Los fondos de la City se unen para litigar con Popular

os inversores crean un mercado de ex-bonos del banco ante la posibilidad de recibir una compensación.

Algunos de los grandes fondos internacionales que han perdido su inversión en Banco Popular tras la resolución de esta entidad están manteniendo contactos para coordinar una ofensiva legal con el objetivo de recuperar parte de su dinero, según fuentes jurídicas y gestores de varias de las instituciones afectadas.

Ante la expectativa de lograr alguna compensación por esa vía, varios bancos de negocios están dando a los dueños de los antiguos bonos anticrisis de Popular (que fueron valorados a cero en su rescate) la opción de vender el derecho a cobrar las posibles compensaciones que surjan de los pleitos.

Según fuentes del mercado, los bonos convertibles contingentes (AT1) de Popular se intercambian a un 1% de su valor nominal, mientras que los bonos subordinados (Tier2) valen un 2,5% sobre su importe teórico. Estos precios reflejan una baja expectativa de recuperación de la inversión.

“Los bonos en sí no pueden cambiar de manos, porque fueron canjeados por acciones y amortizados”, explica un inversor. “Lo que se está moviendo en las mesas de tráding es un nuevo título equivalente al derecho para recibir el potencial recobro si algún juez o regulador obliga a que se paguen compensaciones a los dueños de los antiguos bonos”.

Cazagangas

Entre los compradores de estos ex-bonos de Popular interesados figurarían fondos oportunistas o cazagangas que ven posible obtener alguna victoria en el proceso judicial. Sería una estrategia similar a la utilizada por Elliott Management para lograr que Argentina le devolviera el importe de unos bonos de este país en los que se produjo un impago en 2005.

Las oficinas en la City de Londres de bufetes especializados en litigios como Boeis Schiller Flexner y Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan están analizando con los fondos diversas vías de actuación para reclamar. Una de ellas es presentar recursos contra las órdenes del Frob (dependiente del Ministerio de Economía) y del Banco Central Europeo (BCE) que autorizaron la resolución de Popular y su posterior venta a Santander por un euro. Otra opción que manejan es denunciar por fraude a Popular (ahora filial de Santander) por dar información engañosa durante sus colocaciones de acciones y bonos. Una última posibilidad es acudir a Bruselas para denunciar la transacción como una “ayuda de Estado encubierta” a Santander, afirman desde un fondo.

Entre las gestoras anglosajonas afectadas que podrían pleitear figuran Pimco, Cairn Capital y Amber Capital, indican fuentes de la City. “Todos estamos mirando a Pimco para sumarnos a sus iniciativas”, señala otro inversor afectado. El fondo californiano poseía casi un tercio de los bonos de Popular amortizados y está analizando con sus abogados una posible actuación, indican fuentes cercanas a esta entidad.

Algunos fondos internacionales también han contactado con grandes bufetes españoles y británicos con oficinas en Madrid para que les asesoren en las posibles acciones judiciales.Sin embargo, señalan fuentes de uno de esos despachos, la mayoría está desestimando entrar en esta batalla. “Supone enfrentarse al Gobierno español, al BCE, a Bruselas y a los bancos”, señala el socio de una firma. Desde otro bufete indican que “será difícil para estos inversores sofisticados demostrar que no conocían los riesgos de la deuda de Popular, algo que sí pueden alegar los accionistas minoritarios”.

Estas demandas que se están preparando en la City irían en paralelo con las actuaciones judiciales que están planeando algunos bufetes estadounidenses en su país.

expansion.com

50 total views, no views today

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master