La violencia se intensifica en Chile a la víspera de una huelga general

Con los estados de excepción levantados y un nuevo gabinete gubernamental, las masivas protestas callejeras con derivas marginales muy violentas no cesan. A las protestas brutalmente reprimidas por la Policía, este jueves se suma una huelga general con movilizaciones en todo el país convocada por sindicatos y organizaciones sociales que exigen una reforma constituyente.

Sin esperar al Ejecutivo, los presidentes de Diputados y del Senado, Iván Flores y Jaime Quintana respectivamente, anunciaron este martes que ya está en marcha un proceso constituyente para reformar la Carta Magna de 1980. «La urgencia la puso la ciudadanía», explicó Quintana.

Piñera intenta superar la crisis social de Chile renovando su gabinete

En Santiago casi no hay tiempo a limpiar las calles de restos de barricadas chamuscadas cuando ya sobreviene una nueva manifestación. A última hora del lunes, la Policía utilizó camiones lanza agua y gases lacrimógenos contra una marcha que se dirigía al Palacio La Moneda, sede de la presidencia, después de que el presidente Sebastián Piñera tomara juramento a los nuevos ministros designados para encarar las demandas sociales.

Brutalidad policial

Un grupo de manifestantes destrozó comercios incendió un centro comercial ante el estupor de los asistentes a la marcha. La violencia también se repitió en Valparaíso, Concepción, Talca, Iquique, Temuco, Osorno, Chiloé y La Serena. La portavoz del Gobierno, Karla Rubilar, advirtió que la violencia «tapa» las demandas. «En la medida en que aislemos a los grupos que fomentan la violencia se va a poder levantar con mucha más fuerza la voz de la gente», prometió.

La Policía deteniene a uno de los manifestantes.
La Policía deteniene a uno de los manifestantes. / REUTERS

La Policía tampoco duda en emplear la violencia: disparan gases lacrimógenos, chorros de agua, golpean a civiles desarmados y les disparan a quemarropa.El ministerio de Justicia informó que son 20 los muertos desde que comenzaron las revueltas el 18 de octubre. Hubo además cientos de heridos y 9.203 detenidos.

Si bien Piñera ordenó levantar los estados de excepción desde la medianoche del domingo, la Mesa de Unidad Social -integrada por más de 70 organizaciones sociales y sindicales- denunció que persiste «un estado de sitio de facto fuera de todo marco legal». La Mesa llamó a una huelga general mañana con movilizaciones y caceroleos en todo el país. Reclaman mejoras sociales y una nueva Constitución mediante una Asamblea Constituyente.

laverdad.es

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *