La UE da luz verde a la creación de planes de pensiones paneuropeos

El proyecto tiene como objetivo proporcionar más opciones a las personas que deseen ahorrar para su jubilación y, al mismo tiempo, impulsar el mercado de las pensiones individuales.

Las instituciones de la Unión Europea (UE) acordaron hoy las normas que permitirán la creación de planes de pensiones paneuropeos, un producto financiero que podrá contratarse y disfrutarse en todos los países del club comunitario y que pretende abordar el reto del envejecimiento.

El Consejo de la UE (los países) explicó en un comunicado que los embajadores de los Estados miembros suscribieron este miércoles el acuerdo alcanzado en diciembre entre la Eurocámara y la presidencia del propio Consejo sobre el producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP).

El proyecto tiene como objetivo proporcionar más opciones a las personas que deseen ahorrar para su jubilación y, al mismo tiempo, impulsar el mercado de las pensiones individuales, señaló el Consejo.

“Los productos de pensiones paneuropeos brindarán una nueva posibilidad de ahorro a largo plazo utilizando los mercados de capitales, aliviando con ello la presión sobre la financiación pública”, declaró el ministro rumano de Hacienda, Eugen Teodorovici, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de la UE.

El político añadió que los PEPP reunirán todos los ahorros de una persona en un único plan de pensiones, con independencia del lugar de la UE en que se hayan obtenido.

Según las nuevas normas, los planes de pensiones paneuropeos tendrán los mismos elementos normalizados en cualquier lugar en el que se vendan y serán ofertados “por una amplia gama de promotores”, sobre todo, compañías de seguros, bancos, fondos de pensiones de empleo, empresas de inversión y gestores de activos.

Así, el Consejo considera que con los PEPP los ahorradores tendrán más posibilidades de elección y una mayor protección porque el reglamento garantizará que los clientes conozcan los elementos fundamentales del producto que hayan adquirido.

Por otro lado, el ahorrador tendrá derecho a cambiar de promotor, tanto a nivel nacional como internacional, después de un periodo mínimo de cinco años a partir de la celebración del contrato o del cambio más reciente, si bien las modificaciones podrán ser más frecuentes si el promotor lo permite y la comisión por el cambio tendrá un límite máximo.

Portabilidad

La institución comunitaria también puso el acento sobre la portabilidad, puesto que el consumidor podrá seguir contribuyendo a su plan aunque se desplace a otro Estado miembro.

Además, los promotores podrán establecer PEPP en diferentes Estados miembros y poner en común activos con mayor eficacia, también por vía electrónica. De hecho, mediante un “pasaporte” los promotores podrán vender los planes de pensiones en distintos países miembros.

Por otra parte, cuando un producto esté llegando a su madurez, tanto promotores como ahorradores tendrán diferentes opciones de desembolso.

El proyecto se someterá ahora a revisión jurídico-lingüística y después la Eurocámara y el Consejo adoptarán el texto definitivo.

Según la Comisión Europea, que presentó esta iniciativa en junio de 2017, solo el 27% de los europeos de entre 25 y 59 años de edad ha suscrito un producto de pensiones.

El mercado de las pensiones individuales está actualmente fragmentado en el Viejo Continente debido a un conjunto poco uniforme de normas que impide su desarrollo en el conjunto de la UE. De hecho, en algunos Estados miembros los PEPP son prácticamente inexistentes.

El vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis, saludó el acuerdo, si bien lamentó que la portabilidad de los PEPP y el rol de la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones (EIOPA) quedarán “debilitados” frente a la propuesta inicial del Ejecutivo comunitario.

expansion.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *