Theresa May: ¿heroína o traidora del Brexit?

El viernes pasado -quizás muchos de vosotros estábais de “puente”- fue un gran día para Theresa May, la cuestionada primera ministra británica. Por primera vez en muchos meses, May fue recibida como una heroína en su país, tras lograr firmar en Bruselas un “histórico” acuerdo con la Unión Europea, tal y como fue calificado por la prensa anglosajona. “Theresa May resucita”, tituló al día siguiente el diario The Times.

En el continente, sin embargo, las cosas se vieron de otra forma. La prensa europea mostró su satisfacción intentando explicar lo humillante que había sido el acuerdo para los británicos, que habían pasado todas las líneas rojas pactadas tras el referéndum del Brexit, en junio de 2016.

La realidad es que ni May mereció tantos honores ni la UE humilló a Reino Unido de forma tan clara. El mundo del deporte, tan certero siempre para explicar muchos aspectos de la vida empresarial y política, explicaría la táctica de May como la “patada a seguir” en un partido de rugby, tal y como os hemos explicado en el blog Solo Brexit. 

Cuando un equipo se ve en apuros para salir de su zona defensiva ante la presión del enemigo, golpea el balón con fuerza hacia arriba y lo mas lejos posible, para dar tiempo a adelantar y recomponer las filas y empezar la disputa en una parte del terreno menos comprometida.

Más o menos, eso han hecho Reino Unido y la Unión Europea.

Los analistas han visto la firma del acuerdo de una forma poco pasional. Según Fabrice Montagne, analista de Barclays, “una mirada al pacto alcanzado revela que esto es simplemente un principio de acuerdo, con la mayoría de los detalles sobre su implementación sin resolver. El acuerdo permite que las negociaciones sigan en marcha, pero no da sorpresas positivas, y seguimos asumiendo que Reino Unido dejará el mercado común. Probablemente, la siguiente fase de las negociaciones desembocará en un acuerdo igual de vago, y será en el periodo transitorio el que permitirá tomar las duras decisiones que habrá que implementar.

Lo cierto que a May este acuerdo le ha venido bien para ganar tiempo y conseguir lo que parecía difícil: pasar las Navidades en el número 10 de Downing Street.

A May no solo la ha alabado casi toda la prensa -The Guardian, europeísta y de izquierdas ha sido el más crítico, por supuesto-. También sus ministros más díscolos han aplaudido su gestión en Bruselas. Boris Johnson, ministro de Exteriores, y Michael Gove, ministro de Medioambiente, aplaudieron la firma del acuerdo.

La única nota discordante el viernes la dio Nigel Farage, ex líder del UKIP y padre del Brexit, quien aseguró que May “había traicionado a los votantes del Brexit”.

Para muchos, el apoyo de los Brexiteers fue una sorpresa. Para otros no tanto. El Partido Laborista está ya por encima en todas las encuestas. Si hubiera mañana unas elecciones anticipadas en Reino Unido es muy posible que ganara Jeremy Corbyn, que quiere volver al socialismo de los años setenta.

La situación política se ha vuelto tan inestable, que los analistas coinciden en que los Conservadores nunca se perdonarían dar un triunfo a Corbyn por la falta de unidad en sus filas.

Hoy, las negociaciones seguirán para dar paso a la segunda fase de las conversaciones sobre el Brexit. Veremos qué dan de si, pero de momento Theresa May puede respirar. Al menos por un tiempo.

Amparo Polo.blog London Calling..expansion.com/estaticas/blogs/biografias/polo.html

261 total views, 1 views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master