Tercera noche consecutiva de disturbios en Hamburgo tras la cumbre del G20

Los disturbios y protestas violentos contra la cumbre del G20 desencadenados anoche en el barrio de Schanzenviertel, en Hamburgo, por tercera jornada consecutiva, dejaron un número indeterminado de heridos, entre ellos varios agentes.

Los altercados se prolongaron hasta entrada la madrugada del domingo, informaron hoy fuentes policiales, que no precisaron sin embargo el número de lesionados y detenidos.

Hasta ayer se habían registrado 205 agentes heridos, mientras que el número de detenidos era de 144.

Los disturbios del sábado se produjeron sobre las 21.00 GMT y derivaron en barricadas incendiarias, coches quemados y abundante mobiliario urbano destrozado, aunque no tuvieron la intensidad de los altercados violentos de la noche anterior.

La Policía hizo uso de cañones de agua a presión para dispersar a los manifestantes violentos y lanzó asimismo algunas cargas, tras conminar reiteradamente a los miles de jóvenes que en esos momentos abarrotaban las calles, bares y locales de la zona a abandonar el lugar.

Los incidentes arrancaron de nuevo en las inmediaciones de la casa ocupada por el colectivo antisistema “Rote Flora”, el mismo escenario de los graves disturbios registrados estos días.

El mencionado barrio y la casa ocupada está a unos 300 metros del centro de congresos donde este sábado se cerró la cumbre de los líderes de las potencias industriales y países emergentes, presidida por la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente estadounidense, Donald Trump, y el ruso Vladímir Putin, entre los asistentes.

La medianoche del viernes se habían concentrado en esa misma zona 1.500 manifestantes violentos, que levantaron e incendiaron barricadas, saquearon varios comercios y atacaron a los agentes con barras de hierro y otros objetos.

La policía registró este sábado locales de los antisistema en el Schanzenviertel por sospecharse que ahí se habían preparado los cocteles molotov posteriormente lanzados contra los agentes.

Merkel y el alcalde gobernador de la ciudad, Olaf Scholz, condenaron al cierre de la cumbre los actos de violencia, al tiempo que anunciaron indemnizaciones para los ciudadanos afectados por los daños ocasionados, sea en sus comercios, hogares o automóviles.

Las imágenes de los disturbios eclipsaron la marcha pacífica contra el G20 que se desarrolló ayer por Hamburgo, con unos 70.000 manifestantes.

eleconomista.com

26 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master