Dragó había pedido el cierre de todas las televisiones públicas en una entrevista en Onda Cero.

Esta actitud libertaria en lo económico no le ha impedido al escritor haber cobrado sumas millonarias de la televisión autonómica valenciana -la extinta Canal 9 que cerró con un agujero de 1.200 millones de euros- durante el gobierno del exministro Eduardo Zaplana o haber trabajado para Tele Madrid de manera habitual. En 2015 regresó a la parrilla de TVE con el programa ‘Libros con Usabí’.

Sánchez Dragó dirigió y presentó el programa de la produtora Star Line TV  ‘El Faro de Alejandría’ en Canal 9 entre los años 1999 y 2004. Por cada capítulo, se emitieron más de 200 en cinco años, el escritor se embolsó 12.000 euros, según las cuentas hechs públicas por el Comité de Redacción de la época. Estos pagos han vuelto a la actualidad después de un tuit del presidente del Parlamento valenciano, Enric Morera, quien ha denunciado las contradicciones del escritor. 

Según el informe del Comité de Redacción de la extinta Canal 9, el programa que presentó Sánchez Dragó no superaba el 1 % de audiencia cuando en la época, la media de la televisión valenciana rondaba los dos dígitos. Los 17 primeros capítulos del primer contrato que firmó la productora con la televisión pública costaron 150 millones de pesetas más IVA, es decir, más de un millón de euros. Unos precios, que en su día, se denunció que estaban fuera de mercado.

eldiario.es

Share

El hombre con el pene más grande del mundo protagonizará su primera película porno

Parece que los dioses han escuchado las peticiones de Roberto Esquivel Cabrera, conocido ya como el hombre con el pene más grande del mundo. Este mexicano se ha visto condenado a vivir una vida repleta de complicaciones derivadas de los 50,8 centímetros de su miembro. No obstante, el hombre siempre rehusó las indicaciones de los médicos para operarse, ¿por qué? Para ser una estrella del cine porno

Esquivel ya saltó a la fama mundial hace unos años, pero su historia acabó olvidada en el mundo de la información. Sin embargo, un periodista ha querido revivir el fenómeno para realizar un reportaje sobre su historia, contando además con varios expertos médicos que corroborasen la veracidad de su tamaño. El documental ha sido todo un éxito, y tanto Roberto como su pene han vuelto al panorama internacional. 

Prueba médica de Esquivel

“Prueba médica de Esquivel”

En este último vídeo, el mexicano expresaba su deseo de viajar a los Estados Unidos y convertirse en actor porno. Esta petición era bastante complicada, ya que el gran tamaño de su falo hace imposible la penetración. A pesar de ello, los astros se han alineado, y la famosa página de cine erótico YouPorn ha ofrecido a Esquivel su primer papel en la industria. 

Esquivel durante su reportaje

“Esquivel durante su reportaje”

The LADbible ha sido el portal encargado de ponerse en contacto con la página porno para hablar del méxicano. En su conversación con el dueño de la web, este confirmaba que sería interesante contar con el pene de Esquivel en una de sus películas. De hecho, ya se imagina la escena: 

Volaremos a Praga y visitará a nuestros doctores y enfermeras del FakeHospital

Visto lo visto, parece que la suerte ahora le cae del cielo. Su siguiente paso es obtener el título Guinnes de los Récords. ¿Veremos a Esquivel en la siguiente edición del libro? Lo comprobaremos este año. 

.losreplicantes.com

Share