El ‘pelotazo’ de los festivales en España: flores, música, vaqueros y alcohol

Las entradas del próximo Festival Mad Cool en Madrid se han agotado hace tres meses. El año anterior, este mismo evento logró un impacto económico en la capital de España de más de 20 millones de euros y se prevé que este 2018 se alcance hasta los 50 millones de euros, según sus organizadores. La fiebre festivalera aumenta su temperatura no sólo en verano sino cada año. Los adictos a la música en directo han convertido los festivales de verano en el negocio del siglo.

El Observatorio de Patrocinio de Marcas en Festivales de España ha realizado un interesante estudio tituladoOh, Holy Festivals. Los analistas reflejan en cifras la locura por la música al aire libre y el significado de los festivales para las nuevas generaciones, marcas y empresas. Al informe se ha unido la Asociación de Promotores Musicales (APM) quienes han aportado las recientes cifras económicas de una nueva revolución cultural.

El auge de los festivales en nuestro país es más que evidente. El estudio de la APM defiende cómo este tipo de fiestas al aire libre han conformado un auténtico fenómeno social que trasciende más allá de lo puramente musical. Son lugares de culto, de peregrinaje de miles de fans transformados en fieles seguidores de sus ídolos. Tiendas de campaña, arena, barro, vaqueros, flores, purpurina, zapatillas, bikinis, sombreros, y mucho aguante es lo necesario para resistir los tres días del abono del festival.

Buen rollo y felicidad“, así define Cristina Campos, asistente leal del Arenal Sound todos los años. Vivir dentro de la fiesta es el mayor reclamo y base del éxito. Lavarse los dientes en el lavabo habilitado a pocos metros del escenario donde tocarán tus iconos musicales es todo un aliciente para muchos. “Desconecto porque estoy días en un micromundo de indie, rock, bailes y amigos”, afirma la amiga de Campos, Marta, otra asidua a los festivales de verano.

No cabe duda que la cultura del festival está siendo todo un pelotazo para la economía de nuestro país. Todavía no existe una percepción real del enorme alcance y crecimiento del sector de los festivales en España.

El boom de los festivales Indie

El 65% de los festivales se hacen en verano, en junio, julio y agosto. Se trata de una celebración de carácter estacional y según el estudio “Oh, Holy Festivals“, los festivales Indie dominan el panorama. La APM añade que la industria de Entertainment&Media, que engloba el life entertainment, está cambiando a gran velocidad. Los promotores musicales lo achacan a la irrupción de nuevas tecnologías y a los nuevos hábitos de los consumidores.

El mercado de la música en vivo muestra un rápido crecimiento del 14,7% desde 2016 al 2017. En el anuario de la música en vivo de APM, se recoge el crecimiento de los festivales en un 20% del año 2016 al 2017. De 223,2 millones de euros en 2016, se pasó a los 269,2 millones en 2017. La demanda por los conciertos festivaleros se dispara y continua al alza.

Tanto es así que España se posiciona ya como un claro referente en festivales de música en Europa. Según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en 2017 se registraron un Total de 869 un total. El 46,4% se celebraron en Cataluña, Andalucía y Madrid.

En este sentido, el estudio de los patrocinadores musicales estima que 4 millones de personas fueron a un festival en España durante 2017

libremercado

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *