Gallardón abandona y toma el testigo Rafael Catalá

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha presentado su dimisión “tras una profunda reflexión” pero tan solo unas horas después de que el presidente del Gobierno confirmara la retirada del anteproyecto de Ley del Aborto. Y lo ha hecho en una rueda de prensa convocada de forma urgente en la sede del Ministerio de Justicia. “Yo no soy la persona para poder llevar adelante con convicción la nueva forma de regulación del aborto que ha sido anunciada por el presidente del Gobierno”, ha dicho.

Gallardón ha anunciado también que dejará la actividad política, después de 30 años en los que ha asumido responsabilidades en el nivel local, autonómico y nacional. “Mi vida política la debo dar por agotada”, ha remarcado. Así, ha precisado que en los próximos días renunciará formalmente al escaño que obtuvo en las elecciones generales de 2011 y también dejará de pertenecer al Comité Ejecutivo Nacional del PP, aunque seguirá siendo militante.

“Siempre dije que éste sería mi último puesto de responsabilidad en la política, he llegado al final de una época fascinante de mi vida, que me ha dado más de lo que yo le he dado a ella. He tenido la oportunidad de intentar la transformación de la realidad”, ha relatado.

En su comparecencia ante los medios, el diputado madrileño ha dicho que no se siente “desautorizado” después de que el Ejecutivo haya guardado en el cajón el proyecto que él ha defendido durante toda la legislatura, sino que siente que no ha sido “capaz” y no ha “sabido sacar adelante” el proyecto de reforma, que considera no ha sido suyo sino de “todo el Gobierno”. “Hice lo que creí honestamente que se me había encargado y que respondía a mis compromisos para estar en este Ejecutivo; si no se ha cumplido, las responsabilidades las asumo yo”, ha dicho.

Agradecido con Rajoy

Gallardón ha sostenido que “esta tarea ha valido la pena” y ha mantenido sus firmes convicciones en la defensa de la vida: “Creo que el debate que hoy hemos iniciado y que no hemos conseguido llevarlo hasta el éxito, estoy convencido de que la sociedad española la ganará”.

El ministro ha dado las “gracias” a Rajoy por haberle permitido desempeñar este cargo. A su vez, ha pedido “perdón a todos aquellos que se hayan sentido ofendido” por alguna de sus declaraciones, que ha asegurado que “en ningún momento pretendían hacer daño”.

El trabajo contra la consulta está «acabado»

Preguntado por la oportunidad de dimitir tras la aprobación de la ley de consultas catalana que pretende dar sostén legal a la consulta soberanista, Gallardón ha querido dejar claro que no se ha ido hasta tener preparados los recursos de constitucionalidad contra la ley de consultas y el decreto de convocatoria.

“El trabajo jurídico ya está terminado” y ahora el recurso debe ser interpuesto formalmente por el presidente del Gobierno, aprobado por el Consejo de Ministros, pero tramitado por el Ministerio de Administraciones Públicas.

El nuevo ministro de Justicia

Gallardón cede el testigo al hasta hoy número dos de Fomento. Rafael Catalá Polo será nombrado ministro de Justicia por el presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Catalá ocupa desde diciembre de 2011 el cargo de Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, además de presidente de ENAIRE. Entre otros cargos, desde 2002 a 2004 fue secretario de Estado de Justicia siendo ministro José María Michavila.

Nacido en Madrid el 21 de junio de 1961, Catalá Polo es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado desde 1985.

Ha ocupado distintos cargos en la Administración General del Estado, entre ellos los de: Subdirector General de Ordenación y Política de Personal del Ministerio de Sanidad (1988-1992), Director de Relaciones Laborales y de Administración y Servicios de AENA (1992-1996), Director General de la Función Pública (1996-1999), Director General de Personal y Servicios del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (1999-2000), Subsecretario de Hacienda (2000-2002) y Secretario de Estado de Justicia (2002-2004), Director Gerente del Hospital Ramón y Cajal (2004-2005), Secretario General y del Consejo de Administración de CODERE, S.A. (2005-2012).

Asimismo, ha dirigido el Máster de Administración Pública en el campus de Madrid de la Escuela de Negocios de ESADE entre los años 2005 a 2012.

También es profesor Asociado de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Carlos III (2007-2011).

http://www.lavozdigital.es/

Share

‘Sálvame’ del oportunismo

J

El verdadero punto de interés del debate estos días en torno a la política comunicativa de Pedro Sánchez no radica en su aparición en un espacio televisivo como El hormiguero ni en haberse rebajado hasta el extremo de intervenir en un “programa del corazón”, sino en lo que podría revelar su gesto como condescendencia o no hacia el público. De hecho, algunos de los críticos de su presencia en este espacio visceral parecen reproducir simplemente viejos prejuicios elitistas. A ellos cabría preguntarles: si crees que todo el mundo que ve Sálvame está sumido en la idiotez, ¿por qué quieres transformar este mundo? ¿Con quiénes, además, vas a poder cambiarlo?

Sin embargo, una cosa es introducirse políticamente en las trincheras culturales de la comunicación de masas para generar desde ahí un sentido común emancipatorio y otra rendirse ante ellas. Si algo ha caracterizado a los partidos de la “izquierda” española desde el Régimen del 78 fue su absoluta incapacidad hegemónica para trabajar y articular sentido común con y desde estas gramáticas mediáticas. En este sentido La “Movida” madrileña y toda la Cultura de la Transición (CT) fue hegemónicamente antiplebeya, un modo de neutralizar desde los valores de la distinción y la “modelnez” no pocas prácticas culturales y simbólicas populares. Podríamos decir que, paralelamente a la aparición cinematográfica del llamado “destape” frente a la censura anterior, el nuevo horizonte de presuntas libertades generó la construcción de un nuevo espacio público definido por la contracción de los espacios de socialización que la oposición al franquismo había habitado con tenacidad durante la clandestinidad, el desarrollo de formas efectistas de hacer política, una tendencia al personalismo carismático y una apuesta acrítica por las ilusiones de la “modernización”, una de las palabras clave, dicho sea de paso, del nuevo discurso de Sánchez.

A la luz de estos rasgos, el paso, en la CT, del leninismo vanguardista al destape mediático generó un espacio público de “consenso” donde escasos medios constituyeron para muchos ciudadanos la única fuente de información y socialización política. Su aparente pluralidad en realidad escondía una profunda homogeneidad de contenidos. Aunque uno pueda sentirse alérgico al resentimiento que desprenden sus páginas, es muy suculenta en este sentido la lectura del último volumen de las memorias de Alfonso GuerraUna página difícil de arrancar, para analizar cómo de todos esos polvos nos anegan hoy, en el plano mediático, estos lodos. En ellas Guerra analiza precisamente cómo los medios afines fueron decisivos a la hora de focalizar en Felipe González toda la estrategia electoral de su última victoria.

Por otro lado, la historia de la izquierda real en la Transición se explica atendiendo a su ausencia objetiva de espacio mediático de masas, así como de su propia incapacidad o reticencia para introducir formas mediadas de relación con la sociedad en un contexto ya por lo demás hostil. El consenso mediático de la CT, que ya había condenado a la exclusión a cualquier posición crítica, fue doblemente asumido y reforzado por esta cultura de oposición al hacer de necesidad virtud, despreciando y subestimando la importancia de este enclave hegemónico respecto a los espacios antagonistas donde se expresaba el conflicto de forma directa.

No hace falta ser muy perspicaz para comprender que hoy toda esta maquinaria para generar consentimiento se está descomponiendo. Una agonía acelerada por diferentes causas. La aparición de las redes sociales como nuevo espacio público no jerarquizado; la fusión de grupos de comunicación en monopolios; la profunda crisis del periodismo clásico, desnortado por un mundo cuyos nuevos ritmos y paisajes sigue sin comprender, son puntos de inflexión decisivos. Sin embargo, lo que llama la atención de la actual incapacidad del entramado hegemónico de la CT para conseguir asentimiento social es su sintomática obstinación por interpretar el nuevo campo de fuerzas sociológico a la luz de sus propias categorías hermenéuticas, ya no solo anacrónicas sino autocomplacientes. Este dato pone de manifiesto hasta qué punto su imaginario ideológico depende para existir de la CT. Fuera de esa atmósfera, por así decirlo, se desintegra.

Es cierto que hoy la línea que separa la pedagogía política de masas del oportunismo de masas es muy fina, pero toda intervención efectiva en nuestras luchas culturales debe asumir este riesgo. Sin embargo, lo que parece evidenciar la visita de Sánchez aSálvame es la idea de que los antiguos centros mediáticos de poder hegemónico ya no sirven como antes para seguir generando consenso social. Por eso su imagen de político respetable en programas de televisión parece en principio más el capítulo final de una forma antigua de entender la política comunicativa que el reconocimiento de algo realmente novedoso. ¿O es que ya están tomando nota de que un campo de batalla decisivo como este se ha perdido para sus intereses? Enseguida lo sabremos, pero las indicaciones que han ofrecido desde el PSOE son elocuentes. Si bien los socialistas defienden que los casi dos millones de personas que ven Sálvame “merecen todo el respeto” y reconocen que la asistencia a programas no estrictamente políticoses parte de una nueva política comunicativa que busca “cercanía con los ciudadanos”, este modo de “romper esquemas” para demostrar que “Pedro es una persona normal” tiene un interesante límite. “No va a ser un tertuliano”.

Les ha faltado decir que como Pablo Iglesias. La declaración es importante: ir como tertuliano a los platós televisivos obliga a dar argumentos, contradecir marcos, asumir las incomodidades de la discusión dialéctica. Un desgaste. ¿Es que Pedro Sánchez, al que las redes sociales ya han bautizado como “Ken”, la pareja de Barbie, quiere ser solo un rostro, un cromo, un muñeco sin interlocución real? Desde este sentido, la acusación de populismo a sus rivales políticos se antoja hipócrita: para el PSOE, el populismo bueno es el que presenta asépticamente una cara bonita al pueblo sin discutir; el malo, el que se enzarza dialécticamente en el barro de la disputa política en las tertulias. El “populismo”, se afirma en miembros de la cúpula del PSOE, es ofrecer soluciones simples a problemas complejos. ¿Qué sería entonces ofrecer simplemente un rostro a situaciones de discusión complejas?

 

Profesor de Filosofía de la UAH y miembro del colectivo

http://www.huffingtonpost.es/

Share

Pedro Sánchez rechaza un debate público con Pablo Iglesias

Sánchez pide a Rajoy que haga dimitir a Gallardón y "entierre" la ley de aborto

Pedro Sánchez no tiene previsto aceptar el reto de Pablo Iglesias de enfrentarse en un cara a cara televisivo y en Ferraz no quieren ni oír hablar del tema. El secretario general del PSOE tiene otras “prioridades”, según fuentes de Ferraz. “Sobre este tema, no hacemos declaraciones”, señala una fuente oficial del equipo de prensa de Sánchez.

La negativa de Sánchez como respuesta al desafío que este sábado lanzó el líder de Podemos en el programa La Sexta Noche no ha sido la única. El equipo de Sánchez ya ha rechazado, por el momento, propuestas de Salvados (La Sexta) y  Carne Cruda (eldiario.es). Iglesias ha aceptado participar en estos dos casos: “Por supuesto. Contad conmigo”, ha respondido ante la invitación del programa que comenzará a emitirse el 1 de octubre en eldiario.es.

En una intervención telefónica en La Sexta Noche, el líder de Podemos propuso la celebración de un debate. Según Iglesias, ese cara a cara lo querría ver “mucha gente”. Iglesias se anticipó a un posible rechazo por parte de Sánchez y dijo que “cualquiera que tenga algo que ofrecer a la ciudadanía” debería aceptarlo.

Sin embargo, la nueva dirección socialista no está dispuesta a que la agenda política la marque el eurodiputado. “La agenda de Iglesias no es la misma que la del secretario general del PSOE”, señalan fuentes de Ferraz, que insisten en que Sánchez está centrado en hacer “oposición ciudadana” al Gobierno del PP.

Además, esas fuentes muestran una cierta sorpresa ante la invitación del líder de Podemos por tratarse de una inusual “oposición a la oposición”. Así, insisten en que las “prioridades” del jefe de la oposición son distintas a participar en un debate público en plena crisis territorial y en un momento en que la reforma fiscal del PP “tritura” a los que menos tienen.

Esta negativa de Sánchez a participar en un cara a cara con el líder de Podemos coincide en el tiempo con el comienzo de las críticas del secretario general del PSOE a esa formación acusándola de “populismo” y de ofrecer “soluciones irreales”. También se produce en un momento en el que Ferraz ha decidido incrementar las apariciones en televisión de Sánchez, que en una semana ha  intervenido en ‘Sálvame’ para defender su postura sobre el Toro de la Vega, en ‘El Hormiguero’ (Antena 3) y en ‘Viajando con Chester’ (Cuatro).

Jordi Évole se sumó a la petición de Iglesias y aseguró  a través de Twitter que ‘Salvados’ propuso en julio un cara a cara entre ambos dirigentes. “De momento tenemos el ok de Pablo Iglesias y un compromiso de Pedro Sánchez -contó el presentador-. Por eso no tiramos la toalla. No tenemos el no de nadie”. Évole añadió que si ese debate finalmente no se producía en su programa explicaría “el porqué”.

Sánchez e Iglesias mantuvieron un enfrentamiento en  ‘Las mañanas de Cuatro’ antes de que el primero ganara la consulta entre los militantes para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba. “Tú no vas a venir a darnos lecciones de democracia o de humildad”, le dijo el socialista al eurodiputado, a quien recriminó que calificara como “casta” a los militantes del PSOE. Desde Bruselas, Iglesias le emplazó a que los diputados socialistas no prestaran sus votos al PP para en el proceso de sucesión en la Corona.

“No podemos hacer otra cosa, tenemos que votar la ley orgánica para que se produzca esa abdicación”, expresó Sánchez, que defendió una “reforma de la Constitución” en la que se planteara un nuevo modelo de Estado. “Encantado de discutir un día en plató con calma”, se despidió el eurodiputado. El debate, en el que también participó Alberto Garzón (IU), duró nueve minutos.

http://www.eldiario.es/

Share

Pedro Sánchez y el PP: cambiarlo todo para que nada cambie

Eduardo Maura
Miembro de Podemos y profesor de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid

A la luz de los últimos movimientos de los principales actores políticos, cabe plantear que nos encontramos en un momento decisivo para este país. El PP busca cerrar el ciclo político que se abrió con las elecciones europeas imponiendo, probablemente en solitario, su reforma de la ley electoral. Sea cual sea la modalidad por la que finalmente se opte, la reforma tiene mucha importancia: es un intento de mantener a toda costa sus posiciones en los lugares clave, incluso si con ello regala alcaldías a Bildu o genera gobiernos municipales insostenibles. Poco importa. El movimiento es ofensivamente defensivo: obliga a moverse a las demás fuerzas, viejas y nuevas, y trata de evitar un resultado adverso en las municipales que tendría una enorme carga simbólica de cara a las legislativas de otoño. Es un ejemplo perfecto de en qué consiste ser casta: con la reforma, el PP demuestra que su apuesta política es la conservación a toda costa de sus privilegios, así como los de sus compañeros de viaje públicos (cargos, viejas y nuevas glorias que debe colocar) y privados (intereses económicos decisivos y fuentes de financiación con vistas a la doble prueba electoral de 2015). O lo que es igual, la política como autoconservación.

Que este movimiento implique un desgaste enorme, e incluso algún que otro incendio local o autonómico, puede verse, desde este punto de vista, como un mal menor. Asimismo, disloca la posición de un PSOE en pleno proceso de maquillaje y asediado por la tendencia, a estas alturas innegable, que señala que Podemos está en condiciones de competir de igual a igual también en el terreno electoral. En otros terrenos hace meses que lleva la iniciativa, por más que ciertos medios se empeñen en hacer de Pedro Sánchez no ya una apuesta renovadora, sino un verdadero genio benigno capaz él solo de dar la vuelta a las encuestas y de devolver al partido socialista a las cumbres del bipartidismo. Obviamente, este cuento es malo de solemnidad: haber llegado el último no convierte a Pedro Sánchez en nueva política.

Tristemente, la estrategia discursiva de Pedro Sánchez revela que poco ha cambiado en el PSOE, salvo la realidad que lo rodea y a la que, sin embargo, parece impermeable. Su “Agenda del Cambio” copia demasiados elementos del argumentario de Podemos, pero a remolque y casi contra natura. Habla de acercarse a la ciudadanía, de lucha contra la corrupción, de celebrar asambleas abiertas, prohibición de las puertas giratorias, de reforma fiscal, primarias, etc.

No nos hagamos trampas: el PSOE no puede prescindir fácilmente de unas puertas giratorias que dan sentido a gran parte de su historia reciente. Igualmente, un proyecto de país no puede pasar por denunciar en foros mediáticos afines que el programa de Podemos es irrealizable —basándose por cierto en una lectura  selectiva y sesgada de un texto orientado a otras elecciones, el cual, como no podía ser de otra manera, se halla ya en proceso de deliberación y renovación— mientras Ferraz propone agendas de cambio que mimetizan hasta la desesperación no ya puntos enteros del programa de Podemos, sino elementos de un proceso de cambio ciudadano que no son en absoluto retóricos. Hablamos de aspectos fundamentales para una manera nueva de hacer política. El PSOE debe entender, si no quiere seguir mareándose con Podemos, que un proyecto de país no se construye con palabras prestadas, viejos repertorios y de espaldas a la ciudadanía, por muchas agendas que uno tenga a mano y por muchas caras nuevas que uno pueda poner sobre la mesa. Por eso las asambleas abiertas que propone el PSOE tienen toda la pinta de ser actos electorales disfrazados.

En definitiva, sus posiciones y su lectura de la realidad no han cambiado: siguen atados al horizonte bipartidista como un clavo ardiendo y ni siquiera pueden entender la posibilidad, cada vez más viva, de otro escenario. Más de uno de sus dirigentes renovadores lo mismo piensa que la reforma electoral les favorece. Son rehenes de la corrupción, dentro y fuera de su partido, y de un modelo fallido que ha conducido a millones de personas al paro, la pobreza o el exilio económico. Su discurso sigue siendo uno en el que el horizonte de lo posible coincide exactamente con lo que ya hay. En otras palabras, otra versión del reciente “o nosotros o el caos” de Cospedal.

Asoma aquí la marca de la casta: que todo siga igual, cueste lo que cueste. Toda la estrategia de su partido se asemeja en ocasiones a un intento de explicar por qué en el fondo nada debe cambiar, salvo la “agenda”, para que todo cambie, para que salgamos de la crisis —nada menos— y para que el país se “modernice”. Mientras el PSOE se dedica a estos asuntos, la iniciativa política sigue quedando del lado de Podemos. Cuando se juega sobre un tablero en plena transformación, no puede pretenderse que uno o dos trucos vayan a resolver la papeleta.

http://blogs.publico.es/

Share

Los temores de Botín

La muerte de Emilio Botín tiene aire a cambio de época. Fue una figura importante, qué duda cabe, durante la fase final de la Transición. También en los años dorados del milagro español y del continuismo zapaterista, basado en la ingenua y mortífera ecuación burbuja inmobiliaria + derechos. Referente financiero imprescindible a ambos lados del espectro político tradicional, Botín fue tan capaz de rescatar a Rodrigo Rato como de arrancarle al último Gobierno socialista un indulto escandaloso para Alfredo Sáenz, su segundo de a bordo. Y es que una de sus cualidades más glosadas estos días ha sido precisamente su capacidad para entenderse con todos los actores políticos, es decir, su habilidad para operar él mismo, como actor político, dentro de los límites del bipartidismo: esto explica que en sus últimos días mostrarauna gran preocupación por el auge de Podemos.

Este temor, más que agitar rencillas contra la banca en general, debería hacernos reflexionar sobre los límites del modelo social, económico y político dentro del cual Botín construyó su enorme influencia política. Las últimas reflexiones de Botín iban en la dirección de la necesidad, también señalada por destacados dirigentes del PP, de que hubiera un partido socialista fuerte como alternativa. O lo que es igual, la necesidad que tienen las élites políticas y financieras de que el modelo bipartidista de las últimas décadas consiga perpetuarse a través de alguna clase de regeneración sin consecuencias, pero vendible.

Tiene sentido que Botín pensara esto: al fin y al cabo, en su ADN está la política de despachos opacos que los grandes personajes como él suelen asociar con laestabilidad. Estabilidad y alternativa sólida suelen significar, en estos casos, connivencia garantizada de los poderes políticos, gobierne quien gobierne, con los intereses de unos pocos. Estabilidad significa que sea posible llevar a cabo las operaciones más dispares, desde el mencionado indulto hasta la brutal modificación del artículo 135 de la Constitución en agosto de 2011.

Este mantra de la estabilidad como garante del progreso y el crecimiento tiene, sin embargo, una cara oculta -aunque, afortunadamente, cada vez menos-, que consiste en que ese orden y esa estabilidad sólo son tales para unas minorías no elegidas ni democrática ni meritocráticamente. Minorías que están en condiciones de beneficiarse de dicho orden, pero que, por la propia lógica de este sistema, necesitan que las grandes mayorías sociales golpeadas por la crisis trabajen más por menos dinero, se aprieten el cinturón hasta la asfixia, y reproduzcan los mantras que les vienen dados desde arriba (“hemos vivido por encima de nuestra posibilidades”, etc.) Afortunadamente, los representantes oficiales de este modelo, más todavía tras las elecciones europeas, ya no están en condiciones de seguir llamando “orden” a la pobreza estabilizada de millones de personas y a la incapacidad de la política tradicional para gestionar una crisis de la que es manifiestamente cómplice. Ya nadie les cree.

Según El País, Botín “temía que la división y fragmentación del voto acabasen provocando un escenario político de ingobernabilidad”. Lo que no parece tener en consideración es que de hecho esa ingobernabilidad lleva años instalada en Génova y Ferraz. Para muchísimas personas, España lleva años siendo no sólo ingobernable, sino invivible. ¿De qué orden y de qué gobernabilidad hablaba Botín? Del orden de la casta y para la casta, ajeno al destino y a las condiciones de vida de la mayoría de las personas que tratan de emprender sus negocios en este país, o que viven (mal) de su empleo precario o de su pensión.

La muerte de Botín se suma al parque de metáforas de la crisis de la vieja política. La abdicación de Juan Carlos I, por un lado, fue un movimiento inteligente, aunque insuficiente y a ratos grotesco, de recambio y regeneración de élites por parte del 0,001%. Por el otro, tal como muestra la querella de Podemos y Guanyem Barcelonacontra el clan Pujol, el declive del patriarca de la política catalana podría poner fin a treinta años de acuerdos y negocios compartidos entre las castas catalana y española. En plena era de Bárcenas y los ERE, Jordi Pujol ya no puede pretender, como sí pudo en 1986 -durante el caso Banca Catalana-, que nos hallamos ante un asunto específicamente catalán, y que atacarlo a él, honorable president, equivale a atacar a Catalunya.

La muerte de Emilio Botín ha generado una avalancha de hagiografías y retratos de vidas de santos. Independientemente de las cuestiones personales, que no son asunto de nadie más que de sus familiares y amigos, su muerte coincide con un momento histórico en el que empezamos a ver claramente el polvo y las grietas en la madera del 78. Mientras tanto, la energía de cambio se ha instalado en la ciudadanía, y no parece que las apelaciones a la honorabilidad de unos y a la genialidad financiera de otros vayan a eliminar la sospecha de que forman parte de algo viejo. De una vieja alianza entre política y finanzas que debe dejar paso a alternativas de gobierno para todas y para todos, y a un debate honesto sobre el modelo económico español y sobre los cambios urgentes que necesita.

www.huffingtonpost.e

Share

600.000 euros en parquímetros tirados a la basura

Los nuevos parquímetros de Madrid, esos que calculan la tarifa en función de lo contaminante que sea el coche que se va a aparcar y el nivel de ocupación de la zona, empezaron a funcionar al 100% el pasado 1 de julio. Costaron unos 6.000 euros por unidad. Apenas tres meses después de instalarlos, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido restringir a los coches de los residentes el tráfico por los barrios de Sol y Palacio, así que un centenar de esas máquinas van a quedar sin uso. Alrededor de 600.000 euros tirados a la basura salvo que vayan a ser reutilizados de alguna manera, extremo éste que nadie ha explicado.

Amplíe aquí el gráfico

La nueva Área de Prioridad Residencial(APR), que se sumará a las ya existentes en Cortes, Las Letras y Embajadores, entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2015, según adelantó el lunes ‘El País’. Los vehículos que no pertenezcan a vecinos de dichas zonas sólo podrán circular por las grandes avenidas y por las calles que conducen a alguno de los 13 parkings incluidos en el perímetro, pero sólo en el caso de que tengan intención de estacionar.

En el Contrato Integral de Movilidad, firmado en noviembre del año pasado, nada se decía de esta medida, que tendrá una incidencia directa en la recaudación de la adjudicataria que gestiona el Servicio de Estacionamiento Regulado en la Zona 3 (una UTE formada por varias empresas, entre ellas Estacionamientos y Servicios S.A.U.). En el Ayuntamiento de Madrid señalan que no será necesario compensar a la compañía afectada porque «cobran en función del número de plazas que gestionan, independientemente del color».

Sol y Palacio suman unos 2.600 espacios para coches, entre azules y verdes, aunque ahora todos se teñirán de la tonalidad de la esperanza. Podrán seguir aparcando allí los que estén empadronados en dichos barrios con su correspondiente tarjeta de residentes, que tiene un coste anual de 24 euros, pero ya no se escuchará el tintineo de las monedas cayendo en los parquímetros. El agujero en la caja de recaudación será evidente, aunque la empresa afectada ha preferido no hacer declaraciones al respecto.

‘Bienvenida sea’

El anuncio ha cogido por sorpresa incluso a la Asociación de Vecinos de Las Cavas y Costanillas, que lleva cuatro años reclamando restricciones de tráfico en el entorno de La Latina. Su presidente, Saturnino Vera, se enteró el lunes de la noticia por la prensa: «Da la impresión de que es una medida electoralista, pero bienvenida sea».

Esta organización y el Grupo Municipal Socialista llevaron al Pleno de la Junta de Distrito Centro del pasado mes julio sendas propuestas para que Sol y Palacio fueran declaradas APR. Incluso con los votos del PP, la Junta Municipal de Centro aprobó por unanimidad elevar al equipo de Gobierno esta propuesta que ahora se ha transformado en compromiso con fecha fija.

Cuatro meses antes, el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Diego Sanjuanbenito, había anunciado en el pleno del Ayuntamiento de Madrid que a finales de este mismo año se restringiría el tráfico en Ópera (una parte mínima del barrio de Palacio) y que en 2015 se haría lo propio en Justicia y Universidad. Pero nada se dijo tampoco entonces de extender la medida a otras zonas.

La alcaldesa de la capital, Ana Botella, impulsa ahora esta medida a apenas 100 días de su entrada en vigor y sólo dos semanas después de anunciar que no tratará de ser la candidata ‘popular’.

http://www.elmundo.es/

Share

El Financial Times destaca a eldiario.es como modelo frente a la crisis de los medios tradicionales

El Financial Times, uno de los diarios económicos más influyentes del mundo, cita en su edición de hoy a eldiario.es como uno de los medios claves en el cambio de modelo de los medios de comunicación.  El diario inglés hace un repaso a la crisis del papel [lectura de pago] y se detiene en España, donde pone como ejemplo a eldiario.es como un auténtico desafío para las cabeceras tradicionales, junto a El Confidencial.

El diario británico recuerda que como en otros países, los diarios tradicionales (cita a El País y El Mundo) están siendo superados por la fuga de lectores y de publicidad a los formatos digitales, con su correspondiente caída de ingresos a los que se ha añadido el agravante de la recesión. Pero el FT encuentra una particularidad en el mercado español, una alternativa que ha surgido y a la que pone nombre: “diarios digitales que crecen con rapidez como elconfidencial.es y eldiario.es”. “Ágiles, cargados de opinión, seguros de sí mismos y sin el lastre que supone imprimir, estas cabeceras digitales han demostrado ser unos formidables contrincantes para las marcas tradicionales, alejando tanto a los lectores como a la publicidad”, sintetiza el periódico.

En los últimos meses, otros medios de comunicación internacionales han tomado como referente el modelo de eldiario.es para explicar la transformación del sector del periodismo. The Guardian destacaba también el caso de este medio de comunicación en un artículo sobre “la revolución de los medios en España”. Este diario británico acaba de anunciar que adopta un modelo similar al de ‘hazte socio’, que en España lidera eldiario.es, para complementar su financiación.

En opinión del Financial Times, cabeceras como eldiario.es, sumados a la crisis económica y a la generalizada tendencia de migración hacia los diarios online, han resultado en una combinación “desastrosa” para la prensa de papel. Tomando como fuente la encuesta AIMC, el número de españoles que leen un periódico ha bajado desde los 15,7 millones de lectores del inicio de la crisis a 12,5 millones en este año. FT hace un recuento también de la pérdida de circulación de las cabeceras tradicionales así como de las pérdidas de ingresos por publicidad y de cómo El Mundo, El País y La Vanguardia se han visto forzados a cambiar sus directores en los últimos meses. Pero el diario recuerda que los más afectados por esta crisis han sido los propios periodistas y cifra en 8.000 los puestos de trabajo destruidos en los últimos años.

Una imagen de la información que publica el Financial Times sobre cambio de modelo de la prensa del papel.

Una imagen de la información que publica el Financial Times sobre cambio de modelo de la prensa del papel.

En la extensa información, en la que repasa también con detenimiento la situación de Alemania, Italia y Francia, el diario económico, que se encuentra a su vez también en pleno cuestionamiento de modelo con un refuerzo de su edición online, se pregunta: “¿Quién salvará a los periódicos europeos?” Recuerda que en las últimas semanas el Frankfurter Allgemeine Zeitung, la emblemática cabecera alemana, ha anunciado que ejecutará 200 despidos. “Los periódicos fueron creados en un momento en el que el modelo de distribución les daba una ventaja competitiva muy importante… pero ahora internet ha hecho que todo eso saltara por los aires”, apunta un analista consultado por esta publicación. Además, destaca la diferencia con Estados Unidos –que sigue teniendo los periódicos de papel más rentables- donde los “caballeros blancos” (grandes inversores) como Warren Buffet han jugado un papel clave a la hora de rescatar a diversas cabeceras. Una posibilidad muy difícil de materializarse en Europa, en opinión del FT.

http://www.eldiario.es/

Share

Juan Ramón Rallo: “Me echaron de RTVE por presiones a la dirección”

rallo.jpg -

Juan Ramón Rallo, director del Instituto Juan de Mariana y liberal confeso, fue vetado en RTVE hace unas semanas. El también profesor de Economía recibió una oferta para realizar una sección semanal en La Mañana de La 1 de economía doméstica. Una charla sobre las hipotecas y varias quejas de UGT después, Rallo fue despedido. ¿El motivo? Según parece es su ideología, ya que el artículo que escribió hace un año a favor del cierre de las televisiones públicas incomodó a muchos y llevó a UGT a pedir públicamente que se prohibiera su entrada en las instalaciones de la Corporación. “Estas decisiones políticas hacen que sea necesario cerrar RTVE. Es un chiringuito al servicio de intereses minoritarios”, sentencia Rallo. [Encuentro digital: Lea las respuestas de Rallo a los lectores de Ecoteuve.es]

¿Quién le avisó de que iban a prescindir de sus servicios?

Me llamó Mariló Montero cuatro días antes del siguiente programa. A partir de mi primera intervención dejaron de contestarme a los emails, pero nadie me dijo nada. Mariló me dijo que esperaba que me llamaran otros y no llamó nadie. Aseguró que lo sentía mucho y que, de hecho, ella no estaba de acuerdo con la decisión, pero que venía de arriba. No me dio más explicaciones.

¿Cree que ha sido culpa de la presión de los sindicatos?

Mucha gente le ha echado la culpa a UGT, pero ellos no tienen ninguna capacidad para tomar la decisión. Los directivos de la cadena se pudieron dejar influenciar por las presiones de los representantes de los trabajadores, pero no tenemos ninguna prueba de que sean los responsables directos.

¿Por qué molestaba su presencia? ¿Adoctrinaba a los espectadores?

No. Era una sección de economía doméstica, no había carga ideológica. Pero como eldiario.es rescató, legítimamente, un artículo mío defendiendo el cierre de las teles públicas, pues se consideró que una persona que opinara eso no podría participar en un programa de la Corporación y decidieron prescindir de él. Eso es un veto ideológico.

¿Qué opina de que RTVE vete ideas?

Esto demuestra que el lema “la televisión de todos” es una falacia. Es la televisión de todos para pagar, pero la gestión se orienta a beneficiar a quien ostenta el poder en la Corporación que, según los equilibrios que se den, pueden ser unos u otros. A veces se privilegia claramente al que gobierna, otras a los directivos y otras a los sindicatos. Pero lo que queda claro es que no quieren las ideas liberales. Somos buenos para pagar, pero no participar en ella.

¿Cómo se beneficia el Gobierno?

En el caso de que el veto venga del Gobierno, sería un claro caso de uso de la televisión pública para sus intereses y hace que éste u otro señor que le critica en otros foros públicos no tenga cabida en la televisión pública. Yo no sería el único ejemplo de esto. En el caso de que el veto viniera de la dirección pues se benefician eliminando a un tipo que opina que se debería cerrar o que les critica en otros medios.

¿Estas decisiones hacen que sea más necesario cerrar RTVE?

Las críticas que solemos dirigir los liberales contra una televisión financiada por los contribuyentes es que es un chiringuito controlado por unos pequeños intereses, ya sea del Gobierno del momento o de los trabajadores. Al final no es un servicio público y por no serlo no se ha de financiar de manera obligatoria por impuestos. Es una Corporación al servicio del que lo controla. Y esto se ve en que han evitado que esté en sus programas una persona que una vez les criticó.

¿Por qué quería trabajar en TVE?

Por la plataforma de oportunidad que ofrece estar en una tele pública, dando educación financiera a una población que lo necesita.

http://ecoteuve.eleconomista.es/

Share

Una presentadora abandona su puesto en directo: “A la mierda, lo dejo”

Una presentadora de un canal de televisión de Alaska sorprendió a los espectadores y a sus propios compañeros al anunciar, en directo, que dejaba su puesto en el informativo para dedicarse a luchar por la legalización de la marihuana. “A la mierda, lo dejo”, dijo antes de abandonar el plató.

Charlo Greene trabajaba como presentadora en KTVA 11 News, pero también era la propietaria de un negocio de marihuana sobre el que estaba informando.

“Tras haber dicho esto yo, la propietaria del Club Alaska Cannabis, dedicaré todas mis energías a luchar por la libertad y la justicia, que empiezan por legalizar la marihuana en Alaska”, anunció Greene.

Inmediatamente después dijo que dejaba su puesto en el canal de noticias. “En cuanto a este trabajo, no tengo otra opción, a la mierda, lo dejo”.

http://ecoteuve.eleconomista.es/

Share

10 cosas que (probablemente) no sepas de Google

Abres la pestaña, buscas la información que deseas saber y te la da. Hasta aquí todo muy transparente y nosotros muy agradecidos, pero puede que no conozcamos a este gigante tecnológico en todo su esplendor.

O sí.

Nos hemos puesto manos a la obra y hemos dado con los aspectos más desconocidos de Google, algunos muy curiosos y divertidos.

1. Están obsesionados con los números y ahora entendemos que les vaya tan bien. Tiene el dominio de 466453.com. Así, cuando escribimos Google en un SMS aparecen esos números.

2. Tienen una cafetería de infarto en sus oficinas. Y un guiño a la comida vasca con su cafetería/restaurante Café Pintxo 47. Sabemos lo que estás pensado y sí, nosotros también queremos dejarnos caer por allí.

3. Los empleados de Google emplean un 20% de su jornada laboral en pensar proyectos. Invierten ese tiempo en creatividad y de ahí que no se les resista ninguna idea de desarrollo e investigación.

4. No se conoce con exactitud el lugar de residencia de sus centros de datos. El mejor secreto guardado de la historia. Nadie conoce el templo desde el cual se controla el mundo. Inquietante.

5. Google es propietario de la patente google.com y gogle.com para que no haya problema si alguien se equivoca al introducir mal la palabra. Qué atentos y qué avispados. También gugle o gougle.

6. El eslogan de Google era Don’t be evil, no seas malvado.

7. Tiene un intranet llamada Moma con información sobre sus más de 16.000 empleados. Queremos cotillear esos datos.

8. El nombre es fruto de un error de pronunciación referente a Gúgol, escrito Googol. La intención inicial era hacer alarde de la cantidad de información que se pretendía albergar, de ahí la intención de ese nombre que equivale a un 1 seguido de 100 ceros.

9. Que sus fundadores no controlaran a nivel experto HTML fue lo que dio simpleza y sencillez a este buscador . Pretendieron formarse más en el tema para mejorarlo, pero vieron que precisamente su facilidad de uso era lo que atraía a los internautas.

10. El botón Voy a tener suerte es un lastre para Google porque le hace perder mucho dinero por temas de publicidad, pero se mantiene porque la gente lo usa y permite un abanico más amplio de la búsqueda realizada.

http://www.esquire.es/a

Share