Casi dos de cada tres ‘hot dogs’ en EEUU llevan una salchicha de Viscofan

Hay que remontarse 200 años para encontrar el primer perrito caliente, o hot dog, en Nueva York, ciudad que por ser fetiche del cine y las series de ficción ha popularizado esta comida callejera hasta el punto de que en el cono- cimiento popular pueda darse que pensemos que nacieron precisamente allí, cuando en realidad fueron importados de este lado del Atlántico, en concreto, del país cuya ciudad da nombre a la salchicha más famosa de todas, la Frankfurt. Los emigrantes alemanes que cruzaron el charco llevaron consigo esta receta, consistente en una tripa rellena de carne picada y especias. En Nueva York se abrió paso en la primera década del siglo XIX gracias, en un primer momento, al carnicero alemán Charles Feltman, que fue el primero en vender perritos calientes en unos carros en las playas de Coney Island, cerca de Nueva York, en 1867. Su éxito convenció a uno de sus empleados, Nathan Handwerker (de origen polaco), de realizar su propio spin off al abrir su propia tienda al otro lado de la calle, compitiendo con su antiguo jefe, al que hizo cerrar con una fuerte guerra de precios. Nathan siguió creciendo y su cadena, Nathan’s Famous, sigue presente por las calles de la Gran Manzana.https://55136512f685cd7c78e360eaf2205a87.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

Por tanto, parece de justicia poética que casi dos de cada tres salchichas que se venden en Estados Unidos tengan pasaporte europeo. En concreto, navarro, ya que su envoltura probablemente esté fabricada por Viscofan, que cuenta, según explican ellos mismos, con dicha cuota de mercado en el país norteamericano.

Viscofan se ha beneficiado de estar ligado a un sector como el alimentario, que no ha parado su producción durante la pandemia

La compañía presidida por José Domingo de Ampuero es conocida por su naturaleza defensiva, de la cual hizo gala el año pasado. En uno de los ejercicios más difíciles para la renta variable española a causa del Covid, los títulos de Viscofan se anotaron más de un 28%, siendo uno de los valores más alcistas de todo el Ibex 35, el cual se dejó un 15% en el mismo periodo de tiempo.

Esta buena evolución ha tenido continuidad este año, en el que ha ascendido otro 3%, hasta el entorno de los 60 euros por acción en los que cotiza ahora. Esto refleja el buen momento por el que pasa la empresa, que ya cuenta con 46 años de historia y es el líder indiscutible de su sector a nivel mundial.

Viscofan, valor al accionista de toda la vida

Viscofan, valor al accionista de toda la vida

En un año tan complicado como el del coronavirus, Viscofan se ha beneficiado de estar ligado a un sector como el alimentario, que no ha parado su producción ni ha visto su demanda frenada por la pandemia. De hecho, sus resultados han sido muy buenos. «Ha registrado nuevos récords en ingresos y ebitda gracias al excelente momento operativo y financiero de la compañía, que le ha permitido capear más que satisfactoriamente los retos que ha supuesto la pandemia», explica Ana Gómez, analista de Renta 4.

Una de las fortalezas es su diversificación geográfica, con presencia productiva en 18 países y ventas en 100. En Europa y Asia facturaron el 55,2% de sus ingresos del año pasado, mientras que Norteamérica representó un 30,6% y Sudamérica un 14,2%. El otro pilar en el que se sostiene la entereza de Viscofan es que ha conseguido innovar y ser la punta de lanza tecnológica del sector, «gracias a la fuerte apuesta por la inversión en I+D, que también ha permitido una diversificación importante por productos», explicaba el propio Ampuero en la última entrega de premios de la revista Inversión a Fondo, hace apenas seis meses.

Mala recomendación

Su buena evolución en bolsa se ha convertido en el principal argumento para que los analistas no le den una buena recomendación a Viscofan. De hecho, según el consenso de expertos que recoge FactSet, sus títulos merecen un cartel de venta. El problema en el que radica su mala recomendación es precisamente que cotiza a múltiplos muy exigentes, según apuntan los analistas. Desde Renta 4, señalan que «su cotización ya recoge las favorables perspectivas y elevada visibilidad del negocio», por lo que recomiendan mantener las acciones en cartera.

Por su parte, los expertos de Banco Sabadell, que aconsejan vender, creen que «tras la favorable evolución reciente, ya cotiza en línea con su media histórica por Ev/ebitda y con una prima del 60% respecto a Devro [su principal competencia], por lo que ya recoge las excelentes perspectivas del negocio, así como el limitado riesgo de caída».

Los expertos sitúan su precio objetivo a 12 meses en los 62,6 euros, lo que le deja un potencial de algo más del 4%.

eleconomista

Share Button

La estrella de rock de la economía mundial, Piketty, reúne sus artículos en Le Monde en un libro que titula ‘¡Viva el Socialismo!’

Acercarse al pensamiento económico de Thomas Piketty (Clichy, 1971) requiere de un enorme acto de voluntad lectora: sus volúmenes publicados -y vendidos como si fuesen el Kamasutra– no bajan del millar de páginas. La estrella de rock de la economía mundial, consciente del escollo, ha reunido sus 54 artículos publicados en Le Monde entre septiembre de 2016 y julio de 2020 en una colección con un título impensable para su ‘yo’ de los años 90: ¡Viva el Socialismo! (Deusto, 2021).https://a902f1b9ecdcf9a12b8fdbf4055058b7.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html

En un formato más accesible a base de ‘píldoras’ de teoría económica, las ideas de Piketty atraviesan las grandes cuestiones ecónomicas, sociales y políticas de los últimos tiempos, desde el funcionamiento de la Unión Europea, el Brexit, la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus o los nuevos contrapesos en el tablero de poder mundial. Sin olvidar su tema estrella, el incremento de la desigualdad, al que también dedica algunas páginas.

Piketty responsabiliza al sistema fiscal español de provocar no sólo la destrucción de la solidaridad, sino las estrategias más salvajes de dumping entre regiones

El economista ofrece su particular mirada sobre Cataluña, en un artículo de 2017 en el que reflexiona sobre la crisis independentista, cuestión que recogió posteriormente en Capital e ideología (Deusto, 2019), su último libro publicado -sí, de los de 1.000 páginas-. En «El síndrome catalán», el profesor de la Paris School of Economics critica el sistema fiscal español basado en compartir al 50% el impuesto sobre la renta entre el estado y las comunidades autónomas. «Un sistema de este tipo plantea muchos problemas. Socava la idea misma de solidaridad dentro del país y equivale a enfrentar a las regiones entre sí», expone. 

Piketty responsabiliza a este sistema de provocar no sólo la destrucción de la solidaridad, sino las estrategias más salvajes de dumping entre regiones, especialmente desde 2011, como la que aplica Madrid en la actualidad.

El actual director de investigación de la Ècole des Hautes Ètudes en Sciences Sociales es consciente de que esta colección recoge temas diversos de los últimos cinco años -«algunas columnas no han envejecido tan bien»-, que se presentan sin reescrituras posteriores. Despojado de toda vanidad, Piketty pide disculpas de antemano y justifica la imperfección por el afán de «salir de la torre de marfil y de los libros de 1.000 páginas e involucrarse en la vida ciudadana y los acontecimientos de actualidad». 

La cogestión empresarial entre empresarios y trabajadores para equilibrar el poder y la propiedad, su famosa herencia básica de 120.000 euros a los 25 años o la justicia en las pensiones emergen como otros asuntos de intereses tratados por el economista francés en formato periodístico. Tampoco se le escapan el Brexit, Trump o la carrera truncada de Bernie Sanders hacia la candidatura presidencial a EEUU frente a Biden -de la que se duele el economista señalando un desigual tratamiento en los medios de comunicación-.

La pandemia es uno de los últimos asuntos tratados por el autor de El capital en el siglo XXI en sus publicaciones en Le Monde, en concreto, el 12 de mayo de 2020 en un artículo titulado «El tiempo del dinero verde». El texto clama por «aprovechar el parón económico forzoso para empezar de cero» y aumentar el salario de los trabajadores de hospitales, escuelas y universidades. Asimismo, cierra una firme defensa a la propuesta del Gobierno español de emitir deuda común por valor de 1,5 billones de euros sin intereses que permanezca de modo perpetuo en el balance del BCE con la única condición de mantener a raya la inflación. Piketty recuerda que la deuda externa de Alemania se congeló en 1953 y se suprimió definitivamente en 1991. 

En conclusión, el economista que fue más liberal que socialista en los años 90 vuelve a reivindicar ahora un socialismo que todavía esté libre de exhalar su último suspiro. Un socialismo «participativo, descentralizado, ecológico y feminista» con el que poder cumplir su principio de posicionarse no únicamente «en contra del capitalismo o del neoliberalismo», sino «sobre todo a favor de otra cosa».

eleconomista

Share Button

La libra esterlina se resiente con la crisis de la vacuna de AstraZeneca

A la libra esterlina no le está sentando nada bien la crisis generada en torno a la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, sobre todo después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) haya encontrado una posible relación con los casos inusuales de trombosis que se han producido en el Viejo Continente. La moneda, que había demostrado cierta fortaleza desde principios de año ha visto ahora ensombrecerse sus perspectivas, al menos a corto plazo.https://s.tradingview.com/embed-widget/mini-symbol-overview/lainformacioncom/?locale=es#%7B%22symbol%22%3A%22FX%3AEURGBP%22%2C%22width%22%3A%22100%25%22%2C%22height%22%3A%22220%22%2C%22dateRange%22%3A%2212m%22%2C%22colorTheme%22%3A%22light%22%2C%22trendLineColor%22%3A%22%2337a6ef%22%2C%22underLineColor%22%3A%22%23E3F2FD%22%2C%22isTransparent%22%3Afalse%2C%22autosize%22%3Afalse%2C%22largeChartUrl%22%3A%22https%3A%2F%2Fwww.lainformacion.com%2Ftags%2Feur-gbp%2F%22%2C%22utm_source%22%3A%22www.lainformacion.com%22%2C%22utm_medium%22%3A%22widget_new%22%2C%22utm_campaign%22%3A%22mini-symbol-overview%22%7D

La divisa británica cotiza en mínimos de mes y medio frente al euro y en lo que llevamos de abril retrocede ya más del 2% hasta rozar las 0,87 unidades por cada euro. También se resiente en relación al dólar, de forma que su cambio se mueve este viernes por encima de las 0,73 unidades por cada ‘billete verde’, es decir, se sitúa en su nivel más bajo en dos meses, desde principios de febrero. 

La Unión Europea firmó con la farmacéutica la distribución de hasta 300 millones de viales, que podían ampliarse a los 400 con una partida extra –llegando a comprometer hasta 534 millones de euros por esa primera tanda– y la suspensión de la vacuna en buena parte de los socios comunitarios ha generado serias dudas sobre las derivadas de esta crisis en los objetivos de vacunación que se había impuesto la Comisión Europea (alcanzar a final del verano el objetivo del 70% de la población adulta vacunada).

AstraZeneca sortea la crisis de la vacuna en bolsa con el sector lejos de máximos

Mira tambiénAstraZeneca sortea la crisis de la vacuna en bolsa con el sector lejos de máximos

A lo anterior se suma el anuncio por parte de Reino Unido -siguiendo el ejemplo de muchas naciones europeas y de Canadá- de ofrecer una alternativa a la vacuna AstraZeneca para adultos jóvenes, en concreto, para los menores de 30 años. «Frente al euro, la libra esterlina ha experimentado su caída más pronunciada del año en las últimas dos sesiones de negociación», apuntan desde el bróker Monex Europe. E inciden en que una nueva oleada de debilidad «podrían llegar aún en los próximos días, ya que la divisa pierde el vigor de las últimas semanas con la desaceleración del ritmo de las vacunas».

Hasta ahora, las decisiones del Gobierno de Boris Johnson habían dado una de cal y una de arena a la divisa. Downing Street confirmó que el sector de servicios reabrirá parcialmente el próximo lunes, 12 de abril, lo que definitivamente había contribuido al optimismo de la divisa tras varios meses de confinamiento parcial. Sin embargo, éste se había visto parcialmente atenuado por su postura mucho más rígida en relación a los viajes internacionales y a la potencial implementación de pasaportes de vacunas nacionales. 

lainformacion

Share Button

Francia adopta una ley para proteger sus lenguas regionales

El Parlamento francés aprobó este jueves de forma definitiva una ley para proteger sus lenguas regionales, que abre la puerta a la inmersión lingüística y a la subvención a escuelas privadas en idiomas diferentes al francés.

El texto, el primero de este tipo en la República francesa, fue aprobado por 247 votos a favor y 76 en contra en la Asamblea Nacional con una redacción similar a la que había sido adoptada previamente en el Senado en diciembre pasado, por lo que se considera aprobado.

Thank you for watching

El Gobierno no había dado su respaldo a esta proposición de ley impulsada por un grupo minoritario al considerar que podía poner en peligro la enseñanza del francés y su extensión a todo el territorio. Pero los bloques partidistas acabaron divididos por las disensiones de diputados procedentes, sobre todo, de Bretaña, de la región de Occitania y del País Vasco francés, que decidieron arropar el texto impulsado por el diputado Paul Molac.ADVERTISING

Inmersión lingüística

Actualmente, unos 170.000 de los más de 12 millones de escolares franceses reciben clases en una de las cuatro lenguas regionales reconocidas: bretón, occitano, vasco y corso. La nueva ley exige que en los territorios concernidos por lenguas regionales todo alumno pueda recibir una enseñanza en las mismas.

Además, abre la puerta a que los centros propongan la llamada inmersión lingüística, lo que no implica que la lengua principal siga siendo el francés, según defienden los impulsores de la reforma.

Este era el principal punto de controversia, puesto que el Gobierno consideraba que esa enmienda, añadida en la tramitación parlamentaria en el Senado, donde el partido «macronista» no tiene mayoría, suponía una amenaza a la primacía del francés. El Ejecutivo considera, incluso, ese punto contrario a la Constitución del país que establece que «la lengua de la República es el francés».

Molac, por su parte, defiende que ninguna resolución del Consejo Constitucional ha ido en contra de la inmersión lingüística y que la Carta Magna también recoge que «las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de Francia».Te puede interesar

El otro punto más polémico se refería a la financiación de las escuelas privadas para la enseñanza de esas lenguas. El texto adoptado establece que los Ayuntamientos deberán subvencionar a las escuelas privadas en aquellos lugares donde no haya ninguna pública que proporcione este tipo de clases.

La ley recoge otras disposiciones relativas a la visibilidad de las lenguas regionales, como la posibilidad de colocar paneles de señalización bilingües o la autorización a incluir en los nombres propios signos diacríticos, muy usados en el bretón. 

elperiodico

Share Button

La Fiscalía pide un año de prisión para un periodista de ‘Okdiario’ por acoso a los hijos de Iglesias y Montero

La Fiscalía Provincial de Madrid solicita un año de prisión para el periodista de Okdiario Alejandro Entrambasaguas por un supuesto delito de acoso a dos de los hijos del exvicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, por lo que también interesa que se le prohíba durante dos años acercarse a menos de 500 metros tanto del domicilio como de los lugares frecuentados por los menores. Los dirigentes de Podemos piden, por su parte, una pena de dos años de cárcel, la orden de alejamiento por cinco años y una indemnización de 10.000 euros por el «daño moral sufrido».

Según el escrito del Ministerio Público, al que ha tenido acceso infoLibre, durante los meses de noviembre y diciembre de 2019, el acusado «hostigó» a los dos hijos de Iglesias y Montero, que por entonces tenían 17 meses y de su conducta se revela indiciariamente la comisión de un delito contra la libertad de los menores, regulado en el artículo 172 ter del Código Penal. Tanto el periodista como la mercantil Dos Mil Palabras S.L., la empresa editora del periódico digital, habían recurrido el procesamiento, pero recientemente la Audiencia Provincial denegó la apelación, por lo que se tendrá que sentar en el banquillo.

Thank you for watching

Tal y como cuenta la fiscal en su escrito de acusación, Entrambasaguas, «con el fin de poder establecer contacto y obtener información» tanto de los hijos de los dirigentes de Podemos como de su cuidadora, llamó a ésta «en reiteradas ocasiones por teléfono, insistiendo, pese a que ella, sospechando de su condición de periodista, y temiendo por la integridad e intimidad de los menores, no atendía dichas llamadas».

El acusado también se personó en el domicilio de Iglesias y Montero, «donde llamó insistentemente a la puerta y al telefonillo, acudiendo a las zonas comunes de la urbanización donde habitualmente iban los menores con su cuidadora, incluso portando en alguna ocasión cámaras de grabación con el fin de localizar» a los niños «u obtener en su defecto información de éstos, preguntando a los allí presentes, incluso a menores usuarios de dichas zonas infantiles».

La fiscal relata numerosas llamadas realizadas supuestamente por el acusado, así como su personación en el domicilio de Galapagar (Madrid). En una de estas ocasiones, el 3 de diciembre de 2019, «llamó más de siete veces al telefonillo de la casa», por lo que los escoltas tuvieron que advertirle. El escrito coincide con la juez de instrucción que investigó los hechos en que la actitud de Entrambasaguas llevó a la cuidadora de los niños a cambiar las rutinas de comportamiento y a resolver a finales de diciembre de 2019 la relación laboral con Iglesias y Montero para el cuidado de los hijos de éstos.

infolibre

Share Button

Turquía se desentiende de la polémica del ‘sofagate’ con la UE

Torpeza, descoordinación, desaire o estricto protocolo. Pocas veces un sofá ha dado para tanto en un encuentro diplomático. Y el de la sala del Complejo Presidencial de Ankara, en el que se reunieron el martes Ursula von der Leyen y Charles Michel con el mandatario turco Recep Tayyip Erdoğan, sigue dando mucho de que hablar. La Comisión Europea juzgó inapropiado que su presidenta no tuviera un sillón junto a los otros dos líderes en ese encuentro que se prolongó durante dos horas y 45 minutos. Protestó con lenguaje envolvente por el hecho de que la alemana fuera relegada al famoso sofá. Lo importante era la trascendencia de los asuntos que estaban en la negociación y no se quería convertir el «incidente» en un «problema público». Pero sí, tenía que haber sido tratada como una igual.

La cuestión es que la imagen machista, bautizada como ‘sofagate‘, se sucedió apenas un par de semanas después de que Erdogan retirase a su país del Convenio de Estambul, un tratado que tiene como objetivo proteger a las mujeres contra la violencia y el maltrato. Y claro, todo suma. El escenario, el contexto político, el interlocutor y la inacción de tu propio colega (en este caso, el belga Michel). Resultado: segunda polémica en apenas tres meses en una visita institucional de la UE al exterior. Aún resuena la ‘encerrona’ a Josep Borrell en Moscú, por la que recibió un aluvión de críticas y que para muchos dejó a Bruselas en posición debilitada.

Por partes. En la cita de Ankara el equipo de Charles Michel y la delegación de la UE en el país fueron los encargados de coordinar el protocolo con los funcionarios del presidente Erdogan. La Comisión Europea no intervino directamente. O eso al menos ha defendido en las últimas horas su portavoz, Eric Mamer. «Todos somos la UE», añadía dando por hecho que la duplicidad era innecesaria. A partir de ahí, intento de desactivación: «Hubo un incidente sí, pero la presidenta decidió seguir, aunque dejó clara su posición. Lo importante es la relación con Turquía».

Perspectiva turca

¿Y que ha dicho su gobierno del percance? Se lava las manos. Argumenta que organizó el evento tal y como se lo pidieron. «La disposición de los asientos se hizo de acuerdo con sus sugerencias», defendía ayer el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu. «Nuestras unidades de protocolo se unieron y sus solicitudes se llevaron a cabo». «El protocolo aplicado a las reuniones en Turquía es el protocolo internacional y se ha desarrollado en el ámbito de la hospitalidad turca de renombre mundial», añadía. Vamos, que no son novatos en esto.

Así que agita la tesis sobre la descoordinación (e incluso el enfrentamiento) que puede existir entre las dos instituciones europeas y se quita la carga vergonzante del episodio. Turquía no reconoce trato degradante hacia Von der Leyen por el simple hecho de ser mujer. Si acaso, por ser la ‘segunda’ en el orden de representación de la UE tras Charles Michel. Para colmo ni la actitud del presidente del Consejo Europeo aquel martes ni sus tardías explicaciones convencen.

Con su ‘colega’ sin sillón al mismo nivel, el belga no realizó ningún gesto. Y a última hora de la noche del miércoles, después de horas de silencio, hacía pública una reflexión en la que, de entrada, lamentaba que toda la visita clave en el complejo proceso de mejora de las relaciones de la UE con Turquía, se haya visto «eclipsada» por el incidente del sofá.

Un hecho que etiqueta como «angustioso» y que respondía a «la estricta interpretación por parte de los servicios turcos de las reglas del protocolo». En la reflexión, publicada en Facebook la noche del miércoles, se defiende. Pese a que las imágenes dan «la impresión de que yo hubiera sido insensible a esta situación. Nada más lejos de la realidad, ni de mis profundos sentimientos». Pero ni un mínimo gesto de disconformidad. ¿El motivo? «Optamos por no agravar» el percance.

Al convulso debate se ha sumado en las últimas horas el expresidente del Ejecutivo comunitario Jean-Claude Juncker. Y no precisamente alineado con su sucesora. En declaraciones a ‘Politico’, el luxemburgués ha restado importancia a lo sucedido. En las visitas a Turquía durante su mandato, recuerda, que «normalmente tenía una silla al lado de la del presidente del Consejo Europeo, pero a veces sucedía que tenía que sentarme en un sofá». «Desde el punto de vista del protocolo, el presidente del Consejo es el número 1 y el presidente de la Comisión, el 2», puntualizó.

TEMAS

Josep Borrell FontellesUnión Europea (UE)Comisión EuropeaAnkaraTurquiaBruselas

lasprovincias

Share Button

La protesta unionista preocupa ya a Boris Johnson

Belfast vivió en la tarde y noche del miércoles un episodio de violencia que recordó, en pequeña escala, sus peores experiencias. Jóvenes alentados por adultos en Shankill Road quemaron un autobús, le quitaron el freno para que avanzase sin control, atacaron con botellas o piedras a los furgones de la Policía. Un fotógrafo fue golpeado.

Luego, se encaminaron por Lanark Way hacia las puertas metálicas que separan la zona unionista de la nacionalista. La Policía las cerró. Jóvenes y adultos se congregaron al otro lado de la barrera, en Springfield Road. Los dos bandos intercambiaron insultos y pedradas. La Policía utilizó balas de plástico. Los incidentes han dejado al primer ministro, Boris Johnson, «hondamente preocupado».

Los disturbios en el oeste de Belfast llegan después de ataques similares a la Policía en Londonderry, el centro de Belfast, Carrickfergus o Newtownabbey. En Portadown, en el sur de la región, un grupo de lealistas probritánicos desfiló con sus miembros enmascarados el lunes. Se esperan más marchas ilegales en los próximos días. Pero lo sucedido en la noche del miércoles es diferente.

Los organizadores de los disturbios en Shankill Road buscaron el enfrentamiento con sus vecinos, en lo que la jerga político-arquitectónica de Irlanda del Norte se conoce como «interface». Son los puntos de contacto entre vecindarios católicos y protestantes, separados por barreras metálicas, verjas o muros, a los que se denomina «líneas de paz».

Las protestas se explican por la intervención de gánsteres dedicados al comercio de drogas y la extorsión, atrincherados bajo la bandera unionista. Se justifican por los controles fronterizos entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte forzados por el ‘brexit’ o por la renuncia de la Fiscalía del Estado a procesar a líderes del Sinn Féin, que participaron en el magno funeral de un exjefe del IRA en plena pandemia.

Las protestas siguen una pauta histórica. En los años setenta, unionistas paralizaron la provincia con huelgas y protestas, cuando el Gobierno británico impulsó un acuerdo para que compartieran con nacionalistas la gobernación de la provincia. En los noventa, se movilizaron para protestar contra la prohibición de desfiles orangistas (protestantes) en una zona católica de Portadown.

Brecha política

Si se repite lo ocurrido el miércoles, la protesta puede convertirse en una contienda sectaria, con peligro de una escalada de violencia. La radical diferencia con el contexto en el que el conflicto terrorista estalló en los años sesenta es que la Asamblea autonómica y el Ejecutivo, una coalición de cinco partidos, han condenado con unanimidad la violencia.

La condena de los disturbios no tapa las brechas profundas. A los dirigentes del Partido Democrático Unionista(DUP), que lidera la ministra principal, Arlene Foster, la colaboración del Servicio de Policía de Irlanda del Norte(PSNI) con el Sinn Féin para organizar el funeral les habría confirmado que actúa de una manera política, prolongando el apaciguamiento del IRA en el proceso de paz.

Pero Foster y otros dirigentes del DUP se reunieron en febrero con el Comité de Comunidades Lealistas, que incluye a grupos ilegales: Fuerza Voluntaria del Ulster (UVF) y su anexo, Comando de la Mano Roja(RHC), y Asociación para la Defensa de Ulster (UDA). Debatieron los efectos del ‘brexit’. El comité anunció en marzo protestas pacíficas hasta la abolición del Protocolo irlandés en el Acuerdo de Retirada que Johnson firmó con la Unión Europea.

El jefe de la Policía regional, Simon Byrne, confirmó recientemente que el Consejo Militar del IRA- también ilegal- sigue «supervisando» la estrategia general del Sinn Féin, que mantiene armas y estructuras regionales, aunque apoya el proceso de paz iniciado con el Acuerdo de Viernes Santo de 1998. Los unionistas consideran intolerable que un partido del Gobierno siga asociado al IRA y justifique su historia.

Mike Nesbitt, del Partido Unionista de Ulster, recordó en el debate de la Asamblea autonómica la otra grave brecha, que los lugares en los que suceden estas protestas se encuentran entre los más pobres del país desde hace décadas.

TEMAS

Boris JohnsonUnión Europea (UE)Unión EuropeaUlsterReino Unido

diariovasco

Share Button

La EMA llega este fin de semana a Moscú para evaluar la vacuna rusa

Acuciada por el clamor general en la Unión Europea por hacerse con la vacuna rusa, la Spútnik V, expertos de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) llegan este fin de semana a Moscú, en donde visitarán el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú. En esta institución fue creado el fármaco ruso y allí se llevaron a cabo todas las fases de los ensayos clínicos. La tarea de la EMA consiste en hacer una evaluación que permita lo antes posible homologar la Spútnik V para su uso en la UE.

Y es que a la lentitud con la que se está llevando a cabo en Europa la campaña de vacunación, al llegar las dosis con cuentagotas, se une ahora el parón que ha sufrido la vacuna AztraZeneca en varios países, España incluida. Se da además la circunstancia de que esta situación ha llevado a que estados como Hungría, Eslovaquia, República Checa, Austria y ahora también Alemania vayan por su cuenta. Italia y Grecia también se han mostrado favorables a la vacuna rusa, así como algunas comunidades autónomas españolas.

Así que, en este contexto, la EMA, que hasta ahora ha estado muy reticente con la Spútnik V y se ha tomado la tarea de autorizarla con mucha calma, se encuentra bajo una fuerte presión. Solamente Francia coincide con el regulador europeo en la necesidad de actuar con máxima reserva.

Alemania quiere negociar por su cuenta la posible compra de Sputnik V

Alemania quiere negociar por su cuenta la posible compra de Sputnik V

JUAN CARLOS BARRENA

Pero, ante la posibilidad de que la EMA no apruebe el antídoto ruso hasta junio, el director del Centro Gamaleya, Alexánder Guíntsburg, ha lamentado que para entonces al mercado europeo ya estará invadido por vacunas como Pfizer, Jansen, Moderna y AstraZeneca. «En junio ya no será tan necesaria la Spútnik V», declaró Guíntsburg esta semana. En el Centro Gamaleya predomina la idea de que la EMA está tardando tanto en autorizar su medicamento para no crear competencia a las vacunas europeas.

La publicación científica británica The Lancet calificó la Spútnik V de «segura» y confirmó que su efectividad es del 91,6 por ciento, la declarada por el Centro Gamaleya. Es equiparable, por tanto, a la Pfizer (95% de efectividad) y a la Moderna (94,1%), pero superior a la AstraZeneca (79%) y al resto de las disponibles. El medicamento ruso para inmunizar contra la Covid-19 fue el primero en registrarse en el mundo, en agosto del año pasado. Actualmente, son ya 56 los países en donde ha sido autorizado su uso, entre ellos Argentina, México, Bolivia, Paraguay, Venezuela, Argelia, Egipto, Irán, Marruecos, Montenegro, Hungría y Eslovaquia.

Sin embargo, la rapidez con la que se desarrolló la Spútnik V, habiéndose registrado en Rusia sin haber concluido previamente todas las fases de los ensayos, y la falta de transparencia contribuyeron a generar desconfianza hacia la vacuna. No obstante, Denís Logunov, director adjunto del Centro Gamaleya, aseguró en julio del año pasado que, cuando decidieron acometer la tarea de lograr la inmunización contra la Covid-19, contra el virus SARS-CoV-2, ya tenían adquirida la experiencia de haber preparado una vacuna contra el virus causante del síndrome respiratorios de Oriente Medio (MERS), cuya propagación tuvo lugar durante 2012 y 2013.

diariosur

Share Button

20 años de cárcel a un tuitero saudí por criticar a la corona

Mohamed Bin Salman (MBS) lanza un desafío a Joe Biden y la Justicia de Arabia Saudí condena a 20 años de cárcel a un trabajador humanitario por expresar opiniones críticas con las autoridades y a la corona en Twitter. Abdulrahman al-Sadhan, empleado de la Media Luna Roja de 37 años, fue detenido en Riad por la policía secreta de reino en 2018 y desde entonces permanece en régimen de incomunicación, informó la familia. Como ocurre con los activistas de los derechos humanos, su caso lo llevó un tribunal especializado en antiterrorismo y decidió castigarle «por cargos vinculados con sus opiniones críticas», denunció la organización de derechos humanos Euro-Med Monitor. Según las autoridades, Al-Sadhan lanzaba críticas al sistema desde una cuenta anónima de la red social Twitter.

Tras el relevo en la Casa Blanca y las amenazas de Biden parecía que los saudíes iban a intentar cuidar las formas en materia de derechos humanos, pero esta condena supone todo un pulso al nuevo inquilino de la Casa Blanca, que durante la campaña anunció que estaba dispuesto a convertir a su gran aliado regional en un «paria» si no cesaban las violaciones de derechos humanos. En febrero se puso en libertad condicional a la activista Loujain Hathloul, el rostro más famoso de la lucha por los derechos de las mujeres, y en libertad bajo fianza a dos activistas con nacionalidad estadounidense que están a la espera de juicio. Estas decisiones fueron interpretadas como gestos de buena voluntad, pero la condena a Al-Sadhan confirma que no hay cambios.

Tras su llegada de Biden, Estados Unidos retiró el apoyo a los saudíes en la guerra en Yemen y desclasificó el informe de la CIA que corroboraba que MBS «aprobó la operación en Estambul para capturar o matar a Jamal Khassoggi», el columnista de The Washington Post asesinado y descuartizado en el consulado saudí de Estambul en 2018. Las conclusiones del informe acarrearon una serie de sanciones a 74 ciudadanos saudíes «relacionados en amenazas a disidentes en el extranjero, incluidos los que estuvieron envueltos en el caso Khashoggi y otros», anunció el departamento de Estado. Entre ellos no se encontraba, sin embargo, el joven heredero al trono y por eso «se sienten intocables y tratan de probar al presidente. Le pedimos a Biden que se lo tome en serio y se posicione a favor de los derechos humanos como prometió», declaró al portal Insider la hermana del trabajador humanitario condenado, Areej al-Sadhan, que tiene la nacionalidad estadounidense.

La petición de ayuda de la familia recibió la respuesta del portavoz del departamento de Estado, Ned Price, quien dijo que «seguiremos el caso muy de cerca y queremos decir una vez más a las autoridades saudíes que la libertad de expresión no debe ser nunca debe ser un delito punible». Hasta el momento ni el presidente, ni el secretario de Estado, Antony Blinken, se han pronunciado al respecto.

Loujain Hathloul, que pasó 1.001 días en prisión, es la cara, pero Al-Sadhan o Mohammed Al-Rabiah, defensor de los derechos de las mujeres arrestado también en 2018, son la cruz de un sistema en el que el activismo y las voces críticas son perseguidos y juzgadas como terroristas. En marzo de 2019, 36 países, entre ellos los 28 miembros de la UE en bloque, secundaron en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU una condena sin precedentes contra la deriva autoritaria de Arabia Saudí y alertaron del «uso de la ley antiterrorista y otras normativas de seguridad nacional contra individuos que ejercen pacíficamente sus derechos y libertades».

leonoticias

Share Button

Alemania negociará con Rusia la compra de su vacuna y socava el papel centralizador de la UE

Alemania anunció el jueves que quiere discutir con Moscú posibles cantidades y plazos de entrega de la vacuna Sputnik V, para el caso que Agencia de Medicamentos Europea de su luz verde.

«Expliqué al Consejo de Ministros de Salud de la UE, que discutiríamos bilateralmente con Rusia, para saber cuándo y qué cantidades podrían entregarse», indicó el ministro de Salud, Jens Spahn, en la radio pública regional WDR.

El ministro justificó su decisión explicando que la Comisión Europea había anunciado que no negociaría la compra de la vacuna Sputnik V en nombre de los 27 estados miembros, como había hecho con otras vacunas contra el covid-19.

«Las entregas [rusas] deberían tener lugar en los próximos dos, cuatro, o cinco meses para que la situación actual cambie realmente» dijo Spahn, criticado por la lentitud de la campaña de vacunación.

«De lo contrario, de alguna manera u otra igualmente tendremos vacunas más que suficientes vacuna», añadió el ministro.

De todas formas ya dos regiones alemanas –Baviera y Mecklemburgo Pomerania– reservaron en Rusia 35 millones de dosis, entrega que dependerá de la eventual autorización europea de empleo.

Hasta ahora, Rusia solo envió pequeñas cantidades de su vacuna al extranjero porque no puede producir suficientes y quiere dar prioridad a la población rusa.

– Contratos preliminares con Rusia –

Según Berlín, toda entrega de la Sputnik V está sujeta a la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

«Para ello, Rusia debe proporcionar datos como todos los demás (laboratorios) y hasta que estos datos no se proporcionen (…) no puede haber autorización», precisó Spahn.

Tres productos se inoculan actualmente en Alemania: Pfizer/BioNTech, Astrazeneca -bajo ciertas condiciones- y Moderna.

En las próximas semanas se distribuirá en toda la Unión Europea una cuarta opción: la vacuna anticovid-19 del laboratorio Johnson & Johnson.

En Alemania aumenta la presión a favor de la vacuna rusa. Baviera, la región más grande, anunció el miércoles que negoció un «contrato preliminar» para recibir 2,5 millones de dosis, a reserva de la luz verde del regulador europeo de medicamentos.

Se espera que R-Pharm Germany, filial del grupo ruso de fabricación de medicamentos R-Pharm, produzca algunas dosis en Illertissen, un municipio de Baviera.

Las conversaciones se llevaron a cabo en particular con el Fondo Soberano Ruso (RDIF), que financió el desarrollo de la vacuna.

Mecklemburgo Pomerania, región del noreste, muy poco poblada, le siguió el jueves al preordenar un millón de dosis.

«Todavía nos encontramos en una situación en la que hay una gran dependencia de un número demasiado pequeño de fabricantes» de vacunas, destacó el ministro regional de Sanidad, Harry Glawe, citado por la agencia de noticias DPA.

La EMA no fijó aún un plazo para su decisión sobre la vacuna Sputnik V, mientras que la misma entidad examinó los datos de los otros laboratorios que presentaron su suero contra el coronavirus para su aprobación durante dos o cuatro meses.

swissinfo.ch

Share Button