El príncipe Andrés confía que un pacto le salve del banquillo

El abogado estadounidense del príncipe Andrés ha argumentado ante el tribunal de Nueva York que analiza una demanda civil por violación contra su cliente que un acuerdo confidencial al que llegaron en 2009 la demandante, Virginia Giuffre, y el magnate Jeffrey Epstein protege a éste –fallecido en prisión donde ingresó por dirigir una trama de corrupción de menores– y a otros de demandas adicionales de compensación por supuestos abusos sexuales.

Epstein se ahorcó en su celda en agosto de 2019, cuando era procesado por cargos de tráfico sexual y conspiración para trafico sexual de menores. Tras el fallecimiento, el juicio fue abandonado, pero las supuestas víctimas denunciaron a otros presuntos participantes en la conspiración, como Ghislaine Maxwell o el abogado neoyorkino Alan Dershowitz.

Giuffre, una de las víctimas del multimillonario, presentó una demanda contra el abogado, que quedó sumida en el abandono tras invocarse el acuerdo al que había llegado con Epstein. Inició más tarde el procedimiento contra el duque de York, con quien habría mantenido relaciones sexuales en el contexto de la red de explotación dirigida por Epstein y Maxwell cuando tenía 17 años y usaba su apellido de soltera, Roberts.

Según Andrew Brettler, que ha defendido en Los Ángeles a actores acusados de delitos sexuales y participó en la vista virtual como una «aparición especial» en nombre del príncipe, la demanda de Giuffre «carece de base, no es viable y es potencialmente ilegal». Dershowitz ha pedido a la juez del caso de Maxwell que entregue a la defensa de Andrés el documento del acuerdo entre Giuffre y Epstein.

Tecnicismos

El caso legal entra en una nueva fase tras varios años de aparente rechazo del príncipe a participar. El pasado lunes se convocó una vista para analizar si los abogados de Giuffre han notificado la demanda correctamente a Andrés. El juez Lewis Kaplan advirtió a Brettler que los argumentos sobre la notificación son «tecnicismos» e invitó a las partes a centrarse en la sustancia.

Una agencia con sede en Londres entregó los documentos en la residencia del duque, en la hacienda de Windsor, el pasado 27 de agosto, y los remitió también por correo postal, siguiendo las reglas del procedimiento en Inglaterra. El juez Kaplan analizará el 14 de octubre los argumentos sobre si se han incumplido otras normas, pero pidió a los abogados que resuelvan el procedimiento de la notificación con prontitud.

El príncipe Andrés niega haber conocido a Giuffre, a pesar de la existencia de una fotografía en la que aparece con ella y con Maxwell, en la vivienda de ésta en Londres. Sus abogados ofrecieron al juzgado de Nueva York, que quiso su testimonio durante la investigación contra Epstein, que le enviase las preguntas por escrito. Nunca antes había sido representado en el tribunal. La intervención de Brettler se produce cuando Andrés corría el riesgo de que el juez de Manhattan dictase una sentencia favorable a la denunciante «por defecto». La demanda de Giuffre o la ejecución de tal sentencia ya auguraban complejos procedimientos legales, pero el precedente de Dershowitz ofrece ahora una vía más nítida al duque de York para lograr el cierre del caso.

TEMAS

Andrés, Duque de YorkInglaterra

laverdad

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *