España bajará sus tarifas 0,43 euros para llamadas a la UE

El fin hace poco más de un año del «roaming» en los países de la Unión Europea fue una decisión que satisfizo las demandas de la sociedad comunitaria. Ahora, los 28 han decidido dar un paso más allá: armonizar los precios de las llamadas internacionales entre países de la Unión fijando un máximo de 0,19 euros el minuto. La medida entra en el Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas, acordado el pasado 5 de junio y que tendrá que pasar por votación en la Comisión Europea los próximos meses de julio y octubre para salir adelante.

Hoy día, si un ciudadano español realiza una llamada desde cualquier localidad nacional a otro país de la UE, el coste sería actualmente de 0,62 euros por cada minuto que dure la llamada. Es decir, el precio de estas llamadas se reducirá en 0,43 euros con respecto al actual a partir del 15 de mayo del próximo año, fecha en la que se ha establecido que entre en vigor.

El precio de las llamadas internacionales en España es de los más altos del continente europeo, cuya media se sitúa en los 0,45 euros. En concreto, nuestros país está a 0,02 euros de igualar el precio máximo registrado en un país de la UE. Por tanto, la implantación de esta medida favorecerá a los ciudadanos españoles por el ahorro que les supondrá

Además, con la nueva normativa también se ha fijado un precio máximo para los SMS que se envíen a otro Estado miembro, cuyo coste no podrá sobrepasar los 0,06 euros. De esta manera, la Comisión armoniza los costes como ya hizo con el «roaming».

El Código Europeo de Comunicaciones sustituirá a la anterior normativa, fechada en 2009, y tendrá como eje central mejorar la conectividad en los países de la Unión. Con su implantación, la Comisión prevé que el PIB europeo crecerá en 910.000 millones y que se crearán 1,3 millones de puestos de trabajo en toda la Unión durante la próxima década.

Así, el objetivo para 2025 es, según la eurodiputada del PP Pilar del Castillo, «impulsar la alta conectividad y el desarrollo del 5G en la UE», cuyo espectro se libera antes del final de 2020. Otros objetivos de la nueva normativa son garantizar para 2025 el acceso de un 1 gigabyte (gb) a los sectores productivos de gran impacto económico y social, que haya una conexión de 100 megas por segundo disponible en toda la UE y que haya una cobertura initerrumpida de 5G en las zonas urbanas y principales vías de transporte.

1.200 millones de déficit

El desarrollo de estas redes ultrarrápidas tendrá un coste de entre 500.000 y 600.000 millones de euros, de los cuales el 90% deben ser privados. Sin embargo, si el actual ritmo de inversión prosigue su curso, habrá un déficit de 1.200 millones de euros.

Para subsanarlo, la Unión Europea sacará una batería de medidas que fomentarán la inversión, como que la duración mínima de las licencias de los espectros de 5G subastados sea de 20 años, que el pago de la licencia sea simultáneo al uso de la misma o permitir que varios operadores gestionen la red bajo un modelo de coinversión.

abc.es

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *