Muere un joven español arrollado por un tren en Londres

El español Alberto Fresneda, de 19 años e hijo de Carlos Fresneda, corresponsal de EL MUNDO en Londres, falleció durante la madrugada del domingo al lunes pasado después de ser arrollado por un tren en la estación de Loughborough Junction, Brixton, al sureste de Londres, mientras realizaba grafitis junto a otros dos amigos. La Policía Británica de Transporte (BTP) recibió una llamada a las 7:34 de la mañana del lunes después de que un conductor de tren avistase los cuerpos en las vías que conectan las estaciones de Loughborough Junction y Brixton.

La policía está intentando ahora identificar al tren que se vio involucrado en el accidente, pero según han confirmado fuentes del sector ferroviario a The Guardian, los hechos tuvieron lugar alrededor de las 5 de la mañana, antes de que comenzase el servicio normal de pasajeros. El mundo del grafiti londinense se ha volcado con las tres víctimas desde que se conoció la noticia y esta mañana han aparecido tres corazones negros pintados en la estación de Loughborough Junction en homenaje a los fallecidos, conocidos dentro del arte urbano como kbag, trip y lover.

La familia, que ha pedido respeto y privacidad en estos momentos tan duros, ha difundido el siguiente comunicado:

«Con gran dolor hemos recibido la noticia de la muerte de nuestro hijo, Alberto, en el incidente en el que perdieron también la vida otros dos jóvenes en las cercanías de la estación de Brixton. La Policía Británica de Transporte nos comunicó la noticia el lunes por la tarde. Los tres fueron arrollados por un tren cuando pintaban graffiti en plena madrugada y en un lugar especialmente peligroso.

Alberto había salido de casa a las cinco de la tarde el domingo y su último mensaje fue a las diez de la noche ese día anunciando su intención de volver a cenar a casa. Nuestra inquietud fue a más con el paso de las horas y sin tener noticias suyas. Desde primera hora de la mañana supimos del accidente en el que habían muerto «tres hombres» en Brixton, pero al principio no establecimos la relación.

Alberto Fresneda Carrasco nació en Nueva York y había cumplido 19 años el 25 de mayo. Alberto tenía la doble nacionalidad, española y norteamericana, aunque sentía que su casa era «el norte de Londres». Llegó a la ciudad con su familia a finales del 2011, a tiempo para los Juegos Olímpicos. Uno de los recuerdos más entrañables fue la final de baloncesto entre Estados Unidos y España. De niño jugó al fútbol en un equipo local y tenía su corazón dividido entre el Everton y el Sevilla.

Desde muy pequeño, su pasión fue dibujar. Estaba listo para estudiar diseño gráfico en el London College of Communications (LCC) a partir de septiembre. En los últimos años mostró su interés por el mundo de la moda y llegó a idear una marca con diseños propios. Otro de sus hobbies era comprar ropa en las «charity shops» y revenderla en internet. Tenía un ojo especial para los negocios.

Su ausencia ha dejado un profundo vacío en la familia. Su madre Isabel, su padre Carlos y sus hermanos Miguel (21) y Julio (14) agradecen las muestras de apoyo.»

elmundo

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *