Una abrumadora mayoría de chilenos aprueba enterrar la Constitución de Pinochet

Chile ha optado este domingo por superar la herencia más pesada de Augusto Pinochet, la Constitución vigente. La ciudadanía ha aceptado la oferta de la institucionalidad política de iniciar un camino constituyente para encauzar el descontento que explotó en forma de protesta y violencia hace justo un año, en octubre de 2019. Escrutado el 99,3% de las mesas, la victoria de aquellos que votaron por cambiar la carta fundamental ha sido aplastante: 78,3%, contra el 21,7% de aquellos que han rechazado la idea de reemplazarla. La participación, clave para dar legitimidad a la consulta, ha alcanzado el 50%, acorde con el promedio desde que se decretó el voto voluntario en 2012.

También fue contundente la elección del organismo que la redactará: la convención constitucional, compuesta por 155 ciudadanos elegidos para ese fin en abril próximo, con carácter paritario entre hombres y mujeres. Esta alternativa ha sumado un 79% de las preferencias, contra un 21% que eligió la convención mixta, que habría estado compuesta por 172 miembros, entre ciudadanos y parlamentarios. “Hoy ha triunfado la ciudadanía y la democracia y la paz sobre la violencia”, ha indicado esta noche el presidente Sebastián Piñera en La Moneda, arropado por todo su gabinete.

Ha sido una jornada donde Chile ha mostrado su cultura cívica y, por la noche, miles de personas se han reunido en la zona de Plaza Italia, en el epicentro de las concentraciones en Santiago, y otras ciudades del interior. Aunque en los últimos años el país sudamericano alcanzó récords regionales de abstención, similares a los de Colombia, la participación se mantuvo en el 50%, incluso con las restricciones de movimiento y reunión decretadas contra la pandemia de la covid-19. La tendencia de los últimas elecciones de baja participación –que alcanzó un mínimo de 36% en las municipales de 2016–se ha revertido en parte en esta jornada, pese a la crisis sanitaria, que esta semana ha superado los 500.000 contagios totales en Chile y ha provocado la muerte de 13.944 personas desde marzo. Con 9.748 pacientes con la covid-19 en etapa activa, los protocolos sanitarios que implementaron las autoridades para evitar la propagación del virus lograron convencer a la ciudadanía de concurrir sin temor a las urnas.

Sebastián Piñera rodeado de miembros de s Gabinete. En vídeo, sus declaraciones tras las elecciones.(FOTO: EFE | VÍDEO: REUTERS)

El movimiento chileno no está conducido por las instituciones clásicas, como los partidos y sindicatos. Por lo tanto, ninguna fuerza política podría arrogarse un triunfo que, sobre todo, protagonizó la ciudadanía.

La diferencia entre los que aprobaron y rechazaron la idea de reemplazar la Constitución vigente no constituye, por ende, un espejo de la correlación de fuerzas entre el oficialismo del Gobierno de derecha Sebastián Piñera y la oposición. Entre los que votaron por un nuevo texto se encuentran también parte de los votantes de derecha, no solo de la izquierda y la centroizquierda, aunque los que se opusieron al cambio son sobre todo de la derecha doctrinaria. El lunes, por lo tanto, arranca la verdadera batalla en la política chilena con miras a la elección de los 155 convencionales (ciudadanos que redactarán la nueva Ley Fundamental) el 11 de abril próximo, en menos de seis meses.

El oficialismo parece mejor parado que la oposición para esta nueva etapa. Aunque en este sector convivían hasta hoy dos almas –los que aprobaban y rechazaban una nueva Constitución–, existen los acuerdos necesarios para llegar unidos a abril, cuando se elijan, en paralelo, a los alcaldes, concejales y los gobernadores regionales. No ocurre lo mismo con la oposición, donde algunas de las fuerzas de izquierda, como el Partido Comunista como el Frente Amplio, tienen dificultades para negociar con los sectores moderados, que conformaron la Concertación (1990-2010). Por lo tanto, difícilmente conseguirán una lista única, que aumenta las posibilidades de conseguir los dos tercios necesarios para aprobar los contenidos de la nueva Constitución.

Un funcionario electoral cuenta los votos en un tablero después de que cerraron las urnas.
Un funcionario electoral cuenta los votos en un tablero después de que cerraron las urnas.JOSE LUIS SAAVEDRA / REUTERS

Aunque sería ficticio pensar que todos los que aprobaron el cambio a la Constitución pertenezcan a la oposición –la derecha en Chile tiene muchos electores–, en el Gobierno no ha dejado de preocupar ni los discursos políticos de los dirigentes opositores ni la reacción de la calle. En La Moneda no se ha difuminado el temor por eventuales revueltas protagonizadas por quienes malentiendan el referéndum y lo interpreten como un plebiscito revocatorio contra Piñera, como se ha deslizado en algunos sectores.

Luego de la elección de convencionales el 11 de abril, a más tardar a mediados de mayo de 2021, el presidente Piñera deberá convocar a la sesión de instalación de la convención constituyente, cuyo lugar de funcionamiento todavía no está definido. La instalación debe ocurrir dentro de los 15 días posteriores, es decir, dentro de mayo o a comienzos de junio de 2021. Luego, en su primera sesión, la convención debe elegir presidencia y vicepresidencia. Desde ese momento empieza a correr un plazo de nueve meses para redactar y aprobar el texto constitucional que deberá ratificarse en un nuevo plebiscito, esta vez de carácter obligatorio. Este plazo de nueve meses puede ser prorrogado, por una sola vez, por tres meses. Por lo tanto, el nuevo texto constitucional debe estar terminado, como mucho, a principios de junio de 2022. En esa fecha, un nuevo presidente estará gobernando Chile.

Las imágenes que se observaron hoy en las calles, redes sociales y los medios de comunicación –largas esperas para ingresar a los locales de votación en Chile y el extranjero– anticipan una alta participación. El referéndum se celebró en una primera ola de la covid-19 todavía activa y con un detallado protocolo sanitario, por lo que los votantes asistieron a los 2.715 locales disponibles siguiendo las recomendaciones. Ni la pandemia ni la violencia de hace una semana frenaron la afluencia de votantes.

El problema de la participación

La participación electoral en Chile disminuyó sostenidamente desde las primeras elecciones presidenciales y parlamentarias en el marco del retorno a la democracia, de acuerdo a datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La tendencia se acrecentó en 2012, cuando comenzó a regir el voto voluntario. La participación cayó desde el 87% en 1989 hasta el 50% en la segunda vuelta presidencial de 2017, con el mínimo histórico del 36% en las últimas municipales de 2016. Según el PNUD, Chile también destacaba por su baja participación electoral en comparación a otros países de la región y de la OCDE e incluso si se lo comparaba con el promedio de participación en países con voto voluntario (59%).

Este domingo se advertían ansias de participar en un proceso electoral histórico que busca encauzar el malestar social. La gente respetó la distancia social en las largas colas que se formaban fuera de los locales de votación y todo el mundo portaba su mascarilla y alcohol en gel. Fue un proceso rápido y ordenado, donde se observó el despliegue de buena logística por la crisis sanitaria. Lo que ocurra este domingo con respecto a la pandemia será clave con miras al tren electoral que enfrentará Chile entre 2021 y 2022.

Las mesas comenzaron a conformarse a las ocho de la mañana y luego de cuatro horas estaban totalmente constituidas, de acuerdo al SERVEL. Por la crisis sanitaria, se extendieron los horarios y funcionaron durante 12 horas, hasta las ocho de la noche. Entre las dos y las cinco de la tarde, los locales recibieron exclusivamente a adultos mayores, en riesgo por la covid-19. Por la mañana, sin embargo, este grupo de la población acudió masivamente a las urnas, como suele ser la costumbre. En la televisión local mostraron a una chilena de 76 años, Rosa, que por primera vez salía de su casa desde marzo, cuando explotó la pandemia. Como sufre de hipertensión y diabetes, iba enfundada en un traje plástico para evitar contagios.

Muchos jóvenes, las generaciones que han protagonizado las protestas, también llegaron a emitir su sufragio temprano. Son los que conforman mayoritariamente el padrón electoral: un 57,9% no tenía edad de votar en el referéndum de 1988, sobre la continuidad de Augusto Pinochet, o no había ni siquiera nacido en esa época. En las pasadas elecciones presidenciales y parlamentarias de 2017, el grupo que menos participó corresponde a quienes tenían entre 18 y 24 años (35%), seguidos por quienes se encontraban entre los 25 y los 34 años (36%). Falta aún para conocer en detalles los datos, pero muy probablemente ha sido la participación de esta generación la que ha definido este plebiscito.

elpais

Share Button

El Madrugón. Principales noticias de las primeras ediciones de los periodicos de papel 26/10/2020

Share Button

Guerrilla urbana en Roma contra el toque de queda, como el día anterior en Nápoles

Vuelve la alarma sobre el orden público en Italia, tras el toque de queda y restricciones impuestas en algunas regiones. En el entorno de la céntrica plaza del Popolo en Roma se vivieron en la noche del sábado al domingo horas de guerrilla urbana, en protesta contra el toque de queda, establecido en el Lazio a medianoche.

Grupos anarquistas y ultraderechistas lanzaron cócteles molotovpetardos y otros artefactos explosivos, quemaron dañaron coches y mantuvieron duros enfrentamientos con las fuerzas del orden. «Forza Nuona», grupo ultraderechista, había anunciado en tuit su lucha contra el toque de queda: «Listos para echarnos a la calle, sin miedo».

Era una protesta y guerrilla urbana claramente organizada, como lo demuestran no solamente los explosivos que lanzaron, sino también el hecho de que algunos manifestantes iban con la cara tapada con capuchas y cascos.

Parecida situación se vivió en la noche del viernes al sábado en Nápoles, con duros enfrentamientos entre las fuerzas del orden y grupos anarquistas, radicales, ultraderechistas, negacionistas del virus y clanes camorristas. Los manifestantes protestaban contra el toque de queda impuesto por el presidente de Campania, Vincenzo De Luca, quien había amenazado también con un confinamiento general. Al final, De Luca ha tenido que dar marcha atrás, ante la guerrilla urbana del viernes y el riesgo de que continúen los desórdenes públicos.

«Nápoles, un laboratorio»

El malestar y las tensiones sociales a causa de la pandemia son cada día más evidentes. «Lo ocurrido en Nápoles es la señal de lo que podría suceder en el resto de Italia y en toda Europa. Nápoles sigue teniendo este extraño destino de ser un territorio que se anticipa a las tendencias, como un laboratorio en el que se experimenta lo que sucederá en otros lugares», destaca este domingo en «La Repubblica» el escritor napolitano Roberto Saviano, en un artículo titulado «El laboratorio napolitano», destacando que «no es solo la Camorra la que está detrás de los actos violentos, sino que es la desesperación del sur la que está explotando».

Aunque algunos expertos han planteado medidas aún más restrictivas, sin descartar un nuevo confinamiento, el primer ministro, Giuseppe Conte, por ahora rechaza un cierre total como ocurrió en marzo, y ni siquiera desea que se hable de ello. El temor a disturbios armados si se produce un confinamiento general del país había sido expresado por el profesor Ranieri Guerra, representante de la Organización Mundial de la Salud en el comité científico que asesora al gobierno italiano: «Debemos evitar el confinamiento porque provocaría disturbios armados. La gente está exhausta por el encierro de tres meses. Desgraciadamente, en el verano bajaron demasiado la guardia, alentados también por colegas que no entienden muy bien qué trabajo hacen».

Autocrítica

Además del temor a las protestas y guerrilla urbana en caso confinamiento, ahora descartado, el Gobierno considera que un toque de queda general en todo el país no es eficaz, según el profesor Walter Ricciardi, asesor del ministro de Sanidad, Roberto Speranza, y miembro del comité científico, quien hace también autocrítica: «¿Qué nos salió mal? Muchas regiones no han hecho lo que tenían que hacer este verano para adaptar su sistema sanitario; hoy estamos pagando las consecuencias. Tenemos pocas semanas para intervenir. Se necesitan cierres locales, incluso regionales, porque el toque de queda general no funciona, lo hemos visto con los malos resultados de Francia».

Alarma por la tensión social

En cualquier caso, el Gobierno teme que las legítimas protestas de los ciudadanos y su derecho a manifestarse ante las medidas restrictivas desemboquen en violencia por las acciones de grupos radicales. La ministra del Interior, Luciana Lamorgese, ha destacado que «detrás de las manifestaciones violentas y agresiones hay un plan previamente organizado que poco tiene que ver con la crisis económica».

La posibilidad de un escenario de violencia había sido imaginado por el ministerio del Interior. Los servicios secretos alertaron de la posibilidad de una guerrilla urbana en varias ciudades. El director general de la policía, Franco Gabrielli, en contacto con todos los jefes de policía de las regiones de Italia, ha planificado controles en prevención de desórdenes públicos.

El malestar y las tensiones sociales preocupan también al presidente de la República, Sergio Mattarella. El próximo martes presidirá el ya programado Consejo supremo de la Defensa, convocado dos veces al año por Mattarella. Uno de los temas será justamente «las consecuencias de la emergencia sanitaria sobre los equilibrios estratégicos y de seguridad globales, con particular referencia a la OTAN y a la Unión Europea».

abc.es

Share Button

Joaquín Leguina: «El PSOE no existe, es una sigla propiedad de un señor llamado Pedro Sánchez»

El expresidente de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina ha afirmado este domingo que en el PSOE ahora se hace poco caso a los socialistas con experiencia de gobierno porque «el PSOE no existe, es una sigla propiedad de un señor llamado Pedro Sánchez».

Preguntado por lo que les diría a los que opinan que él ha virado a la derecha, Leguina responde: «Que confunden la izquierda con un par de señores (los apóstoles Pedro y Pablo), pero la socialdemocracia es otra cosa». Sobre su opinión de la gestión del Gobierno en relación con el Covid-19, el expresidente de la Comunidad de Madrid ha apuntado que «ha sido lamentable».

Respecto a los errores de Pedro Sánchez, Leguina asegura que escribirá un libro sobre eso. «Si su único objetivo político es mantenerse en La Moncloa no creo que haya cometido muchos errores», ha dicho en una entrevista en Escudodigital. Por otra parte, ha señalado que «no parece una buena idea» aplicar el toque de queda, ya que «no es un método eficaz».

«No comparto esa medida, no me parece una buena idea. El toque de queda no es un método eficaz. Pero bueno, allá ellos, no dan una», ha apuntado el socialista. En este sentido, Leguina cree que es «mucho más efectivo» el sistema que se hizo al principio en Madrid, «coger los sitios más contaminados y cerrarlos».

Sobre la labor de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha destacado que «no son buenos tiempos para nadie, y tampoco para ella»; y ha apuntado que el problema del PP es «que tuvo una escisión (Vox) que cuenta con más de 50 diputados»

abc.es

Share Button

Los empresarios británicos alertan del aumento del coste de las importaciones si no hay acuerdo de Brexit

El coste de los productos importados de uso diario podría aumentar en Reino Unido alrededor de un tercio si este país y la Unión Europea (UE) no logran llegar a un acuerdo comercial, según alertó este domingo un grupo empresarial británico.

En una carta abierta divulgada hoy por el Sunday Times, los empresarios advierten de las consecuencias de que Londres y Bruselas no consigan perfilar un pacto para regular su relación futura cuando expire la transición del Brexit a finales de año, mientras siguen hoy las negociaciones intensificadas entre ambas partes.

«Los objetos de uso diario del hogar que importamos se volverán más caros según los aranceles de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en un 30 % o más», señala la citada misiva.

El coste de desplazar bienes podría aumentar debido a los aranceles y las restricciones en el número de permisos disponibles para el acceso de los camiones para entrar en países de la UE, lo que podría poner en riesgo los negocios del país, destaca en ese mensaje la organización Logistics UK.

David Wells, el consejero delegado de la citada organización -previamente llamada la Freigth Transport Association- que vela por los intereses de la industria del cargamento, instó al Gobierno a continuar trabajando hacia un acuerdo, subrayando que un escenario sin consenso podría aumentar la inflación como consecuencia del incremento en los precios de los productos de importación.

«Esto hará que la cesta de la compra de los hogares sea mucho más cara, particularmente en la primera parte de 2021, cuando dependemos de las importaciones para la mayor parte de los alimentos frescos», señala.

Wells agrega que «el coste real de desplazar bienes también subirá» y que en el caso de vehículos nuevos «las partes (del automóvil) y los neumáticos también estarán sujetos a aranceles».

El secretario del Gabinete Michael Gove -uno de los impulsores del Brexit- admitió recientemente que la ausencia de un acuerdo provocaría al principio «turbulencias».

Pero en la carta abierta publicada hoy, Wells puntualiza que «esto son algo más que turbulencias» y que muchos negocios no podrán permitirse asumir los nuevos costes derivados.

En el caso de la cuota de permisos disponibles para que los camiones accedan al mercado comunitario, el directivo señala si no hay acuerdo para los operadores británicos esta «se quedará corta».

«Urgimos al Gobierno a seguir presionando para que haya acuerdo con Bruselas, para proteger no solo a nuestra industria sino a la economía en su conjunto», señaló.

Por su parte, un portavoz del Ejecutivo indicó en respuesta a la misiva que la «preferencia» del primer ministro (Boris Johnson) «sigue siendo un resultado negociado al final del periodo de transición».

La fuente recordó que «la UE ha acordado una intensificación de las negociaciones, con conversaciones diarias, y ambas partes reconocen que el tiempo es extremadamente corto».

«A finales de año estaremos fuera del mercado único y de la unión aduanera y se está llevando a cabo una planificación intensiva para ayudar a asegurar que las empresas están listas para aprovechar las oportunidades que traerá», agregó.

expansion

Share Button

EE UU camina hacia una participación récord

Pocas veces la semana de Halloween se habrá visto repleta de tanta excitación en Estados Unidos. A ocho días de las elecciones presidenciales, su propia trascendencia histórica y un efecto de revés en las campañas de intimidación contra el voto vaticinan que el país vivirá un récord de participación, según el volumen de papeletas que se han depositado de forma anticipada y por correo postal; hasta ahora cerca de 60 millones. Según las proyecciones más fiables, la movilización de los ciudadanos podría traducirse en un 65% de participantes y unos 150 millones de votos.

De 330 millones de estadounidenses, a las urnas pueden acceder 245 millones, aquellos mayores de 18 años. Los pronósticos dan un vuelco a la estadística de 2016, cuando votó el 55% del electorado en el duelo Donald Trump-Hillary Clinton, el registro más bajo en 20 años. Algunas de las proyecciones más serias apuntan a que el próximo día 3 podría darse una participación proporcionalmente sin precedentes desde 1908, año en el que el republicano William Howard Taft, prenominado por el presidente Theodore Roosevelt, ganó al demócrata William Jennings Bryan.

Una afluencia tan elevada puede cambiar cualquier análisis de los realizados hasta ahora. También los sondeos de este fin de semana han acortado las diferencias entre Biden y Trump. No es descartable que la elección se resuelva por un puñado de sufragios. El espectro de la debacle de Florida en 2000 vuela sobre estos comicios y el interés ahora se centra en el Colegio Electoral, una decisiva y hermética figura del proceso electoral cuya tendencia a favorecer a los republicanos va en aumento.

Ganar el voto popular es importante, pero lo que cuenta en unos comicios presidenciales es el voto electoral. Un candidato puede ganar el primero y perder al mismo tiempo los 537sufragios del Colegio Electoral, como ya ocurrió en 2016 en que Hillary Clinton recibió casi tres millones de votos más, pero Trump ganó la presidencia.

Aunque el resultado del Colegio ha estado alineado normalmente con el voto popular nacional (el que gana en las urnas gana la Casa Blanca), ha habido algunos resultados atípicos muy notables, aunque raros en la Historia. Desde 2000, dos presidentes, George W. Bush (2000) y Donald Trump (2016), llegaron al Despacho Oval perdiendo el voto popular, aunque ganaron el electoral.NEWSLETTER

newsletter

Estados Unidos decidePUNTUAL| ELECCIONES EEUURecibe el análisis de José M. de Areilza, las claves de los sondeos y la actualidad de la batalla electoral.

  • La quiero

Varios aspectos de este organismo han contribuido a crear un déficit democrático en el proceso electoral, lo que ha reavivado el debate para reformarlo o anularlo. En EE UU los ciudadanos votan por el presidente, aunque en realidad eligen a un representante de su partido conocido como elector, compromisario o delegado. El voto popular de cada Estado se convierte así en un voto electoral en virtud de un sistema indirecto establecido en la Constitución en 1787 por los Padres Fundadores con el fin de limitar la influencia de «un público potencialmente desinformado» y del «poder que un candidato populista» podría tener en el resultado final.

Elegidos en las convenciones

El eco de aquellas intenciones fundacionales resuena particularmente insidioso en estas elecciones, en que el sistema indirecto parecería haber caído precisamente en las manos que trataban de evitar. El reparto de compromisarios republicanos y demócratas refleja la representación en el Congreso de los 50 Estados y los tres delegados del Distrito de Columbia (Washington). Y bajo el sistema representativo (de tradición anglosajona) a una sola vuelta, el ganador del voto popular de un Estado recibe luego todos sus votos electorales.

Los 537 delegados eligen al presidente en nombre de los electores de sus Estados. Se requiere una mayoría de 270. A diferencia de los sistemas parlamentarios en los que el Congreso elige de forma indirecta al presidente, el Colegio Electoral no es un lugar sino un proceso. Y comienza incluso antes de las elecciones: la selección de los compromisarios se realiza normalmente durante las convenciones nacionales de los partidos.

Diferencias entre los mitines de Biden y Trump

Diferencias entre los mitines de Biden y Trump

COLPISA

Bajo un sistema representativo que promulga que el ganador se lo lleva todo, el margen de victoria en un Estado se vuelve irrelevante. Por ejemplo, en 2016 los abultados triunfos de Clinton en territorios como California y Nueva York no le aseguraron suficientes votos electorales, mientras que un mínimo margen en lugares más pequeños como Pensilvania y Michigan ayudaron a Trump a llegar a la mayoría.

Otro problema del Colegio Electoral es que no todos los votos valen lo mismo. Los Estados menos poblados (como Dakota del Norte y del Sur) o los más pequeños de Nueva Inglaterra tienen sobrerrepresentación mientras los más poblados (California, Texas y Florida) están subrepresentados. Un ejemplo: Wyoming tiene un representante en el Colegio Electoral por cada 193.000 papeletas y en California lo es a cambio de 718.000. Disparidades así se repiten en todo el país. Este factor por sí mismo, unido a la irrelevancia de los márgenes, fuerza a que la clave de la victoria se esconda en un puñado de votos, especialmente de los Estados donde no está claro si son republicanos o demócratas.

En 2000, Al Gore ganó a George Bush por más de medio millón de sufragios, pero Bush se convirtió en presidente tras ganar Florida por un margen de sólo 537. Los candidatos, que suelen obtener fácilmente el favor de sus lugares de origen, se ven forzados así a concentrar sus esfuerzos en un manojo de Estados clave. En 2016, Trump ganó seis: Florida, Iowa, Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Así sumó 99 decisivos votos electorales a su total.

El manejo de los distritos

Finalmente, un tercer factor que incide en la elección del presidente proviene de la configuración de los distritos electorales de cada Estado, convertida a través de la historia en una práctica de manipulación política destinada a asegurar ventajas para los partidos. Conocida como ‘gerrymandering’, consiste en concentrar los votos del partido contrario en un solo distrito para garantizar que nunca alcance la mayoría en ningún otro distrito. A veces se utiliza también para obstruir el paso a un grupo demográfico en particular, político, étnico, racial, lingüístico, religioso o de clase. Algo parecido al caso de Irlanda del Norte, donde las fronteras fueron diseñadas para garantizar mayorías unionistas protestantes.

Trump vs. Biden: Así van las encuestas presidenciales en Estados Unidos

IKER BARINAGA / ANDER AZPIROZ

El diseño actual de los distritos electorales favorece a los republicanos y dificulta a los demócratas. De nuevo, la clave radica en la demografía. Estados grandes con más votantes blancos sin título universitario y, a menudo, con poblaciones no blancas pequeñas ayudan a los republicanos. En 2016 Trump se llevó el 67% del electorado blanco sin educación universitaria.

El debate que cuestiona la relevancia del Colegio Electoral se ha renovado y su abolición en favor de un voto popular a nivel nacional ha generado iniciativas para buscar el camino constitucional par hacerlo. La abolición, que requeriría una enmienda, supone sin embargo un esfuerzo ingente de tal calibre que prácticamente envía la tarea al territorio de lo improbable.

hoy.es

Share Button

Sánchez otorga a las autonomías un estado de alarma ‘a la carta’ con la condición de mantenerlo hasta mayo


  • El Gobierno insiste en que este estado de alarma no tiene que nada que ver con el de marzo: no hay confinamiento domiciliario y las principales decisiones recaen sobre las autonomías

Hay un párrafo en el preámbulo del Real Decreto de estado de alarma aprobado este domingo por el Gobierno que resume el espíritu del texto: «Tanto las limitaciones a la permanencia de grupos de personas, como las referidas a la entrada y salida de territorios serán eficaces en el territorio de cada comunidad autónoma o ciudad con Estatuto de autonomía cuando la autoridad competente delegada respectiva lo determine, la cual también podrá modular, flexibilizar y suspender la aplicación de estas medidas». PUBLICIDAD

La «autoridad delegada competente» son los presidentes de los gobiernos autonómicos, es decir: son ellos los que van a tener la última palabra sobre toques de queda, limitaciones de reuniones y confinamientos perimetrales. Lo único que hace el BOE de este domingo es habilitarles legalmente para tomar esas medidas sin mirar de reojo a la temida sombra de los jueces, que en reiteradas ocasiones han echado por tierra las medidas regionales por violar algún derecho fundamental

Ahora los Urkullu, los Ayuso y los otros 15 presidentes de comunidades autónomas (más Ceuta y Melilla) tienen ‘carta blanca’ para adoptar cualquier medida restrictiva y parecen estar conformes con la decisión del Gobierno. Valga como prueba la reacción del presidente de Murcia, el popular Fernando López Miras, mostrando ahora «lealtad y mano tendida» al Gobierno. El gobierno además acepta de buen grado todas las medidas que hasta ahora han adoptado las comunidades, incluidas las zonas básicas de salud de Madrid, «intocables» para la presidenta regional Isabel Díaz Ayuso. 

Votación en el Congreso 

Habrá que esperar a este lunes para ver cuál es la postura del líder popular Pablo Casado ante la votación de la prórroga del estado de alarma, que el Gobierno quiere validar esta misma semana en el Congreso. Pedro Sánchez llamó al líder popular por teléfono este domingo en «una conversación cordial», según ha confesado el propio presidente del Gobierno.PUBLICIDAD

Pedro Sánchez otorga así un estado de alarma ‘a la carta’ a las regiones después de la avalancha de peticiones de líderes regionales que recibió este pasado viernes. Pero esa ‘concesión’ no es gratis: el Gobierno quiere que sólo haya una prórroga al estado de alarma y que dure hasta mayo: es decir, que no tenga que buscar el apoyo parlamentario cada quince días como ocurrió en mayo -se renovó hasta en seis ocasiones-. Y parece que ese apoyo está garantizado, también por la líder de Ciudadanos, aunque a Inés Arrimadas no le agrada la delegación en las comunidades y pide un mando centralizado. 

Así que, como insisten fuentes del Gobierno, este estado de alarma «no tiene nada que ver con el de marzo». Aquél decretaba un confinamiento domiciliario; éste habilita a las comunidades a decidir las medidas más oportunas (si bien se insiste que siempre en coordinación con el Ministerio de Sanidad). Los expertos que asesoran al Gobierno dicen que seis meses es el tiempo mínimo para terminar de doblegar la curva, pero el Gobierno confiesa que espera que las medidas den frutos antes de Navidad. 

niusdnacionaliario.es

Share Button

En Chile, ‘torean’ al coronavirus para votar por una nueva Constitución

Largas filas de ciudadanos de Chile protegidos con cubrebocas llenaban el domingo los centros de votación en una pacífica jornada en la que deciden si quieren una nueva Constitución y el mecanismo para redactarla, mientras se resguardan los protocolos sanitarios para combatir la pandemia en uno de los países más golpeados por el coronavirus.

El acuerdo político para abrir la puerta a una nueva carta magna surgió tras una ola de protestas del año pasado, a veces violentas, originadas en reclamos que van desde críticas al sistema capitalista hasta mejorar condiciones en salud y educación.

Pese a que el retraso en la llegada de algunos encargados de las mesas y las medidas sanitarias demoraron la instalación de algunos puntos, la gente acudió pacientemente a ejercer su derecho al sufragio.

El presidente Sebastián Piñera sufragó temprano e invitó a los ciudadanos a respaldar la opción de su preferencia, destacando que la mayoría de los chilenos quiere perfeccionar la Constitución.

«El plebiscito es un camino democrático, es mejor, es más fecundo y nos lleva a mejor puerto que el camino de la violencia, y tengo la absoluta convicción que la inmensa mayoría de los chilenos creemos en la democracia», dijo a periodistas tras emitir su voto.https://platform.twitter.com/embed/index.html?dnt=false&embedId=twitter-widget-3&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1320365239708405762&lang=es&origin=https%3A%2F%2Fwww.economiahoy.mx%2Finternacional-eAm-mexico%2Fnoticias%2F10848047%2F10%2F20%2FEn-Chile-torean-al-coronavirus-para-votar-por-una-nueva-Constitucion.html&siteScreenName=Economiahoymx&theme=light&widgetsVersion=ed20a2b%3A1601588405575&width=550px

El sufragio y todo lo que podría desencadenar tiene un fuerte componente simbólico pues es visto como un final definitivo de la Constitución de 1980, redactada a puertas cerradas durante la dictadura de Augusto Pinochet.

«Quiero cambios pero me gustaría que fueran paulatinos, con tiempo y siento que este cambio que nos están vendiendo los políticos no va a ser lo que ellos prometen sino que va a ser algo más violento», dijo Alejandra, una vendedora de una tienda de ropa, quien admitió que votó para rechazar la idea de una nueva carta magna.

Asistencia masiva

Más de 14.8 millones de personas, entre chilenos y unos 380,000 extranjeros residentes, podían votar en 2,715 locales a lo largo del país.

El ministro portavoz del gobierno, Jaime Bellolio, dijo que había una buena evaluación del proceso con presencia de muchas personas en algunos centros.

Tras posponerse en abril debido a la propagación del covid-19, las autoridades decidieron llevar adelante el plebiscito bajo estrictos protocolos sanitarios.

«Estoy muy emocionada. Después de esperar tanto por este proceso, después que se consiguió el plebiscito el año pasado, que fuera a aplazado en abril, del miedo a un rebrote que nos confine de nuevo, es tan importante que esté ocurriendo hoy este hecho histórico», dijo a Reuters Alma San Martin, una estudiante de 26 años tras sufragar en el centro de Santiago.

Todos los centros de votación en el centro de la capital fueron desinfectados y preparados con superficies antivirales de cobre para disminuir los riesgos de contagios, en momentos en que el país ya superó los 500,000 contagios y se acerca a 14,000 fallecidos.

El sistema de transporte público amplió sus horarios y será gratuito para facilitar el desplazamiento de las personas hacia los centros de votación.

El toque de queda nocturno vigente para contrarrestar la propagación del virus también se aplazó para que la gente pueda volver a sus casas.

La autoridad electoral informó previamente que en torno a las 20:00 hora local anunciaría el resultado de la votación de chilenos en el exterior y una hora más tarde entregaría el primer boletín oficial de mesas locales.

Economiahoymx

Share Button

Francia pide que cese el boicot a sus productos en países musulmanes

En algunas naciones con credo islamista se han generado corrientes contrarias al país galo tras las manifesaciones masivas de repulsa al atentado que acabó con la vida de un profesor.Francia reclamó este domingo que cesen de forma inmediata los llamamientos al boicot de sus productos que han proliferado en países de mayoría musulmana de Oriente Medio por las declaraciones y los anuncios del presidente, Emmanuel Macron, contra el integrismo islámico.

En un comunicado, el Ministerio francés de Exteriores exigió que se ponga fin a esos actos de boicot que se han producido en los últimos días, y que afectan en particular a productos alimentarios, insistiendo en que están «instrumentalizados por una minoría radical».

Una portavoz del ministerio señaló que toda su red diplomática se ha movilizado para explicar la posición francesa, en particular sobre la cuestión de las «libertades fundamentales y el rechazo del odio».

También para pedir a las autoridades de esos países que se desolidaricen de los llamamientos al boicot y de cualquier ataque contra Francia, que acompañen a las empresas francesas y garanticen la seguridad de los franceses en sus territorios.

El departamento de Exteriores hizo hincapié en que se han desnaturalizado las posiciones defendidas por Francia «en favor de la libertad de consciencia, de la libertad de expresión, de la libertad de religión y del rechazo de cualquier llamamiento al odio».

Una alusión directa a dos discursos recientes de Macron, empezando por el que pronunció el 2 de octubre para presentar su proyecto de ley contra lo que llama «separatismos», y que sobre todo pretende combatir el integrismo islámico en todos los ámbitos de la vida social.

El segundo fue el del pasado miércoles en homenaje del profesor de historia, Samuel Paty, decapitado el día 16 por un joven yihadista checheno cerca del colegio en el que enseñaba a las afueras de París por haber mostrado a sus alumnos las controvertidas caricaturas del profeta Mahoma en una clase sobre la libertad de expresión.

El jefe del Estado, que repitió entonces que Francia «no renunciará a las caricaturas», ha anunciado un reforzamiento del dispositivo represivo. Su Gobierno ha procedido al cierre de una mezquita y ha tramitado la disolución de asociaciones a las que se reprochan sus posiciones integristas.

Todo eso ha dado lugar a una virulenta reacción del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que este domingo ha vuelto a repetir sus cargas contra Macron como el sábado, cuando dijo que el presidente francés necesita «terapia mental» porque a su parecer «no entiende la libertad religiosa» y actúa «contra millones» de musulmanes.

El jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves Le Drian, replicó este domingo subrayando que «ese comportamiento es inadmisible, sobre todo de un país aliado» y anunció que se ha llamado a consultas al embajador francés en Turquía, que volvía hoy mismo a París.

Le Drian se quejó de la «propaganda odiosa y calumniosa» contra Francia y de los «insultos directos» contra Macron y recordó que Turquía no ha mostrado oficialmente ningún signo de solidaridad con Francia ni de condena del atentado contra Samuel Paty.

elimparcial

Share Button

Sanidad paga 5,2 euros por almacenar botes de gel hidroalcohólico que costaron 3,9

El Ministerio de Sanidad ha adjudicado a una empresa domiciliada en Rubí, Barcelona, la provincia natal de Salvador Illa, el almacenamiento de 55.080 botes de 500 ml. de gel hidroalcohólico pertenecientes a una partida de 260.000 que el pasado 26 de marzo adquirió a la compañía china Shandong Liangfu Pharmaceuticals Co. Ltd.https://14fbf5ce88fcd34d39bea9278fe0adbc.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

En total, el Estado pagará 291.108,3 euros por ese servicio de almacenaje, con lo que el coste de la custodia de cada uno de esos botes para las arcas públicas ascenderá a 5,28 euros, según se desprende del anuncio de la formalización del contrato que publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado jueves, 22 de octubre, día en el que se celebraba en el Congreso de los Diputados el debate de la moción de censura presentada por Vox. Se trata de 1,3 euros más de lo que pagó Sanidad por la compra de cada uno de ellos en el momento más álgido de la pandemia: 3,98 euros. Según la memoria justificativa de aquella adquisición, el proveedor asiático percibió 779.301,75 euros por la partida de 260.000 botes. A esa cantidad el Ministerio de Sanidad tuvo que añadir 163.653,37 euros en concepto de un IVA del 21%, y 77. 930, 17 euros en concepto de «tasas, aranceles y otros 10%».

El montante total de la operación para las arcas públicas fue de 1.020.885,28 euros. A cambio, la empresa Shandong Liagnfu Pharmaceuticals se comprometía a suministrar 125.000 botellas de gel hidroalcohólico de 500 ml., otras 125.000 de 250 ml., y 10.000 más de un tamaño de 50 ml. En la memoria explicativa figura que estas últimas eran una «donación», y su coste ascendió, por tanto, a 0 euros.javascript:false

55.080 de esos botes son precisamente los que el Ministerio de Sanidad ha encargado ahora custodiar, sin que haya trascendido si no habían sido todavía entregados a España por la firma china, siete meses después de sellarse el contrato de su compra, o si han permanecido durante este tiempo en nuestro país en algún lugar ignorado. En cualquier caso, dichos botes de gel hidroalcohólico no se han usado, pese a que en la justificación de la necesidad del contrato el Ingesa exponía en marzo que «en la situación actual de emergencia para hacer frente a la expansión de la Covid-19 resulta de aplicación la tramitación de emergencia por parte de los órganos de la Administración General del Estado». Y añadía que «por tanto, tener a disposición del Sistema Nacional de Salud de este producto debe considerarse como una prioridad en estos momentos, ya que permitiría evitar posibles contagios». En este sentido, subrayaba que «a fin de garantizar la disposición de estos dispositivos con carácter urgente se hace necesario la formalización inmediata de compromisos con las empresas comercializadoras».

«Se entiende que la empresa indicada responderá a la situación de emergencia de salud pública de forma adecuada y con la premura que dicha situación requiere y, por ello, ha sido seleccionada».

larazon

Share Button