El Reino Unido amenaza con subir los aranceles al vino español

El Gobierno del Reino Unido ha anunciado un nuevo régimen arancelario que sustituirá al Arancel Externo Común de la Unión Europea a partir del final del período de transición de Brexit, el 31 de diciembre de 2020. El Ejecutivo británico sigue avanzando en su plan de salida de la UE y, de no haber un acuerdo posterior, este nuevo régimen arancelario será el que entre en vigor. Esto supone un gran desafío para las compañías, que se enfrentarán a una nueva regulación a partir del 1 de enero de 2021.

El nuevo régimen arancelario se fija en libras esterlinas y mantiene los gravámenes sobre los productos de las industrias agrícola, automovilística y pesquera del Reino Unido, pero elimina los aranceles sobre una amplia gama de productos. El Arancel Global del Reino Unido ha sido diseñado para «reducir las presiones de los costos y aumentar las opciones de los consumidores y respaldar a las industrias del Reino Unido para que compitan en el escenario mundial». Actualmente, la vigente norma elimina los aranceles sobre el 60% de las importaciones que entran en el Reino Unido, alrededor de 30.000 millones de libras esterlinas de comercio.

Una de las industrias que se verán afectadas con la nueva normativa que plantea el Gobierno británico es la alimentaria y la de bebidas. El Reino Unido levantará algunos aranceles, pero también impondrá otros nuevos. El Gobierno confirmó el 19 de mayo que el Arancel Global del Reino Unido, que se introducirá a partir de principios del próximo año, aplicará aranceles a todas las importaciones agrícolas de las naciones con las que no ha celebrado acuerdos comerciales. Sin embargo, aplicaría aranceles cero a muchos bienes importados, potencialmente haciéndolos más baratos para los consumidores.

Entre los productos que sí tendrán nuevos aranceles destacan algunos como el vino español, los coches, la ropa y los azulejos, entre otros. Esto supondrá que para los productores españoles les será más difícil exportar al Reino Unido porque los consumidores británicos tendrán que pagar más si quieren disfrutar de este producto. Aunque, todavía queda por ver cuál será el acuerdo que se alcance con la Unión Europea y si se hará un acuerdo comercial específico con España.

libremercado

Share Button

El Banco de España da un aviso al Gobierno por sus medidas sobre el alquiler

El Banco de España cree que los problemas de accesibilidad a la vivienda y las consiguientes ineficacias a nivel macroeconómico «se pueden aliviar mediante algunas intervenciones públicas en el mercado del alquiler» para aumentar la oferta existente, según se desprende de su análisis sobre el mercado de la vivienda en España entre 2014 y 2019.

«El funcionamiento del mercado de la vivienda, y de modo particular del alquiler residencial, es un factor relevante desde muchas perspectivas, como la macroeconómica, financiera y social», apunta. Así, hace hincapié en que la existencia de situaciones de insuficiencia de la oferta de vivienda, «que derivan de dinámicas alcistas en los precios», puede generar «problemas» de acceso a la vivienda en determinados colectivos y crear ineficacias y riesgos en el funcionamiento de la economía y el sistema financiero.

Asimismo, el Banco de España ha alertado de que el «sustancial impacto» macroeconómico que tendrá la crisis sanitaria del coronavirus podría agravar tanto las dificultades de accesibilidad a la vivienda como los riesgos vinculados al mercado inmobiliario.

Toque de atención a las medidas del Gobierno

La institución cree que existe una mayor incertidumbre de los efectos a medio plazo sobre el mercado inmobiliario del coronavirus, así como sobre el impacto de las medidas introducidas.

«Las medidas temporales aprobadas por el Gobierno para aliviar la presión financiera de los segmentos más vulnerables, como la moratoria de las hipotecas o el aplazamiento del pago de los alquileres, contribuirán a mitigar alguno de estos efectos en el corto plazo. Existe una mayor incertidumbre sobre los efectos de más medio plazo sobre el mercado inmobiliario de esta perturbación, así como sobre el impacto de las medidas introducidas. En relación con estas últimas, conviene evitar que se generen distorsiones en el mercado del alquiler que acaben mermando su seguridad jurídica, lo que desincentivaría el necesario incremento de la oferta para absorber el aumento estructural de la demanda documentado en este trabajo», señalan..

No obstante, deja claro que, dada la ausencia de datos por la cercanía del coronavirus no analiza estos aspectos en este informe y afirma que, en todo caso, en su seguimiento habitual de los desarrollos macrofinancieros, abordará estas cuestiones en cuanto se disponga de información.

Desde su punto de vista, las políticas más efectivas son las que incrementan de manera estable la oferta de vivienda en arrendamiento a disposición de los colectivos más vulnerables, ya que «es la fórmula más apropiada para atacar de manera persistente las causas que explican el incremento excesivo de los precios».

«En el diseño de este tipo de políticas resulta esencial evitar un efecto desplazamiento por parte de la provisión pública que reduzca la oferta privada y que, por lo tanto, merme la eficacia de estas medidas», añade.

También afirma que podrían considerarse políticas centradas «en detectar y recalibrar» aquellos componentes de la regulación urbanística y del uso del suelo que dificultan la disponibilidad de viviendas en áreas tensionadas.

Los jóvenes tienen problemas de acceso

El Banco de España afirma que las dificultades de acceso a la vivienda por parte de los hogares en España se han agravado durante los últimos años, sobre todo en colectivos como los jóvenes o los hogares con rentas bajas y en las grandes áreas metropolitanas.

Desde 2013, la inversión real en vivienda de los hogares ha aumentado en un 47% y también han mostrado una pauta expansiva durante los últimos años indicadores como el inicio de obra nueva residencial o el empleo en el sector de la construcción.

No obstante, desde mediados de 2018 se ha observado una moderación del crecimiento de la oferta inmobiliaria, hecho que, según el Banco de España, es compatible con la desaceleración de la economía española y el deterioro de las perspectivas económicas a medio plazo.

Respecto a los precios de compraventa y las transacciones, apunta que el precio de la vivienda ha presentado una trayectoria de crecimiento sostenida en los últimos años, tras el intenso ajuste durante la crisis, y que las transacciones han avanzado de forma significativa durante los últimos años, sostenidas por el segmento de vivienda usada por la «reducida» iniciación de nuevas viviendas.

El Banco de España resalta que la incertidumbre asociada a la situación del mercado de trabajo (contratos temporales y alta tasa de desempleo) ha podido desincentivar las decisiones de los jóvenes de invertir en activos inmobiliarios, «habiendo preferido muchos de ellos alquilar en lugar de adquirir su vivienda de residencia». Además del aumento de la demanda del alquiler de los jóvenes, el Banco de España dice que el repunte viene motivado por la oferta, porque el mercado del alquiler tiene un escaso tamaño y por la aparición de plataformas que han abierto el mercado tradicional de los apartamentos turísticos a otras viviendas cuyo uso era residencial o que estaban vacías.

Sin embargo, dice que la evidencia de los desplazamientos de vivienda residencial hacia la actividad turística y de su impacto en los precios inmobiliarios a nivel nacional e internacional «es aún escasa».

libremercado

Share Button

Calviño da un toque a una tienda de productos anti-Sánchez

Desde el pasado 19 de mayo, en las redes sociales se ha promocionado una web llamada Gobierno Dimisión, que tiene una tienda de productos que, desde luego, alientan el cese de Pedro Sánchez. Este viernes, un órgano del Ministerio de Asuntos Económicos, cuya titular es Nadia Calviño, ha enviado un requerimiento en el que da diez días para aclarar quién es la persona titular o responsable de los contenidos de la web, tras una denuncia de Facua-Consumidores en Acción.

Este pasado jueves, Facua denunció que el portal gobiernodimision.online «vulnera las leyes de protección de datos, defensa de los consumidores y comercio electrónico». Según la asociación de consumidores (y como ha podido comprobar este medio), la página no tiene aviso legal, términos y condiciones, ni datos del responsable de la misma, lo que a su juicio supone una violación de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

En el escrito del requerimiento, al que ha tenido acceso Facua, la Subdirección General para la Sociedad Digital —dependiente del departamento de Calviño— se hace eco de esa misma ley, explicando que la normativa «atribuye al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital la función de supervisión y control del cumplimiento de las obligaciones establecidas en la misma». Así las cosas, la Subdirección avanza que lleva a cabo inspecciones y actuaciones de control de la referida página.

«Se le requiere para que, aportando la documentación pertinente, nos comunique quién es el titular y/o responsable de los contenidos de la página web», reza el escrito. Las páginas de comercio electrónico están obligadas a «facilitar a las autoridades competentes toda la información y colaboración precisas para el ejercicio de sus funciones», dice el requerimiento, que advierte de que el incumplimiento puede ser sancionado con multas de entre 30.000 y 150.000 euros.

¿Quién está detrás de ‘Gobierno Dimisión’?

La web gobiernodimision.online ha sido muy compartida esta semana en Twitter, pero está disponible desde abril. Un excargo de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana y exasesor de Toni Cantó llamado Luis Pérez (que en redes se hace llamar «Alvise Pérez«) ha sido su principal difusor. El 7 de abril, Pérez compartió el enlace de la web afirmando que estaba recibiendo muchos «ataques informáticos» y que de momento estaba «actualizándose con un filtro extra de seguridad».Alvise Pérez@Alvisepf

Ante los ataques informáticos a la web http://gobiernodimision.online , actualmente actualizándose con un filtro extra de seguridad, podéis acceder al canal desde donde se emitirá en directo #ManifestacionOnline8A:https://www.youtube.com/watch?v=gtBgvEWDUcA …

No habrá sanchista que sabotee este evento.
🇪🇸 YouTube ‎@YouTube

1,603Twitter Ads info and privacy1,090 people are talking about thisAlvise Pérez@Alvisepf

Veo que el Gobierno sigue sin entender cómo reaccionamos las almas libres a sus amenazas.

¿Qué tal si esta vez se lo volvemos a explicar… a lo grande?

Usemos su principal enemigo contra ellos: El Mercado

Entra y forma parte de la próxima GRAN campaña.https://tienda.gobiernodimision.online/ 

Embedded video

8,477Twitter Ads info and privacy5,489 people are talking about this

El mismo usuario la volvió a compartir desde este pasado 19 de mayo, ahora con un enlace que dirigía a una tienda de productos anti-Sáncheztienda.gobiernodimision.online. Esta tienda está desde este viernes fuera de servicio, presuntamente por «la gran cantidad de visitas que está recibiendo», por lo que sus responsables están implementando «mejoras técnicas que optimicen la experiencia de compra». Sobre las acusaciones de Facua y el requerimiento de Calviño, Pérez no ha dicho nada.

Cuando estaba disponible, en la tienda se vendían banderas de España, carteles de Sánchez con la frase «un buen Gobierno obedece» (con una fotografía cuyo presunto autor ha denunciado que ha sido utilizada sin su permiso) y hasta camisetas en el mismo sentido. Su producto más caro, por 50 euros, era un «paquete completo» con dos camisetas, 200 carteles y 300 banderas en miniatura de España. Pérez enmarcó la comercialización de estos productos como parte de una «gran campaña» política.

Usuarios en Twitter denunciaron que la plataforma de comercio electrónico no era segura ni cumplía con los requisitos legales de las tiendas online. Facua también criticó que en los términos y condiciones de la web, colgados hasta este 21 de mayo, se da un plazo de desistimiento a los clientes de apenas siete días, cuando la ley obliga a que sea de dos semanas.

economiadigital

Share Button

La movilidad eléctrica ahorra un millón de barriles de petróleo al día

De forma similar lo que sucede con las energías renovables, la pandemia del Covid-19 está revelando una mayor resistencia del mercado de los vehículos eléctricos, según el último informe de movilidad eléctrica de Bloomberg NEF (BNEF.)

En 2020 el mercado de los turismos eléctricos (vehículos de pasajeros) caerá en un 18% hasta 1,7 millones de unidades —algo menos de los previsto para los turismos con motor de combustión, -23% en 2020— tras diez años de crecimiento continuado.

En su informe Long-Term Electric Vehicle Outlook BNEF calcula que los vehículos eléctricos representarán el 58% de las ventas de coches de turismos nuevos en todo el mundo en 2040 (un tercio del parque móvil mundial), 67% de los autobuses urbanos y un 47% de los vehículos de «dos o tres ruedas»: patinetes, ciclomotores y motocicletas eléctricas, excluyendo las bicis eléctricas.

Estos vehículos de movilidad individual «de dos y tres ruedas» suman casi un cuarto de millón de vehículos eléctricos y suponen más de la mitad del millón de barriles al día que ahorra la movilidad eléctrica, según BNEF.

«No es una cantidad enorme teniendo en cuenta que el promedio de consumo [del último año] es de 100 millones de barriles al día [pero] cada uno de estos vehículos le da un pequeño mordisco a la demanda global de petróleo. El tamaño del mordisco no es lo importante, sino el apetito colectivo.»

Para 2040 BNEF prevé que el ahorro será de 17,6 millones de barriles al día día. «En 2040 los vehículos eléctricos (EV) de todo tipo añadirán un 5,2% a la demanda global de electricidad.»

El vehículo eléctrico no es inmune al Covid-19, pero mantiene las perspectivas

A pesar del bache de 2020 y de los años sucesivos las perspectivas a largo plazo siguen siendo buenas para el vehículo eléctrico.

Tras la crisis prevén un rebote en las ventas de vehículos eléctricos seguido de una aceleración en la electrificación del transporte, aunque los analistas prevén que los próximos tres años estarán «llenos de altibajos» para los fabricantes de automóviles por la yuxtaposición de la crisis y de la transición energética.

«La pandemia del Covid-19 está causando un gran descenso en las ventas mundiales de automóviles en 2020 y cuestionando cuáles deben de ser las prioridades de los fabricantes de automóviles,» den desde BNEF.

Según las previsiones, los vehículos eléctricos pasarán de representar el 3% de las ventas mundiales de automóviles en 2020 al 7% en 2023 (5,4 millones de unidades). Las ventas de coches convencionales, con motor de combustión, seguirán cayendo en el largo plazo después de un período de «recuperación aparente» tras la pandemia, impulsada por precios bajos y petróleo barato.

«Si los precios de las baterías siguen bajando la vida útil y los costes de adquisición de un coche eléctrico se igualará al de sus equivalentes con motor de combustión en torno a 2025 de promedio,» dicen en BNEF.

«Esta fecha variará enormemente dependiendo del mercado: este «cruce» se producirá hacia 2022 para los coches grandes en Europa, y para 2030 o más tarde para los pequeños en la India y Japón,» donde priman los modelos pequeños y económicos y la brecha entre el precio de las versiones eléctricas y de sus equivalentes de combustión es más profunda.

economiadigital

Share Button

De Echenique a Abascal: los bulos de los políticos en plena crisis

En internet, la realidad no es suficiente. Pese a que en los últimos meses la vida real ha superado el alcance imaginativo de la ficción, las mentiras con fines políticos siguen esparciéndose a toda velocidad en las redes sociales, sin que pueda verse el final de esta situación en el horizonte.

Pero, para que un bulo tenga recorrido, no basta con que exista. Nacen fake news a cada hora, y las que se cuelan en el debate público necesitan siempre un empujón. No son pocos los políticos dispuestos a alimentar falsedades con tal de proteger sus causas, y no es España ni mucho menos una excepción.

Cargos públicos de todos los colores han colaborado en la propagación de desinformación durante la crisis del coronavirus. Desde Pablo Echenique hasta Santiago Abascal, la pandemia ha dilatado la lista de políticos que se han sumado al tren de los bulos como mecanismo para defender aquello que promulgan en sus mitines, entrevistas e intervenciones parlamentarias.

Es lo que los expertos en psicología cognitiva conocen como “sesgo de confirmación”: la tendencia a hacerse eco de información que nos da la razón y desacreditar todo aquello que pone en jaque nuestra cosmovisión. Y es un detalle que suele pasarse por alto cuando se habla del “lado humano de la política”, dado que nadie está exento de incurrir en sesgos. Tampoco los políticos.

Estos son tan solo algunos de los ejemplos de los bulos que cargos públicos han difundido en las últimas semanas.

LEER MÁS: Los bulos políticos han estado presentes durante toda la crisis del coronavirus, aunque el Gobierno dijese que no había detectado ninguno en abril.

Una escoba para jugar al golf
 

ᴘᴀʙʟᴏ ᴇᴄʜᴇɴɪQᴜᴇ @pnique

Buenos días. Por muy ridículas que sean las «manifestaciones» de la clase alta, golpeando señales de tráfico con palos de golf y cucharas de plata, la cosa es seria. Una minoría privilegiada no puede saltarse las normas y ponernos en peligro a todos. Las autoridades deben actuar.43.2KTwitter Ads info and privacy21.8K people are talking about this

Uno de los temas que más revuelo ha causado en las últimas semanas en las redes sociales es el de las manifestaciones que se originaron en el madrileño barrio de Salamanca.

Es un ejemplo de cómo la guerra cultural que define la modernidad encuentra en internet un altavoz para echar raíces, al ser un asunto totalmente polarizado en el que quienes apoyan presuntamente representan un hemisferio político y quienes critican en principio conforman la contraparte. Sin grises o puntos medios; todo negro o blanco.

En aras de desprestigiar las protestas, el 13 de mayo se difundió un bulo que resultó atractivo para el espacio político de la izquierda: aparentemente, uno de los manifestantes de las protestas contra el Gobierno habría golpeado una señal de tráfico con un palo de golf.

La analista de datos de redes sociales y doctora en telemática por la Universidad Carlos III, Mariluz Congosto, señaló en un hilo de Twitter lo que era evidente con mirar las imágenes durante unos segundos: no existía tal palo de golf, sino que era una escoba. Congosto explicó cómo perfiles de la izquierda con muchos seguidores facilitaron la viralización de la mentira.

Entre los difusores del bulo estaba el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique. El también secretario de acción del partido del vicepresidente segundo Pablo Iglesias lanzó el 14 de mayo un tuit en el que acusaba a los manifestantes de «golpear señales de tráfico con palos de golf y cucharas de plata».

También el diputado del PSOE, José Zaragoza, criticó ese mismo día que los participantes en las protestas «se creen los amos con un palo de golf en las manos». A diferencia de Echenique, Zaragoza publicó el mensaje adjuntando el vídeo que muestra una escoba donde el sesgo de confirmación invita a ver un palo de golf.

Una agresión confusa
 

Santiago Abascal @Santi_ABASCAL

El Gobierno les impide trabajar y cobrar, Iglesias y Echenique les señalan en la tribuna, sus cachorros les agreden en la calle. Y aún quedan medios de comunicación que, comprados con millones de euros, se colocan equidistantes entre agresores y agredidoshttps://www.elmundo.es/madrid/2020/05/21/5ec65a27fdddff840b8b4633.html …Alberto y Mamen, agredidos en la cacerolada de Moratalaz. «Somos autónomos y llevamos dos meses sin…Alberto, de 34 años, el taxista agredido el miércoles por la noche cuando participaba con su novia en una cacerolada contra el Gobierno de Sánchez en el barrio de Moratalaz (Madridelmundo.es11.2KTwitter Ads info and privacy6,699 people are talking about this

Santiago Abascal ya ha llevado los bulos hasta el Congreso; en abril, por ejemplo, se hizo eco en la Cámara de un informe negativo sobre la gestión del Gobierno desmentido por el CSIC. De este informe también tuiteó el expresidente de CiudadanosAlbert Rivera.

Este pasado 21 de mayo, el líder de Vox aseguró en su perfil de Twitter que los «cachorros» de Iglesias y Echenique «agreden en la calle» a manifestantes por portar la bandera de España en las manifestaciones contra el Gobierno.

Abascal compartía entonces una noticia que tomaba testimonio de una supuesta víctima de agresiones por parte de presuntos radicales de izquierda, cuando los hechos están aún bajo investigación de la Policía y el material audiovisual difundido no deja claro quién es el agresor y quién el agredido.

Un responsable de redes de PodemosJulián Macías Tovaranalizó los vídeos que dieron pie al bulo, que inicialmente se expandió haciendo creer que un manifestante de derechas había sido apuñalado, algo que ya ha sido desmentido por las autoridades.

Siempre teniendo en cuenta que en todas partes cuecen habas (como demuestra el primer ejemplo de bulo de este artículo), el análisis de Macías deja poco lugar a dudas de que esta situación no es tan sencilla como que un individuo con bandera de España fue agredido por rivales ideológicos vinculados a Podemos.

Los vídeos muestran cómo el supuesto agredido también fue violento y cómo existe la posibilidad de que haya sido él quién inició la bronca en primer lugar, presuntamente lanzando objetos contra personas con las que discutía en la calle. Según Macías, “la realidad» es que «un tipo sin ninguna bandera comienza una pelea, le parte la nariz a otra persona y cuando huye se tropieza solo cayendo de cabeza al suelo”.

En la noticia sobre los hechos publicada en El Mundo, compartida por Abascal, el individuo al que los manifestantes acusan de haber agredido a la persona con bandera de España dice que, en realidad, la presunta víctima “nos atacó a mi y a la persona que estaba conmigo lanzándonos una cacerola como se puede ver en el segundo 20 del vídeo”.

Y el vídeo, en efecto, confirma que hubo un lanzamiento de cacerola en el segundo 20. No obstante, ni Abascal ni los miembros de Vox que difundieron esta información manipulada han corregido sus manifestaciones sobre presuntas agresiones cometidas por «cachorros» de Podemos.

Una protesta importada
 

Rosa Díez@rosadiezglez

Colgué un vídeo del recibimiento en un hospital a la ministra de Sanidad belga que me enviaron atribuyéndoselo al Ministro Illa en un hospital de Madrid. Lo borré en cuanto me di cuenta del error. Linchadores, podéis seguir insultándome que no voy a callar. #GobiernoDimisión6,450Twitter Ads info and privacy4,765 people are talking about this

La exdiputada del Congreso y exlíder de UPyDRosa Díez, también disparó por las redes una mentira. Fue el pasado 17 de mayo, cuando lanzó un tuit que rezaba «Recibimiento de los sanitarios en un hospital de Madrid al ministro de Sanidad: de espaldas”. El tuit ha sido borrado.

El mensaje venía acompañado de un vídeo en el que se ve, en efecto, a sanitarios dando la espalda ante la llegada de un coche negro que, según la citada política, transportaba a Salvador Illa. El problema es que el vídeo fue grabado en Bélgica y nada tiene que ver con la realidad política española, por lo que Díez se vio obligada a eliminarlo en poco tiempo, explicando que era un “error”.

El vídeo lo vieron miles de personas antes de ser eliminado por Díez, y todavía sigue dando vueltas en las redes sociales puesto que muchos otros usuarios no lo han borrado.

Las matrículas de los coches que aparecen en el vídeo y los uniformes de los policías que rodean la protesta en Bélgica desmontan el argumento de la líder de UPyD y confirman que, en efecto, no existe evidencia alguna de que los sanitarios madrileños hayan levantado una protesta contra el ministro Illa dándole la espalda a su llegada a un hospital.

Unos días después, Díez también compartió el bulo de la supuesta agresión de manifestantes de izquierda a individuos con la bandera de España, haciéndose eco de un tuit que aseguraba que la presunta víctima había sido apuñalada, algo que ha sido ya desmentido.

¿Actor porno o sanitario?
 

AsturCheck@AsturCheck

❌ FALSO ‼️
No es Alberto Sánchez ni ‘un médico joven fallecido en Madrid a causa del coronavirus’ como sostiene Reyes Fernández. Hurlé, diputada del PP en la Junta General del Principado de #Asturias.

Se trata del actor porno Jordi ‘El Niño Polla’ caracterizado como médico.

Embedded video

4,957Twitter Ads info and privacy3,624 people are talking about this

Uno de los episodios más graciosos de la guerra sucia en internet lo protagonizó la diputada del PP de Asturias, Reyes Hernández Hurlé, que en una comisión parlamentaria a mediados de mayo trasladó su pésame a «los familiares y amigos de Alberto Sánchez, un médico joven, de 24 años, que falleció en Madrid a causa del coronavirus”.

La dirigente popular fue víctima de una broma-bulo que durante unas horas convenció a quienes querían ser convencidos de que este supuesto médico había sido otra víctima de la Covid-19 entre el gremio de las sanitarios. En realidad, “Alberto Sánchez” es un actor porno vestido de médico, y no murió.

Se trata de un meme de Jordi ENP, uno de los actores pornográficos más famosos del mundo, de origen español. Ya en otras ocasiones se ha utilizado su imagen, en clave de comedia, para hacerle parecer científico o médico, toda vez que ha actuado como si lo fuera en algunas producciones eróticas.

También el eurodiputado de Vox, Hermann Tertsch, mostró su «admiración y homenaje» a Albert Sánchez, sin percatarse de que era una broma. Más allá de las risas, este y otros episodios ya mencionados muestran que muchos políticos no se toman en serio su responsabilidad a la hora de difundir mensajes masivos, colaborando con la confusión que acusa el grueso de la sociedad.

La antes citada investigadora Mariluz Congosto, que se ha convertido en referencia en estos temas por desmontar bulos a la izquierda y la derecha, ha lanzado algunas recomendaciones a los ciudadanos (y, por extensión, a los políticos) para evitar caer en la trampa de los bulos: salir de las burbujas ideológicas, cultivar el espíritu crítico, contrastar información y no discutir con troles.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Share Button

La vacuna de la Universidad de Oxford se probará en 10.000 personas

La vacuna contra el coronavirus que está desarrollando la Universidad de Oxford avanza hacia la siguiente fase de ensayos en humanos y, en colaboración con AstraZeneca, reclutará a más de 10.000 voluntarios para inyectarles el candidato, según ha informado en una declaración. 

Hasta ahora, el estudio había incluido a unos 1.000 voluntarios con edades comprendidas entre los 18 y los 55 años y el jefe del Grupo de Vacunas de Oxford asegura en el comunicado que sus ensayos clínicos están «progresando muy bien».

La fase 2 amplía la muestra para probar la vacuna en adultos más mayores y en niños para poder determinar si la respuesta inmune varía en función de la edad. 

Para evitar que la posible disminución de la prevalencia del virus retrase el avance de la investigación, la Universidad de Oxford priorizará a los voluntarios que sean grupo de riesgo por su exposición, como los profesionales sanitarios. 

El grupo asegura que los resultados estarían disponibles «en un par de meses», pero que «podría llevar hasta seis meses» dependiendo de factores externos.

En el mejor de los casos, el equipo ha asegurado que la vacuna podría estar lista para septiembre. Ante las advertencias de los expertos de que la demanda de una vacuna será muy alta, varios fabricantes se han comprometido a tener listas millones de dosis antes de esa fecha. 

AstraZeneca ha puesto sus capacidades de fabricación al servicio de la Universidad y tendrá lista 30 millones de dosis listas para final de verano. La compañía también tiene un acuerdo con Estados Unidos, que ha encargado 300 millones de dosis. 

India se sumaría a la producción

«No vamos a esperar a que los ensayos terminen en septiembre en Reino Unido, para luego comenzar la producción aquí. La decisión —bajo nuestro propio riesgo y coste— se ha tomado únicamente para dar un impulso a la fabricación, para tener suficientes dosis disponibles, si los ensayos clínicos resultan exitosos», aseguró Adar Poonawalla, director general del Serum Institute de la India. 

Por su parte, Serum Institute de la India —que produce 1.500 millones de dosis de vacunas cada año para una serie de enfermedades—anunció que comenzaría la producción antes de que termine el ensayo de Oxford para tener listas 40 millones de dosis para septiembre.

La Universidad de Oxford es uno de los grupos que más avanzado tiene el desarrollo de una vacuna. El anuncio de que continúa sus pruebas a la fase 2 llega días después de que las compañías estadounidenses Moderna Inovio anuncien buenos resultados preliminares en sus respectivos ensayos.

Noticia original: Business Insider

Autora: Ana Zarzalejos


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Share Button

El partido de Santiago Abascal colapsa el centro de Madrid con una manifestación en coches que pide en bloque la dimisión de todo el Gobierno

Este sábado al mediodía, Vox ha reunido a miles de manifestantes con sus vehículos a pesar de que el estado de alarma sigue vigente. Se ha iniciado en torno a las 12 horas para pedir «libertad» al Gobierno de Pedro Sánchez. También reclaman la dimisión de todo el Ejecutivo por su gestión por la crisis del coronavirus.

Estas movilizaciones se han producido en toda España, donde el partido de derecha ha logrado la autorización. En el caso de las cuatro provincias de Cataluña y las de Castilla y León ha necesitado el apoyo de los tribunales de justicia para poder celebrar sus caravanas de vehículos. 

El líder de Vox, Santiago Abascal, ha dado el pistoletazo de salida en la manifestación de Madrid desde el autobús descapotable en el punto de inicio. Con él han estado varios dirigentes del partido como Javier Ortega-SmithRocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros. En la capital, el partido se ha visto obligado a finalizar la marcha antes de que acabara su recorrido debido al excesivo número de vehículos.

En un principio se iba a desfilar por la plaza de Colón hacia la calle Goya, para posteriormente aparecer por Serrano, bajar por la céntrica calle Alcalá y terminar en la plaza de Cibeles. Todo acompañado de un sonido incesante de claxons.

Caravana de Vox contra la gestión de la pandemia de coronavirus de Pedro Sánchez, en Madrid. EFE
Un asistente a la caravana de Vox con una camiseta de «Sánchez vete ya». Foto: Efe

Miles de personas se han situado con sus vehículos particulares —motos, furgonetas, coches—, banderas de España, pancartas e incluso alguna bandera de la legión. Los mensajes se centran en criticar al jefe del Ejecutivo, a quien alguno le acusa de ocultar la cifra real de fallecidos.

El líder de Vox, Santiago Abascal, durante su intervención ha asegurado este sábado que el pueblo español “es el que señala el camino” al tiempo que ha mandado un recado al Gobierno de coalición: “pobre de aquellos que no escuchan al pueblo y lo desprecian”, endureciendo su discurso. Además, ha avanzado su pretensión de llevar al Gobierno ante los tribunales al entender que no puede quedar impune su crimen contra la saludy la prosperidad”.

Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith en la caravana de Vox contra Pedro Sánchez por la gestión del coronavirus
Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith en la caravana de Vox. Foto: Efe

El presidente de Vox en Córdoba, Alejandro Hernández, se ha dirigido a los más de seiscientos vehículos participantes en la marcha en coche que ha comenzado en la avenida de Conde de Vallellano: «Reivindicamos algo tan sencillo como que España recupere los derechos constitucionales que nos ha quitado este Gobierno felón».

En Barcelona, cicuentena de motoristas han encabezado la marcha a su llegada a la Delegación del Govern. La mayoría no estaban cuando la manifestación partió de la plaza de Francesc Macià, sino que se han incorporado durante el recorrido. Los manifestantes han aplaudido a los agentes de la Policía Nacional que custodian el edificio. Allí el partido se ha apresurado también ha finalizar la marcha sobre las 12.30 horas, aunque finalmente ha durado hasta más tarde de las 13 horas —cuando todavía circulaban coches por la calle Roger de Lluria—.

En la manifestación barcelonesa, algunos de los asistentes se han quejado de que les han arrojado clavos a la carretera. Se han sucedido manifestaciones similares  en el resto de capitales de provincia catalanas.

En Bilbao se han visto una decena de coches con banderas españolas. La caravana ha realizado el recorrido por la Gran Vía de Bilbao, desde la sede de la subdelegación del Gobierno de Bizkaia en la Plaza Moyua hasta la plaza del Sagrado Corazón y de regreso al punto inicial. En Logroño, ha circulado una caravana de alrededor de 200 vehículos, según ha informado Europa Press.

Caravana de Vox contra la gestión de la pandemia de coronavirus de Pedro Sánchez, en Madrid. EFE
Caravana de Vox contra la gestión de la pandemia de coronavirus de Pedro Sánchez, en Madrid. Foto: Efe

Destaca Palma de Mallorca, donde más de 3.000 personas —según Policía Local— han pedido la dimisión del Gobierno. El presidente de la formación en Baleares, Jorge Campos, ha pedido a Pedro Sánchez y al vicepresidente primero, Pablo Iglesias “que dimitan y formen un Gobierno de técnicos, que nos saquen de esta crisis y después convoquen elecciones o nos van a hundir a todos”.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Share Button

La bici ya es un bien de ‘primera necesidad’ en EEUU

El taller de Eddie es un hervidero cuando llega la primavera. Es el momento del año en el que se desempolvan las bicicletas y muchas necesitan una puesta a punto. Lo que no pudo imaginar el patrón es que su pequeña tienda en la Avenida Ámsterdam se convertiría en un negocio esencial durante la pandemia. Abrió todos los días desde que empezó el confinamiento en la ciudad de Nueva York para reparar las bicis de los repartidores y venderles recambios.

«Era una cuestión de supervivencia«, comenta Estela en la caja. Quedarse en casa no era una opción. La Gran Recesión ya les puso contra las cuerdas durante más de un año. La crisis del coronavirus, sin embargo, está siendo diferente. «Estuvo todo muerto desde final de marzo hasta mediados de abril», comenta, «la gente tenía mucho miedo». Hubo un cambio radical en las tres últimas semanas. Ahora la gente hace cola frente al local para que le atiendan.

Estela sale a la calle a atender a los clientes, porque el local es muy estrecho. Unos quieren comprar bicicletas para poder escapar de sus pequeños apartamentos y hacer ejercicio físico por Central Park o por el carril bici a orillas del río Hudson hasta el distrito financiero. Otros para evitar el transporte público, que estos días ofrece un servicio reducido. El metro dejó de funcionar de madrugada.

Si en el alto Manhattan hay interés, las tiendas en Brooklyn venden estos días hasta el triple de lo habitual y todo va tan rápido que algunos negocios se están quedando sin inventarios en los modelos de entre 600 y 1.000 dólares mientras se amontonan los pedidos. No es un fenómeno que se observa solo en Nueva York. Los desplazamientos en bicicleta crecieron un 50% de media por los Estados Unidos, donde las grandes metrópolis se construyeron al dictado de los coches.

Esprint en la era del distanciamiento social. / S. Pozzi

Esprint en la era del distanciamiento social. / S. Pozzi

Morgan Lommele es la encargada de seguir la evolución de las políticas de los gobiernos locales en la organización People For Bikes. Suele ir al trabajo en bici eléctrica. Explica que los alcaldes por todo el país cerraron calles para alentar el ejercicio durante el confinamiento. Oakland en California es el mejor ejemplo. La reducción drástica del tráfico, además, permite circular sin miedo por las calles y avenidas de una ciudad con tanto nervio como Nueva York.

A los dueños de las tiendas les cuesta reconocer el buen momento por el que atraviesa su modesto negocio. Es como si trataran de evitar admitir que la pandemia les favoreció mientras ven como los locales vecinos no abrirán hasta junio. E incluso cuando retome la actividad, tampoco es seguro que el público vuelva a visitar el pequeño comercio como antes. Por eso no dejan pasar la oportunidad.

Se da, además, la circunstancia de que talleres como el de Eddie´s Bicycles deben absorber este repentino repunte en la demanda mientras otras tiendas optaron por permanecer cerradas. Dos de cada diez prefirió seguir el confinamiento establecido por las autoridades locales. E incluso cuando abren, operan con un horario reducido y en algunos casos con menos personal o se limitan a ofrecer servicios de reparación.

Con los gimnasios cerrados y la ansiedad que genera desplazarse en el transporte público por el miedo al contagio, las bicis se convirtieron en un bien tan necesario como el papel higiénico, el desinfectante o la harina. «La gente no tiene otra opción que estar más cerca de casa porque no puede viajar y tiene más tiempo libre», explica Lommele, «la bici es una manera de superar esa barrera».

Hacía décadas que no se veía un mercado tan favorable, al menos en EEUU. Es una sorpresa para los pequeños vendedores, pero también les plantea un reto logístico. Los distribuidores y fabricantes como Specialized tampoco anticiparon esta reacción y les llevará tiempo atender los pedidos. John Burke, presidente de Trek, admite que en estas condiciones nadie puede llevar el negocio de la manera tradicional.

Esprint en el distanciamiento: la bici ya es un bien de primera necesidad en EEUU. / S. Pozzi

Esprint en el distanciamiento: la bici ya es un bien de primera necesidad en EEUU. / S. Pozzi

La situación para una multinacional como Trek es, en cualquier caso, mix,ta porque el 60% de su negocio depende del mercado internacional. El contexto en Europa fue mucho peor los últimos dos meses, con países como Francia, España e Italia cerrados por completo. Eso impactó en las ventas de abril y mayo. La situación empezará a normalizarse en junio.

Este repunte de la demanda, además, se topa con un problema derivado de la política proteccionista de Donald Trump. La mayor parte de las bicicletas y las piezas de recambio se fabrican en China. El sector logró que se les excluyera de los nuevos aranceles, pero como precaución los importadores limitaron las existencias. Estas exclusiones expiran en verano y si se aplican restarán al margen de beneficio.

Burke, en cualquier caso, es optimista de cara al futuro. Sabe que tienen un producto que a la vez contribuye a mejorar la salud y a luchar contra el cambio climático. El Covid-19, espera, reforzará aún más esa doble visión entre el público. «No podemos volver al status quo«, añade Lisa Orman desde Neighborhood Empowerment Project. Defiende que se reclame la calle en las grandes ciudades. Eso pasa por invertir para expandir la infraestructura existente de carriles bici.

Lommele está convencida de que la pandemia abrirá los ojos a los dirigentes locales al incorporar la bici en la infraestructura de transporte. La crisis, añade, está siendo como un gran laboratorio. «Lo estamos viendo», insiste, «no es una idea que se lanza en un discurso o que se plasma en una artículo. El futuro debe incorporar nuevas formas de desplazarse por la ciudad. La bicicleta no es solo para el ocio»

lainformacion

Share Button

Un aro portátil, la idea de un inventor español para mantener la distancia en la playa este verano

Portátil, con poco coste de producción y efectivo. Así es el invento de Óscar Pavón para poder mantener la distancia social este verano, especialmente en las playas. El ingeniero madrileño, consultor técnico y de desarrollo de tecnología, ha patentado ya el que promete ser el objeto del verano: un aro para ayudar a evitar las aglomeraciones en espacios públicos. «Me llamó la atención las noticias sobre la idea de Italia de instalar mamparas de separación en metacrilato para las personas cuando se pueda ir a la playa, piscinas, parques… En mi opinión es un sistema muy ineficiente, caro, difícil de mantener y que, en todo caso, desmotiva a cualquier persona, turista o no, a ir a la playa», explica.

Tras ver los sistemas que se comenzaban a plantear para las zonas costeras se le ocurrió la idea de diseñar algo más efectivo, con menos coste y más viable. «Se trata de un aro que podrá ser fabricado con un tejido sintético y barato, por ejemplo, el de las tiendas de campaña, y se refuerza con unas varillas desmontables, así, todo es portátil», señala Pavón. Tiene 2,5 metros de diámetro, dentro del espacio pueden tumbarse hasta dos personas con comodidad y, para lograr que no se vuele, cuenta con bolsillos que se pueden llenar de arena.

Ya ha registrado el prototipo en la Oficina Europea de Patentes y trabaja en hacer realidad la idea con una empresa. «Creo que lo importante, como dicen los expertos, es guardar la distancia social y este aro sería factible para transportarlo y usarlo en cualquier sitio público que quieras estar, playa, piscina, parque…», defiende el inventor. Además, señala, el coste de este aparato sería mínimo en comparación con las estructuras permanentes de metacrilato. «El material acrílico es muy caro, se araña, se oscurece…», explica.

«Respete el espacio»

Además, para fomentar la idea de que es indispensable mantener la distancia, el prototipo del aro lleva inscrita la leyenda «Por favor, respete el espacio» en castellano, inglés, francés, italiano o alemán. «Que un turista vea que en España nos preocupamos por ellos y su seguridad promociona mucho nuestro país. Aunque también podría servir de soporte institucional de ayuntamientos o para publicidad y rebajar coste», explica el creador del sistema del aro.

La idea ha traspasado ya fronteras y en las últimas horas se han interesado por la patente responsables de ciudades de Estados Unidos como Florida y de otros lugares del Caribe, Aunque reconoce que el proyecto está dándose a conocer también por Italia, Alemania, Francia o Portugal, señala Pavón

Share Button

La falta de temporeros en el campo británico pone de relieve una política brexitiana restrictiva con la inmigración y que fomenta una extranjería solo subalterna y servil

Vale más pájaro en mano que ciento volando. ¿Nos fiamos del cazador de pájaros? ¿O volamos con los pájaros?

Le damos una vuelta de tornillo al dicho y apresamos algo de la lógica oficial pandémica brexitiana respecto a la nueva propuesta de inmigración presentada por Priti Patel en el Parlamento. Ya se aprobó con voto holgado.

Que nadie se crea que el Brexit se ha ido de vacaciones a Mallorca con la pandemia global. Que ningún incauto se piense que va a haber una hermosa cosecha de internacionalismo humanitario que esquive los desmanes del virus rampante. Todo lo contrario.

Sólo basta mirar a Priti Patel, la actual Ministra de Interior a la que se ve bien poco, por cierto, por las ruedas informativas vespertinas. Tampoco se pasea por los platós televisivos y mucho menos por los radiofónicos que son más peliagudos.

La actitud represiva anti-inmigrante “made in the U.K” tiene muy buena salud. Y su formalización parlamentaria se llevó a cabo con toda tranquilidad con el trasfondo de los enormes huecos de los trabajos considerados como imprescindibles contra el azote de la pandemia global.

La ministra del Interior británico, Priti Patel, celebrando una conferencia de prensa digital sobre la Covid-19 en Londres.
La ministra del Interior británico, Priti Patel, celebrando una conferencia de prensa digital sobre la Covid-19 en Londres. (DOWNING STREET / EFE)

Lo que ocurre ahí fuera, más allá de los arrecifes de Dover, no cuenta. Esto no va de modo comparativo. Ya se eliminó la diapositiva con los muertos por la Covid de las otras naciones en las ruedas de prensa diarias que de ruedas y de prensa tienen bien poco.

Se suprimió la diapositiva de las naciones unidas por la Parca en cuanto la línea británica de la gráfica empezó a despuntar para arriba ganando a todas las otras en el contexto inmediato europeo (los otros continentes nunca estuvieron presentes).

La excusa oficial es que las cifras son difíciles de comparar, que hay muchas variables y que son poco fiables. Así y todo, el Reino Unido ya está en un segundo puesto mundial de muertes sólo por detrás de los EEUU. Brasil le quitará pronto el lugar.

Con tanta muerte y tamaña incertidumbre económica, y un hueco laboral tan enorme, ¿no vendría bien un poco de hermanamiento aperturista y acogedor de los otros, aunque fuera en clave nacional-egoísta? Pues parece que no”

¿No se disparan en el zapato que llevan puesto? ¿Es la señora Patel la única que lo hace? No, claro. Con ella, todos: su jefe de gobierno y todos los otros colegas del gobierno actual, de los sujetos minoritarios (“BAME”) o no, que no se desvían un milímetro de las directrices brexitianas anti-inmigratorias que la pandemia no ha modificado en lo substancial. ¿Lo hará en el futuro?

Un trabajador maneja la ropa sucia en la lavandería del Hospital Royal Blackburn Teaching, en Blackburn.
Un trabajador maneja la ropa sucia en la lavandería del Hospital Royal Blackburn Teaching, en Blackburn. (Hannah McKay / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

El virus puede ser cosa de todos, pero aquí nos atamos bien al mástil del barco con el nombre de Britania y soltamos anclas y amarras y nos dejamos llevar de los cantos de sirenas soberanistas con pretensiones totalizantes o absolutistas.

Esto se hace sin precisar hacia dónde ni cómo ni cuándo: pura contingencia y mañana será otro día. La historia parece que importa poco. Las cadenas: la Unión Europea.

Nos podemos acordar del cuento inquietante ‘Benito Cereno’ de Herman Melville a propósito de un barco zozobrante para imaginarnos un futuro imperfecto.

El discurso oficial del Reino Unido es que “va por libre,” digamos que como la persona egoísta que habla consigo misma y que se cree autosuficiente.

Se apela una y otra vez al tótem de la soberanía nacional, y no se dice nunca cómo será este mundo post-brexitiano que tendrá que convivir con la Covid”

No se aporta ninguna pintura amplia comparativa y proporcional de las relaciones de futuro con el resto del mundo. Se canta la loa boba y marchita al “libre comercio”, como si el volumen de intercambio de personas y de mercancías, la lejanía o cercanía geográfica, los vínculos sociales e históricos, o la afinidad de las ideas democráticas no tuvieran valor ninguno (el comercio con Europa es un 47.7% de exportaciones y un 51.9% de importaciones según el Pocket World in Figures / The Economist).

Nadie se acuerda del legado de Occidente y menos de la crítica del eurocentrismo que será cosa de otros. Este Brexit viene con harapos intelectuales. Y ahora, resulta que el virus, que trastoca todas estos porcentajes económicos, abre una nueva brecha, la de la recesión económica de impacto mundial.

Una maquinista cose una bata protectora para un trabajador del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) en la fábrica Burberry Group Plc en Castleford, Reino Unido.
Una maquinista cose una bata protectora para un trabajador del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) en la fábrica Burberry Group Plc en Castleford, Reino Unido. (Chris Ratcliffe / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

Si el Brexit ya se concebía por los brexitianos como una pérdida económica que habría que sufrir en carnes propias con la justificación que esto era o es una gran oportunidad nacional, incluso se lo tildaba de “libertad.” Ahora, doble pérdida con el virus.

¿Queremos esta pérdida doble como el boxeador quiere una doble pegada? Y viene otra con el “agujero negro” de los miles de vacantes de puestos laborales de importancia vital. Con lenguaje bélico: ¿me quedo sin balas y con pocos soldados en las trincheras y soy desagradable y testarudo con mis presuntos aliados cuando viene hacia mí el enemigo temible, invisible y letal, el virus?

Lo que está bien claro es la actitud oficial desagradable con el principio de la movilidad de las personas europeas que se restringe de manera explícita: Priti Patel.

El gobierno británico no está solo. La retórica es binaria y gruesa, grosera y cortante. La Unión Europa es “ideológica,” y ellos no, y lo dice nada más y nada menos que Michael Gove en el Parlamento y lo dice con toda la naturalidad del mundo.

“Ideología” es la cosa fea que hacen otros. La Unión Europea es un “club” y ellos ya se han salido. ¿Y quién les va a acusar de qué en nombre de qué en estos momentos tan desconcertantes e inciertos? ¿Quién va a invocar una Europa más armoniosa, de capitalismo más cuidadoso, eficiente y solidario? ¿Quién se atreve a proponer modelos sociales importados de otros continentes? ¿Y si trata más bien de no invocar nada concreto y de dejar todas estas cosas espinosas entre brumas?

Aquí no hay gran narrativa histórica nacional ni maravillosa poesía nacionalista: cuatro banderas y cuatro topicazos al lado de una victoria en una guerra mundial que ganaron los abuelos, más retro que chic, y poco más a nivel de cultura popular.

El diputado Jeremy Corbyn habla por videochat durante una sesión parlamentaria.
El diputado Jeremy Corbyn habla por videochat durante una sesión parlamentaria. (JESSICA TAYLOR / Reuters)

Todo el sector cultural (teatro, música, cine, educación, etc.) es en general anti-brexitiano y la derrota duel. ¿Quién se atreve a una defensa de puertas abiertas a los “otros” en esta “recesión seria” que va para largo, como ha dicho Rishi Sunak, Ministro de Hacienda?

Constato una crítica fuerte por parte de sectores social-demócratas anti-brexitianos, por ejemplo, Alaister Campbell el que fuera mano derecha de Tony Blair, en su periódico The New European que habla de “estado en bancarrota” [“failed state”] para el Reino Unido en su mala gestión del virus y el proceso del Brexit, que querrían ver retrasado o incluso aparcado.

La izquierda, huérfana de Jeremy Corbyn, muy disminuida. Su modalidad extra-parlamentaria agita las redes sociales, pero fuera, tiene muy escaso impacto mediático”

La reactivación gradual de la actividad económica será paulatina, titubeante y muy difícil. ¿Abrimos bien las puertas a los no-británicos asentados aquí o no, y que llenen bien los muchos huecos hallados en muchos de los puestos de trabajos mal pagados que ahora se dice que son importantes? ¿A cuento de qué?

Esta es la incongruencia que se pasea ahora bien lozana por las diversas regiones de estas ínsulas baratarias. Y ésta es la baratería (i.e. engaño o fraude) del gobierno que dice obedecer lo que quiere el pueblo británico que lo votó de manera mayoritaria. Es fraude en el sentido de que hace y dice dos cosas incompatibles. ¿Y si tiramos un tanto de este engaño para ver su doblez ideológica?

Este es el orden del día, como digo, que parece ser contra-intuitivo: el virus no debilita, sino que refuerza, el impulso brexitiano de distanciamiento no sólo de la Unión Europea, sino también de Europa en líneas generales.

El virus que es daño al cuerpo social se une al otro daño, el de la ruptura de los lazos económicos, sociales, políticos, etc., con el que ha sido tu socio mayoritario del que habías formado parte décadas.

Tu socio es mucho más grande que tú, pero tú te eriges ahora como la totalidad política significativa del todo en un tipo de distanciamiento que no sólo es comercial que dices que será beneficioso a medio plazo.

Temporeros extranjeros trabajando en el campo, en Hurcott.
Temporeros extranjeros trabajando en el campo, en Hurcott. (Hollie Adams / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

La nación brexitiana dice que se aparta de todos los lazos duraderos habidos con el contexto internacional. Ahora todo se ve a corto plazo y con un tipo de relaciones que se quieren irregulares y casuales: Britania va a la aventura en momentos digamos que sumamente alborotados.

Y se presenta a sí misma como un todo, cuando es parte, se fetichiza y soliloquiza con tautologías de “ser y no ser.” Y cuelga el “estar” de una nube sideral (el inglés carece de la distinción “filosófica” de la distinción verbal del “ser y estar”).

“Ser británico” es así el signo positivo de lo otro negativo, que es “ser no-británico”

La parte nacional se convierte en un todo indivisible que necesita la marca diferencial de la extranjería que se presenta de un modo habitual xenófobo (las subdivisiones galesas, escocesas, nor-irlandesas no llegan a tener calado al menos dentro del mundo oficial de Westminster).

Y esta operación binaria de “ser diferencial” se hace de manera incongruente teniendo en cuenta el contexto de esta globalización del virus letal que es cuando uno debería, digo yo, intentar conjuntar todos los esfuerzos porque el virus entra, sale y se cuela por todas las superficios, sus huecos y rendijas, y te mata la vida o te paraliza la actividad económica y la vida social rutinaria sine die.

¿Apelamos a un egoísmo político superviviente que necesita de todos los otros para seguir con vida? Pues parece que no. ¿Están las islas exentas del cambio climático? En una sociedad tan futbolera, si tu equipo es campeón de Europa, ¿jugó consigo mismo o con otros? ¿Y cómo fueron estos partidos? ¿Y de qué competiciones estamos hablando? ¿No tenemos que incorporar a otros para entender estos fenómenos climáticos y competitivos deportivos?

Respecto a cómo recordamos la historia: ¿peleó sólo el Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial? ¿Sólo escuchamos el discurso de Churchill? ¿Y qué pasa con el de Stalin y el de Truman? ¿Por qué se enfadó De Gaulle? ¿Qué hacía en Moscú la Sra. Churchill el día de la Victoria en Europa? ¿Queremos honrar la historia y saberla? ¿O nos quedamos con los colorines de la bandera nacional? ¿Los muertos de los otros no cuentan? ¿Queremos tener una idea cabal del mundo total o sólo de la porción de tierra cercana al meridiano cero de Greenwich? ¿Escucho sólo lo que me diga la ministra de Interior con su control de la inmigración al modo australiano? Los muertos de las otras naciones: ¿no cuentan? ¿Ni siquiera ni para beneficio de los vivos de la mía o de la tuya?

Se entroniza la nación y se totemiza la soberanía. Se pega una a la otra de nación (¿pero son una o son cuatro?), y se construye lo nacional-social-político como si fuera un bloque granítico sin fisuras en los que meter los dedos inquisidores.

La ministra de Interior, Priti Patel.
La ministra de Interior, Priti Patel. (TOLGA AKMEN / AFP)

Priti Patel no se va a meter a explicar mucho ni qué ni cuándo ni cómo de eso de nación propia. La obvia. Y la pone a distancia de todas las otras al menos en sus declaraciones oficiales. Para ella, la India esté tal vez más cercana que Francia o Alemania, pero de esto no se habla en público. Marca nuestro funcionario brexitiano tipo el contraste binario con una extranjería diferencial que quiero contener y controlar: son continentes enteros. Es enorme. Son demasía.

Lo que quiere este oficial brexitiano cuyo pensamiento estoy imaginando es que esta extranjería sea subalterna, que hable poco y que cumpla, y que sin llegar a ser insignificante del todo dentro del territorio británico no signifique gran cosa. Lo que quiero es que me sirva. Y punto”

Quiero que lo “no-británico” sea siempre sirviente de mis fronteras para adentro. El nombre de nación, o mejor sus símbolos, me sirve para conjurar el espectro desdibujado de una extranjería que siempre será mendiga. Esta presentación xenófoba tiene diversos matices, modalidades y estilos. Y se suele dejar acompañar de una buena educación inglesa, o no.

Resulta que hay una carencia de unas 40.000 enfermeras. Y que faltan unos 80-90.000 recolectores de fruta este verano. Y que hay unas 122.000 vacantes en el sector de asistencia sanitaria o del cuidado a los mayores (“care sector,” en inglés), que no llegan a la denominación de personal cualificado ni al sueldo mínimo estipulado por el gobierno.

El sector universitario no es muy distinto de estos niveles mínimos. Y el contraste es digno de mención con la iniciativa de los aplausos y las gracias lanzadas a todos los “héroes” los jueves por la tarde. ¿Te aplaudo afectuosamente para hacerte de los míos? ¿O mejor te aparto, tú que trabajas con las manos morenas, y que te la sigas jugando en primera línea pandémica?

Tengamos en cuenta el agravante de la marca racializadora de eso que podemos llamar “minoría” (or “BAME”), con porcentajes muy altos de muerte vírica. ¿Se para esta frialdad de la mayoría para con esta minoría? No se para en absoluto: se le sigue dando vueltas a la tuerca anti-inmigrante.

Trabajador extranjero contratado para la cosecha de temporada.
Trabajador extranjero contratado para la cosecha de temporada. (Hollie Adams / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

Priti Patel hace gestos que sabe que gustan a su público, lector voraz de la prensa amarilla y la prensa de otros colores. Lo británico se configura así oficialmente como restricción de lo no-británico, sin mucha necesidad de lecciones históricas y otras monsergas.

La minoría y la extranjería ocupan un sitio social mayoritario en estos trabajos importantes alumbrados por la actual pandemia”

Y la fresa en la nata de la política represiva consiste por parte de Boris Johnson y su mano derecha Dominic Cummings en apelar a la diversidad cultural de su gabinete actual y poner a la “BAME Brit” de extracción étnica elitista Hindú de la India, y de clase social proveniente del mundo empresarial, como portavoz brexitiana, precisamente para marcar la indiferencia, frialdad y dureza con respecto a estos sectores minoritarios e inmigrantes.

Theresa May habló en su día de crear un ambiente de “clima hostil” [“hostile environment” en el lenguaje oficial]. Dos enormes botones de muestra: el incendio de la torre de Londres (la llamada “Grenfell” Tower) y la expulsión de los inmigrantes caribeños afincados en el Reino Unido desde los años 1960 (el llamado “Empire Windrush”).

Todo esto sigue y el virus es una compañía indeseable, pero excusa perfecta, para reforzar esta labor restringida y restrictiva: ¿lo será a largo plazo?

Hace falta mano de obra en el campo inglés.
Hace falta mano de obra en el campo inglés. (Hollie Adams / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

Concretamos la lógica oficial pandémica y brexitiana que nos dice algo así: “yo amo el NHS [sistema de sanidad pública], que es tótem de la nación británica socialdemócrata, tabú empobrecido por los recortes de la última década, y fetiche institucional colectivo cuando no hay otro parecido, y lo aplaudo a ratos en público, y digo que me siento muy orgulloso y les doy las gracias a sus trabajadores y les llamo, justamente, “héroes” y, al mismo tiempo, digo, por el otro lado de la boca, que como estoy muy orgulloso de ser británico, me quiero desvincular de los añadidos, de lo minoritario en cuanto se atreva a ser reivindicativo, y en líneas generales por supuesto de lo no-británico, y continúo diciendo que lo que quiero es libre e independiente, autosuficiente, y que no necesito a los demás, que me valgo por mí mismo, y añado que no quiero que se pare, para nada, la interrupción al libre movimiento de las personas extranjeras incluso si tengo decenas de miles o cientos de miles de vacantes en relación directa con estos trabajos en primera línea pandémica.”

La lógica pandémica brexitiana es una de “nadar y guardar la ropa” (el dicho en inglés del “to eat the cake and have it too,” que ha trascendido con respecto a Boris Johnson). ¿Se saldrá con la suya el avispado jefe de gobierno?

Un trabajador sanitario protegido en el Royal Papworth Hospital de Cambridge.
Un trabajador sanitario protegido en el Royal Papworth Hospital de Cambridge. (Neil Hall / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

El telediario de Channel 4, que es un canal televisivo socialdemócrata pro-europeísta, con espíritu “políticamente correcto” con las mujeres y las minorías, dio en el clavo el otro día. Matt Frei, el corresponsal de Europa, y sólo hay uno, tuvo una buena tarde con algunos de estos pasmos ideológicos.

Explotó el doble interés supuestamente incongruente de línea anti-inmigrante dura con sector laboral crucial y bien lleno de carencias en estos momentos británicos álgidos de pandemia que el Brexit atiza. Puso en pantalla paralela a la exministra de inmigración, Caroline Nokes, parlamentaria del partido conservador y a una representante de este sector de asistencia sanitaria, Karolina Gerlich, directora de la Care Workers’ Charity.

Estas dos Carolinas viven la pandemia en mundos paralelos no convergentes excepto momentáneamente en los diez minutos de un telediario. Y aquí a Priti Patel no la pillas ni en sombra ni en pintura.

La exministra nos dijo que sí, que estaba muy apenada por las declaraciones de la representante del sector de asistencia sanitaria que había vivido en el Reino Unido doce años y no dijo que no se sentía bienvenida.

¿Y cómo es eso? Pues, porque la propuesta legislativa de Priti Patel dificulta en grado sumo la estancia de los dichos trabajadores tildados de importantes al mismo tiempo que se les achaca que carezcan de destrezas o habilidades reconocibles por un título digno (“skills,” en inglés).

Control sanitario de la Covid-19 en Cambridge.
Control sanitario de la Covid-19 en Cambridge. (Neil Hall / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

Estos trabajadores tienen un muy mal sueldo que apenas llega al mínimo, en estos mismos momentos álgidos víricos, dentro de carencias laborales brutales puestas al descubierto por la pandemia.

Karolina Gerlich lo dice bien claro “aquí no nos quieren,” y esto es “increíble” en estos momentos en que estos mismos momentos en que los trabajadores de este sector humilde están arriesgando sus vidas. Y añade que quien diga que no tenemos destrezas, que venga a hacer este trabajo un par de días. La actitud de este gobierno es “inaceptable.”

Así lo dijo, sin titubeos ni indirectas, recordándonos que han muertos 120 personas y que las vacantes son 122.000.

Matt Frei mencionó la encomiable propuesta de “Pick for Britain” [recolecta para Bretaña] promocionada por el mismo Príncipe Charles, para animar a sus compatriotas a que recuerden el espíritu solidario de las guerras pasadas y se apunten a la recolección estival, sobre todo la fresa que, por lo visto, es fruta predilecta.

La página de web de la iniciativa no tiene muy buena pinta, excepto el vídeo con el futuro Monarca, y alguna que otra imagen frutal. No hay trabajadores sonrientes. No hay mucha mención de las condiciones laborales. No se mencionan ni las posibles geografías ni los sujetos laborales preferenciales.

Seguiré explorando porque este año no hay tenis en Wimbledon y se prevee que mucha fruta se va a pudrir en los campos y que no habrá suficientes recolectores, ya que suelen ser búlgaros y rumanos”

Temporeros extranjeros en Hurcott.
Temporeros extranjeros en Hurcott. (Hollie Adams / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

Ha trascendido que se han fletado aviones ex profeso. Los números son grandes: se necesitan entre 80 y 90.000. Y si bien el sector alimenticio es un 1% de la economía del Reino Unido, tendremos que comer frutas y verduras este verano, ¿no? ¿Serán autóctonas o provenientes de la cuenca mediterránea? Ya veremos cómo sale la cosa.

¿Qué dice esto de esta sociedad que privilegia fresas antes que personas?, ¿cuáles son sus valores? Karolina Gerlich lo dice finamente con pregunta retórica. Pues, mucho.

La exministra, parlamentaria conservadora dice que “por supuesto que todo esto es entristecedor (“upsetting” en el inglés original, que viene a querer decir algo así como situación de efecto alborotador de las emociones que deben estar siempre en calma chicha), pero, y ésta es la inflexión ideológica crucial de la cuestión que nos traemos entre manos, “que hay que mirar al futuro, hay que respetar el referéndum y que hay que ser flexibles.”

¿Cómo? Dándoles una prórroga a estos foráneos mal asalariados de corta estadía ya que los autóctonos no quieren hacer este tipo de trabajos. Se les alarga la estancia un poquito y ya está. Y que sí, que les “apreciamos.” No dio palmas porque estábamos todos al borde surrealista del inconsciente político que hubiese sido muy del gusto de Luis Buñuel que algo supo en su día de extranjerías y de hipocresías.

Y añade que mencionó esto de la prórroga en el Parlamento ¿Llegó a votar en contra? Lo dudo. Matt Frei le preguntó a la parlamentaria conservadora si vendría bien incluir también a los recogedores de basura y a los que trabajan en los supermercados, etc. Sí, claro, ¿por qué no? Yo casi que me imaginé que dijo algo así matizado como “mientras cumplan con el distanciamiento social.”

Caroline Nokes defendió hacer la inmigración de forma gradual atendiendo a las circunstancias del mercado laboral.

Trabajador del Royal Papworth Hospital.
Trabajador del Royal Papworth Hospital. (Neil Hall / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

Tal vez ahora con la brutal recesión económica que se viene encima los británicos en situación de ERE o ERTE o desempleados desesperados a lo mejor se animen a trabajar en empleos sin cualificaciones y mal remunerados y en primera línea de la Covid o en la campiña verde inglesa donde crece bien la fresa y otras frutas y verduras”

Repite que hay que ser “flexibles,” éste es el mensaje fundamental de la exministra de emigración y sin cortarse un pelo añade que están todos trabajando mucho para “encontrar soluciones.”

Karolina Gerlich espeta al final que una prórroga de un año lo que dice es que estos trabajadores son desechables. Sí, claro. Y “claridad” es la invocación educada muy del gusto británico que le dice al poder establecido que no lo está haciendo nada bien.

Esta es la palabra que repite una y otra vez el nuevo líder laborista Keir Starmer en situación parlamentaria. Keir Starmer lo pidió en la sesión teatral, llamada “Prime Minister’s Questions,” que es uno de los grandes placeres de los que seguimos la política a corta distancia, aun con los escaños desocupados por la pandemia. Se celebra todos los miércoles al mediodía y me refiero ahora a la última sesión del 20 de Mayo. Se puede consultar en el mundo entero. Esto está en el archivo mundial.

¿Qué tal quitarles la tasa extra por las gestiones de los papeles de visados y del mismo uso sanitario a estos trabajadores extranjeros? Aparentemente estos primeros costes se encarecen de 400 libras [447 euros] a 624 [697] a partir de octubre. Y los segundos son de cientos y de miles de libras para la cobertura de sanidad pública en la que trabajan. Esto es como echar sal a la herida o aceite hirviendo a la diferencia de clase étnica y social.

Keir Starmer habló de sentido común y de decencia. Y la petición es socialdemócrata de empatía emotiva, visto lo visto en el conjunto de la situación de emergencia propiciado por la pandemia: ¿no se les puede perdonar la tasa? ¿Darles una exención? No era una petición de la izquierda extraparlamentaria revolucionaria de darle una vuelta completa al sistema.

Un peatón pasa junto a un cartel satírico que muestra al primer ministro británico, Boris Johnson, superpuesto en la cara del primer ministro británico de apaciguamiento de la Segunda Guerra Mundial, Neville Chamberlain.
Un peatón pasa junto a un cartel satírico que muestra al primer ministro británico, Boris Johnson, superpuesto en la cara del primer ministro británico de apaciguamiento de la Segunda Guerra Mundial, Neville Chamberlain. (DANIEL LEAL-OLIVAS / AFP)

Boris Johnson se negó a hacerlo en la sesión parlamentaria arguyendo las exigencias de financiación del sistema médico y sanitario. Cambió de opinión 24 horas después. Tuvo que haber algo de presión por lo escandaloso de la situación. Mencionó que se recaudan así unas 900 millones de libras esterlinas [unos 1005 millones de euros].

Sienna Rodgers de las redes sociales LabourList, nos dice que no se sabe de dónde se sacó esta cifra. ¿Qué tipo de sociedad es ésta?

Al día siguiente, en la radio matutina, el noticiero de la Radio 4 Today Programme, tuvo una entrevista breve con Michael, así sin apellido, porque quiso la anonimia. De las Filipinas. La hermosa Mishal Husain, periodista musulmana británica “BAME” de voz acariciadora, le pregunta que cómo se siente con el cambio de mente de Boris Johnson con respecto al dinero extra que tenía que pagar. Pues muy feliz. Imagino que estaban hablando de los gastos extras, no de los costes en líneas generales.

Mencionó Michael que estaba a punto de tener que marcharse a las Filipinas porque no podía pagar los gastos. Con mujer embarazada y con tres hijos, la cosa no daba y ahora ya sí, ya que se queda feliz en el Reino Unido “para trabajar en el NHS.” Dice que siente mucha emoción, y le creo, y que “quiere abrazar a todos y añade consciente de la broma, manteniendo los dos metros de distancia.”

El primer ministro Boris Johnson, en los aplausos en honor de los trabajadores del NHS.
El primer ministro Boris Johnson, en los aplausos en honor de los trabajadores del NHS. (NEIL HALL / EFE)

Estas pasarelas laborales no son para modelos, pero sí para extranjeros agradecidos de estar en trabajos que apenas te permiten ganarte la vida. Hay un tono de condescendencia general con el subalterno filipino de inglés con acento extranjero que mencionó que vive en un cuarto con su mujer y tres hijos, y con uno más que está al llegar, y que apenas le daba el sueldo con el suplemento de visados y servicios médicos y que ahora ya sí. No le dio las gracias expresamente ni a Keir Starmer ni a Boris Johnson. ¿A la nación en sí?

Hubo algo del envoltorio de la BBC que te da que pensar. Me quedé con ganas de saber cuánto gana. Me acordé de la película The Servant [el criado] de 1964 con Dirk Bogarde, que tiene su cosa, para iluminar algunas de estas disparidades sociales y me pregunto si hemos avanzado mucho.

Hay por un lado displicencia anti-inmigrante y dureza brexitiana con la extranjería en general, y por el otro una sentimentalidad que podemos llamar neo-victoriana en modalidad dickensiana de una cierta BBC de periodismo pudiente que monta el melodrama con la extranjería subalterna agradecida por hacer lo que le toca. Y punto.

Este “detalle” del cambio de los costos extras no cambia en lo sustancial la situación de ambiente hostil con la cuota propuesta para los inmigrantes, sean europeos o no, en puestos laborales a nivel de flotación vital.

El Brexit significa que los europeos han perdido sus privilegios”

¿Se queda toda esta fealdad de repudio social en las islas? No. Que no se obnubile el sentido: la ministra conservadora brexitina de sujeto minoritario (BAME) cierra la puerta a los números grandes de foráneos, aun cuando se necesite cubrir muchas vacantes en trabajos tildados de cruciales en estas situaciones de emergencia nacional por la pandemia global rampante.

Se apela al modelo de inmigración de inspiración australiana, como si Australia tuviese mucho en común con la ubicación política, cultural, histórica del Reino Unido. Se lanzan vivas al “libre comercio” mientras sea de mercancías y no de personas.

El The New European, que es un tanto jocoso y le va la mofa, citó el twit de Priti Patel que decía que “acababan con el libre movimiento [de personas] y abrían el Reino Unido al mundo.” Ironía dramática torpe del inconsciente político brexitiano duro. Se apela a la nación y menos al estado, pero se da por supuesto la cópula, y se habla de mundo, ¿pero de qué mundo?

Larry el gato se sienta en el alféizar de una ventana debajo de los carteles de agradecimiento al trabajo de los empleados del NHS, en el 10 de Downing Street.
Larry el gato se sienta en el alféizar de una ventana debajo de los carteles de agradecimiento al trabajo de los empleados del NHS, en el 10 de Downing Street. (TOLGA AKMEN / AFP)

Y se hace siempre la pintura rápida con el tono duro y desagradable, o condescendiente con aquellos de los pisos sociales inferiores, añadid todas las “gracias, estimados, por favor, lo siento, disculpa,” y ponedlos al lado de la figura malhadada del inmigrante, el foráneo, al que se le marca con la diferencia cultural de etnia “no-blanca” o de lengua no inglesa, o inglesa con acento extranjero, de manera velada, con retórica de “silbido de perro,” o no.

Si ya está dentro del país, se le trata a la manera melodramática de una cierta mejoría de las condiciones vitales laborales, pero sin pasarse, y que se vea que el agradecimiento del extranjero por permitírsele que mal viva en su trabajo humilde.

La mitad no llega al salario mínimo digno. Esta es la lógica pandémica brexitiana que se anuda a la burocracia estatal kafkiana: si lo que quiero y lo busco y no lo encuentro cerca, lo importo de donde sea, pero con contratos puntuales a corto plazo. Lo que necesito me lo traigo si me lo puedo permitir de cualquier lugar del mundo y si es mano de obra la quiero en masa barata por tiempo breve.

Hay que ser flexible, que diría Caroline Nokes que ha sido disciplinada por Boris Johnson y que tiene que portarse bien. Esta reconstrucción diría también: Y no permito mucha movilidad de muchas personas extranjeras por mi territorio y por ende en teoría tampoco permito a los míos lo mismo.

Temporeros extranjeros.
Temporeros extranjeros. (Hollie Adams / Bloomberg L.P. Limited Partnership)

El programa oficial del conservadurismo británico ha tenido la promesa de recortamiento de los números de inmigrantes que ha incumplido. Ahora, el gobierno de Boris Johnson, al que llamaban alcalde “liberal” de Londres, representa un endurecimiento brexitiano de esta actitud anti-inmigrante que no amaina con el azote de la pandemia, todavía fuerte mientras escrito este artículo. ¿Y si esta sinrazón oficial vence al final del día?

Esta lógica pandémica brexitiana es en verdad una modalidad capitalista desregulada de hundimiento del modelo de bienestar socialdemócrata al modo europeo, ya que los EEUU nunca los tuvo, de unos mínimos vitales garantizados.

Lo que se daba en llamar “bien público” (trabajo digno, vivienda, educación, sanidad, jubilación, etc.), hoy todo esto ha saltado por los aires, y hay deseos renovados por reforzar cotos o “naciones” con sus pisos escalonados e incluso sus apartheids de los que están dentro y los que están fuera, los que tienen más y los que tienen menos.

Con la recesión seria que ya viene, parece que todos iremos a menos. ¿Se conformarán los que están fuera y los que menos tienen?

Una vez más constatamos el discurso oficial anti-inmigrante duro, con o sin excepción de los recargos de pagos de papeles o de servicios médicos o la gracia de las prórrogas por un año o pocos años que muestran bien a las claras el ambiente hostil que la crisis de la Covid refuerza.

Ambientes hostiles hay más de uno. ¿Vale más una fresa en mano que cien emigrantes volando?

lavanguardia

Share Button