¿Qué cedió Merkel para pactar con los socialdemócratas alemanes en 2013?

El arrollador triunfo de Angela Merkel en las elecciones federales de 2013 en Alemania -311 de 630 escaños, a un paso de la mayoría absoluta-, es quizá la principal diferencia de lo que pasó en el país germano con los resultados del pasado 20D en España, donde el PP ganó, pero ha perdido 63 escaños respecto a 2011, quedándose en 123.

Sin embargo, los cinco escaños que faltaron a Merkel para los 316 de la mayoría absoluta le obligaron a forjar una coalición con los socialdemódratas (SPD), para conformar un gobierno. Si las bases del SPD no la hubieran aceptado, Merkel hubiera girado la vista hasta los Verdes (63 escaños).

Peer Steinbrück, candidato socialdemócrata entonces, junto al líder del partido, Sigmar Gabriel, felicitaron a la canciller por el resultado. “Ha sido un gran éxito para la Unión”, admitió Gabriel.

Steinbrück dijo que era a la vencedora a quien correspondía buscar una mayoría de Gobierno. “No voy a hacer especulaciones. La pelota está en el tejado de la señora Merkel”, señaló, pese a haber conseguido un resultado mejor al de las elecciones de 2009 -46 escaños más, del 23% al 25,7%-.

El objetivo del SPD era formar un Gobierno rojiverde (los Verdes obtuvieron 63 escaños, un 8,4%), y esto era inalcanzable al sumar 255 escaños.

Sin embargo, el SPD hubiera podido formar un tripartito ‘de perdedores’con los Verdes y La Izquierda (con 64 escaños, se aupó a la tercera posición). Pero no lo hizo.

La suma de este tripartito superaba a Merkel y lograba mayoría absoluta: 329 escaños, por encima de los 311 del bloque cristianodemócrata. Pero el SPD rechazó esa opción.

SPD: buen rédito de las negociaciones

Lo que sí hicieron los socialdemócratas es atornillar las clavijas a Merkel, y sacaron un buen rédito de las largas negociaciones, algo que siempre se le ha dado bien a los socialistas.

Merkel apeló a dos palabras mágicas: estabilidad y responsabilidad, que ahora pronuncia Rajoy. Y casi se deja las pestañas.

En total, la Unión Cristianodemócrata (CDU) obtenía cinco carteras (sin contar la de canciller), su hermana bávara, la Unión Socialcristiana (CSU) ocupa tres, y el SPD se hizo con seis ministerios y la vicecancillería.

Merkel mantenía Finanzas con el veterano Welfang Schäuble, principal promotor de la austeridad y las reformas estructurales en la zona euro, el Partido Socialdemócrata obtuvo otras carteras de primer orden como Economía y Energía, diseñada para el presidente de la formación, Sigmar Gabriel, y Exteriores con Frank Walter Steinmeier, que ya ostentó el cargo con Merkel de 2005 a 2009.

Acuerdo para SMI, pensiones, inmigración y euro

Además, y no es lo menos importante, Merkel y el SPD llegaron a un Acuerdo de diez puntos.

En él se contemplan, entre otros aspectos, un Salario Mínimo Interprofesional de 8,5 euros/hora que exigía el SPD, mejora de las pensiones para madres y flexibilización de la jubilación a los 67 años, para que los trabajadores con 45 años cotizados pudieran jubilarse a los 43, unpeaje en las autopistas alemanas para automovilistas extranjeros, los hijos de inmigrantes nacidos en Alemania pueden mantener tanto la nacionalidad alemana como la de sus padres, mantenimiento de la nacionalidad alemana, compromiso con Europa y el euro, y abandono de la energía nuclear en 2022.

Parece que el bloque democristiano de Merkel se impuso en temas fiscales y presupuestarios, y los socialdemócratas de Gabriel en algunos puntos sociales.

http://noticias.lainformacion.com/

139 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master